1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

Gracias por defender un periodismo de servicio público. Suscríbete a CTXT

“Jamás iba a renunciar a mi identidad”

Nahomy, una activista LGTBI trans hondureña, huyó a España para conservar la vida pero sigue sufriendo graves discriminaciones

Alba García Ruiz Madrid , 10/01/2018

<p>Nahomy en una fotografía tomada para este reportaje. </p>

Nahomy en una fotografía tomada para este reportaje. 

A. G. R.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito, la web exclusiva de la comunidad CTXT. Puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí. 

Los padres de Nahomy salen de una comisaría de la policía hondureña. Su hija, de 21 años, ha sido agredida y ellos han ido a denunciarlo. 15 puñaladas en la espalda y una más en el cuello han atravesado el cuerpo de la joven. También ha sufrido una agresión sexual. Sin embargo, según los agentes, deben alegrarse de que al menos esté viva. No pueden ayudarles con este asunto. “Desde ese entonces yo empecé a luchar por los derechos de mi comunidad en mi país y a reivindicarlos. Para que cuando llegara una chica trans a poner una denuncia le hicieran caso”, cuenta Nahomy, activista por los derechos LGBTI, diecisiete años después en una cafetería de España, país al que llegó huyendo.

“Como gorrión en una jaula”

A los 15 años Nahomy comenzó su proceso de identificación de género. Después del ataque violento con abuso sexual, su familia le pidió que volviese al closet, que se mostrara como ‘chico gay’ para protegerse de la violencia. Y ella lo hizo. “Estuve como seis meses vistiéndome de chico. Iba a la iglesia con corbata y me sentía muy incómoda. Al final dije no, voy a cambiar.

Viéndome yo enfrente de un espejo, dejar mi imagen, independientemente de las heridas que aún estaban recientes, yo no iba a renunciar a mi identidad. Jamás iba a renunciar a mi identidad. Porque es como quien encierra un gorrión en una jaula”.

Honduras detenta “una de las tasas de homicidios más altas del mundo” y la comunidad LGBT –que incluye a lesbianas, gays, bisexuales y personas transgénero–, junto con periodistas, y activistas campesinos, se encuentra entre los más vulnerables a actos de violencia, según la organización Human Right Watch en el año 2016. Desde 2012 a 2017 se registraron 189 muertes violentas de personas lesbianas, gays, bisexuales y transexuales, de las que se judicializaron 38 casos, según recoge el hondureño Centro de Monitoreo de Medios de Comunicación de la Red Lésbica Catrachas en su informe Sobre Muertes Violentas de la comunidad LGTBI.

“En mi país, si la comunidad de un barrio te decía que te salieses, te salías por miedo a que te mataran. Porque igual amanecías muerta en tu misma habitación”, explica la activista. Según la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) en su último informe, en Honduras “las personas LGTB son consideradas ‘anormales’ y por lo tanto sujetas a exclusión social y abusos. Entre los principales agresores y violadores de los derechos humanos de las personas LGTB figuran miembros de la Policía Nacional, Policía Municipal, familiares, guardias de seguridad y otros ciudadanos”.

Solicitar asilo en España

En septiembre de 2016 Nahomy llega a España huyendo de una persecución política por haber denunciado un caso de corrupción de su gobierno desde la organización nacional proderechos LGBTI que presidía como activista. “Me tocó salir de mi país porque llegué a una situación de alto riesgo”, relata. “Dos veces me dispararon desde un coche”, recuerda. Viendo las amenazas y la situación de peligro, su organización con ayuda de la Unión Europea, la asistieron y ayudaron a salir del país. “Me explicaron el proceso de asilo, qué es lo que tenía que hacer, cómo rellenar la solicitud aquí en España porque yo no sabía mi destino”, cuenta.

“Mi vida ha cambiado aquí en España. Porque hay opciones”, explica Nahomy. Sin embargo, el cambio de país no ha sido lo que esperaba. “Después de todo el tiempo de activismo, venía en el avión tan relajada. Voy a trabajar de lo que más quiero. No voy a tener a mi familia pero voy a estar cómodamente porque voy a trabajar en una casa de diseño. Pero, luego,  la realidad es otra”.

En España, desde la ley 12/2009 del 30 de octubre, la persecución por identidad y orientación sexual es un motivo para pedir protección internacional y, aunque no existen datos oficiales, según la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR), los solicitantes de asilo y personas refugiadas LGBTI han aumentado en las últimas décadas.

Desde CEAR explican que “aunque España es uno de los países con mayor porcentaje de aceptación, los migrantes LGTBI se enfrentan a situaciones de discriminación”. Según la activista, en España “todavía hay que hacer un trabajo de educación para con la comunidad LGTBI tanto a nivel institucional o gubernamental como de la sociedad civil”. 

Por ejemplo, Nahomy tuvo problemas con el funcionariado por usar su nombre legal, el que aparece en el pasaporte, en vez de su nombre social. “Los trabajadores sociales me han dado un trato como varón, no como chica, porque desconocen lo que significa LGTBI”. Además, cuenta que experimentó dificultades de integración en los centros de acogida por la convivencia de diferentes culturas en el mismo edificio y la falta de orientación del personal trabajador para con ellos.

También destaca un tema de seguridad, como es mandar a personas transgénero a ciudades pequeñas o pueblos donde su situación personal es más expuesta y existe un mayor riesgo de sufrir acoso y/o agresiones. “El Ministerio te asigna a cualquier parte de España. Imagínate, si aquí, en la ciudad, hay una discriminación hacia nosotras, ya no digamos en un pueblo. Y están mandando a chicas a pueblos, y están siendo agredidas. Hay muchas chicas que no conocen los lugares de riesgo y se meten. Desde el momento en que decidimos ser trans y salir de nuestras casas es porque buscamos nuestra identidad y que nos traten tal y como somos”. 

Nahomy también ha sufrido discriminación a la hora de encontrar piso y empleo. “En la búsqueda de vivienda, por ejemplo, yo llamaba a anuncios de habitaciones compartidas y concertaba citas. Luego iba a verlos y, cuando veían,  veían que era trans,  me decían, ‘mira, que ya la tengo alquilada’. Otras veces me decían ‘ah, tú eres trans, ya sabemos qué tipo de trabajo haces así que te lo voy a aumentar 100 euros más si la quieres”. En referencia al empleo, Nahomy habla de sus amigas también trans. “Ellas están estudiando para camareras. Cuando tenían que  hacer las prácticas, ningún bar les querían dar trabajo, aunque fueran gratuitas. Al final, un señor que tenía un bar en Lavapiés, que es también del ambiente gay, les dio la oportunidad de que hicieran las prácticas”. 

La violencia ha seguido presente en su vida. En la primavera de 2016, saliendo del metro, Nahomy sufrió una agresión en la que le rompieron el pómulo por tres sitios. Tuvo que ser ingresada en el hospital, operada y ahora tiene el pómulo reconstruido con placas de titanio y una malla. 

Desde organizaciones como Kifkif, ONG enfocada en mejorar las condiciones de personas migrantes LGTBI, resaltan también este tipo de discriminaciones. Samir Bargachi, presidente de Kifkif, lo resume así: “Una vez que llega esa persona transexual de Brasil o ese homosexual de Marruecos, se encuentra con otros problemas prácticos que denotan que somos un país que no tenemos tradición de acogida. El funcionariado no está preparado, no sabe atender a esas

personas. No utilizan lenguaje inclusivo. Muchas veces hay una segunda victimización, sobre todo en las personas trans. Las entrevistas iniciales son totalmente insultantes para esas personas y hay también una falta de recursos. En los centros de acogida, muchas veces se mete a un señor de Ucrania con una persona trans. Nosotros, desafortunadamente, tenemos muchas denuncias, incluso de agresiones físicas en esos centros. Es una parte horrible porque justamente son personas que vienen escapando de eso, y es muy extraño volver a revivirlo en España”.

Vanesa Asenjo, trabajadora social del Programa LGTBI de la Comunidad de Madrid, asegura que “uno de los colectivos más discriminados es el colectivo de mujeres trans. Eso produce una dificultad en su inserción laboral. El porcentaje de desempleo en mujeres trans es muy alto. En Madrid es difícil porque nos faltan planes claros y efectivos, pero en otras comunidades autónomas y en sitios pequeños lo es todavía mucho más”. Además, Asenjo opina que existe un problema al mandar a personas trans a pueblos y ciudades pequeñas y, asegura que hay que hacer un trabajo más profundo de formación en algunos casos. Sin embargo, afirma que se está progresando y que las entidades con las que ha trabajado “muestran una sensibilidad total con la realidad LGTBI”.

Ahora Nahomy ha vuelto otra vez al refugio porque ha perdido el piso donde vivía y no encuentra trabajo. A pesar de ello, sigue luchando por sus derechos y piensa organizarse con otras mujeres trans para formar un proyecto de vivienda y empleo. “He vuelto al activismo aquí en Madrid. Las chicas me dicen ‘nos han dejado solas’. No me queda más remedio que ser activista”.

Autora >

Alba García Ruiz

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí