1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Obras y Sombras

Todas las épocas de Sílvia Pérez Cruz

La cantante que escapó de las penas, los desengaños y las alegrías que pueblan la música popular que nos arropó siempre

Miguel Ángel Ortega Lucas 10/01/2018

<p>Silvia Pérez Cruz.</p>

Silvia Pérez Cruz.

LUIS GRAÑENA

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

Quién es; quién será esta mujer que parece una niña antiquísima.

Por qué parece de otro tiempo (como si la conociéramos de antes, de mucho antes de todo), y sin embargo no deja de ser mañana, para mañana, la víspera de una noche que no hemos vivido todavía: Quién es esta mujer, esta anciana jovencísima que canta, canta, canta, no deja en toda la noche de cantar?

Se escapó de un romance de Lorca, de un delirio de luna y fuego por el Albaicín (“Luna, luna, luna llena...: / menguante”.) Pero también puede ser cierto lo que dicen; también podemos creer que nació en el bajo Ampurdán, criada quizás entre marineros, entre músicas del camino de la costa, entre matronas quemadas por el mismo sol que cobija a la pérdida y al anhelo: esos barcos como espejismos que traigan por fin aquello que se espera.

Nació donde debía, según la leyenda: sus padres, artesanos de la música, pulieron el diamante desde el principio. Cantaban, componían; y la niña aprendió a cantar respirando, a respirar cantando; a jugar. A vivir el arte como liberación, y no como obligación o pretensión o impostura. Por eso canta como canta, seguramente: porque al cantar podrá invocar y reunirse con toda la verdad de su vida.  

Pinto las notas de una habanera,
azul como el agua de un mar antiguo.
Blanca de espuma, dulce como el aire,
gris de gaviotas, dorada de imágenes,
vestida de noche.

Pinta esta mujer, al cantar la habanera que compusieron, en catalán, Cástor Pérez y Glória Cruz (él procedía de Galicia, ella de Murcia), con todas las notas de la paleta del mar; como si fuera la misma voz del mar, el cántico de todas las huidas y todos los regresos y también la misma voz del fantasma que recordase (¡de pronto!) “los nombres de todos sus ahogados”.  

(Para cuántos ahogados, para cuántos a quienes falte el aire y no puedan cantar; para cuántas lámparas encendidas toda la noche cantará esta mujer, esta garganta en llamas). 

Cuando emerge en el escenario parece una muchacha que pasara por allí, camino o vuelta de la fuente, la melena despeñándose en miríadas, el vestido un cántaro que viene y va; cuando se pone a cantar no hay ya escenario: es una muralla, un balcón, una terraza vieja y soleada de arrabal. (De alguna manera incomprensible intuimos, sabemos quién es, quizás la hemos visto ya, antes; pero no acertamos a saberlo aún.) Cuando penetra del todo en el canto, perdiéndose en la canción como en una niebla, ya no está allí; nosotros tampoco: estamos viendo y respirando otro lugar, otra época transcurriendo al mismo tiempo en otro sitio, donde ella ha ido a parar, al cerrar los ojos:

puede cantar una copla y vemos entonces la calle en que se despliegan las farolas que callan más de lo que saben, en una esquina con postigos cerrados y silencio;  

puede cantar cucurrucucú, paloma, y que las farolas sean los candiles de una cantina donde se nos va yendo toda la noche en tomar y tomar, en mirarla a ella cantando;

puede cantar ne me quitte pas, no me dejes, no me dejes, terriblemente hermosa, como una súplica, y esconderse poco a poco tras el telón ajado de un cabaret del otro siglo mientras le pedimos que no nos deje, que no deje en toda la noche de cantar;

puede cantar mecida por el viento furioso de un violín y vemos entonces a una zíngara de otro sueño, emperatriz pobre de un pueblo nómada, invocando la profecía de las hogueras (y así es como se enamora tu corazón con el mío);

puede cantar un fado y entonces vuelve a ser de nuevo la fantasmagoría de una voz que se despide o nos despide, al borde de otro balcón en que atraca el mar de golpe con luciérnagas de sol y de naufragios.

Y sin embargo (y sin embargo) “no soc marinera i perdo el nord”:

...pregúntale, abrázale y dile que no,
que no soy marinera y pierdo el norte.

Tampoco ella es marinera; también pierde el norte, a veces, como nosotros. Habrá estado buscándolo toda su vida, como nosotros, y seguirá en su búsqueda, arrancándose la pena a jirones de voz en el camino. Porque no nos canta su pena por darnos pena, sino para conjurar la pena: para que se vaya (porque para cantar de esa manera hay que haber estado a punto de ahogarse, también, unas cuantas veces).

Cuando la vimos cantar, el pasado 28 de noviembre, en el Teatro de la Zarzuela de Madrid, era al principio, sí, esa muchacha alegrísima del camino de la fuente: como si a su paso nos hubiéramos ido reuniendo allí todos, dejando lo que quiera que estuviéramos haciendo para escuchar el hechizo súbito. No era (sólo) el prodigio de la voz, la bellísima presencia, la luz risueña de atardecer desbordándole en los ojos; ni la ternura, la inocencia, la broma tintineando aquí y allá (no canta para la gente; canta con ella, desde la misma gente: por eso cala y cala); no era sólo la belleza y la perfección del canto y de las cuerdas del quinteto magnífico que la acompaña, estirando más y más allá lo que dice la poesía: es un Ay. Era un Ay, ayayay que devastaba.

Tiene esta mujer (pero quién es, quién será, que parece de antes de todo) una forma de decir Ay, y de prolongar el ay hasta donde quiere esa voz de cristal, que parece decirlo desde mucho antes de sí misma. Por eso puede cantar “Ay, si es que yo miento, / que el cantar que yo canto lo lleve el viento”, y parecer una mujer herida y brava de ojos oscuros llamada República española. Por eso puede cantar “No (h)ay tanto pan, no hay tanto pan”, y parecer efectivamente una mujer desahuciada, pero no vencida. (Lógico que pueda ser actriz: porque es de verdad; y aquella noche en el teatro quedó quieta, tiritando, emocionada, mientras llovían los aplausos por esa canción suya sobre los desahuciados.)

Por eso puede cantar, mejor que nadie, “Ay, ayayay, toma este vals, este vals, este vals”. Y, quizás sintiéndolo más que nadie, cantar al fin que ahí estará siempre, arrodillada ante el trono de la Canción, con nada en su voz más que “Hallelujah”: un Aleluya con que se desnuda ella misma, y a nosotros nos deja en cueros.

Se escapó de todas las penas, de todos los desengaños y todas las alegrías que pueblan las canciones populares que nos arroparon siempre. Le tiembla en la garganta el Guadalquivir de Carlos Cano, el arrabal de Carlos Gardel, el pueblo blanco, mediterráneo y sonámbulo de Joan Manuel Serrat. Es de la estirpe de Violeta Parra, de Amália Rodrigues, de Janis Joplin, de Chavela Vargas, de Edith Piaf. Cumplirá pronto 35 años. Se llama Sílvia Pérez Cruz. Marcará una época porque lleva en su voz todas las épocas, el corazón repicando “sobre las mesas de la tasca antigua y eterna” de su linaje.

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Miguel Ángel Ortega Lucas

Escriba. Nómada. Experto aprendiz. Si no le gustan mis prejuicios, tengo otros en La vela y el vendaval (diario impúdico) y Pocavergüenza.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Antonio

    También convoca en su garganta a Enrique Morente.

    Hace 3 años 10 meses

  2. pepa

    Es ella, tal cual. Quitándose los zapatos mientras canta. Con la sencillez de quien aparta una molestia y la complejidad de hacerlo tan elegantemente, como su voz pone color a las notas.

    Hace 3 años 10 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí