1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

DEBATES FEMINISTAS

Sobre fascismo y feminismo: la renovación de la ultraderecha europea

El fascismo se transforma, se “feminiza”, podríamos decir, si con ello queremos hablar de la visibilidad de las mujeres en los partidos, y lo hace para adaptarse a los nuevos tiempos y preocupaciones

Nuria Alabao 6/12/2017

<p>Marine Le Pen</p>

Marine Le Pen

Luis Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito, la web exclusiva de la comunidad CTXT. Puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí. 

“Quiero defender a las mujeres francesas”. Esta es una frase de Marine Le Pen, líder del Frente Nacional –FN–, partido de extrema derecha que llegó a la segunda vuelta de la presidenciales este año. Defender a las mujeres significa aquí defender a las “auténticas francesas” –nacidas en suelo francés, blancas, no judías ni musulmanas. 

¿Y qué amenaza a las mujeres occidentales? Le Pen lo tiene claro: el fundamentalismo islámico. Los ultras renovados no son abiertamente racistas, no hablan de superioridad de unas culturas –o religiones– sobre otras, ni de razas. Su racismo es vehiculado a través de una acérrima defensa de los valores republicanos y del laicismo. Y su “feminismo” está al servicio de un rechazo a los musulmanes a través de una asociación entre islamismo y fundamentalismo. Un ejemplo práctico: el papel de Le Pen pidiendo un referéndum para impedir que siguiesen llegando refugiados, después de los asaltos sexuales en Colonia a principios de año de los que se culpó a este colectivo. “Temo que la crisis migratoria señale el comienzo del fin de los derechos de las mujeres”, escribió.

Este enfoque le sirve al FN para defender la prohibición del velo, la construcción de mezquitas y para confrontar al “enemigo de la civilización occidental”, tan útil para la construcción identitaria de lo francés y que tan buenos resultados da en las urnas: 7,7 millones de votos en la primera vuelta de las presidenciales, el 21,43% de las papeletas. Nunca antes el Frente Nacional había obtenido esa cantidad de apoyos. 

Una buena parte de la extrema derecha, sobre todo la que cosecha éxitos electorales en Europa, ha cambiado mucho desde la emergencia del fascismo y el nazismo en los años 20-30 del pasado siglo, y ha hecho esta transformación con mujeres al frente y en gran medida gracias a nuevos enfoques de los temas femeninos. El fascismo se renueva –se “feminiza” podríamos decir, si con ello queremos hablar de la visibilidad de las mujeres en los partidos– y lo hace para adaptarse a los nuevos tiempos y preocupaciones.

Además de Marine Le Pen –y su sobrina Marion Marechal–, los partidos ultras tienen muchas mujeres en primer línea. La noruega Siv Jensen encabeza el Partido del Progreso, Pia Kjærsgaard es una de las confundadoras del Partido Popular Danés y Alternativa para Alemania llevó a Frauke Petry como cabeza de lista hasta hace muy poco. Este partido además, en la actualidad tiene a una diputada y responsable de cuestiones económicas que es abiertamente lesbiana: Alice Weidel

En realidad, todas podrían encarnar valores similares a los defendidos por un tipo de feminismo, el neoliberal, que autoras como Nancy Fraser critican: meritocracia, emprendedurismo e igualdad de oportunidades. Mientras los partidos y organizaciones que representan estas políticas alientan medidas y valores abiertamente reaccionarios. Incluso muchas veces, apoyan medidas contra los derechos de las personas LGTBI –como el matrimonio igualitario– o los derechos reproductivos de las mujeres.

Todas ellas están contribuyendo a cambiar la imagen y el estilo de la ultraderecha europea, a hacerlo más aceptable para la mayoría o, al menos, a atraer a más mujeres, incluso a jóvenes. Sin duda, una de las claves del éxito del resurgimiento de la extrema derecha en el continente. Al menos, de una parte. Como fenómeno relativamente novedoso y en evolución, no sabemos cuál será la forma definitiva que adoptará. Pero es un tema clave sobre el que vale la pena reflexionar porque en muchos países, aunque los ultras todavía no ganen elecciones, sí consiguen determinar la agenda de un manera clara, incluso moviendo las posiciones de otros partidos –no necesariamente de derechas– sobre temas clave para los derechos humanos y la propia definición y existencia del proyecto europeo.

Un campo diverso

El ámbito de la ultraderecha es diverso y sus formas concretas dependen de los contextos nacionales, por lo que resulta difícil generalizar. Por ejemplo, no es lo mismo cómo trata la situación de la mujer el neonazismo –que se reclama heredero directo del fascismo clásico y que en general, adopta sus marcos ideológicos–, que la nueva extrema derecha europea que se distancia explícitamente de ellos para hacerse más aceptable en sociedades que han cambiado profundamente. 

Por no hablar de las diferencias que encontraríamos con la nueva extrema derecha norteamericana que apoya a Trump, donde una de sus corrientes, la Alt-Light, ha hecho bandera explícita de la lucha contra los derechos de la mujer y del propio feminismo. Esto en un país donde los temas feministas han tenido cierto peso en la agenda pública, debido a que la “nueva izquierda” abandonó el socialismo mayoritariamente para adoptar como eje fundamental la lucha por los derechos de las minorías. Como explica Marcos Reguera, esta innovación les aleja de las posiciones del fascismo tradicional que era machista, pero no hacía de eso su principal bandera, que en cambio era el racismo. Tal y como lo sigue siendo para los neonazis y la Alt Right dura. Así, como le separa de Le Pen y el resto de la nueva extrema derecha europea. 

Neonazismo y neofascismo

El neonazismo, neofascismo o la ultraderecha sin renovación, no esconde su continuidad histórica con los movimientos de masas del pasado siglo que celebraban un cierto tipo de masculinidad como uno de sus ejes identitarios. En el fascismo clásico se desplegó una cultura de la virilidad de carácter militarista donde el “hombre ciudadano” se entendía como “hombre soldado”.Y como contrapartida, se apostaba por relegar a la mujer a un papel subordinado desde una posición de defensa de las estructuras sociales tradicionales y de la familia.

Esta ultraderecha tradicional que exalta los valores del hombre-soldado es la que está subiendo puestos en países del Este, en partidos como Jobbik en Hungría o Amanecer Dorado en Grecia, que también están consiguiendo importantes avances electorales. En realidad, poco que ver con una Lepen o una Weidel con estilos, discursos y temáticas diferenciadas.

La ultraderecha renovada

Lo que diferencia a la extrema derecha actual en Europa occidental con respecto al neofascismo es un cambio de discurso donde se produce una redefinición de su ideario en términos postmodernos. En unas sociedades que han sido transformadas por las luchas por los derechos civiles, donde las conquistas por los derechos de la mujer son mayoritariamente aceptadas, la ultraderecha está obligada a cambiar sus postulados si quiere prosperar. 

Al igual que sus homólogos norteamericanos, su novedad proviene de que adaptan las teorías de la izquierda –sobre todo de las conquistas de los movimientos post mayo del 68– a los moldes de la extrema derecha. Esto supone copiar el esquema de pensamiento y discurso de la nueva izquierda, para adaptarlo a su marco ideológico para ser más competitivos electoralmente. 

En este sentido, la posición respecto a los temas feministas –derechos reproductivos, desigualdad laboral, etc.– en la extrema derecha europea varía según los países. En general dependen de la configuración interna de los propios partidos donde siempre se tienen que producir negociaciones con los sectores más tradicionalistas. Así como de la capacidad de establecer una cierta hegemonía de los feminismos existentes. Por ejemplo, en Escandinavia, la posición de la extrema derecha hacia la mujer es mucho más avanzada y cercana a un feminismo liberal, por presión política y cultural del entorno. 

En el caso de Francia, la transformación del FN se produjo tras el ascenso de Marine Le Pen que asegura haberse apartado de una línea más "tradicionalista" y católica. Hace unos años, criticaba los abortos realizados "por comodidad”, sin embargo hoy esquiva el tema. De hecho, ha sostenido una contienda al respecto con su sobrina Marion Marechal que representa al ala dura del partido y que es contraria al aborto. Además, Le Pen, como hemos visto, adopta el discurso de la defensa de los derechos de la mujer como pretexto de su islamofobia, lo que le funciona para conseguir voto femenino que ha aumentado considerablemente respecto al del FN original.

Es posible que una parte de la extrema derecha europea siga reivindicando la maternidad y el hogar como destinos “de la mujer” contra algunas conquistas del feminismo. Sin embargo, la nueva ultraderecha lo hace con nuevos argumentos. Por ejemplo cuando usa la propia tradición teórica o los debates dentro del feminismo como hace Alain de Benoist, uno de sus intelectuales. “Hay un buen tipo de feminismo, que llamo feminismo identitario, que trata de promover valores femeninos y mostrar que no son inferiores a los masculinos”. Para Benoist, se tiene que afirmar la igualdad de la mujer partiendo de una desigualdad esencial. “No somos iguales pero valemos lo mismo”, dicen los jóvenes neonazis del Hogar Social de Madrid. Aquí usan argumentos de un feminismo esencialista de la misma manera a cómo hacen con la raza o la cultura: “somos de diferentes culturas, respetemos las diferencias” –que lleva implícito un “como somos distintos, cada uno en su país”. En este caso, los argumentos “feministas” no se utilizan para reivindicar más igualdad o más derechos, sino para dejar a cada uno en su lugar, incluso si eso significa un papel subordinado. Ya que somos diferentes, valoremos las cosas “de las mujeres”: la maternidad, el cuidado del hogar… o “las mujeres no tienen que asumir roles masculinos y competir con ellos”. Es decir, argumentos que en realidad maquillan su racismo y su machismo. La ultraderecha es supremacista, abomina de la igualdad.

Los partidos de ultraderecha renovada son un fenómeno nuevo en la política europea y están basados en las nefastas consecuencias sociales del envite neoliberal que han puesto en crisis a las izquierdas europeas. Las fuerzas progresistas necesitan un nuevo modelo conceptual que les permita ofrecer respuestas a la altura. Estamos en un momento de transición histórica. A la derecha liberal –ahora neoliberal– le llevó 40 años reinventarse, y la nueva ultraderecha es producto de 30 años de redefinición. La izquierda parece que apenas ha empezado a actualizar sus postulados y está encontrando algunas dificultades para ello. Adoptar un feminismo antirracista radicalmente igualitario dirigido a todas y no solo a las que tienen posibilidades de romper “el techo de cristal” podría ser un buen comienzo. Así como incidir en las luchas materiales de las que menos oportunidades tienen, de las que están obligadas a dedicarse al cuidado y que tampoco encuentran oportunidades fuera del hogar porque ahí solo les esperan los peores trabajos. Porque, y aunque pueda parecer paradójico, ¿acaso no son ellas unos de los principales objetivos de los partidos ultras?

Autor >

Nuria Alabao

Es periodista y doctora en Antropología. Es miembro de la Fundación de los Comunes.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

6 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Irene

    Era un tema en el cual había pensado y me alegra ver que alguien ha tratado sobre esto. Elias, muy interesante tu precisión!

    Hace 3 años 6 meses

  2. Elías

    Es verdad que Le Pen ha dirigido su última campaña en gran medida hacia las mujeres, usando un discurso xenófobo en el que enfrenta al islam a través del supuesto ataque de esta religión a los derechos de las mujeres, algo que le ha generado grandes contradicciones en su partido y electorado, en temas como el aborto y la oposición a este de la iglesia católica. Pero esta estrategia, que parcialmente le ha servido, viene dada por obligación, y es que en las anteriores elecciones, las regionales de 2015, sólo un 23% de las mujeres votaron FN, frente al 31% de los hombres. Es decir, tenían (y tienen) un problema para crecer en votos, las mujeres. Y esta situación se ha venido repitiendo en todo Europa y en EEUU estos años: la extrema derecha no ha crecido más gracias al voto de las mujeres. Ejemplos: - Reino Unido: las mujeres votaron por igual a laboristas y conservadores (con un discurso que imitaba a UKIP), mientras los hombres votaron 6 puntos más a los conservadores. El voto a UKIP es básicamente masculino (casi dos terceras partes del voto a UKIP es de hombres). - Alemania: AfD es un partido de voto masculino. Si solo votasen hombres, sería el partido más votado en Alemania Oriental. - EEUU: Trump ganó por el voto masculino (53-41), mientras las mujeres votaron a Clinton (54-42). - Austria: las presidenciales de 2016 siguieron este mismo patrón. Las mujeres votaron masivamente por el candidato verde (62-38) mientras los hombres votaron masivamente por el candidato de ultraderecha (56-44). Y así más ejemplos, como el voto a Amanecer Dorado, que es eminentemente masculino. Quiero decir con estos datos que aunque el nuevo fascismo y la alt-right modifiquen sus discursos para atraer al electorado femenino, son precisamente las mujeres las que han impedido un mayor crecimiento de la ultraderecha.

    Hace 3 años 6 meses

  3. Dolmen

    Creo que a la autora le vendría bien leer estos textos: https://esfuerzoyservicio.blogspot.com.es/2017/01/fascismo-y-extrema-derecha-hoy-en.html https://esfuerzoyservicio.blogspot.com.es/2017/01/fascismo-y-extrema-derecha-hoy-en_27.html https://esfuerzoyservicio.blogspot.com.es/2017/01/fascismo-y-extrema-derecha-hoy-en_28.html

    Hace 3 años 6 meses

  4. nadie

    pienso que mucho de lo que hay en el feminismo de hoy en dia nada tiene que ver con los derechos de las mujeres sino más bien como controlar al projimo ( especialmente contra los hombres) y actua de forma cada vez más violenta... hoy dia las chicas se pegan en la calle, esto antes no pasaba... y luego encima nos acusan a los hombres y nuestra textosterona dicen... los casos mediaticos que acusan sin pruevas a hombres... como los de hollibood y similar que no permiten ejercer el derecho natural a ser inocente... pues ya no pueden presentar pruevas... nos están demonizando sin derecho a ser inocentes hasta que se demuestre lo contrario... hoy dia es el hombre el que deve demostrar que no lo ha hecho en vez de que sea la mujer acusadora la que demuestre que la han violado

    Hace 3 años 6 meses

  5. juan

    El feminismo es y debe ser visto como algo transversal, puede ser feminista alguien de izquierdas o de derechas, y puede sin ser feminista tratar de patrimonializar ideológicamente el feminismo tanto formaciones de izquierdas como de derechas. De momento entre los partidos clásicos en España solo una mujer ha liderado un partido nacional que no llegó al 5% del voto, UPyD. Que haya mujeres liderando partidos de ultraderecha es buena noticia, no es buena noticia que los partidos de ultraderecha suban, pero sí lo es que su militancia no vea en el género un obstáculo al liderazgo. No acabo de entender el querer buscar pegas al "feminismo de los otros" creyéndose que el feminismo solo de unos.

    Hace 3 años 6 meses

  6. Soviet

    No sólo la extrema derecha está utilizando el feminismo para vender su discurso, también las élites hegemónicas neoliberales lo han instrumentalizado para eclipsar y desplazar los debates que durante la crisis han cuestionado el capitalismo. Son los grandes medios de comunicación de masas los que han situado la "moda" feminista en el centro del debate de la opinión pública, con un protagonismo sin parangón en las últimas décadas. Cualquiera, incluso la extrema derecha, puede ponerse la careta de progre con el feminismo (¿Qué hizo Rajoy nada más testificar en el juzgado? irse a un acto contra la violencia de género). Y como entre los hombres reina (sobre todo en la izquierda) un oculto y profundo sentimiento de condescendencia hacia las mujeres, toda crítica que se haga a este nuevo feminismo es atacada y vilipendiada ipso facto y sin consideración alguna. Si queremos solucionar los problemas que aquejan a la gran mayoría de las mujeres lo primero es criticar el sistema capitalista que aboca a la mayoría a situaciones de explotación, precariedad y/o pobreza. Desde luego que la lucha feminista sigue siendo muy necesaria, pero no de esta manera, no al servicio de los intereses de las élites y no para que toda capa de profesionales aburguesadas (desde periodistas hasta técnicxs de género) hagan caja a costa del sufrimiento del resto.

    Hace 3 años 6 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí