1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

SUSAN BUCK-MORSS / FILÓSOFA

“Pensar que la gente vota según sus intereses de clase es puro neoliberalismo”

IGNASI GOZALO-SALELLAS / ÁLVARO GUZMÁN BASTIDA / HÉCTOR MUNIENTE 28/01/2018

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

Susan Buck-Morss es una reputada profesora de filosofía continental, labor que ha ejercido durante las últimas décadas en las universidades de Cornell y CUNY (Nueva York). Sus trabajos sobre filosofía dialéctica (Hegel, Adorno) y, en especial, sobre la dialéctica de las imágenes (Walter Benjamin) son una referencia mundial. Su trabajo más reciente lo ha dedicado a la cuestión de la globalización y el cambio social contemporáneos desde una óptica transnacional. Susan Buck-Morss no se conforma con las lecturas del siglo pasado que, a su juicio, mutó sin dejar casi rastros de sus paradigmas principales. Estamos, según ella, ante el siglo de la velocidad de los datos y de la superación del Estado. Por todo, nos anima a “no abandonar el proyecto internacional ni el cuidado del planeta”. Éste, es según Buck-Morss, el siglo de las personas.

A lo largo de su carrera un concepto central de su interés ha sido la utopía, el cual abordó desde tres puntos de vista diferentes: la utopía de la Historia, la utopía de la democracia y la utopía de la cultura de masas. ¿Qué nos queda hoy de ese concepto? Y, en caso de que aún no la tuviéramos que dar por muerta, ¿cuál es la utopía de nuestro tiempo?

Desde luego, en su momento, al final de la guerra fría, lamenté profundamente el ocaso de la idea de la utopía de las masas, de la concepción de una sociedad basada en la felicidad de las masas. Antes había una competencia entre el modelo socialista y el capitalista. Con la victoria del modelo capitalista, ya no se oye nada parecido a: “Bueno, esperamos que las masas sean felices”. Ya ni siquiera son necesarios como trabajadores. Se han vuelto prescindibles, desechables en tanto que trabajadores. Ya ni siquiera se les considera el “ejército industrial de reserva”. Nos sentimos, también como consumidores, manipulados para conseguir beneficios a las empresas. Hay un cierto cinismo en el capitalismo de hoy que no se podía permitir cuando había alternativa, cuando existía la posibilidad de una verdadera alternativa socialista.

Hay un cierto cinismo en el capitalismo de hoy que no se podía permitir cuando existía la posibilidad de una verdadera alternativa socialista

Tanto los Estados Unidos como la Unión Soviética estaban de acuerdo en la noción del tiempo, de la historia. La Historia era el progreso. Occidente estaba por delante en el tiempo. Y los países subdesarrollados, o no desarrollados, incluido Rusia, tenía que recuperar el terreno perdido. Todo el discurso de la legitimación política se basaba en cómo de rápido se podía avanzar. Dicho de otro modo, se podía acelerar el tiempo porque sabíamos a dónde íbamos, pero el punto al que llegamos, esta economía globalizada, hiper-industrializada, es malo para el medio ambiente, malo para las personas, malo para la democracia y muy distópico. Los últimos diecisiete años han supuesto una gran transformación respecto a las reglas básicas, incluso del lenguaje. La palabra utopía ya ni la oigo.

Usted habla del fin de una serie de categorías que fueron indiscutibles en el pasado, como el Estado-nación, la democracia, las identidades políticas como la clase, la solidaridad, la igualdad… ¿Cómo encaja el neoliberalismo en esta disolución de categorías?

La gente habla sobre cómo la clase trabajadora, los obreros blancos de EEUU, votaron a Trump contra sus intereses de clase. Pero es que esa idea de que la gente vota según sus intereses de clase, según sus intereses económicos, es puro neoliberalismo. Es la parte que el neoliberalismo mantuvo del modelo marxiano: “la defensa de los intereses propios es lo que motiva a la gente”. No es cierto. Si queda algo vivo de la utopía del espacio político común es que en ese espacio tenemos comunidad. Tenemos una comunidad de intereses.

¿Propone, pues, que la comunidad puede ser hoy en día una herramienta para combatir las injusticias en un mundo posnacional?

Eso es un elemento motivador muy fuerte para el activismo, para la politización. Lo bonito es la variedad de gente que se puede unir en torno a esa noción. Lo que hace fuerte a un movimiento es precisamente eso: no la unidad basada en que todos piensen igual, como un bloque, sino la base orgánica que se produce a través de la intersubjetividad al trabajar juntos.

Hay una extremada, interrelación en el mundo actual, excesiva diría. Pero eso es una ventaja, porque produce otro espacio posible para la política, más allá de la ciudadanía nacional. Nunca renunciaría a ésta. Pero, ¿qué podemos conseguir realmente si elegimos a un mandatario de izquierdas? Podemos implementar leyes que controlen los efectos perjudiciales que tiene el capitalismo en tu ciudadanía, lo que a su vez hará que aumente la presión de los lobbies para saltarse esas leyes, lo que hará que aumente la corrupción, etc., porque estaríamos yendo en contra de los fundamentos básicos de la estructura económica. Si el Estado es tan débil como digo, y precisamente por los efectos del capitalismo global, quizá la política, la política más radical, no tenga que centrarse en tomar el control del Estado, sino en otra cosa.

Pero paradójicamente algunos países como Estados Unidos y el Reino Unido votaron en los últimos tiempos por proyectos políticos proteccionistas y, en consecuencia, nacionalistas. ¿No son esos hechos sintomáticos de un deseo de volver a viejos paradigmas y categorías?

Hay algo clarificador en la elección de Trump. Y es que en EEUU ya no vale hacerse el tonto, decir que uno no sabe cuál es el verdadero problema: ¿Era el neoimperialismo o el capitalismo global? El capitalismo global se ha apoderado, con la elección de Trump, de los Estados Unidos. El país es, ahora, un instrumento del capital. No hay imperialismo que valga. Y creo que eso va a ir a más. Esto nos permite, por fin, alcanzar a los países del tercer mundo, que han sufrido esta situación durante mucho más tiempo que nosotros. Obviamente, los estadounidenses siguen estando en una situación relativa mejor que los habitantes del resto del mundo. No es eso a lo que me refiero. De lo que estoy hablando es de una cierta tendencia que va en contra de la capacidad de cualquier ciudadanía para protegerse del capitalismo global y sus efectos nocivos o incluso, cambia fundamentalmente la situación en la que se encuentran mediante unas elecciones, o un proyecto democrático nacional. La última gran imagen –la madre de todas las imágenes— fue el 11-S, cuando aquellas torres se derrumbaron. Esa fue la última imagen. Se acabó. Eso hizo saltar por los aires el mundo de la creación de imágenes. Lo que tenemos hoy son ‘tuits’ y vídeos, pero no imágenes. Aquello destruyó la fantasía de la omnipotencia estadounidense mediante el uso de cúteres y nueve hombres.

¿Entonces viene a decir que Trump no representa una amenaza nacionalista sino simplemente un estadio más de la expansión del capitalismo global en el ámbito de la geopolítica internacional?

La elección de Trump me deprimió mucho, y sigo muy asustada con la realidad de que ocupe el poder. Me preocupa mucho. Me preocupa la guerra, la posibilidad de guerra. En política interior, no creo que sea capaz de conseguir lo que quiere la extrema derecha. Ni siquiera estoy segura de que él lo quiera. Su cuñado Jared Kushner, ha escrito un documento extraordinario, al que nadie presta demasiada atención, en el que deja claro que va a gestionar el Estado, el gobierno de los EEUU, como si fuera una empresa estadounidense. Dicho de otro modo, van a dejar atrás el modelo de Estado, y deberse, según dice él mismo, a sus clientes. No tanto a los consumidores, sino a los clientes que contratan sus servicios. Esto supone la toma total del Estado por parte de los intereses capitalistas. La idea es luchar por la idea misma de ciudadanía, pero no quiero que se luche por ella levantando muros alrededor del país, porque eso es una pseudociudadanía, que es en lo que se basa parte de la retórica de Trump.

¿Entiende por pseudociudadanía el trato que la administración Trump da a los sujetos no estadounidenses, conectándolos con la cuestión de su condición ‘ilegal’, o bien se refiere a una cierta actitud de menosprecio general al valor de ciudadanía?

A lo que me refiero es que ninguna persona es ilegal. Ser legal o ilegal no forma parte de las cualidades del ser humano. No es una categoría ontológica, si se quiere ver así. Es algo que impone cierto orden político, cierta estructura de poder: ser legal o ilegal. Y esa frase –“nadie es ilegal”- me encanta. Se podría decir que es incluso utópica, pero me encanta. Es como cuando se dice: “Somos el 99%”. La idea de que el 99%  no el 100% sino el 99%, del mundo no se beneficia del capitalismo global descontrolado. Hablar del 99% lo deja enormemente abierto, para que cualquiera pueda unirse. Me gusta.

¿Qué queda hoy del valor indiscutible que dimos en el pasado a conceptos como verdad, democracia o Historia?

Si uno mira al New York Times, por ejemplo, o a la CNN, verá que prestaron mucha atención a corregir cualquier cosa que Trump dijera que no fuera cierta, empíricamente falsa. A la gente le dio igual, porque entendían otro tipo de realidad. Era la forma, de alguna manera, de criticar la idea de que la verdad es algo definido. Vivimos en un tiempo en el que se desmoronan todas las viejas verdades; ya no está claro que uno pise tierra firme, hable de lo que hable. Yo misma nunca hubiera imaginado la vida más allá del Estado-nación, o sin el Estado-nación, y ahora creo que ese puede ser el camino a seguir para alcanzar la justicia social y la democracia. No creo que esté claro que la democracia, tal y como la hemos conocido, vaya a sobrevivir. Por otro lado, la democracia es un concepto que tiene más de 200 años de antigüedad, con multitud de manifestaciones. La democracia no tiene por qué mantener el Estado-nación como modelo para seguir siendo relevante. La democracia nacional como única meta de la Historia para todas las unidades geopolíticas es algo a lo que estoy dispuesta a renunciar.

Entonces, ¿cuál es el recorrido que tiene en el futuro la democracia? ¿Debe seguir su lucha fuera del marco Estado-Nación en que lo hemos pensado en nuestra época?

Recuperaría de Marx el concepto de democracia como algo que se preocupa no sólo por la igualdad política de representación, sino también por la justicia social. Algo de equidad, de justicia racial, de justicia social. Esas nociones de la justicia social que tienen que ser democráticas en el terreno de la sociedad civil, y no solo del gobierno representativo, nos señalan que tenemos mucho aún por construir en relación a la democracia.

Autor >

IGNASI GOZALO-SALELLAS / ÁLVARO GUZMÁN BASTIDA / HÉCTOR MUNIENTE

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí