1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Sobre la propuesta de esterilizar a las personas desempleadas

La actual configuración política de los mercados explica perfectamente que los ricos sean cada vez más ricos antes y durante la crisis económica, junto al hecho de que la mayor parte de la población sea cada vez más pobre

Daniel Raventós 24/01/2018

<p>Desempleados hacen cola en una tienda de sopa abierta por Al Capone para regalar comida en Chicago. 1931.</p>

Desempleados hacen cola en una tienda de sopa abierta por Al Capone para regalar comida en Chicago. 1931.

U.S. National Archives and Records Administration

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito, la web exclusiva de la comunidad CTXT. Puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí. 

Un amigo me envía una nota periodística sobre las declaraciones de un diputado conservador del Reino Unido en las que propone esterilizar a los desempleados para que dejen de cobrar ayudas por hijos. El tipo, un tal Ben Bradley, asegura que “hay cientos de familias en el Reino Unido que ganan más de 60.000 libras en beneficios sin mover un dedo porque tienen tantos hijos (¡y para el resto de nosotros ese es un salario de más de 90.000 libras antes de impuestos!)”. Este simpático pimpollo tiene solamente 28 años. Parece algo horrible y desvergonzado. Pero hay precedentes espectaculares mucho más sonados. La nota enviada por mi amigo me recordó un artículo escrito para Sin Permiso hace casi 8 años al que voy a desempolvar un poco.

Situémonos en los años 30 del siglo pasado. Se discutía por entonces en EE.UU. la conveniencia del subsidio de desempleo. Se acabó implantando en el año 1935, bajo la presidencia de Franklin D. Roosevelt. Hubo grandes debates, antes y después de promulgada la ley, entre políticos, economistas, intelectuales, periodistas y población en general. No ha pasado ni un siglo entero, pero se emitían declaraciones del siguiente tono sobre lo que supondría este subsidio: “La dominación definitiva del socialismo sobre la vida y la industria” (Asociación Nacional de Fabricantes); “Destruirá la iniciativa, desalentando el ahorro y ahogando la responsabilidad individual” (James L. Donnelly, de la Asociación de Fabricantes de Illinois); “En un momento u otro, traerá consigo, ineluctablemente, el final del capitalismo privado” (Charles Denby, Jr., de la Asociación Americana de Abogados).

Franklin Delano Roosevelt, firmando el Acta de Seguridad Social en 1935. 

Franklin Delano Roosevelt, firmando el Acta de Seguridad Social en 1935. 

Pero lo interesante viene ahora. Se trata de Thomas Nixon Carver, uno de mis favoritos carcamales históricos. Este fenómeno fue catedrático de política económica en la Universidad de Harvard entre 1902 y 1935. También ostentó el cargo de presidente de la acreditada American Economic Association (una vieja institución que ha sido presidida a lo largo de su historia por economistas tan prestigiosos como Kenneth Arrow, Amartya Sen, Wassily Leontief, James Tobin o John Kenneth Galbraith, entre otros). Thomas Nixon Carver vivió casi cien años (1865-1961) y, entre otras grandes proezas de su vida académica, debe mencionarse que formó parte del primer grupo de economistas que asesoró profesionalmente al Partido Republicano.

Thomas Nixon Carver defendió en numerosas ocasiones la siguiente propuesta para combatir el paro y la pobreza: la esterilización de los “palmariamente ineptos”. Con esta medida, al estilo del jovenzuelo Bradley, el economista de Harvard defendía que este grupo de “ineptos” no perpetuaría su estirpe. Por “palmariamente ineptos” Thomas Nixon Carver se refería a todas aquellas personas que no lograban alcanzar un ingreso anual de 1.800 dólares. En los años 30, ese criterio abarcaba aproximadamente al 50% de la población de los EEUU, es decir, a unos 60 millones de personas. ¡Caramba! 60 millones. Y crearía muchos puestos de trabajo. ¿Cómo? Imaginemos los “puestos de trabajo” para los esterilizadores que representaría poner en práctica esta impresionante castratio plebis.

Sea dicho al margen: habría extirpado buena parte del acervo génico de los EEUU.

El darwinismo social, en sus múltiples variantes, se ha mostrado extremadamente eficaz, habida cuenta de su persistente y dilatada influencia

Thomas Nixon Carver era partidario del ideario legado principalmente por Herbert Spencer (no por Charles Darwin) que, mucho después de su muerte, en 1903, fue conocido por “darwinismo social”. El darwinismo social sigue disfrutando de muchos seguidores hoy. Según esta concepción, los ricos, los opulentos, los bienhabientes, no debían albergar la menor mala conciencia por su existencia social materialmente privilegiada; era consecuencia de su propia excelencia natural. Cualquier intento de mitigar el sufrimiento de la población trabajadora y pobre (republicanamente, es odioso tener que recordarlo, pobre es quien no tiene la existencia material garantizada) tendría consecuencias nefastas para el conjunto de  la sociedad. El darwinismo social, en sus múltiples variantes, se ha mostrado extremadamente eficaz, habida cuenta de su persistente y dilatada influencia. Buscar la forma de culpar de su situación a los propios pobres, a los parados, a los despedidos, a los estafados, a los oprimidos: en tan extraordinario ejercicio intelectual se entretienen, hoy como ayer, mentes romas y mentes brillantes, la soldadesca mercenaria y los oficiales de varia graduación del ejército de peritos en legitimación de lo existente compuesto de tertulianos, gacetilleros, editorialistas de medios respetables y menos respetables, profesorcillos de medio pelo, renegados infatuados de serlo, conversos que, transportados por los vientos del momento, ignoran serlo, conversos que, amigos de los caprichos de Eolo, fingen sólo ignorar serlo, engreídos literati que saben las cosas a medias, politicastros corruptos que se las saben todas y, faltaría más, olímpicos señores catedráticos de Harvard o de donde haga falta.

¿Qué motiva la realidad de las grandes desigualdades? Hay muchos factores, eso es trivial, pero si alguno tiene especial importancia y prevalece sobre los demás es el diseño político y jurídico de los mercados. Las grandes desigualdades de hoy son producto de la configuración política de los mercados y de las políticas económicas llevadas a cabo a lo largo de las últimas décadas.

Una forma contundente de decirlo la utilizó George Monbiot: “Las listas de ricos están repletas de gente que o bien heredó su fortuna o la hizo gracias a actividades rentistas: por otros medios que no fueron innovación y esfuerzo productivo. Son un catálogo de especuladores, barones inmobiliarios, duques, monopolistas de tecnología de la información, usureros, jefes de la banca, jeques del petróleo, magnates mineros, oligarcas y ejecutivos jefe remunerados de forma absolutamente desproporcionada respecto a cualquier valor que generen.” Y concluye: “Hace un siglo, los emprendedores trataban de pasar ellos mismos por parásitos: adoptaban el estilo y las formas de la clase rentista con título. Hoy pretenden los parásitos que son emprendedores". Hay quien no opina igual. The Economist en un reportaje del año 2011 decía: “Para llegar a ser ricos, por regla general han tenido que hacer algo extraordinario".

¿Algo extraordinario? ¿De verdad? Linda McQuaig y Neil Brooks documentan que “los emprendedores constituyen una parte muy pequeña del grupo de mayores ingresos, menos de un 4 por ciento según algunas estimaciones. La actual élite de los súper ricos está compuesta en su mayoría por ejecutivos de la empresa y las finanzas, que representan alrededor del 60 por ciento del 0,1 por ciento de los que más ganan (abogados y promotores inmobiliarios representan otro 10 por ciento)”. Y esta colosal riqueza se debe, más que a la innovación o a las aportaciones a la sociedad, a la “búsqueda de rentas” o más exactamente lo que en economía se conoce como rentismo parasitario. La “búsqueda de rentas” no produce riqueza añadida y es un mecanismo por el cual la renta cambia de manos. Se puede realizar el cambio de manos de las rentas mediante leyes, facilidades concedidas por los gobiernos, etc. Los ricos han captado muchas rentas de la mayoría de la población gracias a las legislaciones que han logrado imponer mediante, aunque no de forma única, los muchísimos cabilderos que actúan cerca de los legisladores para ese fin. Que la banca dedique alrededor de 1.200 millones al año y unas 1.700 personas a presionar en las oficinas de la Unión Europea en Bruselas por sus intereses no debería hacer dudar a nadie de que supone una maquinaria muy potente para presionar para que los mercados se regulen en su beneficio. Un poder mucho más potente que el que pueden tener, por ejemplo, los pensionistas que van a retirar su asignación a final de mes en cualquier ventanilla bancaria. La actual configuración política de los mercados explica perfectamente que los ricos sean cada vez más ricos antes y durante la crisis económica, junto al hecho de que la mayor parte de la población sea cada vez más pobre.

Ah, ¡me olvidaba! En el debate público sobre el seguro de desempleo en EEUU en la década de los 30, hubo muchas personas que se refirieron a la conocida cantinela: “Con el seguro de desempleo no trabajará nadie”. Algo que el más despistado reconocerá como gemelo de lo que se acostumbra a proclamar en determinados ámbitos políticos de derecha y de alguna izquierda ignara cuando se debate la propuesta de la renta básica. Los tiempos cambian, las propuestas pueden ser diferentes, pero las reacciones de las clases dominantes y los marmolillos académicos se reproducen con admirable persistencia.

----------- 

Daniel Raventós es profesor de la Facultad de Economía y Empresa de la Universidad de Barcelona, editor de Sin Permiso y presidente de la Red Renta Básica. Es miembro del comité científico de ATTAC.

Este artículo está publicado en Sin Permiso.

Autor >

Daniel Raventós

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

12 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Jordi

    Bueno, realmente ya estamos esterilizados. Sin trabajo ni dinero es muy dificil tener pareja estable, una familia y menos, hijos.

    Hace 3 años 5 meses

  2. yo

    Seria mas efectivo esterilizar a los q tienen las riquezas y a la vez tener unos gobiernos que repartieran inteligentemente lo que heredarian los estados.

    Hace 3 años 5 meses

  3. oscar

    Quien propone esterilizar? Humanos jugando a ser Dioses. y se creen con ese derecho porque tienen Dinero, pero tienen Dinero Por que hay Pobres, Son Antónimos no existiría el termino Pobre sin el Termino Rico. Algunos de los que apoyan esa medida engrosarían la lista de pobres a esterilizar...cuando se hubiese acabado con los pobres que les precedían en la lista.. Me recuerdan a los Judíos adinerados que se afiliaron al partido NAZI. Si es verdad que hay un problema de superpoblación..pero la soluciones debemos buscarlas y no jugar a ser dios o suplantar a la naturaleza. EL PROBLEMA NO SERÁN ESAS personas ENFERMAS DE TRANSCENDENTALISMO que necesitan acumular tanto dinero para que generaciones posteriores de vástagos los recuerden .... mi tataratarata abuelo fue el duque de.. fundo la empresa cual..etc

    Hace 3 años 5 meses

  4. Fer Garcia

    "Esterilizar a los palmariamente ineptos". El tal Nixon Carver, mucho título, pero no se enteraba de nada. Supongo que algún amiguete mas avispado, le tocaría suavemente el hombro y le diría con una sonrisa"Déjalo, anda...". Y luego, en un susurro, le explicaría que los" palmariamente ineptos" son esenciales; que el mantenimiento de un sistema de privilegios es imposible sin "ineptos" que trabajen mucho, por poco. Y etc, etc...

    Hace 3 años 5 meses

  5. tomas

    @Evo Ya dije claramente que hay que acabar con la pobreza pero es evidente que esto no se consigue de la noche a la mañana, creo que pobres y parados deben tener ayudas sociales que les permitan vivir dignamente, algo que no ocurre en españa , solo en Pais vasco, pero esto no les legitimaria para tener hijos, ya que estas ayudas son limitadas. No me parece razonable que una persona o pareja en paro, que dependa de ayudas sociales se ponga a tener hijos.. Me parece que la monarquia es completamente prescindible. Yo creo que se gasta poco en ayudas sociales y respecto a mis impuestos estoy contento de pagarlos y aun pagaria mas si con ello acabara con la pobreza, por desgracia mis impuestos los pago en Reino Unido.

    Hace 3 años 5 meses

  6. Joan

    Sería un mundo tristísimo durante dos o tres generaciones, pero deberíamos contemplar todos, por común acuerdo o por sorteo, sin imposiciones, democráticamente, reducir la población al 10% o menos de lo que es ahora (no tener niños excepto un diez por cien de la población, a dos por pareja o uno por persona, por sorteo o similar). No estoy hablando de fascismo, sino de regalar a las generaciones venideras un mundo más libre, ecológico, humano, amplio y moderno, voluntariamente. A pesar de 'a lo que suene', el ser humano sólo encontrará un verdadero futuro libre de los problemas actuales si reduce su población y se dedica a diseñar un futuro equilibrado que mantenga a la población del planeta reducida, culta, libre, democrática y con garantías de vivir adecuadamente con respeto al entorno. Nos cargamos el planeta. Se extinguen las especies, y continuamos aferrados al 'creced y multiplicaos' como si la tierra fuese infinita... Nos interesa poner limites y diseñar un futuro feliz, y aunque ni lo parezca, es precisamente al capitalismo, a las religiones, a los fascismos a los que no les interesa poner freno a un futuro que nos lleva a la hambruna, a la matanza o a la extinción. Pero hay que finiquitarlos primero...

    Hace 3 años 5 meses

  7. SDCS

    Fantástico artículo. Sin embargo respecto a la posición de Darwin en relación al darwinismo social y la eugenesia sería conveniente tener en cuenta algunos de los fragmentos de su obra "El Origen del hombre": - “A realizar el plan opuesto, e impedir en lo posible la eliminación, se encaminan todos los esfuerzos de las naciones civilizadas; a eso tienden la construcción de asilos para los imbéciles, heridos y enfermos, las leyes sobre la mendicidad y los desvelos y trabajos que nuestros facultativos afrontan para prolongar la vida hasta el último momento. Aquí debemos consignar que la vacuna ha debido preservar también a millares de personas. De esta suerte, los miembros débiles de las naciones civilizadas van propagando su naturaleza, con grave detrimento de la especie humana, como fácilmente comprenderán los que se dedican a la cría de animales domésticos. Es incalculable la prontitud con que las razas domésticas degeneran cuando no se las cuida o se las cuida mal; y a excepción hecha por el hombre, ninguno es tan ignorante que permita sacar crías a sus peores animales”. - Con respecto a las cualidades morales, aun los pueblos más civilizados progresan siempre eliminando algunas de las disposiciones malévolas de sus individuos. Veamos, si no, cómo la transmisión libre de las perversas cualidades de los malhechores se impide o ejecutándolos o reduciéndolos a la cárcel por mucho tiempo. […] En la cría de animales domésticos es elemento muy importante de buenos resultados la eliminación de aquellos individuos que, aunque sea en corto número, presenten cualidades inferiores.". - "Llegará un día, por cierto, no muy distante, que de aquí allá se cuenten por miles los años en que las razas humanas civilizadas habrán exterminado y reemplazado a todas las salvajes por el mundo esparcidas". Saludos

    Hace 3 años 5 meses

  8. Evo

    ¡Caramba Tomás! Así que ¿estás de acuerdo en CASI TODO con lo que dice el artículo? Pues no se nota nada. Así que si una pareja no tiene ingresos suficientes, no debe poder tener hijos: ¿y por qué ha de tener ingresos insuficientes? Otro ejemplo: le preocupa mucho que con sus impuestos se paguen ayudas sociales, y digo yo: ¿le preocupa que se mantenga, con sus impuestos, la tan útil monarquía que tenemos?

    Hace 3 años 5 meses

  9. MM

    De acuerdo con el artículo. La única manera de que haya justicia y lugar para que todos puedan desarrollar sus capacidades, es esterilizar, si hay que esterilizar a alguien, a los políticos, legisladores, oligarcas, rentistas, especuladores, usureros, etc. que roban y parasitan, arrebatando la dignidad, la vida al resto de los seres humanos. "El ser humano es una plaga", en todo caso: los seres humanos SOMOS una plaga

    Hace 3 años 5 meses

  10. Jesús

    ... y compartiendo la noticia, escribiendo el artículo, ya hemos dado el primer paso para implementar la idea en la sociedad y el proceso para hacerla aceptable y tolerable. El refinamiento sociológico del siglo XX y XXI es experto en hacernos abrazar a cámara lenta, los conceptos más inauditos... ¿lo dudan? Bueno, ¿hay alguien en la sala que se pregunte cómo es posible que el ser humano, haya aceptado que el sufrimiento del dolor, la enfermedad y la vida misma, dependa de la capacidad o éxito económico? Pues eso. El día que les interese que abracemos el canibalismo... lo harán.

    Hace 3 años 5 meses

  11. tomas

    Estoy de acuerdo en casi todo lo que dice el articulo sobre la necesidad de luchar contra la desigualdad, hay que acabar con la pobreza, y con la explotacion laboral y el sistema economico que la genera. dicho esto tambien pienso que las personas o parejas sin ingresos suficientes no deberian tener hijos, y puesto que como se ve muchas de estas personas no tienen dos dedos de frente parra asumir esta decision de responsabilidad y sensatez, habria que instaurar una especie de permiso de paternidad que habilitara a personas a tener hijos, en primer lugar porque es inmoral tener hijos a los que no se puede criar adecuadamente, con los recursos economicos que necesitan, hay que pensar y proteger a los niños y evitarles este sufrimiento, y en segundo lugar porque es injusto y a la vez discriminatorio, inconstitucional diria yo, que para adoptar hijos se exijan unos criterios muy restrictivos a nivel economico y psicologico, pero que luego cualquier persona o pareja pueda tener un hijo solo porque biologicamente esta capacitado/a. En Reino Unido hay muchas parejas y madres solteras que siendo pobres, estando sin trabajo o sin vivienda, se ponen a tener hijos de forma irracional porque saben que tendran ayudas del gobierno para salir adelante e incluso alojamientos sociales. Esta bien que el gobienro ayude a padres que se quedan en paro o caen en la pobreza por determinadas circuntancias, los hijos no tienen porque sufrir eso, pero estando dentro de la pobreza ponerse a tener hijos, ni es sensato ni inteligente, y es injusto que su inconsciencia se premie con generosas ayudas sociales pagadas por el resto de los trabajadore sy cotizantes. Asi, tras una primera y fundamental estrategia de acabar con la pobreza aumentando el empleo y los salarios, una segunda estrategia seria evitar la persistencia del problema, que las personas pobres tengan hijos. Otro problema es que en el mundo hay una clara superpoblacion que esta amenazando la propia pervivencia de la humanidad, agotamiento de recursos, polucion, cambio climatico, extincion de especies, etc El ser humano se ha convertido en una plaga para el planeta que amenaza su propia permanencia, Hace 40.000 años acabamos con la megafauna en Australia, lo mismo pasó hace 12.000 años en America y Eurasia. Y desde entonces miles de especies se han estinguido por nuestra culpa. El gran problema que afronta la humanidad, junto con el cambio climatico y la desigualdad, es el crecimiento descontrolado de la poblacion del planeta, que ha pasado de 1.650 millones en 1900 a mas de 7.500 millones en la actualidad Creo que la unica posibilidad que tenemos de sobrevivir es estableciendo y haciendo cumplir una politica mundial de tener solo un hijo por pareja, hasta volver a una poblacion sostenible, estimada en torno a los 2.500 millones. Caso contrario estamos condenados. http://populationmatters.org/ How Many People Can Live on Planet Earth https://vimeo.com/93670368 http://es.wikipedia.org/wiki/Poblaci%C3%B3n_mundial#Evoluci.C3.B3n_de_la_poblaci.C3.B3n_a_lo_largo_de_la_historia People and Planet: Full edit with the audience Q&A session https://www.youtube.com/watch?v=1sP291B7SCw

    Hace 3 años 5 meses

  12. Maju

    Te recuerda a un artículo de hace unos años? A mí me recuerda a la famosísima y satírica "modesta propuesta" de Jonathan Swift, en la que "proponía" comerse a los niños irlandeses para que dejaran de ser una carga para la sociedad.

    Hace 3 años 6 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí