1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

reflexiones de una lectora de best-sellers, I

¿Es éste un buen lugar para hablar de los “best sellers”?

Leonor S. Martin 20/01/2018

Steffano Mafel (Flickr)

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito, la web exclusiva de la comunidad CTXT. Puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí. 

Empiezo a escribir con el temor en el cuerpo, como si estuviera a punto de decir Jehová, es decir, de morir lapidada. Hablar de best-sellers en según qué foros se me antoja un deporte de riesgo. Y sin embargo, me parece que puede tener sentido hacerlo. Debatir, aclarar algún término, quizá tender algún puente.

Mi primera reacción al pensar en escribir sobre ellos fue ponerme ácida, sarcástica, levantar la ceja. No sé qué instinto catalizaba mi reacción, pero mi primer impulso era clarísimo: debo hablar mal de estas novelas.

Pero resulta que trabajo como lectora editorial (adivinen qué tipo de libros publican los sellos para los que leo) y que coordino un taller de escritura (adivinen de qué tipo de novelas), y además intento ser una persona leal, y también coherente. Así que me descubro a mí misma inventándome argumentos de todo tipo, incluso falsos, para organizar una buena defensa del género.

Por suerte caigo en la cuenta a tiempo de que esto no es ningún tribunal. Suena bastante ridículo pensar siquiera que una tiene poder para defender un género que se defiende por sí solo: basta echar un vistazo a la apabullante realidad de su existencia en ciertas librerías. 

No voy a meterme en jardines que me sobrepasan, como definir qué es Literatura, o cultura. Fíjense que yo misma, en lo poco que llevo escrito, ya he divorciado a los best sellers (en adelante, BS) de la Literatura. Pero partiré de la base de que la Literatura es algo mucho más grande que los gustos y tendencias de los escritores mismos, de los críticos, incluso de los lectores. Parece que nos empeñamos en hacerla pequeña al querer encajarla cada uno en su horma. Me viene al pelo aquí, lo que no hace tanto dijo el último Nobel de Literatura, Kazuo Ishiguro, en su discurso de aceptación del premio: “Debemos poner mucho cuidado en no resultar en exceso estrechos o conservadores en nuestra definición de lo que es la buena literatura”.

El quid de la cuestión puede que esté en el adjetivo "buena". Entiendo que para poder calificar a una novela de buena o mala convendría definir unos estándares previos de calidad literaria, aplicables a los géneros populares o mainstream. También para empezar, estaría bien señalar las características literarias de este género, más allá de sus cifras de ventas. Matizar estos aspectos y aplicar los resultados al estudio de las novelas en concreto nos procuraría, creo, bastantes sorpresas. Para empezar, la de que el género extiende sus tentáculos a sellos y obras que, a priori, no se consideraban parte de la familia. También – no oculto que soy optimista y algo ingenua– que las fronteras marcadas por los prejuicios desdibujan los límites del género BS y chocan con la realidad: el éxito es caprichoso y a veces encumbra obras cuya calidad algunos aceptan a regañadientes, o cuyo justo reconocimiento incluso escatiman. Quizá los BS no existan, y sólo nos quepa hablar de buenas y malas novelas.

Así pues, y por ir entrando de una vez en esta escurridiza materia, parece que hay dos puntos centrales en este debate: la calidad y el dinero.

A mi juicio la calidad literaria, el rigor de una narración, puede establecerse con criterios bastante objetivos, cuasi-científicos. Tengo la fantasía de que llegará un día en que se podrá pedir la devolución del importe de una novela cuya mala calidad pueda justificarse con argumentos objetivos, y no sólo con opiniones. La calidad puede observarse en el empleo básico de la técnica general (aspectos como, por ejemplo, el manejo del punto de vista o de la temporalidad), pero siempre de dentro a fuera. Es decir, que su análisis debería realizarse desde la comprensión del contenido de la obra. Es la historia en sí la que pide la forma de ser contada. Otra cosa es que el escritor posea la habilidad, el talento o la paciencia para dar en el clavo. Y otra más que el crítico la mida con raseros que no le corresponden y, en base a ellos, emita sentencias torcidas.

Tengo la fantasía de que llegará un día en que se podrá pedir la devolución del importe de una novela cuya mala calidad pueda justificarse con argumentos objetivos

Parece lógico concluir que en una novela de aventuras o en un thriller, por ejemplo, resulta tan inconveniente —al menos a priori—incluir grandes digresiones filosóficas, escritas con sintaxis muy compleja y léxico elevado, como acciones deslavazadas, realizadas a tontas y a locas por agentes sin ningún propósito ni humanidad pero, eso sí, con gran velocidad y efectos especiales.

Abogar por la calidad de las novelas iría antes en la línea de evidenciar esos fallos y, por así decirlo, subir el listón “educando criterios”, que de erradicar géneros enteros (los géneros que a la gente más les gusta leer, encima), como he oído decir con triste frecuencia.

¿No sería entonces responsabilidad de los gestores de la literatura –autores, editores, críticos…– que se pasearan por el mundo ciertas obras indecorosas?

Suena de una candidez abrumadora, lo sé, pero ¿no sería mejor para todos que la distinción desapareciera y la Literatura, en lugar de expulsarlo de su seno, abrazara al género BS y procurara contribuir a mejorar su calidad, a reforzar sus vínculos, desde las herramientas de las que dispone?

Cabría preguntarse qué sentido tiene, hoy por hoy, hablar de BS, de mainstream, desde páginas dedicadas a la crítica literaria o cultural, o desde este Ministerio. Es una obviedad que los prescriptores naturales de estas novelas no se hallan en tales lugares, sino más bien entre los compañeros de trabajo, en la familia, en las redes sociales. No parece fácil que el lector habitual de BS oriente su siguiente lectura en función de las críticas de ningún suplemento literario. Pero, claro, tampoco se les ha ofrecido esa posibilidad real, me temo.

Es muy probable que al lector de BS le dé igual la calidad literaria de la novela de moda. Pero dudo mucho que rechazara una novela porque estuviera bien escrita. Quiero decir que estoy convencida de que muchos lectores defienden ciertas novelas, indefendibles desde lo literario por su escasa calidad compositiva, porque son las únicas que abordan temas que les interesan, con unas formas que ellos pueden entender, o incluso sentir. Y eso les hace perdonar los defectos de forma, soslayarlos, o no reparar en ellos siquiera. ¿No hemos oído mil veces aquello de “como novela no es muy buena, pero…”?

Es muy probable que al lector de BS le dé igual la calidad literaria de la novela de moda. Pero dudo mucho que rechazara una novela porque estuviera bien escrita

Esa lectura ingenua les reporta disfrute, los entretiene y, muchas veces, les hace pensar. Y sentir. También refuerza su sentido de pertenencia a un grupo, y nutre su imaginario con referencias comunes. ¿No busca esto también, entre otros objetivos, la gran Literatura?

Tengo la loca teoría de que a estas personas les gustarían más, o acaso lo mismo, todas esas novelas si estuvieran bien escritas, además. ¿A qué me refiero cuando digo “bien escritas”? Por ejemplo, a que la narración emplee adecuadamente la técnica por la que opta; a que los personajes, además de correr aventuras, lo hagan desde unas personalidades construidas y no desde el yermo emocional y humano, desde una superficialidad que hasta resulta  inverosímil; a que detrás de todo el tinglado haya un propósito, un contenido, que no sea simplemente el del lucro del grupo editorial. Y, puestos a pedir, que se deje caer alguna pregunta sanadora y no sólo respuestas circunstanciales y paliativas.

Y esto me hace regresar a mi duda anterior acerca de si es este el sitio adecuado para hablar de BS. No puedo evitar un pensamiento que sé que encierra no poco cinismo: como muchos afirman, pronto habrá más escritores que lectores. Llámenme ingenua, pero tengo fe en que sean precisamente ellos, los escritores, quienes acudan de vez en cuando a las páginas de crítica literaria, aunque sólo sea por ver si alguien los menciona. Quizá una sana y humilde pedagogía del BS debiera dirigirse al escritor, y no solo al lector, como tendemos a pensar. Dicho queda.

Pero llega el momento de hablar del dinero. Qué pereza, ¿verdad? Mejor lo dejamos para la próxima entrega.

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito, la web exclusiva de la comunidad CTXT.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Leonor S. Martin

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

5 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Godfor Saken

    "A mi juicio la calidad literaria, el rigor de una narración, puede establecerse con criterios bastante objetivos, cuasi-científicos. Tengo la fantasía de que llegará un día en que se podrá pedir la devolución del importe de una novela cuya mala calidad pueda justificarse con argumentos objetivos, y no sólo con opiniones." HE AHÍ UNA MAGNÍFICA IDEA PARA UNA NOVELA !

    Hace 4 años 10 meses

  2. Godfor Saken

    “Que un autor se gane la vida como escritor implica que no se permite poner en cuestión su oficio. Entre otras cosas porque no vive siquiera de vender novelas, sino de haber sido elegido por diferentes grupos de poder mediático y cultural que, si le consienten en nómina, le presentarán como a uno mejor que los y las demás (le llaman capital simbólico). Alguien admirable, minuciosamente ensalzado, productor de un autor de “éxito” y unas obras lo suficientemente constantes como para mantener un número suficiente de compradores, público, seguidores, fans”. Eva Fernández, “Narrativa crítica para un capitalismo incompetente”. http://vientosur.info/spip.php?article12322

    Hace 4 años 10 meses

  3. Godfor Saken

    De “La Voz del Amo”, de Stanislaw Lem: Soy incapaz de comprender por qué no se permite circular por las vías públicas a la gente que carece de carné de conducir y, sin embargo, es posible encontrar en los estantes de las librerías infinitos libros escritos por personas carentes de pudor alguno, por no hablar ya de conocimientos. La inflación de la palabra impresa se debe, seguramente, al incremento exponencial del número de personas que se dedican a escribir, pero también, en la misma medida, a la política editorial. En los albores de nuestra civilización, solo unos pocos elegidos, gente con una sólida formación, sabían leer y escribir. Este criterio siguió funcionando también después de la invención de la imprenta, y aunque no podía evitarse que de vez en cuando viera la luz la obra de algún necio, su número global no era tan desorbitado como en nuestros días. En la actualidad, la cantidad de porquería que inunda el mercado es tal que las publicaciones verdaderamente valiosas pasan desapercibidas, porque es más fácil encontrar un libro importante entre diez mediocres que mil entre un millón. Además, resulta cada vez más inevitable el fenómeno del pseudoplagio, que consiste en repetir no intencionadamente pensamientos que a uno le son ajenos y desconocidos.

    Hace 4 años 10 meses

  4. Godfor Saken

    ‘Perycalipsis’, por Stanislaw Lem (de su libro ‘Vacío Perfecto’, una antología de críticas de libros inexistentes): Hay que organizar con urgencia el Humanity Salvation Found, el Fondo para la Salvación de la Humanidad, con un capital de dieciséis billones paridad oro, con una tasa de interés del 4 % anual. El dinero del Fondo servirá para pagar a todos los creadores: inventores, científicos, técnicos, pintores, escritores, poetas, dramaturgos, filósofos y proyectistas, según las normas que siguen: quien no escribe nada, no proyecta, no pinta, no patenta ni propone nada, cobra una remuneración vitalicia de 36.000 dólares al año. Quien practica una de las actividades arriba mencionadas, recibe proporcionalmente menos. Perycalypsis contiene un índice tabular completo de descuentos para todas las formas de la creación. Quien haga un invento o edite dos libros al año, pierde todo derecho a cobrar. Si aumentamos la producción anual a tres títulos, en vez de cobrar, debemos pagar al Fondo una suma prevista. Gracias a este sistema, sólo cometerá un acto de creación un verdadero altruista, un asceta del espíritu que ama al prójimo y no a sí mismo, deteniéndose automáticamente la producción de la basura que se vende ahora. Joachim Fersengeld conoce la cuestión por propia experiencia, ya que él mismo costeó (perdiendo dinero) la edición de su Perycalypsis. Por tanto, sabe que la falta total de rentabilidad no determina la liquidación total de toda la creación. No obstante, el egoísmo se manifiesta tanto en la avidez de peculio cuanto en la de la fama; para quitarla de en medio, el Programa de Salvación instaura el anonimato estricto de los creadores. Para impedir que las solicitudes de remuneración de las personas desprovistas de talento obtengan el visto bueno, el Fondo examinará, por medio de los órganos adecuados, las cualificaciones de los candidatos. El valor meritorio de las obras que éstos presenten no tiene la menor importancia. Lo único que será tomado en cuenta será su valor comercial, o sea, sus posibilidades de venta. Si el resultado del examen es positivo, la pensión se adjudica al instante. Para el caso de una actividad creadora clandestina se establece un sistema de castigos y represiones, incluyendo demandas judiciales entabladas por un organismo especial de Control de Emergencia. Se instituye igualmente un cuerpo nuevo de policía, los llamados Patinantes (Patrullas de Investigación Anticreativas). De acuerdo con el código penal, aquel que clandestinamente escribiera, difundiera, sugiriera e incluso señalara disimuladamente al público cualquier fruto de la creación, deseando obtener gracias a este procedimiento lucro o renombre, sufrirá el castigo de incomunicación, trabajos forzados y, si reincide, el de reclusión en una mazmorra con cama de piedra y azotes en cada aniversario de la comisión de su delito. Por introducir de contrabando en el área de la sociedad ideas cuya trágica influencia sobre la vida pueda compararse con la plaga del automóvil, el cinematógrafo, la televisión, etc., se prevén castigos duros (que pueden llegar incluso a la pena capital), la deshonra en la picota y la obligación a perpetuidad de usar el propio invento. Son también delitos todos los intentos de susodicho contrabando; en caso de premeditación, se recurre a una estampación vergonzante en la frente del delincuente, hecha con tintas indelebles, que reza: «Enemigo del Hombre». En cambio, no se considera delito la grafomanía pura, sin pretensiones de lucro. En cualquier caso, las personas sujetas a esta tara son aisladas de la sociedad por ser peligrosas para el orden, e ingresadas en instituciones cerradas, suministrándoseles, por motivos humanitarios, grandes cantidades de tinta y papel. Ni que decir tiene que la cultura mundial no sólo no sufrirá menoscabo por culpa de esta reglamentación, sino, por el contrario, empezará a florecer. La humanidad volverá a las grandes obras de su historia, ya que la cantidad de esculturas, cuadros, dramas, novelas, aparatos y máquinas es en este momento suficiente para las necesidades de varios siglos. A nadie se le prohibirá tampoco que se dedique a los llamados descubrimientos que hacen época, a condición que no los pregone. Después de haber regulado así la cuestión, es decir, después de haber salvado a la humanidad, Joachim Fersengeld pasa al último problema pendiente: ¿qué debe hacerse con el monstruoso alud de cosas que ya existen? Fersengeld, hombre de un valor cívico extraordinario, dice: todo lo que ha sido creado hasta ahora en el siglo xx no vale nada, aunque contenga alguna que otra joya del arte o el intelecto, ya que, hecho un balance definitivo, no habrá manera humana de encontrar esas joyas en el océano de basura. Por lo tanto, postula la destrucción global de todo lo que ha sido creado: películas, revistas ilustradas, postales, partituras, libros, trabajos científicos, periódicos, siendo esta limpieza de los establos de Augias lo único que corresponde a los «Debe» y «Haber» históricos del balance de la humanidad. (…) Joachim Fersengeld subraya que conoce muy bien la infamia de la quema de libros y bibliotecas enteras. Pero los autos de fe organizados en el transcurso de la historia eran infames porque eran retrógrados. Todo depende de la posición desde la cual se ordene la quema. El propone un auto de fe curativo, progresista y salvador, y, puesto que Joachim Fersengeld es un profeta consecuente hasta el extremo, aconseja en su último párrafo que en primer lugar sea destrozada y quemada su propia profecía.

    Hace 4 años 10 meses

  5. Godfor Saken

    De ‘El Libro Negro’ (1952), de Giovanni Papini: Desde hace ya algún tiempo soy uno de los mayores accionistas de la Novel's Company Ltd., y como estoy transitoriamente en Chicago quise visitar el laboratorio de la sociedad. Entre todos los productos presentados en papel impreso y ofrecidos al público, la novela es el más solicitado y el que más se vende, de modo que surgió en el cerebro de un joven amigo la idea de levantar una verdadera industria cuyo objetivo seria ofrecer a los consumidores, y en grandes cantidades, un material novelístico tipo standard. «La fantasía al servicio de la evasión», tal seria la fórmula básica de la Novel's Company Ltd. La novela, que ha llegado a ser para muchas personas un producto de consumo diario y de primera necesidad, no podía ser dejada a la anticuada producción individual casi artesana, no podía quedar librada a la iniciativa privada. El establecimiento donde se fabrican en serie las novelas, se levanta junto a las orillas del lago Erie, y se compone de varios cuerpos distribuidos en un jardín, pabellones en los que se han instalado las diversas reparticiones. La división del trabajo se aplica aquí rigurosamente, y es la clave de la producción industrial en masa. En uno de los pabellones trabajan los especialistas en paisajes agrestes y los de escenarios urbanos; en otro los que preparan las descripciones de interiores y de mobiliarios: desde la taberna negra hasta el castillo del multimillonario. En un tercer pabellón se afanan los creadores de tipos femeninos de toda clase y medida: aventureras de mediana categoría, vírgenes ricas y enamoradas, damas adúlteras, campesinas del Oeste, mulatas delincuentes y prostitutas fatales. En otro pabellón próximo se elaboran los tipos masculinos: los gángsters, los cowboys, los políticos, los bailarines profesionales, los conquistadores de salón y los aprovechadores de mujeres. Luego está el pabellón donde se inventan nuevas modalidades y formas de delitos e intrigantes alternativas tenebrosas; otro da cabida a los peritos en erotismo, en toda clase de inversiones y perversiones sexuales, los que son asesorados por médicos psicoanalistas y meretrices retiradas. No falta una biblioteca de novelas, de todos los tiempos y países, utilísima para las imitaciones y plagios; en ella un lingüista adscrito a la sección vocabularios sugiere a los obreros principiantes y menos expertos los términos de los diccionarios técnicos: el slang y el argot. En el centro del parque se alza el edificio de la dirección central, donde un grupo de ajustadores bien pagados, utilizando las diversas partes proporcionadas por los repartos antes mencionados y unificándolas, elaboran novelas bien confeccionadas, de acuerdo a los módulos y especies preferidos por el gran público. El director general, un viejo novelista que en tiempos pasados fue bastante popular en los Estados Unidos, me dijo que ahora la producción se orienta, por razones económicas, hacia dos tipos de novela: la Novela Venérea (con una juiciosa dosis pornográfica) y la Novela Criminal en dos subespecies: aquella en la que triunfan los delincuentes y aquella en que triunfan los policías. La Novela Sentimental y la Psicológica se hallan en el mercado en franco descenso, igual que la Histórica y la Social, y añadió: “Nuestra producción media anda alrededor de unas doscientas novelas mensuales, pero esperamos aumentarla en el año próximo. Los obreros que se ocupan de la fabricación suman quinientos, en su mayor parte son jóvenes diplomados en las universidades, y también hay ex periodistas y literatos fracasados. Pero no faltan mujeres, quienes han demostrado ser trabajadoras diligentes e incansables. Naturalmente, tenemos una grandiosa tipografía dotada de máquinas modernísimas, y una oficina comercial que por medio de agentes y representantes distribuye nuestras novelas haciéndolas llegar hasta los lugares más remotos del país. Nuestros productos standard han conquistado millones de lectores porque corresponden al tipo promedio de los gustos. Sumadas en total, nuestras tiradas anuales ascienden a varios millones de ejemplares, nuestro éxito es inmenso y seguro, la ganancia comienza a ser activa. En la próxima asamblea de accionistas podremos proponer un dividendo del 12 por 100”. Salí muy satisfecho de la fábrica Novel's Company Ltd. El negocio se desenvuelve de una manera inmejorable y estoy satisfecho por no haber invertido mal mis dólares.

    Hace 4 años 10 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí