1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Pérez Tapias abandona el PSOE

“Solo un proceso constituyente nos puede sacar de esta crisis, y el PSOE no está en ello”

Miguel Mora 3/01/2018

<p>Jose Antonio Pérez Tapias.</p>

Jose Antonio Pérez Tapias.

WIKIMEDIA COMMONS

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito, la web exclusiva de la comunidad CTXT. Puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí. 

José Antonio Pérez-Tapias (Sevilla, 1955) abandona el PSOE. El líder de la corriente Izquierda Socialista ha decidido poner fin a 25 años de militancia con una carta, breve y amable, al Secretario General, Pedro Sánchez, al que apoyó lealmente en las últimas primarias socialistas. Solo nueve meses después de la victoria de Sánchez con el lema Somos la izquierda, el decano de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Granada​ explica en esta entrevista los motivos, largamente meditados, que le han llevado a renunciar al carnet socialista. Sobre el futuro, Pérez-Tapias descarta ingresar en Podemos y afirma que seguirá trabajando por la construcción de la izquierda. 

¿Por qué toma la decisión? ¿Por qué ahora? ¿Qué ha cambiado tras 25 años de militancia?

Como he transmitido a Pedro Sánchez al comunicarle mi baja en el PSOE, mi decisión tiene que ver con que, tras 25 años de militancia activa, es momento para ello, por más que dicha decisión no me sea fácil y ni mucho menos agradable. Pero no puedo soslayarla, dada la heterodoxia de los planteamientos políticos que sostengo y que son públicamente conocidos, entre otros los relativos al conflicto de Catalunya y a la crisis del Estado. Por defender los mismos no quiero dar lugar a malentendidos ni en el seno del Partido ni de cara a la opinión pública. Cuando se produce un distanciamiento patente entre las posiciones que uno defiende y las que sostiene la organización a la que se pertenece llega la hora de salir de esa organización, máxime cuando no se puede constatar la existencia siquiera de una minoría relevante que comparta dichas posiciones para tratar de hacerlas operativas en el seno del partido. No veo que se avance seriamente hacia el objetivo, que considero imprescindible, de un Estado federal plurinacional.

No veo que se avance seriamente hacia el objetivo, que considero imprescindible, de un Estado federal plurinacional

Es más, como he planteado por escrito en publicaciones diversas, pienso que la crisis del Estado español es de tal profundidad que sólo el promover un proceso constituyente para replantear su arquitectura nos puede sacar del atolladero. No parece que en el PSOE haya intención de transitar por ese camino. Y, sin embargo, pienso que desbrozarlo es responsabilidad colectiva. 

Pedro Sánchez ganó las primarias cantando la Internacional y con el lema Somos la izquierda. ¿Qué queda de aquello?

Las primarias del PSOE en las que Pedro Sánchez ganó la Secretaría General supusieron momentos especialmente intensos de la vida del PSOE. Veníamos de la fuerte crisis interna generada por el derrocamiento al que fue sometido para que dejara la dirección del partido. Había que recomponer esa situación, salir de la honda división que se generó en la organización, reorientar la acción política del PSOE hacia la izquierda y activar todo el potencial de una militancia absolutamente desmoralizada a la vez que ávida de compromiso político bajo señas de identidad socialista. Fue esa militancia la que se movilizó hasta llevar con su voto a Pedro Sánchez a la Secretaría General. Por mi parte, me sumé a ese proceso colectivo pensando que era la salida viable y digna para el PSOE. ¡Y claro que se cantaba la Internacional en los actos! De nuevo se entonaba como manifestación de un entusiasmo que buscaba cauce político. El lema “Somos izquierda” ofreció una identidad inequívoca, la cual era uno de los elementos claves para reconstruir proyecto y presentarse de nuevo ante el electorado y la sociedad en su conjunto recuperando un perfil que se había desdibujado. ¿Qué queda de todo ello? Queda la voluntad de seguir trabajando para que el Partido Socialista sea reconocible como claramente ubicado en la izquierda y con capacidad de presentar alternativas frente a la derecha. Eso no es exactamente lo mismo que ser partido de gobierno, pues se trata de alcanzar el gobierno para hacer políticas de izquierda, lo cual requiere un amplio respaldo político y social. Por ello sigo insistiendo en la necesidad de articular la pluralidad de la izquierda y seguir perfilando una política de alianzas en ese sentido. Por ello, también le he manifestado a Pedro Sánchez que desde fuera del PSOE seguiré trabajando por un proyecto socialista que de manera creíble e innovadora se inserte en la pluralidad de la izquierda para lograr presentar las alternativas a la derecha que urgentemente necesitamos en España.

En su carta cita a Cataluña como la mayor discrepancia. El 6 de noviembre escribió una carta al Comité Federal pidiendo una reforma federal y una denuncia de los excesos judiciales contra el soberanismo. ¿Ha renunciado el PSOE al federalismo? 

Retomando la cuestión… No diré que el PSOE ha renunciado al federalismo. Tampoco lo ha hecho a la plurinacionalidad. El 39 Congreso recogió esas cuestiones. Ahora bien, mi opinión es que el PSOE debe perfilar con claridad qué solución federal propone para el Estado español, algo indispensable para entrar en el debate político sobre cuestión tan crucial. Ir a un Estado federal requiere un pacto federal explícito como ingrediente fundamental para un nuevo pacto constitucional. No se va a un Estado federal con una mera modernización del Estado de las autonomías, modelo ya agotado, con todo lo que dio de sí. Y si hablamos de federalismo plurinacional, la realidad de las naciones no puede quedarse reducida a una mera identidad cultural. Eso es necesario, pero no es suficiente. Basta ver en qué términos se plantea el conflicto político que se da en Catalunya y en qué términos se enuncian cuestiones por resolver, por ejemplo, en Euskadi. Después de cuarenta años de Constitución del 78, en España es la hora de abordar con la indispensable audacia la “cuestión de las naciones”. Audacia no es temeridad. Lo temerario es no abordar como se debe un problema que cada vez se presenta de forma más aguda. 

 Lo temerario es no abordar como se debe un problema que cada vez se presenta de forma más aguda

¿Por qué cree que Sánchez ha optado por desaparecer de la escena pública? ¿A qué achaca su alineamiento con Rajoy? ¿Motivos electorales? ¿El giro a la derecha del país? ¿Una concesión a los medios concertados para que le traten mejor?

Se trata de una cuestión de estrategia o, mejor, de táctica política. Mi decisión no tiene nada que ver con eso, pero, sin duda, ahí está la pregunta. Mucha gente se la hace. Imagino que como líder político, y en circunstancias difíciles al no tener escaño en el Congreso, Pedro Sánchez mide al detalle sus comparecencias públicas. Lo importante es no eludir las cuestiones cruciales respecto a las cuales la ciudadanía, y por supuesto la militancia socialista, espera una toma de posición, un criterio, una orientación para la acción que no siempre ha de ser para las actuaciones inmediatas. Por lo demás, ya he dicho en otros momentos que si el PSOE se alinea demasiado al lado del PP pierde espacio para poner de relieve su mismo potencial de alternativa. En torno a la tan traída y llevada aplicación del 155 de la CE para la intervención de las instituciones del autogobierno de Catalunya, mi apreciación es que el PSOE, por más que pusiera reparos, no marcó distancias respecto a un procedimiento discutible, lleno de lagunas y de previsibles consecuencias también negativas, no contempladas como se debiera. Ahí está el resultado de las elecciones catalanas del 21D, del cual muchos se sorprenden al repetir la situación parlamentaria anterior en términos globales, con las variantes del crecimiento de Ciudadanos y el descenso del PP. Los cálculos electoralistas son muchas veces tan sesgados y cortoplacistas que la realidad los supera hasta en las mismas elecciones para los que se hicieron. En el mismo sentido, determinadas decisiones buscando más el favor de los medios que lo que ha de ser respuesta política eficaz son de rentabilidad más que reducida, si se quiere decir en esos términos. Tal consideración es aplicable a ciertos criterios con los que, al parecer, el grupo parlamentario socialista ha elaborado su nómina de comparecientes para la Comisión de evaluación del Estado de las autonomías en el Congreso de los Diputados. 

Sobre la crisis de Estado, ¿cree necesaria y posible una reforma constitucional? Dada la actual correlación de fuerzas, ¿no saldría una Constitución aun peor, más centralista y represiva?

He mencionado mi posición favorable no sólo a una reforma constitucional, sino a un proceso constituyente. Muchos miran con desdén tal propuesta, viéndola como propia de un enfoque izquierdista ajeno a la realidad. Soy consciente de ello. Pero devuelvo la pelota: es propio de un enfoque marcadamente conservador no atreverse a que la sociedad española y los representantes políticos de la ciudadanía no acometan la reconstrucción del pacto constitucional necesario para que el Estado español sea viable con garantías de futuro. El nacionalismo españolista que se cierra a entrar a fondo en la cuestión actúa contra ese mismo futuro del Estado que dice defender. Es verdad que para ello es necesario resolver algunas cuestiones de calado que requieren amplio debate, como es el caso de lo relativo a un concepto de soberanía muy trasnochado que, además, no se ve respaldado por la realidad. Sólo una idea mitificada de soberanía impide tratar asuntos como el relativo a soberanías compartidas –por cierto, del que ya hablaba el PSC en 2012 cuando también asumió el “derecho a decidir”, antes de caer en la trampa de dejar que se identificara con “derecho de autodeterminación”--. En fin, son problemas cuya solución no se alcanza en tres meses, pero es necesario ponerlos sobre la mesa y empezar a dialogar en serio, que es algo más que negociar. Diré de paso que sin resolver las cuestiones de reconocimiento –en este caso, de la pluralidad nacional-- no se solucionarán de verdad los temas de redistribución y de sistema de financiación, por ejemplo. 

¿Qué piensa hacer ahora? ¿Entrará en Podemos? ¿Fundará un nuevo espacio político? ¿Quiénes serán sus nuevos compañeros de viaje?

La verdad es que he tomado la decisión de salir del PSOE por los motivos aducidos y a ella no se añade ninguna otra. Pienso que mi aportación puede ser interesante como contribución al debate en el seno de la izquierda y a las ideas que desde la izquierda se proyectan al conjunto de la sociedad. Y ahí encuentro muchas personas y colectivos con los que coincidir –también del Partido Socialista- para seguir llevando a cabo una reflexión colectiva que nos es de todo punto imprescindible. De hecho, vengo colaborando con distintas organizaciones, más allá de las adscripciones de partido, desde tiempo atrás. 

Por último, ¿qué balance hace de estos 25 años de militancia? ¿Cómo ha cambiado el PSOE y el país en ese tiempo?

Personalmente, el balance de veinticinco años de militancia socialista es positivo. En ese sentido le expresaba a Pedro Sánchez mis motivos de agradecimiento. En primer lugar, al partido como tal, por las oportunidades que tuve de  desempeñar tanto responsabilidades orgánicas como cargos institucionales al servicio de la ciudadanía y de lo que supone el proyecto socialista. En segundo lugar, por la positiva experiencia durante más de dos décadas compartiendo militancia con muy valiosos compañeros y compañeras. Especialmente, la tarea política realizada desde la corriente Izquierda Socialista, desde su condición minoritaria, siempre mereció la pena. Y, en tercer lugar, es motivo de gratitud la acogida que encontré, más allá del respaldo en votos, cuando presenté mi candidatura a la secretaría general del Partido, en el proceso de primarias de 2014, cuando Pedro Sánchez salió por primera vez como Secretario general. Por lo demás, desde 1993 hasta ahora el PSOE ha cambiado sensiblemente. Todavía gobernaba Felipe González, ya en serias dificultades, entre otras cosas también por temas de corrupción entonces y de los coletazos de asuntos escabrosos, como el tema GAL. Pensé que era el momento de implicarme en el Partido Socialista atendiendo a unas condiciones que iban a exigir una reformulación del proyecto socialista ante las nuevas circunstancias que se avecinaban. Fueron las de las victorias de la derecha hasta que, con Zapatero al frente, el PSOE volvió de nuevo al gobierno, con capacidad de implementar nuevas políticas sociales, en torno a derechos de ciudadanía, de memoria histórica, de nuevo enfoque para la cuestión territorial… Pero el PSOE aún no ha salido de la crisis que afecta a la socialdemocracia europea, tras décadas de hegemonía neoliberal y en el marco del proceso de globalización que ha hecho que cambien las coordenadas políticas en las que nos movemos. Las soluciones ya no pueden ser las que se pensaban para ser aplicadas sin más en el contexto de un Estado nacional. Éste se halla hoy desbordado por el mercado, y hasta realidades supranacionales como la UE están hoy sometidas a las dinámicas del capitalismo financiero. La izquierda, una vez más, ha de reconstruirse para ganar confianza y credibilidad… Hay muchos cabos que atar en torno a desempleo y precariado, ecología y economía, educación y sanidad, exigencias de igualdad social y de género, objetivos de justicia que no pueden dejar atrás a refugiados e inmigrantes… Necesitamos más democracia y necesitamos perfilar qué democracia queremos como ese sistema político de mediación participativa entre la sociedad, el Estado y lo que está más allá del Estado. ¡Hay tarea!

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito, la web exclusiva de la comunidad CTXT.

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Miguel Mora

Nacido en Madrid, en 1964, el director de CTXT fue corresponsal de El País en Lisboa, Roma y París. Anteriormente, trabajó durante 10 años en la sección de Cultura como reportero para temas de cine, literatura y arte. En 2011 fue galardonado con el premio Francisco Cerecedo y con el Livio Zanetti al mejor corresponsal extranjero en Italia. En 2010, obtuvo el premio del Parlamento Europeo al mejor reportaje sobre la integración de las minorías. Es autor de los libros 'La voz de los flamencos' (Siruela 2008) y 'El mejor año de nuestras vidas' (Ediciones B).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

24 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. JV

    CTXT se promociona como prensa independiente, libre y, debo suponer, que ¿PROGRESISTA? Pero leyendo algunos comentarios muy españolistas ultramuntanos que atacan al sr. Tapias por una legítima decisión personal, honesta y coherente me llena de dudas. El público lector también define al medio

    Hace 3 años 8 meses

  2. alvar

    Completamente de acuerdo con el señor Tapias en un único punto. Las autonomías han fracasado. Ciertamente, el hecho de haber dado autonomía a las distintas regiones sólo ha servido para que surjan nuevos señores feudales, que piensan que comandan un miniestado, que durante su lesgislatura dilapidan enormes cantidades de recursos públicos en mantener distintos entes autonómicos innecesarios. Que utilizan las competencias para repartir el dinero entre sus amigos, para gastar más dinero del necesario (al no aprovechar la economía de escala en las compras. Por ejemplo, el coste de la compra de medicamentos para 9 millones de habitantes es muy superior al de una compra de medicamentos para 47 millones). Se usan las competencias para promocionar la ideología del gobernante, para ir contra el resto de españoles, para dificultar la unidad en distintos aspectos (no se puede alcanzar una sanidad universal regalando dichas competencias a cada región, ni se puede lograr una educación efectiva si en cada región los criterios y exigencias son diferentes). Aunmenta la dificultad para realizar una inversión el hecho de que cada región tenga criterios diferentes en cómo se han de montar las empresas. Por eso es un fracaso el estado autonómico, y por tanto, pedir un estado federal, o un aumento de las competencias, lo único que va a traer, es empeorar la situación y aumentar el gasto (la historia nos demuestra que esto nunca ha funcionado aquí de forma correcta). Lo único que se puede hacer es una recentralización de competencias y dejar una gestión autonomía para supervisar que se cumplen las leyes y requisitos exigidos a nivel nacional y para facilitar el papeleo y los informes (es más fácil para una administración regional realizar los trámites por ejemplo, de los centros educativos de dicha region, que hacer que una administración revise el total de los centros de España)

    Hace 3 años 8 meses

  3. Alvar

    Completamente de acuerdo con el señor Tapias en un único punto. Las autonomías han fracasado. Ciertamente, el hecho de haber dado autonomía a las distintas regiones sólo ha servido para que surjan nuevos señores feudales, que piensan que comandan un miniestado, que durante su lesgislatura dilapidan enormes cantidades de recursos públicos en mantener distintos entes autonómicos innecesarios. Que utilizan las competencias para repartir el dinero entre sus amigos, para gastar más dinero del necesario (al no aprovechar la economía de escala en las compras. Por ejemplo, el coste de la compra de medicamentos para 9 millones de habitantes es muy superior al de una compra de medicamentos para 47 millones). Se usan las competencias para promocionar la ideología del gobernante, para ir contra el resto de españoles, para dificultar la unidad en distintos aspectos (no se puede alcanzar una sanidad universal regalando dichas competencias a cada región, ni se puede lograr una educación efectiva si en cada región los criterios y exigencias son diferentes). Aunmenta la dificultad para realizar una inversión el hecho de que cada región tenga criterios diferentes en cómo se han de montar las empresas. Por eso es un fracaso el estado autonómico, y por tanto, pedir un estado federal, o un aumento de las competencias, lo único que va a traer, es empeorar la situación y aumentar el gasto (la historia nos demuestra que esto nunca ha funcionado aquí de forma correcta). Lo único que se puede hacer es una recentralización de competencias y dejar una gestión autonomía para supervisar que se cumplen las leyes y requisitos exigidos a nivel nacional y para facilitar el papeleo y los informes (es más fácil para una administración regional realizar los trámites por ejemplo, de los centros educativos de dicha region, que hacer que una administración revise el total de los centros de España)

    Hace 3 años 8 meses

  4. Carlos Ávila

    Lo raro no es que se vaya. Lo rearo es que haya tardado tanto. Lo que ha leído de Tapias desde hace tiempo indicaba que era inexplicable que siguiera en un partido que se dice socialista, pero que es simplemente el partido progresista de la restauración de 1978. Y lo digo con un cierto conocimiento pues milité en él entre 1975 y 1983 y ya se adivinaba lo que vendría después.

    Hace 3 años 8 meses

  5. Alfredo

    La estrategia a seguir en el pose la marca Gonzalez Marquez.

    Hace 3 años 8 meses

  6. Berto

    Poco le importa al PSOE que se vaya. Simplemente van a crear otra "corriente de izquierda" con otro "socialista honesto" al frente de ella porque tener eso en un partido hace que los decepcionados sigan confiando en un posible giro a la izquierda. El PSOE no es socialista ni es de los obreros. El que crea eso a estas alturas es simplemente una persona incapaz de reflexionar y aceptar la realidad.

    Hace 3 años 8 meses

  7. rideon1895

    "...excesos judiciales contra el soberanismo. ". Claro, me llegan las resoluciones judiciales y las cuelgo de una pared y lo subo al Twitter, diciendo que no pienso acatarlas. Casi las uso para limpiarme el culo. Doy un golpe de Estado al ralentí, y este señor pretende que todo siga igual, cuando en otros países, considerados más serios que el nuestro, ya se les habría detenido en la sesión del Parlament donde se consumó la secesión. Organizo una manifestación donde retengo a una comisión judicial y a la policía durante horas, destrozando coches policiales, para que no puedan ejercer el mandato de investigar en una causa penal, y que se vuelvan a casa como si nada. En serio. Lo mejor que ha podido hacer este señor es irse del PSOE y en general, que se vaya de la política. Los españoles ya estamos hartos de muchas cosas y nos hemos quitado muchos complejos. Aquí quien la haga, que la pague. Abrir un proceso constituyente porque algo menos de 2 millones de catalanes, de 47 millones de españoles, tengan una enorme incapacidad de adaptación al medio y les hayan convencido, gracias a la matraca diaria de decenas de medios pagados con dinero público, que después de cientos de años de convivencia con España, son tan especiales que no pueden convivir con el resto de atrasados españoles. Teskiya.

    Hace 3 años 8 meses

  8. Pepón

    Todo ese ladrillo para ocultar que lo que busca es un cargo en Podemos, ya que en el PSOE no lo consiguió... Y por cierto, lo del proceso constituyente ¿para qué? ¿para imponer una república "social"? se le ha pasado el arroz y aún no se da cuenta que ya no cuela llamar social a un república socialista...

    Hace 3 años 8 meses

  9. Max

    El PSOE (aunque la dirección diga lo contrario) es de hecho un partido monárquico, católico y conservador. Normal que la gente con coherencia huyan de estos estafadores de la izquierda.

    Hace 3 años 8 meses

  10. José

    Para que un reformista tibio como Pérez-Tapias esté a la izquierda del PSOE, mucho tendría que corregir el rumbo este partido para que sus militantes dejen de tener la cara de cemento.

    Hace 3 años 8 meses

  11. Prisciliano

    Ni el PSOE, ni Podemos, ni ningún partido está por un proceso constituyente.

    Hace 3 años 8 meses

  12. Aberroncho

    ¡No me extraña nada! Lo más normal, si se tiene realmente estómago, es alejarse de ese partido farsante. Autoproclamarse de izquierdas no sirve sólo con palabras si no se corrobora con hechos y la observación diaria demuestra que no son lo que dicen ser. Sus actos les denuncian por mucho que se les llene la boca de “somos izquierda”, bla bla bla. En cuanto tienen oportunidad de demostrarlo con hechos… demuestran todo lo contrario. Para quién se fije sólo en las palabras, en la verborrea (por cierto, ni para eso valen, ya que lo hacen bastante mal también), puede que sea engañado, pero para quién atienda realmente a los hechos… es seguro que no. Obviamente Tapias ve a diario lo que ve y claro, es difícil de tragarlo.

    Hace 3 años 8 meses

  13. Julio

    ¿Dónde dice en la entrevista que no va a entrar en Podemos o que no va a colaborar con Podemos? Como Perez Royo, Tapias tiene un modelo de pais, federal plurinacional, que es el que lleva defendiendo Podemos desde el inicio. Nunca digamos nunca jamás.

    Hace 3 años 8 meses

  14. davidpita79

    Creía poco o nada en el PSOE. Tan solo por gente como @japtapias, @odonelorza2011 y 2 o 3 más creía que PSOE podría virar a la izquierda, como en Portugal. Ahora ya se que es imposible y solo deseo la pasokización. Grande Perez Tapias!

    Hace 3 años 8 meses

  15. davidpita79

    Creía poco o nada en el PSOE. Tan solo por gente como @japtapias, @odonelorza2011 y 2 o 3 más creía que PSOE podría virar a la izquierda, como en Portugal. Ahora ya se que es imposible y solo deseo la pasokización. Grande Perez Tapias!

    Hace 3 años 8 meses

  16. Yolanda

    Totalmente entendible Señor Tapias. Mi respeto y admiración hacia su persona. Lamentablemente, el PsoE continuará su deriva inexorable hacia la derecha

    Hace 3 años 8 meses

  17. matriouska

    Vaya, vaya Sr. @japtapias, ¿no le ha convencido el neomarketing de "somos la izquierda", volver a cantar tod@s junt@s "la internacional" puños en alto y ser Republicanos además de Federalistas en la "intimidad"?... Suerte en la nueva andadura (sea la que sea), seguiré sus pasos, leeré sus escritos y seguiré escuchando lo que tenga que decir.

    Hace 3 años 8 meses

  18. principe valiente

    "antes nos gusaba decir que la derecha era estúpida pero hoy dia no conoco nada mas estupido que la izquierda " (Jose Saramago, 2007 , premio nobel de literatura)

    Hace 3 años 8 meses

  19. ander

    "¿Cómo ha cambiado el PSOE y el país en ese tiempo?" Han cambiado... Concordancia también es congruencia Sr. Mora. Interesante por lo demás.

    Hace 3 años 8 meses

  20. Luque

    Se va uno de los pocos Socialistas que le quedan al PsoE

    Hace 3 años 8 meses

  21. Tonio

    Difícil decisión pero digna y coherente. Bien hecho, señor Tapias

    Hace 3 años 8 meses

  22. asqueado

    Cex comprate un cerebro anda, que no solo no has entendido un carajo de lo expresado por Tapias sino que directamente lo has ignorado para echar tu diarrea

    Hace 3 años 8 meses

  23. CeX

    Un proceso constituyente para eliminar las nefastas autonomías que pretenden destruir España. ¿Qué más hace falta para aplicar la ley y reformar la constitución para eliminar el nefasto estado de las autonomías que no funcionan en España porque aquí se ha dogmatizado a niños y adultos durante décadas para que nos odiemos entre las distintas regiones de España (a diferencia de otros países como Alemania o Estados Unidos, donde van todos a una)? Estado centralizado como el francés es lo único que funciona en España. La historia lo demuestra.

    Hace 3 años 8 meses

  24. txintxibirri

    Profesor Pérez Tapias, con todo el respeto a su persona y a la difícil decisión que ha anunciado. Ya era hora !

    Hace 3 años 8 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí