1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Análisis

Merkel conoce la inestabilidad

Las negociaciones para formar gobierno no están yendo como se esperaba. Además, si hay nueva Gran Coalición o tripartito Kenia, la extrema derecha será el primer partido de la oposición

Laura Cruz 29/11/2017

<p>Angela Merkel</p>

Angela Merkel

Luis Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

Han pasado ya más de dos meses desde las elecciones federales de Alemania. Los comicios de septiembre, lejos de traer claridad al panorama político, han sumido al país en la inestabilidad. El análisis de los resultados no deja lugar a dudas: el bipartidismo se resquebraja (siguiendo la estela europea) y resurge la ultraderecha.

Angela Merkel, líder de la coalición democristiana CDU junto con sus socios bávaros (CSU), obtuvo un 32,9 % de los votos. Fue el peor resultado de su formación política desde la creación de la República Federal de Alemania en 1949. Por aquel entonces, un carismático Konrad Adenauer lideraba el partido. Consiguió llegar a ser el primer canciller de la República Federal y estuvo catorce años al frente del país. Sólo fue superado en años en la Cancillería por Helmut Kohl, mentor de Merkel, quien estuvo 16 años al frente de Alemania. Y dieciséis son también los que debería estar Merkel en principio, si consigue formar gobierno.

Lo que inicialmente parecía una “coalición Jamaica” clarísima ha finalizado con la ruptura en las negociaciones por parte de los liberales. En Alemania las coaliciones de gobierno se suelen nombrar con elementos que recuerden a los colores de los partidos. Jamaica (por el color de la bandera) sería la unión de los Democristianos de Merkel, los Verdes y los Liberales (FdP).

Nadie duda de que con nuevas elecciones o sin ellas, Merkel repetirá en el cargo, pero la siempre alabada capacidad de los líderes germanos para llegar a pactos diversos, queda ahora en entredicho

El fracaso en las conversaciones para formar gobierno deja varios escenarios posibles: o la repetición electoral, una nueva Gran Coalición (en su defecto también sería posible sumar a los Verdes, la llamada coalición Kenia) o el gobierno en minoría de Angela Merkel, algo que no parece muy factible.

El mismo día de las elecciones, al hacer públicos los resultados, Merkel ya lo dijo claro: “No voy a negar que esperábamos mejor resultado”. Pero posteriormente añadió que no se podría formar ningún gobierno sin la coalición democristiana que ella lideraba y tenía razón.

El descrédito de los ciudadanos con la Unión Europea, alimentado por hechos como el Brexit, hacen que la hasta ahora canciller lo tenga muy difícil para hacer que la gente vuelva a confiar en el proyecto europeo. Nadie duda de que con nuevas elecciones o sin ellas, Merkel repetirá en el cargo (no hay otra opción factible a corto o medio plazo), pero la siempre alabada capacidad de los líderes germanos para llegar a pactos diversos, queda ahora en entredicho.

Este jueves 30 de noviembre comenzarán las conversaciones con los socialdemócratas (SPD) de Martin Schulz, que también obtuvieron los peores resultados de su historia, con un 20,5 % de los votos. La socialdemocracia ya camina, herida de muerte, por la mayoría de los países de la UE y en la memoria colectiva está todavía fresco el recuerdo del malogrado Pasok griego. Este año en el SPD pensaron que, a pesar de haber perdido prácticamente todas las elecciones regionales que precedieron a las federales, podrían remontar. El mayor hachazo vino tras la pérdida de su tradicional feudo: Renania del Norte-Westfalia, el land de Martin Schulz y el más poblado de Alemania.

A principios de 2017 la remontada de los socialdemócratas no se veía tan lejana en el horizonte. Eligieron como candidato a Martin Schulz, un experimentado burócrata europeo que, sin embargo, era bastante desconocido para el alemán medio. Y las encuestas comenzaron a sonreirles. Hasta que llegó de nuevo la baza de Merkel y, como el ave Fénix, se recuperó de sus “cenizas” (la acogida de los refugiados en 2015 le pasó factura ante su partido y la ciudadanía).

En la CDU creyeron entonces que lo mejor era personalizar toda su campaña electoral en Angela Merkel, cuya marca personal es tremendamente poderosa. Su imagen en Alemania, donde se la considera una figura de conciliación,  contrasta con la que tienen el resto de europeos, que la juzgan dura e inflexible.

En la búsqueda de un acuerdo de gobierno, la excanciller se ha visto obligada a hacer algún sacrificio. El más visible ha sido el de quitar la cartera de Finanzas a Wolfgang Schäuble

Tras un debate televisivo a dos bastante insulso si se compara con los careos españoles de los principales líderes (salvo Mariano Rajoy), hubo pequeños debates temáticos con figuras menos destacables de cada partido. Pero el debate (mejor dicho, diálogo) entre Merkel y Schulz aburrió hasta a sus propios votantes, según las encuestas, y parecía más bien una enumeración de medidas en las que estaban de acuerdo. Aunque Schulz trataba de atacar a Merkel -- su estrategia durante toda la campaña--, ella le desmontó la jugada siendo comprensiva y escuchando con benevolencia todas sus propuestas. No es casual que sus programas se centren en aspectos diversos, a pesar de que muchos de ellos son perfectamente asimilables.

La Gran Coalición llegó a saturar a la ciudadanía alemana, que ni en las encuestas ni en los votos quería que se repitiese un gobierno similar. El SPD puso a Merkel dos condiciones para pactar antes de iniciar la legislatura: el establecimiento del salario mínimo interprofesional (8,84 euros por hora tras la revalorización de 2016) y la posibilidad de la doble nacionalidad. Su entrada en el gobierno fue sometida a votación de sus militantes, al contrario de lo que ocurrió en España con la abstención del PSOE que facilitó el gobierno de Rajoy.

Son esos mismos militantes los que no quieren otra Gran Coalición y así lo expresan en cada ocasión que tienen. Martin Schulz dijo después de las elecciones que pasarían a la oposición y que no intentarían formar gobierno, que no era su momento. Pero ahora se desdicen y hablarán con Merkel, tras la insistencia del presidente alemán, el también socialdemócrata Frank-Walter Steinmeier. La prensa alemana ya baraja ve como posible sucesor de Schulz al anterior líder socialdemócrata, Sigmar Gabriel, hasta ahora ministro de exteriores y vicecanciller.

Gabriel no parece una buena idea para el nuevo SPD que, lejos de renovarse, aparecería con la antigua cara que le llevó al abismo. Una de las últimas polémicas como líder fue la fractura que provocó dentro de su partido al asumir el CETA (Tratado de libre comercio de la UE con Canadá).

Los ‘sacrificios’ de Merkel

En la búsqueda de acuerdo de gobierno, Merkel se ha visto obligada a hacer algún sacrificio.  El más visible ha sido el de quitar la cartera de Finanzas a Wolfgang Schäuble, que será recordado siempres por los rescates a países del sur de Europa al inicio de la crisis. Inflexible, Schäuble recibía al presidente griego Tsipras mientras, en rueda de prensa, espetaba cosas como que en Grecia “no podían cambiar las condiciones de la deuda diecinueve veces”. Defensor a ultranza de las reformas económicas (el eterno eufemismo para decir ‘recortes’), declaraba que en Grecia los pensionistas “podrían luchar por unas pensiones dignas”, pero que los recortes llegarían tarde o temprano. A los diez minutos, anunciaba la mayor subida en las pensiones de Alemania desde la Reunificación.

Schäuble es el diputado más veterano (ejerce cargo público desde los 30 años y tiene 75), y desde el 24 de octubre preside el Bundestag (Parlamento alemán).

Este movimiento de fichas debería garantizar que Christian Lindner, el joven líder del Partido Liberal FDP, se haga con la cartera de Finanzas. Sus propuestas electorales causan recelo en sectores de la izquierda. Está en contra de la acogida de refugiados (principal disputa con los Verdes) y cree que la protección del clima ha costado mucho dinero a Alemania, otra de sus discrepancias con los ecologistas y con la propia Merkel. Siempre se ha dicho que si llegara a  ministro de finanzas, hasta la ciudadanía europea, aunque cueste creerlo, iba a echar de menos a Schäuble.

Pero bajo toda esta maraña de posibles pactos y alianzas hay algo que provoca más pánico entre los líderes políticos: el repunte de la extrema derecha, materializada en el partido AfD (Alternativa para Alemania). Han entrado por primera vez en el Bundestag con 92 diputados. La mayoría de las veces, las encuestas les han infravalorado; por eso es muy significativo un tweet de Beatrix Von Storch, una de sus líderes. En él decía: “¿Nuevas elecciones? Con mucho gusto. 14%”. Esa era la cifra que les daban en una encuesta inicial tras la ruptura de las negociaciones del pacto Jamaica. Von Storch es nieta del ministro de finanzas de Adolf Hitler y descendiente de la Casa Real de Oldemburgo, dinastía de la que proceden Carlos de Gales, Harald de Noruega o Margarita de Dinamarca.

Detrás de los posibles pactos de gobierno se esconde algo de lo que nadie quiere hablar. Si hay Gran Coalición o Coalición Kenia, la extrema derecha sería el principal partido de la oposición. Con escisiones internas, polémicas variadas y declaraciones fuera de lugar, AfD ha conseguido un nicho electoral estable que no parece que vaya a resentirse por el momento. La ultraderecha ha vuelto a Alemania para quedarse.

Autora >

Laura Cruz

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí