1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

En primera persona

La lección belga sobre la división lingüística

Se cumplen 50 años de la escisión de la Universidad de Lovaina, cuando la parte francesa se tuvo que instalar a 30 kilómetros de la sede original

Paco Audije 17/01/2018

<p>La policía reprime una protesta de estudiantes flamencos en Lovaina. 1968</p>

La policía reprime una protesta de estudiantes flamencos en Lovaina. 1968

Ron Kroon / Anefo

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito, la web exclusiva de la comunidad CTXT. Puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí. 

Walen buiten!”. Ese fue el grito que empezó a circular en la Universidad Católica de Lovaina (UCL) entre los estudiantes flamencos a mediados de los años 60 del siglo XX. “¡Fuera los valones!”, decían.

Bélgica vivía entonces una de sus más duras querellas internas. El nacionalismo flamenco concentraba sus reivindicaciones en temas precisos. En este caso, pasaba por una especie de limpieza (¿étnica?) de la universidad: la movilización buscaba convertir a Lovaina en una universidad monolingüe.

Muchos flamencos, que pensaban haber sufrido discriminación –desde 1831, en las primeras etapas de independencia plena del Estado belga– en la enseñanza, dominante en francés; en la justicia y los tribunales; en la administración en general, habían avanzado y ganado terreno políticamente. Lo suficiente como para asumir incluso lo impensable sólo unas pocas décadas (o años) antes. Así que tampoco podemos considerar repentino el estallido que siguió en la UCL y en otros lugares.  

Pasada la primera mitad del siglo XX –e  incluso después de que se aprobaran las leyes lingüísticas de 1962-1963, que confirmaron el carácter monolingüe de las regiones de Bélgica, excepto Bruselas–, la Universidad de Lovaina (situada en Flandes) seguía ofreciendo clases en francés (entonces también en neerlandés o flamenco). Constituía una excepción tras el trazado de una inflexible frontera lingüística interior (ya existente). Para diseñarla, unos pocos años antes, las zonas de mayoría francófona habían sufrido un claro asedio militante (con disturbios en la zona de los Fourons, por ejemplo).

El resultado final fue una situación de complejidad política, educativa e institucional de todo el país, que no se conoce demasiado bien en el resto de Europa. 

El 10 de marzo de 1960, los universitarios flamencos de Lovaina impidieron el desarrollo de una conferencia del ex primer ministro Jean Duvieusart

El 10 de marzo de 1960, los universitarios flamencos de Lovaina impidieron el desarrollo de una conferencia del ex primer ministro Jean Duvieusart. Para muchos, esa acción militante fue el primer acto de las hostilidades entre las comunidades neerlandófona (flamencos) y francófona (valones y mayoría de los bruselenses). Cuando el Walen buiten se empezaba a extender, los profesores francófonos de la Universidad de Lovaina fueron a ver al Rector (flamenco), para protestar y pedir su amparo. Según un testigo de la época, éste les respondió educadamente pero con frialdad, y les acusó de exagerar los incidentes. 

Orígenes remotos

La UCL es una institución fundada en 1425, inscrita en los genes de la cultura europea. Es algo más que una institución en Bélgica. Nada de eso cambió su destino. En 1963, la UCL situada en la Lovaina histórica (en Flandes), ya fue dividida sin que los francófonos tuvieran (aún) que cambiar de municipio. Pero las facultades se partieron en dos. Y cada comunidad (lingüística) tenía ya su propio rectorado y su propia administración. Pocos años después, en 1971, la sección francófona de esa universidad abrió sus puertas en un nuevo lugar, Lovaina la Nueva (LLN), a 30 kilómetros de su corazón histórico, en el territorio francófono de la región de Valonia. En ese divorcio hubo que dividir todo: los aparatos administrativos y la biblioteca, libro a libro. Terrible.

La separación física se había decidido en 1968, tras las numerosas demandas de los más extremistas y las masivas manifestaciones flamencas de 1967, que reclamaban “la expulsión” de los francófonos. El día 5 de noviembre de 1967, la prensa habló de 120.000 manifestantes en Amberes. Entre ellos estaban 35 diputados conservadores, democristianos, también grupos de extrema derecha (Volksunie y el grupúsculo fascista Vlaamse Militanten Orde). Incluso algunos diputados socialistas flamencos.

En el debate sobre dónde debían situarse las distintas facultades participaron también voces francófonas que empezaron a asumir la lógica de la escisión. Se trata, además, de un período en el que la Universidad en sentido amplio empezaba a convertirse en una institución de masas.

La dirección nacionalista, por parte de los flamencos, no era ajena a discursos precursores de la globalización propios de 1968: el planeta es de todos, abajo el autoritarismo, viva el Tercer Mundo porque se rebela contra la colonización y “nosotros” también. Es decir, había una extrema derecha, digamos, pura, que recuperaba las ideas de quienes habían colaborado con los nazis durante la ocupación de Bélgica; también había una renovación de las reivindicaciones por parte de otros. Éstos se adaptaban a los nuevos tiempos manteniendo lo esencial del nacionalismo flamenco.

En este ambiente, la posición de la Iglesia Católica belga pasó de la defensa de la unidad de la UCL (como principio) a sostener la necesidad de la separación. Y no hay que olvidar el adjetivo histórico (católica) de la UCL desde su fundación. Esa crisis precarizó la estabilidad de los sucesivos gobiernos belgas. El país se convirtió en un Estado frágil e inestable, socialmente muy tenso. El socialcristiano Pierre Harmel, que fuera jefe de Gobierno, ministro de Asuntos Exteriores y presidente del Senado, dijo una famosa frase dirigida a la clase política de entonces: “Seremos los enterradores de Bélgica”. 

Por fortuna, Bélgica existe; pero la UCL quedó dividida. La Lovaina histórica es flamenca y LLN tiene otra universidad con el mismo nombre (y el Museo Tintín, eso sí). La primera piedra de la Universidad de LLN se puso en 1971 en una pequeña población, Ottignies, que pasará a ser Ottignies-Louvain-la-Neuve. No todos los francófonos deploraron el cambio, lo que incita a reflexionar dos veces sobre aquella crisis.

Después del punto álgido del conflicto de Lovaina, hubo un auge del voto federalista, pero esa reacción no ha logrado nunca que –en lo esencial– las cosas vuelvan atrás

Los partidos belgas terminaron –a su vez-- escindidos y el país un poco más, cada día un poco más. Hasta llegar a una especie de congelación del conflicto lingüístico y a unas estructuras federales altamente complejas. Las tensiones se reproducen de vez en cuando, pero sin llegar aún a derribar el statu quo. Después del punto álgido del conflicto de Lovaina, hubo un auge del voto federalista, pero esa reacción no ha logrado nunca que –en lo esencial– las cosas vuelvan atrás. ¿Es deseable? Quizá tampoco.

Naturalmente, las falsas noticias jugaron –ya entonces– un gran papel en la excitación de unos y otros. La rumorología (término en desuso) decía entonces que el presidente francés Charles de Gaulle atizaba el conflicto para poder ofrecer más tarde la ruptura de su vecino del norte para integrar a la Bélgica francófona en Francia. Las autoridades belgas no habían olvidado tampoco su famoso y provocador grito de “Vive le Quebec libre!” que el general-presidente había pronunciado en Canadá, también agitada por un conflicto similar entre anglófonos y francófonos. De Gaulle intentó entonces que le invitaran a Bruselas en visita oficial. El ya citado Pierre Harmel, ministro de Exteriores, y muchos más se negaron. De Gaulle fue declarado persona non grata por el Gobierno belga.

Bélgica se ha adaptado a su reacomodo y la UCL también. A sus escisiones y divisiones, que a veces semejan a una mini guerra fría interior. Las viejas querellas nunca han desaparecido del todo. Siguen ahí, enterradas, entre múltiples detalles y matices. Pero, para la mayoría, el éxito de la convivencia es evidente en el nuevo modelo. 

En un pequeño apartado está también la pequeña comunidad germanófona, que suele jugar un papel de acercamiento entre unos y otros. No obstante, la división lingüística radical es un hecho (excepto en Bruselas, que sigue siendo multilingüe). También persiste la separación tajante de los partidos políticos. Y de casi todas las instituciones, en función de la lengua. 

De mi época bruselense guardo toda clase de anécdotas ilustrativas y –no pocas-- delirantes. Otras casi insultantes o estúpidas para un francófono no-belga como yo. Está claro que no faltan las que fueron –o son– íntimamente dolorosas para los ciudadanos de aquel país, sean de una u otra comunidad.

El humor belga, muy surrealista por tradición, ha sido antídoto frecuente contra esa enfermedad identitaria. En su cultura siempre hay un rastro de todo ello: en la obra literaria de Hugo Claus, en las canciones de Jacques Brel, en el pintor Magritte o en los caricaturistas de los diarios, en los espectáculos de Jan Fabre, en las novelas de Amélie Nothomb y también las de Simenon.

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito, la web exclusiva de la comunidad CTXT.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Pepe

    La historia de la limpieza étnica de Lovaina es una mancha en la historia de Bélgica, pero gracias a los muchos pactos entre comunidades la situación es muy diferente hoy en día. Debería explicarse que el bilingüísmo en Belgica, no sólo existe en Bruselas, como creen muchos extrajeros. El monolingüísmo sólo existe en las zonas donde todo el mundo habla la misma lengua. En Bélgica en las zonas donde hay gente que habla otra lengua existe el bilingüísmo (y hasta el trilingüismo pues Welkenraedt es FR, DE y NL). Son los llamados "ayuntamientos de facilidades lingüísticas". Esas zonas, por haber grupos de población de una lengua diferente, la administración es bilingüe y existe libre elección de la lengua vehicular en la enseñanza. Es decir, en la actualidad en Bélgica ya no se impone una lengua a personas de las otras lenguas, como ocurrió en Lovaina u ocurre con la inmersión lingüística catalana. En la actualidad en Bélgica, si hay población de otra lengua, se da libre elección de la lengua vehicular de la enseñanza y la administración es bilingües. Y eso se aplica tanto en la zona de habla alemana, como en la de francés o de neerlandés. Los belgas han hecho muchas barbaridades, pero han aprendido de ellas también. Deberíamos aprender nosotros algunas cosas de ellos, pues también tiene muchas cosas buenas.

    Hace 4 años 9 meses

  2. Pepe

    Muy buena descripción dela limpieza etnica pacífica que se vivió en Lovaina. Si se va al cementerio es aún más perceptible. Hasta los años 1970 abundan las lápidas de francófonos. A partir de esa fecha dejaron de morir francófonos en la zona y no se ve ni una lápida.

    Hace 4 años 9 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí