1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

El estado del Derecho III

Conviene no olvidar que la Constitución no puede interpretarse desde el Código Penal ni desde la Ley de Enjuiciamiento Criminal, bajo el riesgo de conducir al Estado de Derecho a un Estado sin derechos

Esperanza Gómez Corona / Juan Moreno Yagüe 10/01/2018

Malagón

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

Como venimos exponiendo en esta serie de artículos “El estado del Derecho”, al amparo del conflicto catalán se están vulnerando una y otra vez normas elementales del ordenamiento jurídico, retorciendo el Derecho hasta producir situaciones incompatibles con nuestra Constitución. En este tercer artículo planteamos cómo se ha ido incluso más allá, alterando el núcleo conceptual que garantiza la división de poderes, sin la cual, recordemos, no hay democracia.  

Han pasado más de dos meses desde que en "El estado de Derecho II" contáramos cómo el Gobierno de la nación se había saltado, primero, el procedimiento formal del 155 CE para intervenir las cuentas catalanas, y, segundo, que cuando por fin había recurrido formalmente a este artículo, se había excedido en las atribuciones que la Constitución le encomienda. De esta manera, entre las medidas adoptadas, el Gobierno de Mariano Rajoy había disuelto el Parlament y convocado elecciones. El efecto más importante de dicha disolución fue el cese en sus cargos de los miembros del gobierno y la pérdida de la condición de parlamentarios/as-diputados/as autonómicas de las personas que los desempeñaban, algo que tenía suma importancia para desencadenar toda una serie de acontecimientos judiciales. Algo que no puede hacer. El hecho de que llamar a las urnas a la ciudadanía sea la mejor de las aplicaciones posibles de ese artículo 155, no puede obviar que la convocatoria de elecciones no se encuentra entre las medidas posibles según la propia letra del artículo 155 Constitución,  y que en los debates constituyentes se rechazó expresamente esa opción. 

Sea como fuere, las elecciones ya se han celebrado y el todavía president, Mariano Rajoy, ha fijado la fecha de la constitución de la Cámara para el 17 de enero.  Recordemos que el 155 sigue vigente y la nueva Cámara estará sometida a las medidas que aprobó el Gobierno hasta que no nombre a la persona que ocupará la presidencia de la Generalitat. Más allá de las cábalas sobre quién será el elegido o elegida, las peculiares circunstancias en que se han desarrollado estas elecciones, con tres diputados electos en prisión preventiva y con cinco en Bruselas, componen un escenario muy difícil de predecir. 

Para lo que vaya a acontecer, resulta determinante si esas ocho personas, tres de las cuales se encontraban en prisión antes de ser elegidos diputados,  y cinco fuera del país y buscados por las Fuerzas  y Cuerpos de Seguridad en virtud de una requisitoria emitida por los tribunales penales, personas elegidas en unas elecciones válidamente convocadas y celebradas, con unos resultados aceptados por todos y todas, van a serlo o no efectivamente. 

Y es importante no solo por el juego de números que el resultado electoral ha producido (si no se permite adquirir la condición de diputados a esas ocho personas, el Parlamento estará conformado por 127 diputados de pleno derecho, y el número de votos con que contaría el arco de representantes independentistas sería de 63, sin que haga falta detenerse en las consecuencias que esto produce, según el artículo 90, apartado 3 del Reglamento del Parlamento de Cataluña), sino, y sobre todo, porque adquirida tal condición de diputados o diputadas, entran en funcionamiento las prerrogativas parlamentarias. Entre ellas, la inmunidad, que consiste en la imposibilidad de detener, de impedir la libertad de movimiento de un representante de la ciudadanía en definitiva, salvo el caso de flagrante delito. 

En el ordenamiento jurídico a veces nos encontramos normas que a primera vista parecen contradecir el sentido común, como la “inviolabilidad de la persona del Rey” y su no sujeción a responsabilidad ante los tribunales (artículo 56.3 de la Constitución),  la “inmunidad diplomática”,  o también normas como “la inmunidad de los diputados durante su mandato”, que recoge respecto a los miembros del Parlamento de Cataluña,  el artículo 57, en vigor, del Estatuto de Autonomía de Cataluña, que dispone: “Los miembros del Parlamento son inviolables por los votos y opiniones que emitan en el ejercicio de su cargo. Durante su mandato tendrán inmunidad a los efectos concretos de no poder ser detenidos salvo en caso de flagrante delito”. La Ley Orgánica reproduce así parte del artículo 71, apartado segundo, de la Constitución, que dispone que “Los Diputados y Senadores gozarán asímismo de inmunidad y sólo podrán ser detenidos en caso de flagrante delito. No podrán ser inculpados ni procesados sin la previa autorización de la Cámara respectiva”.  

Hasta el momento en que el Boletín Oficial del Estado no apareció publicada la pérdida de su condición de representantes de la ciudadanía, de diputados y diputadas, hasta que no deja de aplicarse el “fuero jurisdiccional especial” y la inmunidad,  no se procedió contra dichos investigados adoptando resoluciones judiciales que han supuesto su privación de libertad o libertad de movimiento.

¿Cuál ha sido, era y es el motivo jurídico o la razón por la que se procedía antes de una manera y después se ha procedido de otra, si los hechos eran los mismos?

Al margen del supuesto de flagrante delito, no se puede retener, detener o privar de su libertad de movimiento en forma alguna a un representante de la ciudadanía. Y  aún en ese supuesto, sólo se podría privar de su libertad al diputado o diputada para impedir precisamente el “delito flagrante”, un hecho indiscutible e indubitado, y quizás ponerlo a disposición judicial momentáneamente; después,  habría que dejarlo de nuevo en libertad. 

Tal es la protección de la libertad de movimientos de los y las representantes, de manera directa, y de la voluntad del órgano de representación de la soberanía ciudadana y de conformación de la voluntad popular, de manera indirecta, que el Código Penal castiga en su artículo 500 a “La autoridad o funcionario público que detuviere a un miembro de las Cortes Generales o de una Asamblea Legislativa de Comunidad Autónoma fuera de los supuestos o sin los requisitos establecidos por la legislación” con las penas correspondientes al delito de “detención ilegal” agravadas.

Cuando las prerrogativas de la inmunidad y el fuero jurisdiccional especial dejan de regir el 27 de octubre de 2017 al publicarse en el BOE los efectos de la aplicación del artículo 155 (disolver el Parlament, cesar en su condición de diputados y diputadas quienes no sean miembros de la Diputación Permanente), el hecho de detener a cualquiera de las personas que desde ese momento no eran diputados o diputadas, representantes de los ciudadanía, no implicaba ningún ataque ni al Estatuto de Autonomía ni al Código Penal.  Ni siquiera el acordar su prisión provisional. No se cometía el delito por parte de las autoridades judiciales. 

Distinta ha sido la situación con respecto a la presidenta del Parlament, que como miembro nato de la Diputación Permanente,  conserva su cargo hasta el día de constitución del nuevo Parlamento. Respecto a ella se ha podido incurrir en la conducta descrita en el artículo 500 del Código Penal, pudiendo responder por ello quien instruye la causa y la fiscalía como cooperadora necesaria. 

Si los ocho elegidos como diputados del Parlamento de Cataluña el 21 de diciembre de 2017 adquieren la condición de tales el 17 de enero de 2018, deberán ser inmediatamente puestos en libertad unos y no podrán ser detenidos los otros por los hechos que han motivado su busca. De hacerlo, podríamos estar en presencia de un delito de detención ilegal por parte de las autoridades que han ejecutado hasta ese momento las órdenes válidas de prisión o, en su caso, los funcionarios y funcionarias que procedieran a la detención. 

Un diputado o diputada puede ser acusada, procesada, abrirse juicio oral respecto a ella y ser condenada Y si la condena deviene firme y conlleva penas de prisión o inhabilitación para el desempeño de funciones públicas, debe ingresar en prisión y perderá su condición de diputada. Pero sólo en ese momento. Antes es legalmente imposible privarle de libertad contra su voluntad e impedir que ejerzan su cargo y sobre todo, su derecho a votar en el parlamento, a conformar la libre voluntad de la Cámara tal y cómo fue conformada en las elecciones, salvo supuestos legales. ¿Cuáles son esos supuestos legales que le impiden ejercer su cargo?

En el caso del Parlamento catalán, el artículo 25 del Reglamento Parlamentario, reformado en julio de 2017, reforma recientemente declarada acorde a la Constitución por nuestro Tribunal Constitucional (“El estado del Derecho I”) tras el recurso impuesto en agosto de 2017 por el Gobierno de la Nación, prevé que sea el propio Parlament el que puede acordar suspender al diputado o diputada que haya sido procesada o frente a la que se haya dictado auto firme de apertura de juicio oral. En el caso de delitos relacionados con la corrupción, la norma prevé que la decisión sea tomada por la Mesa sin que sea posible denegar la suspensión del diputado en sus derechos. 

Es el único supuesto en el que,  sin existir sentencia firme (y,  por tanto, sin que la presunción de inocencia haya sido destruida legalmente), un diputado o diputada puede verse privada de su derecho de voto, pero no de su libertad y ni siquiera de su condición de tal. Y no es una decisión que dependa de un Tribunal, sino que depende de la Cámara a la que pertenece el diputado o diputada. 

Nadie está por encima de la Ley en un Estado de Derecho, y por eso un diputado o diputada, en este caso del Parlamento de Cataluña, dejará de serlo, como establece el artículo 24 de su Reglamento, por renuncia, por sentencia firme que anule su elección, por fallecimiento o incapacidad declarada judicialmente,  y como establece el último apartado de tal artículo, por sentencia judicial firme que condene a pena de inhabilitación. Fuera de esos supuestos, sólo el fin del mandato y la disolución del Parlamento suponen la extinción de la condición de diputado o diputada. Y no para los miembros de la Diputación Permanente, que lo son hasta que se constituye el nuevo Parlamento. En este caso, hasta el día 17 de enero. 

La pena firme de prisión ni siquiera impediría que siguiera siendo diputado o diputada si no llevara aparejada la de inhabilitación, algo que por otra parte es habitual en nuestro Código Penal.

El porqué de este Derecho excepcional que garantiza la libertad en todo caso de los diputados y diputadas salvo flagrante delito, se encuentra en un principio indiscutible e indiscutido: la inviolabilidad de las Cámaras. Las Cámaras no pueden sufrir ninguna perturbación. Y eso significa no sólo que nadie puede utilizar la violencia para forzar una determinada actuación, sino que tampoco se puede alterar la libre formación de voluntad de las Cámaras mediante la privación de la presencia de cualquiera de sus miembros, impidiéndole así ejercer su derecho al voto. No se protege a su persona, sino a lo que representa, al pueblo soberano. 

Todo el sistema jurídico está pensado para que, salvo en caso de suspensión, las ausencias de diputados o diputadas se deban únicamente a su voluntad o a causas a ellos imputables. Todas las normas reglamentarias contemplan cómo suplir las ausencias por razones justificadas, ya sea mediante voto delegado o telemático. Y cuando algún miembro del Parlamento pierde su condición de tal, la adquiriría la siguiente persona de la lista electoral en la que el cesado o cesada concurrió.  

Nuestras leyes consagran la presunción de inocencia y por eso las personas imputadas o investigadas, incluso aquellas que hayan sido procesadas o contra quienes se haya abierto juicio oral, pueden presentarse a unas elecciones y ser elegidas. Las normas no lo impiden.

Expuesto todo lo anterior, la primera cuestión a dilucidar  por tanto es si todos los diputados y diputadas electas en las elecciones del pasado 21 de diciembre podrán tomar posesión. Para ser miembro del Parlamento, además de haber sido elegido, hay que presentar la credencial de electo o electa, jurar o prometer la Constitución y el Estatut y presentar la declaración de actividades económicas. La duda que surge  y que el Reglamento Parlamentario no despeja, es si se puede jurar o prometer la Constitución por escrito y delegar la presentación de la documentación en otra persona. Nada en la letra del Reglamento Parlamentario lo impide,  pero hay que reconocer que no es lo habitual. Ahora bien, si este conflicto nos ha enseñado algo es precisamente que lo habitual, e incluso lo legal o lo constitucional no supone un freno para interpretaciones imaginativas del Derecho. En cualquier caso, parece obvio que si el Reglamento no exige presencia física para el juramento o promesa de acatamiento de la Constitución y el Estatut, ésta no es necesaria y se va a permitir el cumplimiento de este requisito mediante su presentación por escrito.  

En esta situación se encuentran tanto los tres diputados electos que están en prisión preventiva, como los cinco que se fueron a Bruselas antes de que se iniciaran acciones penales contra ellos. Aquí pueden suceder muchas cosas. Todo va a depender de la interpretación que haga la Mesa de Edad de la Cámara, que es la encargada de dirigir la primera sesión constitutiva del Parlament, hasta la elección de la Mesa. La Mesa de Edad se conforma, según el Reglamento del Parlamento catalán, por la persona de mayor edad de la Cámara, que ocupará la presidencia en esa sesión constitutiva y  que será asistida por los/as dos diputados más jóvenes de la Cámara. En este caso, la casualidad ha querido que las tres personas que tengan que conformar la Mesa de Edad el próximo 17 de enero pertenezcan a Esquerra Republicana de Cataluña. 

Pues bien, la Mesa de Edad es la encargada de proclamar a los diputados y diputadas electas para que puedan adquirir la condición plena de representantes parlamentarias. Aquí, la interpretación que efectúen de los requisitos que exige el Reglamento y, en consecuencia, sobre la necesidad de estar presencialmente en la Cámara ese día es fundamental.  

Una vez que se haya procedido a la adquisición de la condición plena de diputado o diputada, habrá que elegir a la Mesa del Parlamento. No hace falta decir que la Mesa tiene una importancia fundamental en el desarrollo de todo lo que suceda en una Cámara. Y que sólo pueden votar los representantes que hayan jurado o prometido la Constitución y el Estatuto. Creemos que podrán hacerlo todos ellos, incluidos los que están en prisión y los que se encuentran en Bruselas. 

La Mesa del Parlamento está compuesta por la Presidencia, dos Vicepresidencias y cuatro Secretarías. La primera elección que tiene lugar es la de la Presidencia. Se requiere mayoría absoluta en primera vuelta (68 votos de 135). Si nadie alcanza la mayoría requerida, se repite la votación entre las dos personas más votadas y ocupa la presidencia la que haya obtenido más votos. 

Para elegir las Vicepresidencias, cada miembro del Parlamento escribe un nombre en una papeleta y salen elegidas las dos personas más votadas. Para elegir las cuatro Secretarías, se procede igual, con un único nombre en cada papeleta y los puestos los ocupan las cuatro personas más votadas.

El segundo problema, después del relativo al juramento o promesa es el de la delegación de voto. ¿Es posible delegar el voto en el Parlament catalán? ¿En qué casos? 

En principio, la estancia en prisión no se encuentra entre las causas que permiten la delegación de voto, que son la hospitalización, enfermedad grave o incapacidad prolongada debidamente acreditadas. También se puede delegar por causa de maternidad o paternidad. 

Sin embargo, la Mesa de Edad del Parlamento podría adoptar algún acuerdo para flexibilizar los supuestos en los que se admite la delegación de voto para la elección de la Mesa. Luego, sería ésta la que tendría que decidir. Por eso la composición de la Mesa de Edad es tan importante. Y el hecho de que sus tres miembros pertenezcan a ERC es un dato fundamental. 

 En este punto, la casuística es muy rica y podrían darse situaciones muy dispares. ¿Puede la Mesa de Edad considerar como un supuesto análogo al de incapacidad, la estancia en prisión preventiva? El sentido común dicta que no,  pero como llevamos viendo desde que empezó este culebrón, todo, absolutamente todo, puede pasar. 

Más complicado aún parece que los que se encuentran en Bruselas, presumiblemente para evitar ser detenidos en España, puedan delegar su voto por causa de “incapacidad”. Aun así y como decíamos, todo es posible y si la mayoría independentista quiere mantener esa preeminencia en la Cámara, seguro que estira la letra del Reglamento todo lo que pueda.  

En consecuencia, podemos encontrarnos el día 17 de enero con una Cámara de la que forman parte todos los representantes que fueron elegidos, porque se ha admitido la adquisición de la condición plena de diputado o diputada sin necesidad de encontrarse en la Cámara de manera física y que consigan, además, delegar su voto en otro representante parlamentario para la elección de la Mesa de la Cámara. 

Si las normas electorales no impiden presentarse a alguien con una causa penal abierta, no parece lógico interpretar las normas parlamentarias en el sentido de que se le pueda impedir tomar posesión de su escaño sin sentencia firme. Y una vez que tomen posesión y adquieran la condición de diputados y diputadas de pleno Derecho, los órganos judiciales no pueden legalmente restringir su libertad. Serán ellos y ellas los que voluntariamente acudan a los Tribunales, porque si deciden no hacerlo, nadie puede detenerlos (salvo, insistimos por enésima vez, en caso de flagrante delito, algo que no concurre). La libertad de movimiento y la práctica inmunidad frente a la detención y la privación de libertad de los diputados y diputadas que establecen la Constitución y los Estatutos de Autonomía no protegen al diputado o diputada, sino a la Cámara y al derecho de participación en ella de la ciudadanía a través de sus representantes libremente elegidos en elecciones periódicas, como impone el artículo 23 de la Constitución.

Si efectivamente se impide a los electos y electas ser diputados y diputadas y se les restringe su libertad en el ejercicio de su cargo, garantizada legalmente hasta el momento de sentencia firme de condena, se estará alterando la voluntad de la Cámara, las votaciones y sus resultados. Nuestras leyes  prohíben que los diputados y diputadas puedan ser apresadas. Si lo son al margen del único supuesto permitido para su privación de libertad momentánea, será al margen de la ley y sin más motivos que los políticos. 

Una vez constituida la Cámara y debidamente elegida la Mesa, siguen abiertos muchos interrogantes. Por ejemplo, ¿quién convocará al Parlament para la sesión de investidura de la persona que vaya a ocupar la presidencia de la Generalitat? Teóricamente, debe hacerla la misma presidencia de la Cámara, pero según las normas aprobadas en aplicación (supuesta) del artículo 155 CE, el Parlament sigue sometido a las autoridades centrales hasta tanto la investidura se produzca. Y no es una cuestión menor la elección del día de la votación cuando está todo tan abierto y además, las relaciones entre ERC y Junts per Catalunya no se encuentran en su mejor momento. 

Con independencia de eso, que,  como decimos,  no es menor, surge el siguiente interrogante. ¿Podría Puigdemont ser elegido Presidente de la Generalitat estando en Bruselas? Para ello, antes ha tenido que adquirir la condición plena de diputado. En otro caso, no podría ser dado que para ocupar la Presidencia de la Generalitat hay que ser representante parlamentario, según establece el Estatut en su artículo 67.2: “El Presidente o Presidenta de la Generalitat es elegido por el Parlamento de entre sus miembros. Puede regularse por ley la limitación de mandatos”. Y para ello, como decíamos, la Mesa de Edad tendría que haber aceptado el juramento o promesa de acatamiento de la Constitución y el Estatut por escrito. Si no adquiere la condición plena de diputado, Puigdemont no podrá optar a la presidencia de la Generalitat.

Sin embargo, el debate y votación de investidura exige de manera inequívoca la presencia en el Parlament. El acto de investidura debe celebrarse en una sesión plenaria, por lo que en ningún caso Puigdemont podría ser elegido presidente estando en Bruselas. Es cierto que el Reglamento del Parlamento de Cataluña no exige de manera expresa la presencia física del candidato o candidata, pero no lo hace porque se da por supuesto. En concreto, dice el artículo 146.1 del Reglamento: “La sesión de investidura del Presidente de la Generalitat se inicia con la lectura, efectuada por los secretarios, de la resolución del presidente del Parlamento en la que propone un candidato a la presidencia. A continuación, el candidato presenta, sin límite de tiempo, el programa de gobierno y solicita la confianza del Pleno. Salvo que el Presidente del Parlamento considere oportuno suspender la sesión por un tiempo no superior a veinticuatro horas, interviene a continuación un representante de cada Grupo Parlamentario”. El artículo sigue explicando el desarrollo de esa sesión de investidura y aunque, como se ha visto, nada dice que el candidato o candidata tenga que estar presente en carne y hueso, no puede admitirse que una excepción tan relevante a la manera de funcionar del Parlamento, que es a través del debate y votación de sus miembros allí reunidos, pueda adoptarse sin que se prevea expresamente. La presencia física del candidato o candidata es ineludible.

Imaginemos que Puigdemont decide venir y cruzar la frontera española. ¿Podría ser detenido en territorio español? ¿O como diputado goza de alguna prerrogativa parlamentaria que le protege de esa detención?

Los representantes parlamentarios autonómicos gozan de inmunidad de manera que, solo pueden ser detenidos en caso de flagrante delito, como ya hemos dicho. Y no parece el caso por lo que, si se ha permitido la adquisición de la condición plena de diputado sin necesidad de acudir al Parlament, una vez haya pasado eso, para ser detenido tendría que ser pillado in fraganti. Y no parece que aparecer por territorio español pueda considerarse tal, a pesar de la orden de detención que pesa sobre él. 

De esta manera, todavía pueden pasar cosas como que el Puigdemont vuelva a España una vez sea diputado de pleno derecho y acuda al Parlament para su investidura sin que las fuerzas del orden puedan detenerlo. Y podría ser proclamado Presidente de la Generalitat.

¿Van los mal llamados partidos constitucionalistas (monárquicos, frente a republicanos) a permitirlo? ¿Aceptará el Gobierno de la Nación estos hechos si llegan a producirse? Mucho nos tememos que no,  y que en los próximos días el Tribunal Constitucional tenga que hacer frente a reclamaciones diversas sobre todo esto. Aunque esta vía tampoco es fácil, como veremos.

Para recurrir ante el Tribunal Constitucional un acto de este tipo, hay que utilizar el recurso de amparo frente a actos sin valor de ley de las Cámaras parlamentarias o sus órganos. En este caso, seguro que las distintas decisiones, primero de la Mesa de Edad y luego de la Mesa del Parlamento son recurridas. Sucede, sin embargo, que para hacerlo hay que considerarse afectado o afectada. En concreto, dice la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional, que tendrá que interponer el recurso de amparo “la persona directamente afectada, el Defensor del Pueblo o el Ministerio Fiscal”. Como resulta difícil definir quién es la persona directamente afectada en el caso de la adquisición plena de la condición de diputado o diputada,  e incluso en el resto de actos que hemos relatado que pueden sucederse, cabe imaginar que el Gobierno central va a acudir al Ministerio Fiscal para recurrir este tipo de actos. No resulta difícil de imaginar que se sucederán, otra vez, hechos en el Parlament que serán llevados ante el Tribunal Constitucional para suspenderlos primero y anularlos después. El problema estriba, una vez más, en que la Constitución es el marco necesario que nos fija las reglas conforme a las que resolver los problemas políticos, pero ella misma no contiene, porque no puede hacerlo, la solución a esos problemas. Hasta tanto los dirigentes políticos de una y otra administración no se paren a dialogar, a tratar de llegar a acuerdos, a hacer política en definitiva, seguirán retorciendo las normas del Estado de Derecho unos y otros, a su antojo, para conseguir sus fines.  

Y conviene no olvidar que la Constitución no se puede interpretar desde el Código Penal ni desde la Ley de Enjuiciamiento Criminal, bajo el riesgo de conducir al Estado de Derecho a un Estado sin derechos. 

--------------------------------

Esperanza Gómez Corona es profesora Titular de Derecho Constitucional y Portavoz adjunta del Grupo Parlamentario Podemos Andalucía. Juan Ignacio Moreno de Acevedo Yagüe es abogado Penal-Procesal y Vicepresidente Tercero del Parlamento de Andalucía. 

Autora >

Esperanza Gómez Corona

Autor >

Autor >

Juan Moreno Yagüe

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Salva

    Magnifica serie de articulos!. Muy bien fundamentados. Parece que retorcer el derecho esta permitido si es en defensa de la sagrada unidad de la patria....Si siguiera esta tónica por parte de el Gobierno, el TS, la AN, la Fiscalia y el TC, habrá que concluir que la unidad de españa no peligra, pero a costa del Estado de Derecho...

    Hace 3 años 2 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí