1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Lectura

La huelga general del 88 y el proyecto de ‘modernización’ socialista

El estudio del conflicto laboral debe servir de contrapeso frente a tanta interpretación “políticamente correcta”, amable y bendecidora del actual statu quo

Sergio Gálvez Biesca 12/12/2017

<p>Portada de El País del 15 de diciembre de 1988.</p>

Portada de El País del 15 de diciembre de 1988.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

El de los Gobiernos socialistas de Felipe González no fue un camino fácil. Estuvo repleto de obstáculos, momentos de incertidumbre y sonadas derrotas. Este reverso de la historia de la primera época socialista es el que habitualmente se ha ocultado ya no solo a la ciudadanía, sino a los investigadores y demás interesados por aquel tiempo. Echar mano a los escasos libros o artículos, a las mínimas investigaciones sobre el periodo, exige un alto grado de atención para no dejarse arrastrar por el relato mitificado de un periodo fundamental para la comprensión del proceso de “consolidación”de la democracia.

“También se puede morir de éxito”, proclamó con su habitual tono populista Felipe González en su discurso inaugural del 32.º Congreso socialista en 1991. Ni exitoso ni victorioso fue el proyecto de “modernización” socialista si nos atenemos a los datos, a las realidades políticas, sociales y económicas, y a la propia información contenida en los archivos. Al contrario, se nos presenta un panorama repleto de zonas grises frente a aquellas interpretaciones dulcificadoras de unos acontecimientos que se resisten a pasar al terreno de los historiadores.

Es como asistir a una segunda parte, mala, del mitificado discurso sobre el origen del Régimen del 78. El oficialismo mantiene con total y perversa naturalidad que el destino político-electoral de la España de los ochenta se adecuaba a la “misión histórica” de “modernización” socialista. El futuro de España y el cometido del PSOE eran uno y el mismo, a saber, la consolidación de la democracia, la europeización del país y el posicionamiento de la nación en la primera línea internacional. Casi un insulto a la inteligencia.

Pero ¿qué se escondía tras esa misión ineludible para el PSOE? ¿Eran tan oscuras las sombras de su “modernización”? Detrás del proyecto, si se busca bien, es fácil encontrar realidades que casan mal con la historia mil veces divulgada e interiorizada. En primer lugar, esta “modernización” fue un proceso macroeconómico con el que se reestructuró el “modelo capitalista español”. Segundo, justificó la salida neoliberal-progresista a la crisis de acumulación de la economía procedente de la mitad de los setenta. Y, tercero, supuso la aceptación de una pobre vía de crecimiento sustentada en el sector terciario que entrañaba un brutal proceso de desindustrialización y la privatización de las empresas públicas.

Todos estos objetivos se harían realidad gracias a un conjunto de reformas y cambios en el mercado laboral que conllevaron la introducción de radicales legislaciones flexibilizadoras que implicaba la precarización de las condiciones de trabajo. Sus resultados inmediatos fueron el paro estructural, la composición de una nueva ejército de reserva de trabajadores constituida por gran parte de la generación del baby boom, y gravosos procesos de exclusión social. En suma, se persiguió un cambio radical en la correlación de las fuerzas entre capital y trabajo a favor del primero.

Es difícil explicar la longevidad de cualquier gobierno socialista cuando realiza políticas neoliberales, pero si hay un factor fundamental para entender el caso que nos ocupa, este no puede ser otro que el “realismo mágico socialista”. Este es capaz de convertir las peores realidades en datos a su favor y de construir una nueva hegemonía consensual. Para este objetivo, los gobiernos socialistas de Felipe González no escatimaron fuerzas, energías ni recursos: se combinó una especie de neopopulismo europeo con una descarada manipulación e instrumentalización de los medios de comunicación social a su alcance. Los resultados pronto se empezaron a sentir, y el incipiente relato tendente al conservadurismo acabó siendo dominante y muy alejado del aquel cambio socialista. Sí o sí, había que mirar hacia adelante.

En este terreno de dicotomías imperantes, de realidades e intereses electorales, quienes se opusieron al proyecto de “modernización” socialista fueron tildados de peligrosos. Este fue el caso del movimiento obrero y de las fuerzas sindicales. En un momento histórico en que la legitimación del sistema democrático todavía estaba en el aire, cualquier disidencia, oposición o visión distante fue perseguida y criminalizada.

Los gobiernos socialistas, ante la amenaza sindical y obrera, procedieron de un modo que evoca, en más de un sentido, a nuestro pasado franquista. El Ejecutivo, haciendo alarde de su poder, no solo hizo labores de espionaje e infiltración en sindicatos (incluido el empleo de todo tipo de recursos policiales o militares) para acabar con los principales conflictos obreros, sino que se ejerció violencia directa sobre la ciudadanía, con centenares de heridos del movimiento obrero y estudiantil, detenciones, enjuiciamientos, encarcelamientos e incluso muertos. ¿Qué podían hacer los sindicatos?

Por otra parte, aquella idea del progresismo ochentero tuvo por anexo un permanente cuestionamiento del sindicalismo. “¿Para qué sirven los sindicatos?” fue la pregunta que, en tiempos de exaltación de la figura del empresario y de la cultura del pelotazo, cuestionaba la pervivencia de la acción sindical y obrera. La idea-fuerza que se intentaba implantar en la sociedad fue que el sindicalismo español sería útil siempre que estuviera por la labor de apoyar, sostener y bendecir la “misión histórica” de los socialistas. Pero el movimiento sindical y obrero no cedió a la presión.

El detonante de la jornada de huelga del 14 de diciembre de 1988 fue la presentación, desarrollo y aprobación del llamado Plan de Empleo Juvenil, un proyecto siempre referenciado, pero nunca analizado ni historiado. Este Plan, en resumidas cuentas, se constituyó como el último eslabón de una agenda no pública para desregularizar y liberalizar el mercado, y que tuvo a los jóvenes como las principales cobayas del “laboratorio de pruebas” en el contexto de los proyectos neoliberales al calor de las políticas implantadas por Reagan o Thatcher. Y aunque el 14 de diciembre no se puede entender sin el Plan de Empleo Juvenil, la huelga general no debe desligarse del conjunto global de las políticas asociadas a la “modernización” socialista, tampoco del errático “modelo español de concertación social”, ni del conjunto de conflictos obreros que, desde que los socialistas se hicieron con el Ejecutivo, supusieron la mayor oposición a las políticas liberales del PSOE.

Todo o casi todo se perdonó en aquellos años, desde la cada vez más palpable corrupción generalizada, hasta los crímenes de Estado y otros desmanes, pero oponerse al Plan de Empleo Juvenil y al proyecto de “modernización” socialista situó a las fuerzas convocantes y a los 8.000.000 de trabajadores que pararon en el margen del régimen. Dio literalmente igual que la UGT y las CC.OO. en su manifiesto de convocatoria, titulado Juntos Podemos, expusieran todo un conjunto de medidas política y económicamente viables. No obstante, dicho documento suponía cuestionar lo único a lo que el socialismo español no admitía enmiendas, a saber, su política económica. De haber aceptado esta propuesta sindical, los políticos socialistas habrían defenestrado su “misión histórica”. Con una fe política inalterable aplicaron la máxima comúnmente atribuida a Fidel Castro: “Ni un paso atrás, ni para tomar impulso”.

Casi tres décadas después, la potencialidad que encierra la huelga general del 14 de diciembre de 1988 hace necesaria la reivindicación y la práctica de una historia social y obrerista donde el estudio del conflicto laboral sirva de contrapeso frente a tanta interpretación “políticamente correcta”, amable y bendecidora del actual statu quo. Tres grandes retos se presentan por delante. En primer lugar, es preciso adentrarse en el secreto mejor guardado de la época socialista, es decir, es imprescindible analizar los costes sociales y humanos de su proyecto de “modernización” y, por supuesto, sus consecuencias. Segundo, hay que resituar en la futurible agenda investigadora la necesidad no solo de abarcar la década de los ochenta, sino de construir ese reverso del relato de la Transición así como influir en las políticas públicas de la memoria ad hoc. Y, finalmente, centrarse en el antes, el durante y el después del 14 de diciembre de 1988 obliga a reivindicar el papel desempeñado por el movimiento obrero como sujeto político activo y determinante capaz de cuestionar y evidenciar al Ejecutivo socialista.

El miércoles 14 de diciembre de 1988 todo pudo cambiar. La producción paró. Entre el 80 y el 90% de la población activa secundó la huelga. La huelga general puso contra las cuerdas la “modernización” socialista. Toda España quedó paralizada a pesar de la inédita y atroz campaña de criminalización sindical por parte del Gobierno del PSOE y de todos los medios de comunicación, con la instrumentalización total de los recursos de la Administración Pública. Todos y cada uno de los personajes de la escena política quedaron retratados en un momento único y excepcional de nuestra historia reciente. Aquel gélido miércoles, el proyecto de “modernización” socialista fue impugnado a través de la más potente herramienta de lucha y solidaridad en la historia del movimiento obrero: la huelga general.

 ------------------------------------

Sergio Gálvez Biesca, doctor en Historia Contemporánea. Acaba de publicar en Siglo XXI de España La gran huelga general. El sindicalismo contra la «modernización socialista. @segalvez1

Autor >

Sergio Gálvez Biesca

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. paco

    Que se pregunten por que han perdido cinco millones de votos.Si hubiera que escribir un libro, podria titularse "La historia de una traición"

    Hace 3 años 4 meses

  2. No more Suresnes

    La "modernización" felipista no fue más que un grandísimo trampantojo. Ahí están los resultados: la fuerza sindical reducida a mínimos, con unas centrales mayoritarias anegadas en la sumisión ya no solamente socialista, sino pepera (ver, por ejemplo, la "reconversión" de Fidalgo), meras comparsas del gobierno de turno, parapetadas en la cada vez más menguante cartera de afiliados, ajenos a la realidad laboral que se vive hoy en día.

    Hace 3 años 4 meses

  3. Nui

    Enhorabuena por el articulo.. Solo hace más que cimentar el asco que tengo a todo lo que provenga del Suresnes de Felipe y su cohorte de mafiosos.. Como tiene la caradura estos sátrapas de mentar la "historia centenaria" del PSOE cuando son ellos, y solamente ellos, los que la han dilapidado con sus politicas neoliberales?? De aquellos polvazos, estos lodazales corruptos del PPSOE y ahora su mutacion genetica naranjera.. Para despedirme la mejor frase del 15M: PSOE y PP la misma mierrrrda essss!!

    Hace 3 años 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí