1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

Gracias por defender un periodismo de servicio público. Suscríbete a CTXT

Procesando el guindo (I)

Aquí no hay playa

El comportamiento del Estado con Cat empieza a prefigurar una época. Es un comportamiento, como mínimo, no garantista, y que parece estar creando una nueva forma de sí mismo, más centralizada y autoritaria

Guillem Martínez Barcelona , 10/01/2018

<p>Oriol Junqueras.</p>

Oriol Junqueras.

Luis Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

1- En sus crónicas de la Guerra Civil esp –muy buenas–, Saint-Exupéry diferenciaba entre lo urgente y lo importante. Lo urgente es lo espectacular, la espuma de los días. Lo importante es el residuo sólido de lo urgente, que dibuja la época. Es fundamental, pero difícil, diferenciar entre lo urgente y lo importante. Cuesta hacerlo, incluso, con el material que tenemos más a mano en la vida, que es, precisamente, nuestra propia vida. Bueno. Desde la última vez que contactamos, en la cosa cat han pasado la tira de cosas urgentes, pero sólo una importante. Empezaré con las urgentes. La importante lo es tanto que le dedicaré un punto con nombre propio –Manolo–. Hola. Bienvenidos a Procesando el Guindo. Si le gustó Procesando el Procés, la Cosa, el Caso, el Trile, etc., le gustará Procesando el Guindo.

2- Sobre lo urgente, que no necesariamente importante: el pack Procés está un tanto en el guindo. Sobre el hecho de que propagandísticamente no está cachas en este momento: en estas fiestas navideñas la ANC ha emitido campañas más católico-chorras de lo normal, como una en la que invitaba a disponer una silla libre en cada ágape familiar, a manera de homenaje a los presos. Una vez que ha archivado tácitamente la revolución pendiente, el Procesismo está, lo dicho, como en el guindo, a la espera de nuevas coreografías. De las que no sabemos nada, salvo que serán eléctricas, poderosas. Y –han asumido todo, han renunciado a todo, salvo al proyecto original: la permanencia en el poder– probablemente, inocuas y con fines, simplemente, electorales. ¿Qué hay debajo del guindo? 

3- Hay una fuerte desunión. Se diría que más vital que, incluso, política. ERC y JxC no se tragan, lo que viene de lejos. Lejos: el 27O, verbigracia, no se convocaron elecciones, sino que se optó por la pista americana del 155. A su vez, el pack JxC tampoco es uniforme. Hay tres sectores. Puigde, JxC y PDeCAT. Las diferencias, por otra parte, no parecen ser tanto políticas, es decir, importantes, como urgentes. Giran en torno a la idea de ir a por todas o evitar unas elecciones. Giran en torno, como siempre, a la supervivencia. Giran en torno a quién sobrevive o no. 

La cosa, en fin, continúa siendo un mecanismo de acceso al poder antes que un mecanismo de ruptura desde el poder

4- Ir a por todas no significa, como siempre, ir a por todas políticamente/lo importante/la indepe. Alude a la opción de hacer Presi a Puigdemont o, en caso contrario, ir a por repetición de elecciones, o a la opción virgencita-que-me-quede-como-estoy-aunque-sea-con-otro-Presi, y no exponerse a perder la mayoría absoluta en otros comicios. La cosa, en fin, continúa siendo un mecanismo de acceso al poder antes que un mecanismo de ruptura desde el poder, algo que, por otra parte, no sucede en Europa desde León Blum, ese tipo que hizo cosas urgentes, pero también importantes –las vacaciones pagadas, la nacionalización del ferrocarril–, cosas que hoy no están ni se las espera.

5- La diferencia estilística entre los sectores de JxC consiste en qué hacer con los presos y exiliados. Si bien, según el Reglament del Parlament, no hay problema en que sean diputados, sí que lo hay si no pueden acceder el hemiciclo para votar Mesa y Presidència. Si el Estado –no se pierdan el punto Manolo– impide a los tres diputados presos acceder al hemiciclo para las votaciones, y si, como es de prever, no pueden acceder a él los exiliados, el bloque JxC perdería, en primera instancia, la Mesa, una herramienta sexy para ir tirando esta legislatura, en la que todo el mundo ha asumido el 155/la Consti, con trucos ingeniosos para aplazar la muerte. Ante esa posibilidad, se abren, a su vez, tres posibilidades. a) Que dimitan los diputados deslocalizados, de manera que den paso a otros que puedan garantizar la mayoría efectiva. b) O que dimitan algunos. Es decir, que no dimitan Puigde y Junqueras. O que c) no dimita ninguno. Los puntos b) y c) implican dar la batalla telemática, de manera que, bajo interpretación o, incluso forzando la cosa, reforma del Reglament, los diputados ausentes puedan votar desde su lugar de “residencia”. Y el candidato a Presi pueda emitir su discurso, vía Skype, desde Bruselas, como un novio Erasmus, o delegarlo en un comunicador. Es poco probable que el TC asuma eso. Y es poco probable que C's, PP y PSC no recurran eso al TC. La opción telemática es ocurrente, pero no carece de riesgo. Un error en el cálculo de riesgos, o un error de ingenio, puede acabar con la Mesa presidida por C's.

6- Pero los riesgos no acaban aquí. El 27E –fecha a la que, es muy probable, se llegue sin Presi de la Gene–, se cumplirán 3 meses sin Presi ni Govern. Es decir, se cumplirán 90 días sin Gene. Es mucho tiempo como para no empezar a pensar que, en una descentralización administrativa de tercera, como es el caso –intervenida económicamente, por otra parte, desde mucho antes del 155–, no es muy importante la Gene. Las comunidades autónomas antes de la crisis gestionaban el bienestar. Poco más. No se sabe para qué existen en la actualidad. El Gobierno del PP, con su 155, me temo, está dando ideas. En ese sentido, algunos sectores del PDeCAT tienen prisa en formar Govern, no sea que alguien tome nota. 

7- Esa puede ser la meditación que hay detrás de la dimisión de Mas como presi del PDeCAT. Meter prisa al asunto, que Puigde tome nota de que sic transit gloria mundi, que no se suba a la parra, que haya Govern rapidito, y evitar unas nuevas elecciones que pongan en riesgo el juguete. Total, no va a haber movimiento hacia la indepe ni orgía procesista en esta legislatura. Si bien es posible que Mas haya dimitido también por otros motivos, relacionados con la corrupción. El 15E, de hecho, se hará pública la sentencia del Caso Palau, y no pinta bien, parece ser para CDC, el PDeCAT 0.1.

8- Sobre la dimisión de Mas. No es un fracaso tanto como un mensaje. El hombre que envió a CDC y al mismo concepto de autonomía al garete en 2012 al recortar el bienestar, exponiendo con ello a la desaparición a CDC, el que ideó y moduló un enfrentamiento controlado, en probeta, con el Estado, para ir tirando; el hombre al que la probeta se le fue al garete, de manera que perdió una de sus tres casas y algo de su patrimonio, y al que ahora le han venido, como a todo el mundo, varios juicios imprevistos y no calculados, ha conseguido que CDC siga existiendo. De hecho, es su único logro político. Su dimisión es una manera de comunicar a su sucesor en la Gene que lo importante es el partido. Que la unidad de destino etc. es el partido. El partido –la sentencia del Caso Palau puede ser una muestra– provee de más cosas que las instituciones. De hecho, provee al partido de instituciones. En Esp, un gran partido lo es todo, como ya señaló Kim Il Sung, ese pionero. 

9- La otra pregunta urgente, que no importante, es si se puede presidir el Govern desde Bélgica. Respuesta: sí-se-puede. El Gobierno esp, con una cuota de soberanía escasa, pero a millones de años luz de la del Govern cat, ha deslocalizado, como otros gobiernos del Sur, las políticas a Bruselas. Va tirando con la gestión de la ideología, de los negocios y del nacionalismo, tres negociados con los que Bruselas no se mete.

10- En Bélgica, por cierto, tampoco está la cosa muy unida. No todos los consellers han presentado sus actas de diputado. Hay dos que no lo han hecho, lo que no significa que no lo vayan a hacer. Por otra parte, se habla de cierto distanciamiento entre el Presi y otros consellers. La vida social del Presi y de algunos consellers –la vida social, no apollardarte, no volverte majara es importante en un exilio imprevisto y no planificado–, gira en torno a guateques del nacionalismo flamenco yuyu. El partido que, en tiempos, colaboró con el nazismo, por lo visto está colaborando de alguna manera colorida en el confort de Puigde. Se habla de que, los findes, un líder del partido le presta una mansión, para su asueto. Al parecer, y por otra parte, en el exilio pesan las cargas económicas. Se ignora de dónde sale la pasta para mantener una vida no prevista en otro sitio. Se ignora también quién ha pagado la defensa legal cuando lo de la extradición. Empieza a trascender que llegar a un acuerdo económico con los consellers desplazados es fundamental si lo urgente requiere su dimisión. Se emiten propuestas al respecto. La antigua UDC ha propuesto que dimitan, a cambio de seguir siendo Govern. La ANC, echando un capote, como siempre, apuesta por un Govern mixto, una parte en BCN y otra en Bruselas. Espectacular, épico, divertido. Y, para lo que hay que gestionar en BCN, de sobra.

En Bélgica, por cierto, tampoco está la cosa muy unida. No todos los consellers han presentado sus actas de diputado. Hay dos que no lo han hecho, lo que no significa que no lo vayan a hacer

11- A pesar de la apuesta para una investidura telemática y, al parecer, para una Presidència telemàtica en sus puntos iniciales al menos, en Bruselas se suceden las reuniones para planificar el futuro urgente. Este viernes van todos los dipus de JxC. Hace poco, informa La Vanguardia, fue Marta Rovira. Al parecer, se planificó la composición de la Mesa. Será procesista al 100%. Sin Comuns, por ejemplo. ERC, por lo que se ve, groggy tras el 21D, si no antes, está entregada sin pasión –una de las fórmulas de entrega más duradera– al liderato de Puigde. No trasciende un plan b, o algún tipo de resistencia al rodillo puigdemonista, salvo la dimisión como diputado de un conseller pendiente de juicio, y la coletilla recurrente/la entrega sin pasión es una de las fórmulas de entrega más etc, que afirma que el cheque en blanco entregado a JXC por ERC no es en blanco.

11 BIS.- Hola. Me llamo 11 BIS porque soy un post scriptum, y no quiero enviar la soberbia numeración de este artículo al garete. Nada, que Forcadell, al parecer, pasa de ser Presi del Parlament. Eso es urgente. Lo importante es que les costará un güevo encontrar candidato. Para presidir la Mesa y para confeccionar Govern. Ya les pasó en 2015. Y, ahora, pues más. La razón: cuesta encontrar sparrings, personas que sometan su patrimonio o libertad a un proceso de decisiones vertical, oscuro, en el que participan individualmente poco o nada en cosas de las que se enteran por la prensa o por la fiscalía. El Procés, que no es una juerga, no es tampoco una juerga democrática.

12- No pinta que Puigde, que ganó las elecciones con la promesa de volver, vuelva inmediatamente. Lo que tiene guasa. Después del rey Sebastiao, que desapareció en una batalla en África en el XVI, y a quien en Portugal siguen esperando cada mañana, es el líder peninsular que más y mejor ha gestionado su espera. Los medios peronistas no paran de emitir coreografías sobre su vuelta. Lo que es un indicio de que no vuelve. En una de ellas, vendría desde Perpinyà, acompañado de una rua de dos millones de personas con lacito amarillo. Lo que haría subir el precio del lacito amarillo. Algo que los portugueses nunca llegaron a soñar ni en su mejor momento. Sorprende –es decir, sorprendería, si no fuera porque el procesismo suele, visto lo visto, asesorarse con el enemigo–, que Puigde no dé la batalla legal de su vuelta. Y más si pensamos que volver es legal. Es aforado. A un aforado se le pilla atracando un banco o haciendo un butrón y, tras tomar acta, se le tiene que dejar en libertad, para no incidir en una posible votación o acción parlamentaria. La lógica del aforamiento es esa, de hecho. Volver y ser detenido, una vez haya tomado posesión de su acta de diputado –como es el caso–, es ilegal. Lo que nos lleva, tachá-tachán, al punto MANOLO.

MANOLO 1- Hola. Soy el punto MANOLO 1. Sí, en realidad somos varios Manolos. Somos los Manolos, desenfadados, pero con un mensaje profundo, como que tenemos que ser hermanos, amigos para siempre. De hecho, hemos venido al mundo para explicarles lo importante, que no urgente. Lo importante es el comportamiento del Estado en toda esta espuma de lo urgente, que empieza a prefigurar una época. Es un comportamiento, como mínimo, no garantista, y que parece crear una nueva forma de sí mismo, más centralizada y autoritaria. Y, en efecto, si bien no es comprensible la utilización excesiva de la prisión preventiva en el caso de los consellers y presis de asociación encarcelados, empieza a ser incomprensible, y una manifestación de ideología, el mantenimiento en la cárcel de tres diputados y el Presi de una asociación, y el no retorno de los que se piraron. Máxime cuando, esta mañana a primera hora, todos ellos, salvo uno, es aforado. Pero vayamos por partes. Creo que lo más importante que ha pasado estos días es a) algo que aún no ha pasado. A saber: la posible injerencia del Estado para alterar votaciones en el Parlament, evitando el voto de algunos diputados con pleno derecho a ello. Algo que sería sumamente grave. Y b) algo que ya ha ocurrido. A saber: la negación de libertad de Junqueras. Una cosa más grave que ella misma. Me explico.

-MANOLO 2. Lo importante de la negación no es la negación en sí, sino, glups, el auto en la que se argumenta. En el auto, los magistrados asumen la argumentación de la fiscalía. Es decir, se explica que no puede salir de chirona por la gravedad del delito, que puede ser continuado si el acusado queda en libertad. El delito es rebelión. Son, vamos, 30 años. Uno encima de otro. Que, me temo, empezaron a correr en octubre, cuando fue detenido. Para el delito de rebelión, es necesario haber recurrido al uso de violencia por parte del acusado. Si bien no la hubo, se especifican tres tipos de violencia. Física, moral y por coacción. Sólo faltaría una cuarta, o telequinésica. O una quinta, violencia consistente en vestir ropa chillona. Además, se argumenta que la “rebelión permanente” se inició en noviembre del 2015. Es decir, con la resolución del 9N, un papel mojado desde su nacimiento y en el que, si bien se declaraba que Cat no reconocería al TC desde ese momento, el procesismo se cuidó muy mucho de llevar sus desobediencias más allá de los límites que iba marcando el TC. Ante cada auto del TC, tiraba hacia otro lado. De hecho, incluso, participó del Estado y de la Consti a lo largo de la legislatura, proponiendo al TC algún recurso. Es decir, que hay indicios notables de que la “rebelión permanente”, como mínimo, no fue permanente. Sí, hubo una suerte de desobediencia durante 48 horas en el mes de septiembre. Pero fue desactivada desde el Govern. El Estado, a su vez, con el TC reformado, tenía mecanismos –salvajes– para actuar frente a ello. No lo hizo. Se convocó un referéndum, que era en sí un acto de protesta, sin capacidad de ser otra cosa. Y se emitió una Llei de Transitorietat, que no volvió a ser traída a colación salvo para emitir épica y propaganda. En mi opinión, todo fue una irresponsabilidad en una suerte de conflicto pretendidamente controlado, sin repercusiones políticas –no las hubo en la dirección apuntada, por ausencia de voluntad; no se consiguió ni lo que se quería, que no era la indepe, sino negociar algo–, sin gran asesoramiento, con cálculo erróneo de consecuencias legales e institucionales, y con graves consecuencias sociales y económicas, que se fue de las manos. Para el Gobierno también fue un conflicto calculado. La diferencia es que nunca se le ha ido de las manos. De hecho, lo está utilizando para realizar, al parecer, un cambio de paradigma por aquí abajo. De hecho, sólo ahora podemos empezar a evaluar los cálculos del conflicto calculado por parte del Gobierno. Eso es lo que harán el resto de Los Manolos.

-MANOLO 3. La palabra clave del auto, la palabra clave de lo que le va a caer al procesismo, esa nada, pero también a cualquier otro objeto que se mueva por aquí abajo, es la palabra violencia.

Por lo visto, y gracias al Procés, esa desplanificación a cambio de beneficios electorales, el Gobierno ha recuperado su capacidad de utilizar, como un virtuoso, el marco violencia

-MANOLO 4. En la Cultura de la Transición, el palabro violencia es mágico. Se ha utilizado, desde 1978, para eliminar posibilidades de realidad. Se utilizó a finales de los años setenta para neutralizar, con éxito absoluto, al único gran sindicato que no apoyó los Pactos de la Moncloa, y del que hoy nadie recuerda siquiera el nombre. A través del conflicto con ETA, una organización, por otra parte, netamente violenta, se aparcaron opciones no violentas de otra democracia, y se clausuraron organizaciones no violentas como partidos o periódicos. La gestión de la violencia, la original capacidad esp para que los gobiernos señalen qué es y quién la emite, posibilitó, tras lo de Atocha, que los medios esp publicaran titulares diferentes a los del resto del mundo, lo que explica la relación y el poderío cultural que ofrece a los gobiernos esp la gestión del marco violencia. Eso se fue al garete en 2011. El 15M fue el primer movimiento desde 1978 que burló el calificativo de violento. Es más, consiguió raptarlo a los Gobiernos, de manera que, durante un periodo, en la sociedad existió la posibilidad de señalar más violencias que la única que pretendía el Gobierno. Tales como la violencia económica, la policial, la gubernamental, la política. Los Gobiernos esp, desde 2011, han carecido de ese llenapistas propagandístico. Sin él, han ido tirando, sin épica, sin pena, sin gloria. Por lo visto, y gracias al Procés, esa desplanificación a cambio de beneficios electorales, el Gobierno ha recuperado su capacidad de utilizar, como un virtuoso, el marco violencia. Pueden volver a hacer con su juguete lo que quieran. Por lo visto, quieren volver a criminalizar, a calificar como violencia o violentos, cualquier opción democrática que no coincida con el canon democrático local restrictivo. Me temo que el procesismo –un canon democrático local restrictivo; la Llei de Transitorietat, en ese sentido, es un canto a la democracia local, a la no división de poderes--, si bien es el primero, si bien es el más urgente, no es el más importante. 

-MANOLO 4. Con Aznar, la derecha esp descubrió que se podía ganar las elecciones sin Cat. O, incluso, contra Cat. Ahora parece ser que ha descubierto que Cat es prescindible en todos los sentidos. El 155 ha venido a desmitificar una de las rarezas institucionales locales. Te puedes pelar esa cosa tan rara, tan exótica, tan lejana, como es una de las dos instituciones republicanas que se colaron en la CE78. La otra es el Gobierno Vasco. El proyecto es, me temo, reconducir dos instituciones que ya no se comprenden, ni respetan. Y que, por alguna razón, son o serán reconducidas, me temo, por violentas.

-MANOLO 5. Los procesistas lo tienen crudo. Serán 30 años, y todas las dificultades posibles, según reza el auto. Y según reza el sign of the times, lo importante, ese extracto de lo urgente. En la gestión del conflicto controlado que no supieron planificar, ni conducir más allá que electoralmente, los procesistas han abierto la puerta, en su descontrol, a nuevas y novedosas formas de represión. Me temo que para todos. Plas-plas-plas.

-MANOLO 6. El procesismo, además, lo tiene crudo por otra razón. Por su mal asesoramiento. Ha estado mal asesorado en todo momento. Pero también en el momento trena, que por mal asesoramiento no supo prever. Verbigracia/una joya: el abogado de Junqueras, ese profesional que pidió la libertad condicional de su cliente en tanto, sic, era un buen cristiano, el otro día soltaba este tuit: "Demà no hi ha cotxes de lloguer a Madrid i he d'anar a Estremera conduint una furgoneta. Algu sap si amb el carnet de cotxe en tinc prou?"/"Mañana no hay coches de alquiler en Madrid, y tengo que ir a Estremera en furgoneta. ¿Alguien sabe si puedo hacerlo con el carnet de coche?". Socorro. El entrecomillado es un buen epitafio del procesismo, ese cúmulo de incompetencias y de incompetentes.

-MANOLO 7. El drama, el verdadero drama de este drama concreto cat, es que el procesismo no es nada. Irresponsabilidad, propaganda, fantasías esencialistas y derechistas compartidas por algunas izquierdas, una idea esp de democracia vertical, en la que la mayoría puede hacer lo que quiera. Sin embargo, los procesistas serán tratados como José Martí, si lo hubieran pillado. Que te traten como a José Martí no significa que seas José Martí. Es preciso señalar --lo vengo describiendo en esta sección, se llame como se llame-- que no son José Martí, ese lujo intelectual, ese compromiso estético y político con la libertad, incluso contra los de tu propio bando. Posiblemente, sean, de hecho, todo lo contrario. Pero es preciso señalar que los están tratando, en la lógica del siglo XXI, como a Martí, como al Doctor Rizal, como hubieran tratado a Abdel-Krim si no se hubiera ido por piernas. Y eso irá a más. Y a por más objetos aparte del Procés.

-MANOLO 8. El Régimen del 78 se ha recompuesto, y le va la marcha. No olvida, pero no aprende. En su recomposición han convergido varios factores y errores. Pero el Procés se lo ha puesto a huevo. Conviene ir viendo por lo que paga y cómo lo paga, pues lo pagaremos más objetos sociales, me temo.

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

12 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Joan

    Mañana tengo que defender a Junqueras y creo que lo voy a hacer bien, pero si alguien tiene alguna idea para ayudarme PM, RT y fav porfa [+ emoji sonriente con gotita de sudor]

    Hace 3 años 3 meses

  2. fer

    Lo de que un politico imputado por algún tribunal dimita lo dejamos ya no?

    Hace 3 años 3 meses

  3. VC

    El Proces se cargó 3 cosas: 1- A sí mismo 2- A sí mismos como Remake 3- La idea de una República Española (Catalana, por extensión) Y una conclusión: Lo urgente acaba siendo, casi siempre, subsumido por lo importante. Todo lo que se haga en términos de poder, si no son auténticamente independentistas, se va al garete. Sólo hay lo importante, lo urgente se da porque lo importante no funciona. Alternativas: 1- Constituirse rápidamente como Gobierno de Continuidad del Proces, asumiendo los costes-cargos que hagan falta. 2- Formar un Frente Republicano macizo y sin fisuras. Pulido y Barnizado. 3- Financiar propaganda pro Podemos+Federalistas+ Republicanos y ganar las próximas elecciones generales (que hay muchas posibilidades)

    Hace 3 años 3 meses

  4. pepito grillo

    Total, la culpa la tienen los independentistas por ser independentistas. Si almenos los independentistas dejaran de ser independentistas! Para que querran los independentistas la independencia? Total, si cada dia hay pruebas de que eso, desear la independencia, es un absurdo. Pronto Pablo Iglesias sera presidente del Gobierno y hara una limpieza del sistema judicial espanyol que te cagas. Lo dejara tan limpio que la justicia espanyola sera garantista de cojones y nunca mais vulnerara derechos fundamentales. Antes una Espanya azul que una Espanya rota! Viva Iglesias! Viva Espanya! Y viva Guillem Martinez! Viva!

    Hace 3 años 3 meses

  5. fer

    Yo creo que no se puede ir por la vida pensando que la policía es tonta.

    Hace 3 años 3 meses

  6. ; )

    JAJAJA. Sensacional. Enhorabuena. El análisis y el diagnóstico son geniales, o sea, exactos. Además, expresados valleinclanamente, como corresponde a la situación. ... De acuerdo con "matriouska". ... He pasado unos días/siglos muy malos esperando a que Guillem Martínez volviera a teclear. Gracias. ... ... Genial lo de la furgoneta... y lógico. Luces de Bohemia total. ... ... ... Ah, magnífico también, como siempre también, el artículo de Eduardo Bayona sobre Castor. http://ctxt.es/es/20180110/Politica/17198/reveses-judiciales-gobierno-mediad-politicas-economicas-con-coste-millonario.htm

    Hace 3 años 3 meses

  7. Marina

    Yo lo que no acabo de entender es que tiene que ver el título de la serie "Procesando el guindo", con que luego en el desarrollo del artículo no se haga ninguna referencia al Ministro de Economía. (Irony active)

    Hace 3 años 3 meses

  8. P. Domínguez

    ¡¡¡Buenísimo!!!

    Hace 3 años 3 meses

  9. Quim

    "En definitiva que la culpa de que esp sea un mierda es del procés. Qué triste tener que echar la culpa a los demás de todo lo que a uno le pasa" Eso es lo que hacéis continuamente los procesistas, no?

    Hace 3 años 3 meses

  10. matriouska

    Tengo serias dudas en MANOLO-8... Puede dar la sensación (más ó menos generalizada) que el R78 se ha recompuesto, pero ha sufrido varias embestidas importantes y en mi humilde opinión está mucho más débil de lo que pudiera parecer... La bandera y la propaganda R78 han conseguido tapar muchas miserias, pero la "presumible" recuperación está cojida con alfileres con una deuda crecida e IMPAGABLE, la juventud no tiene presente y no vé futuro, los pensionistas están sintiendo los hachazos y empezándose a asustar/cabrear... Hay olor a gasolina por todos los lados, puede parecer que agenda y calendario están controlados pero una chispa inesperada, un pequeño error de cálculo y/ó un simple "cisne negro" inesperado, puede desatar una "tangetópolis íbera" .

    Hace 3 años 3 meses

  11. Pep Lluís

    En definitiva que la culpa de que esp sea un mierda es del procés. Qué triste tener que echar la culpa a los demás de todo lo que a uno le pasa

    Hace 3 años 3 meses

  12. Jordi Graupero

    "Si no tienes fuerza para vencer, cuidado no salgas esquilmado", se dice. Gracias procesismo y procesistas por haber ya no sólo haberos pegado un tiro en el pie, sino gracias por haber liquidado futuras aspiraciones legítimas (legítimas de verdad) para hacer de nuestra vida cotidiana algo mejor. Les habéis servido en bandeja las herramientas para aniquilar de raiz cualquier atisbo de futuro bienestar. Gracias.

    Hace 3 años 3 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí