1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

NANCY FRASER / Intelectual feminista

“La alternativa es el populismo progresista, que intenta combinar la protección social con la emancipación”

IGNASI GOZALO-SALELLAS / ÁLVARO GUZMÁN BASTIDA / HÉCTOR MUNIENTE 18/02/2018

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

A Nancy Fraser le duele el feminismo. La filósofa, veterana de las luchas sociales desde los sesenta, lleva un tiempo observando aquellas batallas a la luz de la situación sociopolítica del presente. Para entender el porqué del avance neoliberal, la precarización del empleo o el ascenso de la derecha populista que culminó con la llegada de Trump a la Casa Blanca, Fraser bucea en los errores, descuidos y alianzas envenenadas del pasado. Y para lo más importante, revertir los males del presente, Fraser saca a pasear las lecciones de un movimiento que nació cargado de impulso emancipador, y que debe recuperarlo. En esta última fase de la serie ‘Qué Hacer’, que propone caminos de futuro, Fraser difiere de su colega Jodi Dean en la defensa táctica del populismo. “Lo que hay que hacer es crear una alternativa de izquierdas a estas dos horribles opciones que se nos presentan, el neoliberalismo progresista y el populismo reaccionario”, señala la profesora de la New School for Social Research de Nueva York. Y no le duelen prendas en romper con la ortodoxia para hacerlo. “Propongo que llamemos a esta alternativa de izquierdas ‘populismo progresista’, pero lo entiendo como una transición hacia un socialismo democrático, feminista, con conciencia ecológica, antirracista, anti-imperialista”.

En su trabajo, describe la historia del feminismo como un drama en tres actos. Señala cómo el feminismo abandonó sus tendencias más radicalmente transformadoras, y el neoliberalismo fue capaz de amortiguarlas. ¿Cuáles son esos actos, y en qué medida vienen marcados por el cese de las luchas por la redistribución a favor del reconocimiento?

Cuando el feminismo de segunda ola irrumpió en los 60 y 70, formaba parte, claramente, de la Nueva Izquierda, y de la oleada de levantamientos juveniles, del antimperialismo. Era el tiempo de la Guerra de Vietnam, del movimiento por los derechos civiles, del poder negro. El feminismo de segunda ola desarrolló un cariz radicalmente anticapitalista, antimperialista y antirracista. Y esto formó parte de los inicios de la crisis del capitalismo de Estado. Y el resultado fue el principio de la neoliberalización, de lo que hoy conocemos como el capitalismo globalizado y financiarizado.

El feminismo de segunda ola empezó a gravitar en una dirección liberal. Ahora bien, en los Estados Unidos, esa es la posición por defecto de cualquier movimiento social. Somos un país que no tiene un entendimiento estructural robusto de cómo la desigualdad y la opresión y la injusticia están profundamente enraizadas en la estructura de una sociedad capitalista. Pronto, el feminismo de segunda ola se convirtió en lo que yo llamaría un movimiento meritocrático en lugar de uno igualitario. La idea es que se intentan desmantelar las formas de discriminación que impiden el ascenso de las “mujeres talentosas” a la cima de la jerarquía corporativa. Según este modelo, la igualdad de género significa, en esencia, que las mujeres de la clase directiva o gerencial sean iguales a los hombres de la clase directiva. No significa realmente desarrollar una sociedad igualitaria para todos.

El feminismo de segunda ola empezó a gravitar en una dirección liberal. Ahora bien, en los Estados Unidos, esa es la posición por defecto de cualquier movimiento social

Sin embargo, su relato no termina ahí. ¿Qué abre la puerta a la posibilidad de un tercer acto?

Con el estallido de la crisis financiera de 2007/2008, de pronto la idea del capitalismo neoliberal, globalizador y financiarizado empezó a ser cuestionada. Y en todas las respuestas sucesivas, el ascenso del populismo de derechas, etc., empezamos a ver una revuelta contra el neoliberalismo. Empezó a tambalearse. Y es esto lo que veo como el tercer acto del drama, una oportunidad para un nuevo tipo de feminismo.

Ha escrito sobre las alianzas peligrosas que el feminismo trazó, a menudo involuntariamente, en sus fases anteriores con la expansión del mercado y la profundización neoliberal. ¿A qué errores concretos se refiere?

Mientras la socialdemocracia se desmoronaba, y la reemplazaba el neoliberalismo, los postulados y críticas feministas de alguna manera cambiaron de significado. Un ejemplo es la crítica feminista del salario familiar, el modelo del hombre que gana el pan y la mujer ama de casa. Desde el punto de vista feminista, es un modelo profundamente problemático. Hace a la mujer dependiente del hombre porque es él el que trae el dinero a casa, de modo que si se rompe el matrimonio, o lo que sea, ella está en una gran desventaja.

La crítica del modelo del salario familiar se convirtió en lo que hoy llamamos la familia con doble retribución. Eso suena muy bien sobre el papel, pero se ha desarrollado en un contexto en el que se atacaba a los sindicatos, se reducían los salarios reales para todo el mundo, se desindustrializaba el antiguo centro productivo del planeta, redundando en el reemplazo del empleo seguro, sindicado, de salarios altos, por trabajo muy precario en el sector servicios, con salarios bajos. Dicho de otro modo, la crítica feminista del salario familiar ofreció una cierta legitimidad en la que la liberación de la mujer se entrelazó con los profundos cambios en la economía política del trabajo, que fue muy negativo para la inmensa mayoría de los trabajadores en un país como EE.UU., incluida la inmensa mayoría de las mujeres, cuyos estándares de vida empeoraron.

La crítica del feminismo de segunda ola del paternalismo del estado de bienestar. Esta crítica, también tenía un tirón emancipador en el contexto de la socialdemocracia. Pero, cuando la socialdemocracia se desmorona y el neoliberalismo ocupa su lugar, se convierte en la crítica al “papá estado”, la idea de que los mercados son mucho más libres, empoderadores y participativos que la pesada y vertical burocracia. Esa fue otra recuperación irónica de un argumento feminista para propósitos neoliberales.

Pareciera que el espacio para la lucha por la emancipación se cierre con los procesos que describe. Observando el panorama actual, ¿dónde le parece que puede surgir una alternativa?

Lo que nos presentan una y otra vez las élites políticas es una elección entre una emancipación superficial, meritocrática, conectada con la globalización neoliberal de las finanzas… Esa es una opción, que podemos llamar ‘neoliberalismo progresista’. Y, del otro lado, tenemos el populismo reaccionario. Esas son las dos opciones, al parecer, el neoliberalismo progresista de, digamos, Hillary Clinton, contra el populismo reaccionario de Donald Trump, que promete proteger a los trabajadores de los destrozos del mercado, pero que está a menudo infectado de un tinte persecutorio, que busca señalar chivos expiatorios.  

En Estados Unidos hubo, por un momento, una tercera opción, que era Bernie Sanders, lo que podríamos llamar populismo progresista, que intentaba proteger a los trabajadores, con una visión emancipadora no persecutoria, que no busca chivos expiatorios, inclusiva, que valida los postulados de la igualdad de género, el antirracismo y todo eso. Desgraciadamente, esa tercera alternativa no superó las primarias en nuestro sistema electoral. Pero no diría que esté completamente muerta. Creo que sigue siendo una opción que debe desarrollar la izquierda. La idea sería combinar la protección social con la emancipación, y esa es una combinación que no se ha intentado todavía.

Creo que sigue siendo una opción que debe desarrollar la izquierda. La idea sería combinar la protección social con la emancipación

Es un concepto curioso, el del ‘neoliberalismo progresista’. ¿Hasta qué punto tiene que ver con el abandono de batallas articuladas en torno a la diferencia de clase y a la economía? ¿Y en qué medida sirvieron estas para allanar el camino de Trump hasta la Casa Blanca?

Durante más de dos décadas, lo que llamo neoliberalismo progresista ha sido la formación política hegemónica, una alianza que reemplazó a lo que en Estados Unidos se puede llamar la alianza del ‘New Deal’, que incluía a las fuerzas sindicales, los afroamericanos, y las clases medias con nivel educativo alto. Esta nueva alianza pasó a estar formada por las finanzas, la alta tecnología, Hollywood. No son ya los sectores manufactureros, sino los del capitalismo cognitivo. Ese asalto a las condiciones materiales de la gente, cuyas vidas estaban ligadas al sector manufacturero, ha creado, en suma, un electorado para que el populismo de derechas, reaccionario, se desarrolle. Y eso es lo que Donald Trump supo canalizar como un ventrílocuo. A eso le dio voz y, además, empujó lo que era una revuelta populista en una dirección muy fea, conectada con aspectos xenófobos, anti inmigrantes, anti mexicanos, anti musulmanes, excluyentes y persecutorios. Lo que atrajo a la clase trabajadora, a los obreros blancos desindustrializados fue el hecho de que, a su entender, el antirracismo, el feminismo, los derechos LGTBTQ, los de los inmigrantes, todas estas cuestiones estaban asociadas con el neoliberalismo y la financiarización. Al hacer esa asociación, no estaban del todo equivocados porque fue la alianza progresista con los neoliberales la que dio pie a que eso se produjera. El problema es que no todo el feminismo, ni todo el antirracismo, ni todos los movimientos sociales progresistas son así. Hubo y podría volver a haber versiones de izquierdas, de defensa de los obreros, de esos movimientos.

El neoliberalismo progresista fue sin ninguna duda la condición que propició el ‘trumpismo’ en Estados Unidos, del mismo modo que la neoliberalización del partido socialista francés fue la condición propiciatoria del ascenso de Marine Le Pen, o que el Nuevo Laborismo británico, el ‘blairismo’ fue la condición propiciatoria del ascenso del Brexit y otras formas de “encerrarnos en nosotros mismos y defendernos de los otros”.

La elección de Trump, sin embargo, llegó en un momento de renacer de diversos movimientos sociales. ¿Cómo se ha articulado esa pulsión de cambio en la calle con una realidad institucional nada halagüeña?

Hay una gran resistencia al gobierno de Trump. Y, dicho sea de paso, Trump no está gobernando basándose en ese populismo reaccionario con el que hizo campaña. Ha protagonizado el cambio de rumbo más rápido que he visto jamás. Lo ha capturado el aparato del Partido Republicano, y ha regresado a su programa. No es un programa proteccionista, populista. Veremos cuánto le aguantan las bases de clase obrera, pero preveo que volverán a rebelarse, porque esto no es lo que esperaban.

Trump no está gobernando basándose en ese populismo reaccionario con el que hizo campaña. Ha protagonizado el cambio de rumbo más rápido que he visto jamás

Así que sí, tenemos una resistencia a Trump. El problema es que si la Resistencia, como se le llama, se desarrolla con su propia inercia, terminará reconstituyendo el neoliberalismo progresista de una manera u otra. Y lo que necesitamos no es una resistencia para volver al ‘status quo ante’, sino una corrección de rumbo, lo que yo llamaría un populismo progresista, que sirva de forma transicional. Lo que realmente quiero ver es algo parecido al socialismo democrático, pero no creo que estemos en una posición como para organizarnos directamente para lograrlo ahora mismo.

¿Qué cabe hacer entonces, dado el equilibrio de fuerzas que describe? ¿Qué gramática debe guiar al feminismo y el resto de movimientos de nuevo cuño para evitar repetir los errores del pasado?

Creo que Sanders, en cierta medida, nos mostró el camino. Habló de un sistema amañado contra los pobres. Habló de la clase de los multimillonarios. Empleó, o sugirió, el lenguaje del movimiento Occupy Wall Street. Creo que hoy estamos en condiciones de afirmar que el feminismo reciente que se alió con el neoliberalismo progresista fue el feminismo del 1%, y ahora estamos dedicadas a construir un feminismo para el 99%. Creo que tenemos que tenemos que hacer que todos los movimientos sociales rompan con su versión para el 1%. Necesitamos un ecologismo para el 99%, un antirracismo para el 99% un movimiento de emancipación LGBTQ para el 99%. Y creo que esa es la alternativa que podríamos llamar populismo progresista que intenta combinar, como hemos dicho antes, la vertiente de la protección social con la vertiente emancipadora.

Autor >

IGNASI GOZALO-SALELLAS / ÁLVARO GUZMÁN BASTIDA / HÉCTOR MUNIENTE

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí