1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Gran reportaje

Omán aterriza en Salamanca a través de una polémica mina de uranio a cielo abierto

La transnacional minera Berkeley trata de poner en marcha, desde hace diez años, una explotación que ha traído división vecinal, unos socios financieros que generan dudas, silencio mediático y críticas por su peligro

J. Marcos / Mª Ángeles Fernández Salamanca , 13/03/2018

<p>Encinas taladas en el campo Charro de Salamanca por la construcción de la mina de uranio. </p>

Encinas taladas en el campo Charro de Salamanca por la construcción de la mina de uranio. 

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT necesita un arreglo de chapa y pintura. Mejorar el diseño, la usabilidad… convertir nuestra revista en un medio más accesible. Con tu donación lo haremos posible este año. A cambio, tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Aporta aquí

Ubicado en la esquina oriental de la península arábiga, el Sultanato de Omán es el penúltimo actor de renombre que se incorpora al Proyecto Salamanca, la trama del uranio charro que va ya por su enésima temporada de rodaje. La historia va de una empresa minera de renombre que desembarca en un territorio de provincias prometiendo futuro a cambio de la explotación a cielo abierto del uranio, un elemento radiactivo con propiedades únicas para la energía nuclear. Bajo la sospecha de una burbuja bursátil y con la calidad de los yacimientos salmantinos en entredicho, el argumento se complica según se va conociendo el pasado más reciente y oscuro de la compañía en Francia, donde se la vincula a un escándalo de Estado.

Empezando por el final, el pasado 31 de enero se hizo oficial la entrada de capital omaní en la compañía australiana Berkeley (con diferentes ‘apellidos’: Berkeley Energía, Berkeley Minera o Berkeley Resources, que aquí se omiten para no complicar una madeja de por sí difícil de seguir). 120 millones de dólares (cerca de 100 millones de euros) para hacerse con el 37 por ciento de la firma y convertirse así en su socio estratégico, habida cuenta de la dispersión del resto de inversores. Rebobinando: el fondo soberano de una de las últimas monarquías absolutas del mundo, sin apenas libertad de expresión (puesto 126 de 180 de la lista que elabora anualmente Reporteros sin Fronteras) y con pedigrí petrolero pero sin relación alguna reseñable con la energía nuclear, acaba de hacerse con el control de la empresa que pretende explotar el uranio de la provincia de Salamanca.

Hace más de una década que Berkeley aterrizó a unos 50 kilómetros al suroeste de la ciudad de Salamanca, con los pequeños municipios de Retortillo y Villanueva de Yeltes como dos de los escenarios principales de la acción. De fondo, la llanura de Campo Charro, una dehesa de encinas, matorrales y personas castigadas por la crisis. Berkeley llegó prometiendo pleno empleo: “El paro va a desaparecer”, dijeron. Y mantienen. Todo ello, describen en su página web, a través de un proyecto de suministro de energía limpia respaldado por la Unión Europea, por las autoridades competentes, además de por la comunidad local y por agrupaciones profesionales del sector. A esta lista es a la que acaba de sumarse el capital internacional que faltaba: Omán. Hasta aquí, lo que aseguran unos que pasa, el entorno de la minera.

Pero resulta que es exactamente lo contrario de lo que un heterogéneo grupo de críticos sospecha que en realidad sucede: el nuevo intento a la desesperada de Berkeley, que cotiza en bolsa, por dar el ‘pelotazo’ con un mineral hoy en horas bajas. Que si primero fue el globo sonda de los coreanos (KEPCO, Korea Electric Power Corporation), que si más tarde los rusos (Severstal), que si el año pasado dos inversiones británicas (primero Interaloys y después Curzon Resources), y que ahora el fondo soberano de Omán. En resumidas cuentas, urdimbres de especulación para elevar el valor del llamado Proyecto Salamanca en el mercado y venderlo, con los precios hinchados, al mejor postor. “Pagan a una compañía por anunciar que les va a comprar una parte de la futura producción y así obtienen financiación”, asegura una activista que ha llevado a cabo una profunda tarea de investigación.

La posibilidad de que Omán sea un farol se acrecienta cuando, tras varios intentos de las personas críticas por contactar con el organismo, los diferentes correos electrónicos siempre son devueltos de forma automática y los números de teléfono vinculados figuran como no existentes. Pero en todo caso y sea real el interés omaní o no, otra fuente experta consultada advierte: “Están engañando con el precio de la explotación y al final siempre aparece algún incauto que compra. Detrás de Berkeley hay un grupo de economistas que sabe especular en bolsa”.

Por el reparto del Proyecto Salamanca ha aparecido ya un sinfín de actores, desde administraciones locales y autonómicas, hasta el propio Estado, pasando por los pequeños ayuntamientos aledaños y sus habitantes, especialistas, partidos políticos, representantes de movimientos ciudadanos, activistas, colegios profesionales... Todos ellos han accedido a hablar con CTXT menos uno: Berkeley, la minera en el centro de la trama, ha preferido hacer del silencio la modalidad de su discurso. Y en el caso de las diferentes personas expertas consultadas, tres profesionales de la Geología, la Ingeniería de Minas y la Geofísica, lo han hecho siempre bajo la condición del anonimato: “No me extraña que también otros hayan pedido no aparecer con nombres y apellidos. Al final esto es muy pequeño y Berkeley es quien es”, se justifica una de esas voces. Su trabajo está muchas veces entre la espada y la pared, entre quien les paga y su profesionalidad.

La inversión total ta realizada, según las estimaciones de las diversas fuentes consultadas, oscila en una horquilla de entre 70 y 120 millones de euros (de los 250 que prevén al finalizar)

Para hacerse una idea aproximada de la trama del uranio salmantino, lo más prudente es ir por escenas, al menos las cinco principales, pues la historia continúa y van varias temporadas… a razón de una inversión total ya realizada que, según las estimaciones de las diversas fuentes consultadas, oscila en una horquilla de entre 70 y 120 millones de euros (de los 250 que prevén al finalizar). Dado que la mina no consigue arrancar y sigue sin generar ganancias, ¿cómo se sostiene la empresa? Berkeley no desmiente las cifras, pero tampoco responde. “No son pérdidas, sino gastos. Hay que verlo en términos de inversión futura; otra cosa es si adornan las cuentas para venderlo y conseguir recuperar lo invertido. Ahí entra en juego la pericia de los compradores”, argumenta un especialista.

Escena 1: la calidad del yacimiento charro en el futuro energético

El uranio es una commodity sujeta a los subibajas de la oferta y la demanda de un mercado muy particular: el nuclear. Si el futuro camina hacia ese tipo de energía, las ganancias son copiosas para sus inversores. Pero si la cosa se tuerce, los precios caen, incluso en picado si ocurre algo grave. Estas claves ayudan a leer lo que ha sucedido en España: el Ejecutivo socialista de José Luis Rodríguez Zapatero traicionó su calendario de cierre de centrales (“soy el más antinuclear del Gobierno”, pregonaba en 2005 el entonces presidente), facilitando a las multinacionales la posibilidad de explorar las reservas estatales (el ministro Miguel Sebastián abrió la veda en 2010, mostrándose a favor de pactar con el PP una prórroga “sin líneas rojas”). Evidentemente, nadie se esperaba lo sucedido el 11 de marzo de 2011: el accidente de Fukushima (Japón), el peor desastre del sector desde Chernóbil (1986) y una de las mayores devastaciones medioambientales de la historia reciente.

El golpe afectó a toda la industria nuclear, incluidas las minas de uranio. La rentabilidad de estos negocios depende de la calidad de los yacimientos: si son buenos, se gana mucho dinero cuando los precios están altos; y poco, pero se gana, cuando aquéllos están bajos. Pero si las reservas son malas, los beneficios de las épocas de vacas gordas se turnan con cuantiosas pérdidas durante los años críticos. Con un modelo energético en el aire, al menos en Europa, donde algunos hablan incluso de la “decadencia nuclear”, las previsiones solo van a peor.

En este escenario, la mina de uranio de Campo Charro “es sin duda marginal”, coinciden las voces consultadas, que entre otros argumentos técnicos subrayan la llamada ‘ley de corte del mineral’, es decir, la concentración de uranio en cada total extraído. La medida estándar sobre la que se trabaja actualmente es de 400ppm (partes por millón), mientras que los índices que maneja Berkeley en Salamanca parten de los 200ppm, a tenor de los datos a los que ha tenido acceso CTXT. “Son límites muy bajos que una empresa ‘normal’ no tendría en cuenta. Trucos que les sirven para cuadrar cifras y que les quede una estupenda presentación de PowerPoint”, asegura una de las fuentes, que propone otro ejemplo para comprender las bajas prestaciones del Proyecto Salamanca: comparar ese 0,02 por ciento sobre el que opera Berkeley a cielo abierto (los 200ppm) con hasta el 20 por ciento de rentabilidad con la que trabajan algunas minas subterráneas en Canadá.

El bajo rendimiento del mineral puede ser compensado con los costes de explotación, pero los yacimientos salmantinos son pequeños y se encuentran dispersos y distantes entre sí, lo que pone aún más en cuestión el tonelaje total de sus reservas (unos 60 millones), pues entran en juego tanto los gastos tanto del transporte como la imposibilidad de tener una planta de tratamiento en cada punto. 

Escena 2: la espantada del Estado

La instalación de procesado del mineral merece una especial atención, ya que influye determinantemente en la rentabilidad de la extracción. El aterrizaje de Berkeley retrasó los planes de desmantelamiento de la planta pública Quercus; una tecnología punta para el tratamiento del uranio que la sociedad mercantil pública ENUSA ponía a disposición de la minera privada. Por aclararlo: ENUSA es la encargada del diseño, fabricación y abastecimiento para las centrales nucleares españolas, además de garante de las reservas del Estado. Pero de aquella colaboración apenas quedan las cenizas y ahora Berkeley se contenta con lo que tiene: “Una especie de ‘piscinas’ que extraen miseria del mineral”, aclara un experto.

Relacionados desde que en 2009 el Consejo de Ministros aprobó un acuerdo con Berkeley para explorar una mina cercana, Saelices el Chico, el divorcio entre Berkeley y ENUSA se produjo en 2012. Aquel revés removió los cimientos y las esperanzas de Berkeley, sobre todo, porque perdía el paraguas el Estado mientras quedaba en entredicho la calidad de su inversión: “Tras analizar el último estudio de viabilidad presentado, ENUSA concluye que no se ha acreditado que la explotación del dominio minero del Estado en la provincia de Salamanca resulte viable y sostenible en el tiempo”, se lee en un comunicado emitido en su día por la sociedad mercantil. Aquello produjo tal terremoto que Berkeley llegó a iniciar un procedimiento de arbitraje internacional por el que pretendió reclamar a ENUSA 200 millones de dólares (162 millones de euros) por daños y perjuicios.

Meses más tarde Berkeley y ENUSA alcanzaron un acuerdo, una especie de pacto de silencio por el cual no se disolvía el consorcio, pero la participación pública se reducía a su mínima expresión y, aclara por teléfono ENUSA, “no a los terrenos de Retortillo, sino a una pequeña parte de terreno que se les cedió, pero de la que ni hablan ni tenemos constancia de que quieran explotar. Solo si algún día se deciden por esa zona tendríamos que vigilarlo como garantes y con una participación de beneficio muy mínima. Actualmente no tenemos nada que ver con Berkeley y por eso tampoco podemos pronunciarnos acerca de la entrada de Omán”.

Perdido el respaldo estatal, la empresa presume en su web de contar con apoyos de prestigio, como el del Colegio de Ingenieros de Minas del Centro de España (COIMCE) y del Ilustre Colegio de Geólogos (ICOG). Este medio se ha puesto en contacto con ambos y, mientras el COIMCE alega “razones de confidencialidad” para no pronunciarse al respecto, el ICOG contradice a la compañía: “El Colegio no ha dado el ‘visto bueno’ a ese proyecto, eso lo dice Berkeley. Nosotros apoyamos los proyectos mineros en general, porque son importantes para el desarrollo del país, pero no entramos en casos concretos”. Bajo su punto de vista, “oponerse a la minería por sistema no es bueno, pero cualquier proyecto minero debe pasar su evaluación de impacto ambiental y, si es así y se cumplen todos los requisitos administrativos, las explotaciones deben abrirse”.

Escena 3: el desarrollo económico y la salud

Fuera de juego el Estado, las licencias de concesión y de impacto medioambiental las ha concedido la Junta de Castilla y León a través de la Consejería de Economía y Empleo, y de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, respectivamente. Preguntados por la entrada del Califato de Omán en el reparto, el Gobierno autonómico remite al Boletín Oficial de Castilla y León, concretamente, a la Declaración de Impacto Ambiental del 25 de septiembre de 2013, por el que los yacimientos de Retortillo-Villavieja reciben “favorablemente” el dictamen, “siempre y cuando se cumplan las condiciones y sin perjuicio de otras normas que pudieran impedir o condicionar su realización”.

“La Junta favorece la minería como desarrollo de la región, supuestamente para crear empleo. Pero no tiene en cuenta la calidad de vida. Es un riesgo para la salud”, resume el portavoz de STOP Uranio, José Ramón Barrueco. Esta plataforma ciudadana recuerda el peligro de la radioactividad para la salud pública y también para el medio ambiente, reivindicaciones en las que coinciden con partidos políticos como Equo y con organizaciones como Ecologistas en Acción, que han tomado partido en el asunto, llegando a presentar recursos judiciales. Un asunto, el legal, que da para escribir un libro, toda vez que existen más de un centenar de permisos entre los concedidos, los pendientes, los recurridos…

La compañía calcula generar 450 puestos de empleo directos y otros 2.500 indirectos. Pero como la mina no termina de arrancar, la realidad todavía está muy lejos de lo prometido desde hace más de diez años

Berkeley refleja que, por un lado, el impacto ambiental será mínimo, pues restaurarán continuamente el entorno. Por ejemplo, ante las quejas presentadas por STOP Uranio por la tala de 1.800 encinas milenarias, asunto también que está en los tribunales, la compañía contraataca prometiendo plantar seis encinas por cada una que tenga que cortar. Una estrategia de voluntades que repiten en otros casos. Por otro lado, también está en cuestión la salud humana, en la que Berkeley defiende que no se va a producir una radiación superior a la naturalmente existente en la zona, mientras que formaciones como Equo, Ganemos Salamanca o Podemos esgrimen lo contrario.

Falta en este sentido el dictamen definitivo del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), la institución oficial más relevante cuando se trata del uranio y que lleva meses con el informe sobre su mesa. De su resolución dependerá el visto bueno del Ministerio de Industria. Y es que, ese tomo con los recovecos legales que podría escribirse sería muy extenso; no podrían faltar nombres como los del exministro de Agricultura, Pesca y Alimentación (2000-2004) Miguel Arias Cañete (PP), quien en 2015 y ya como comisario europeo de Acción por el Clima y Energía respaldó las extracciones, previas mediaciones personales de Manuel Lamela. El otrora subsecretario de dicha cartera (1997-2003) tuvo éxito presionando en Bruselas a su antiguo jefe, esta vez, en nombre de Berkeley. 

Escena 4: la fractura social

La minera se cuida mucho de conservar una intachable imagen internacional, sin descuidar lo más mínimo su proyección en el entorno más cercano. No es difícil abrir un periódico regional salmantino, tanto digital como impreso, sin leer publicidad e incluso publirreportajes camuflados de información, parte de ellos recopilados por el portal electrónico de la compañía. Sin ir más lejos, el pasado 24 de febrero unas 5.000 personas, según cálculos policiales, se manifestaron contra la mina en la ciudad de Salamanca, convocadas por la Coordinadora No a la Mina de Uranio. Al día siguiente, el nombre de Berkeley aparecía en los principales medios de la región únicamente a través de los espacios publicitarios que había comprado en las diferentes cabeceras. Nada se decía de la manifestación ciudadana.

Manifestación contra la mina de uranio en octubre de 2017.

La minera es igualmente la patrocinadora de uno de los principales equipos de fútbol de la capital, el CF Salmantino UDS. Y anuncia para municipios vecinos al proyecto extractivo la creación de una residencia municipal, un parque infantil e incluso un colegio, inversiones que justifica en sus comunicados como “sugerencias de los vecinos”, si bien no contesta a la pregunta directa de CTXT sobre cómo ha cuantificado las demandas vecinales ni explica qué hace una minera financiando proyectos sociales. “La fractura social es real porque mueven mucho dinero”, admite el portavoz de STOP Uranio, en referencia a que el entorno está claramente dividido entre quienes ven con buenos ojos la mina y quienes se oponen a ella.

La compañía calcula generar 450 puestos de empleo directos y otros 2.500 indirectos. Pero como la mina no termina de arrancar, la realidad todavía está muy lejos de lo prometido desde hace más de diez años

El empleo es en este sentido un factor clave. En Retortillo y Villavieja de Yeltes están censados, respectivamente, cerca de 200 y 900 personas. La compañía calcula generar 450 puestos de empleo directos y otros 2.500 indirectos. Pero como la mina no termina de arrancar, la realidad todavía está muy lejos de lo prometido desde hace más de diez años. Además de los puestos directivos, unos 70 empleados trabajan actualmente en el Proyecto Salamanca, “muchos de los cuales provenientes de Villavieja y Retortillo”, indica la empresa, que en alguna ocasión ha admitido tener en nómina a dos concejales de este último Ayuntamiento, ambos del Partido Popular. Berkeley asegura en su web que uno de cada cuatro habitantes de la zona les ha enviado su currículum. De lo que no hablan es de que se trata de un espacio protegido por la Red Natura 2000 ni tampoco de uno de sus emblemas: las aguas termales de un balneario que se remonta a la época romana y cuyo futuro, puestos de trabajo incluidos, quedaría en entredicho.

Precisamente los dos escenarios municipales, simbolizan esa división social que ha acarreado la presencia del nuevo vecino llamado Berkeley. Por un lado, el alcalde de Retortillo, el socialista Manuel Francisco Hernández, quien vía telefónica asegura: “No estoy ni a favor ni en contra. Todo por la legalidad”, aclarando que, en el tiempo que lleva en la corporación municipal, “Berkeley no ha realizado ninguna obra o inversión en el municipio”.

Por otro lado, el regidor de Villavieja de Yeltes, Jorge Rodríguez (también PSOE), un opositor vehemente que desde el pasado mes de septiembre mantiene abierto un canal de YouTube para “luchar en contra de un desarrollo que no es sostenible”. Rodríguez por teléfono se muestra contrariado y atónito por la situación: “Donde quiera que mires hay irregularidades flagrantes. No me creo que un alcalde de pueblo tenga datos que no pueda obtener la Administración autonómica o estatal. Salvo que se puedan comprar los permisos…”. Confía en que el proyecto no salga adelante, “porque no tiene solvencia técnica ni económica ni ambiental ni de nada”. Acusa a la empresa de mentir “sistemáticamente”, hasta haber logrado “enemistar a pueblos y familias enteras”. Y concluye: “Si no podemos ganar la batalla social porque la tienen comprada, al menos no podemos sacrificar el Estado de derecho”.

Escena 5: El escándalo francés

Y por terminar con el principio, hay que irse hasta Francia, donde todo apunta a que el caso español es apenas una versión adaptada o el spin off de lo sucedido en el llamado affaire Areva. Es el título que resume las pérdidas que sufrió el Gobierno francés (más de 2.000 millones de euros) al comprar en 2007, a través de la estatal Areva (una de las grandes empresas mundial del sector nuclear), los derechos de explotación de una futura mina en Trekkopje (Namibia), propiedad de la compañía UraMin. La adquisición hizo dispararse las acciones de UraMin, compañía que cosechaba toda una serie de publicaciones mediáticas muy favorables. Todo iba según lo previsto hasta que, cuatro años después, Areva empieza a sospechar de la viabilidad de la iniciativa y decide abandonar el proyecto. En Trekkopje había más promesas que uranio. El caso sigue el curso de la Justicia gala, por ahora sin ninguna acusación formal a los dirigentes de UraMin.

¿Una trama conocida? Las alarmas se disparan repasando la lista de nombres propios que comparten UraMin y Berkeley: Stephen Dattels fue el fundador de la primera y director de la segunda, Ian Stalker también repite como alto cargo, la consultora SRK tiene un cameo en ambas tramas para certificar la viabilidad de las minas… la lista de coincidencias da para otro artículo.

CTXT necesita un arreglo de chapa y pintura. Mejorar el diseño, la usabilidad… convertir nuestra revista en un medio más accesible. Con tu donación lo haremos posible este año. A cambio, tendrás acceso gratuito a El...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

J. Marcos / Mª Ángeles Fernández

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

6 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Luis Castro Berrojo

    Habría que resaltar la agresividad publicitaria de Berkeley, que inunda de anuncios la prensa escrita, digital y televisiva. En algunos medios la dependencia de ese cliente es tal que, por ejemplo, La Gaceta, único "periódico" en papel de Salamanca, ignoró por completo la gran manifestación anti-mina del pasado 24 en Salamanca. Algo parecido ocurre con la publicidad de ENUSA, empresa fabricante de combustible nuclear en Juzbado, cuyos anuncios hablan de modernidad, ciencia, respeto al medio ambiente, etc., pero ni en un caso ni en otro se menciona que son actividades relacionadas con el ciclo del uranio. Sin embargo, ENUSA dejó en el año 2000 las minas a cielo abierto en Saelices y a día de hoy siguen si tener el tratamiento de recuperación medioambiental

    Hace 3 años 8 meses

  2. Luis Pásara

    Muy interesante el artículo pero en salvaguarda del idioma pregunto: ¿cuando el autor escribe "una de las grandes empresas mundial del sector nuclear" quiere decir "una de las grandes empresas del sector nuclear en el mundo"?

    Hace 3 años 8 meses

  3. Camioneta

    https://www.ecologistasenaccion.org/article35579.html Mina de litio al pié de la ciudad de Cáceres

    Hace 3 años 8 meses

  4. Camioneta

    En Cáceres, a menos de dos kilómetros de la ciudad se planea, plantea una mina a cielo abierto de litio.. inversores españoles, australianos, cientos de puestos de trabajo, casi miles, todo son ventajas. https://www.ecologistasenaccion.org/article35579.html

    Hace 3 años 8 meses

  5. Desde el oeste ibérico

    "una empresa minera de renombre" ... es que es falso. Sólo invito a quien quiera que busque proyectos anteriores de esta "compañía de renombre" ¿en qué lugares opera o ha operado?

    Hace 3 años 8 meses

  6. Nui

    el UNICO BENEFICIO PREVISTO en esta estafa es lo que pueda obtenerse de los cuatro ignorantes que inviertan en este pseudoproyecto minero y sobre todo en lo que puedan saquear del ESTADO con la connivencia de determinadas autoridades politicas que se llevaran su mordida... así de simple. Me recuerda a las estafas piramidales, a las inversiones en Bonos con altos intereses de la familia Ruiz Mateos, etc., etc... pura estafa en un ecosistema muy favorable para ello: Españistan, donde la corrupcion no escampa,

    Hace 3 años 8 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí