1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

ANÁLISIS

Drogas: si la información es poder, ¿por qué la quieren guardar para ellos?

Los estudios científicos muestran que las campañas que apuestan simplemente por decir “no” son ineficaces

Inés Giménez 14/03/2018

<p>Imagen del anuncio de la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD) sobre el consumo de cocaína, 1992. </p>

Imagen del anuncio de la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD) sobre el consumo de cocaína, 1992. 

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT necesita un arreglo de chapa y pintura. Mejorar el diseño, la usabilidad… convertir nuestra revista en un medio más accesible. Con tu donación lo haremos posible este año. A cambio, tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Aporta aquí

Rolando García y Jean Piaget dicen que la manera en que sujeto asimila un objeto, depende tanto de su propia capacidad como de la sociedad que “provee el contexto de la significación del objeto”. Cámbiese la palabra “objeto” por “polémica-en-torno-a-un-folleto-sobre-drogas-en-Zaragoza” y quiero creer que la capacidad de la gente está por encima del barro político y mediático que se instaló, de manera tóxica, en el imaginario mediático español y aragonés, durante unos días. Titulares que desvirtuaban los términos del debate hacían gala de un dogmatismo y una ignorancia más propia de la autarquía franquista que de una sociedad que se dice democrática y europea.

Como si de una secuencia de la obra maestra de Sydney Lumet, Network, se tratase, las acusaciones emitidas en conferencia de prensa por un diputado local del Partido Popular fueron retomadas, acríticamente, por medios autonómicos y nacionales. El debate, fugaz, preñado de posverdades, dogmas morales, sensacionalismo y hoy ya opacado por un supuesto nuevo escándalo que será opacado por otro supuesto nuevo escándalo no sólo mostró los usos politiqueros de los medios, sino también la falta de conocimiento en materia de drogas y la necesidad e interés social que existe sobre estos temas, patente en las redes sociales, en donde las opiniones críticas a la cerrazón mediática han podido aparecer. 

En aquellos días hablé con varios médicos. Uno me dijo, “pero es que el alcalde de Zaragoza no puede decir que es lo mismo el paracetamol que la cocaína”. “¿En qué momento ha dicho el alcalde eso?, ¿y en qué momento lo dice el folleto?” –pensé, deseando que hubiera leído más profundamente cómo hacer un trasplante renal y su juramento hipocrático que el cuerpo que acompañaba a los titulares de la prensa. En otras ocasiones escuché a comentaristas públicos señalar “yo de estos temas no entiendo pero me parece que (…)” antes de decir grotesca tontería, como por ejemplo, que si las estrategias de reducción de riesgos llevaban realizándose treinta años en el Estado “igual estaban un poco antiguas” (como si estas cosas fueran ropa interior de Zara), o que ofrecer información sobre riesgos y posología de  drogas es hacer lo mismo que hacen los señores del narcotráfico. 

Pretender vincular las prácticas de reducción de riesgos con la promoción de las drogas, no sólo es ignorante, sino también dañino

Considerando las numerosas evidencias existentes en materia de reducción de riesgos (respaldadas por la OMS, la UNODC, ONUSIDA, EMCDDA y la Estrategia Nacional de Adicciones, entre otras entidades) pretender vincular las prácticas de reducción de riesgos con la promoción de las drogas, no sólo es ignorante, sino también dañino, pero conecta con un imaginario social profunda y machaconamente enraizado en nuestra infancia: las campañas de tolerancia cero, que durante años se proyectaron en medios de comunicación. ¿Cuántas veces buena parte de nuestra generación no escuchó aquello de “si un señor malo te ofrece un caramelo en la puerta del colegio solo di no”, sin entrar en pormenores, ni sociales ni de salud, de qué clase de caramelo te ofrecían que resultaba tan peligroso? 

Este tipo de campañas, que tuvieron su fábrica social en EE.UU. en los años de la época Nixon y Reagan, llevaron a la primera dama imperial, Nancy Reagan, a hacer cruzadas publicitarias “por el bien de nuestros hijos (…) porque las drogas rompen sus sueños y los reemplazan por pesadillas”, siendo su hijo el rostro infantil de la campaña que se negaba, con un muy educado “no, thank you” a tomar lo que le ofrecían con cierto hostigamiento los chicos mayores. 

Más allá de ser un discurso basado en el miedo y el oscurantismo (que tenía joyas publicitarias como comparar un cerebro con un huevo frito) y de escandalillos (como la “muerte” de Frank Olson en 1953, el uso masivo y no consentido de sustancias psicoactivas en la guerra de Vietnam, o el affaire Irán-Contra, que corresponden al cajón de las cosas oscuras), ya son bastantes los estudios científicos y sociales que han documentado que las “Just say no campaigns” no funcionaron. Así lo hicieron, por ejemplo, varios estudios de la Universidad de Florida y la Universidad de Cincinnati, donde un grupo de matemáticos se dieron a la tarea de comprobar la probabilidad de usar drogas entre los estudiantes participantes en el muy popular y muy financiado programa Drug Abuse Resistance Education (DARE) del Departamento de Policía de los Ángeles: los resultados mostraban que la probabilidad de consumir drogas era la misma entre los estudiantes que participaron en estos programas y los que no. 

En España la cosa no fue muy diferente, con campañas como "Drogas ¿para qué? vive la vida" (curiosamente, vive la vida para jugar a una máquina tragaperras) o campañas de la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD) que mostraban, entre otros, un comecocos o un gusano reptando por las fosas nasales. Aunque no he logrado encontrar estudios matemáticos que muestren el impacto de estos programas en las audiencias (si alguien conoce alguno que me lo envíe por favor) me arriesgo a afirmar que produjeron más miedo y desinformación que incidencia en las decisiones reales de consumo y, sobre todo, que incidencia en decisiones basadas en la información y en la educación sobre efectos y riesgos de las drogas; desproveyendo también de capacidad de reacción ante realidades que pueden ser crudas, y que existen aunque no nos gusten como, por ejemplo, la intoxicación o sobredosis de un amigo. 

Creo que, a pesar del progresivo cambio de paradigma en las políticas públicas sobre drogas, en los días de discusión tóxica sobre el tema, se desataron estas mitologías y mantras: irracionales, inapelables, ciegos a las evidencias y desconocedores de los programas exitosamente implementados en varias ciudades del Estado, en Europa y, en definitiva, el planeta (no en Filipinas, donde Duterte libra una guerra contra las drogas básicamente matando a los consumidores de drogas). 

España encabeza, después de Inglaterra, los índices de  prevalencia del consumo de cocaína en Europa

Entre las evidencias y datos que es preciso considerar encontramos, por ejemplo, que España encabeza, después de Inglaterra, los índices de  prevalencia del consumo de cocaína en Europa. Según cifras del EMCDDA en su informe de 2017, el 9,1% de las personas de entre 15 y 64 años y el 2% de los estudiantes de entre 15 y 16 años dicen haberla probado alguna vez. España también encabeza las cifras de prevalencia de consumo de cannabis (el 31,5% de la población de entre 15 y 64 años y el 27% de los estudiantes de entre 15 y 16 años dicen haberla probado alguna vez), así como el número de incautaciones de ambas sustancias. 

Más allá de preguntarnos sobre la efectividad de las incautaciones (que obviamente no están siendo efectivas para disminuir el consumo), es preciso reflexionar sobre una realidad que debería ser considerada por aquellas organizaciones y aquellos cuerpos médicos que en los años 80 se abocaron y reconocieron la eficiencia de los programas de reducción de daños para prevenir la transmisión intravenosa de enfermedades como el VIH-SIDA, la hepatitis y una serie de enfermedades oportunistas entre usuarios de drogas inyectables. En la actualidad, los patrones de consumo nos hablan de que los mayores patrones de consumo entre las y los jóvenes españoles (incluidos, ¡oh terror!, menores de 18 años) no son en torno a la heroína, sino a la cocaína (en realidad el speed) y el cannabis, seguido del MDMA y las anfetaminas, quedando el consumo de opioides considerados ilícitos bastante por debajo.   

¿Nos encontramos entonces ante cierta brecha generacional, cierta ceguera, que podría admitir el éxito de los programas de reducción de riesgos en los 80, pero se niega a pensar que bajo esta filosofía puedan estar desarrollándose programas que busquen atender los patrones de consumo actuales? Si bien el consumo de heroína era relativamente fácil de ser identificado socialmente, el consumo de otras sustancias, cuando es esporádico y no problemático, es difícilmente visible, pero su uso es una realidad, cualitativa y cuantitativa, no una ilusión. 

En este sentido, el EMCDDA señala que “el uso de cocaína y cocaína crack representa un enfoque relativamente nuevo para las intervenciones de reducción de daños, y requiere un replanteamiento de las estrategias tradicionales. Los Estados miembros (europeos) suelen proporcionar inyectores de cocaína con los mismos servicios e instalaciones que los usuarios de opioides. Sin embargo, la inyección de cocaína está asociada a riesgos específicos (…), y las recomendaciones de uso más seguro deben adaptarse a las necesidades de este grupo”. Ante esta realidad, si bien es imprescindible realizar campañas de prevención del consumo de drogas, también es necesario, de manera transversal, realizar campañas para atender a aquellas personas que consumen, de manera que cuando lo hagan lo hagan de una manera  más informada y menos arriesgada tanto para la sociedad como para su salud. 

En las tendenciosas discusiones mediáticas de aquellos días también se pasó por alto la eficiencia y la eficacia de los programas de reducción de riesgos a la hora de identificar las sustancias más dañinas que circulan en los mercados considerados ilícitos y monitorear lo que realmente está consumiendo la gente. Así, por ejemplo, Échele Cabeza en Bogotá determinó que la mayoría de la cocaína vendida en la capital colombiana tiene un nivel de pureza inferior al 50% y que incluso se vende como cocaína cortes que no contienen nada de esta sustancia o contiene altos cortes con cafeína, fenacetina, levamisol y anestésicos. En la misma tónica y gracias a ejercicios de reducción de riesgos y análisis de sustancias, Energy Control reportaba hace un par de años que “en 2014 el 75% de la cocaína que testearon había sido adulterada, cifra que creció a 82,5% en 2015.” Saber qué está circulando en el mercado y qué está siendo consumido permite desarrollar políticas de prevención y atención socio-sanitaria más eficaces, basadas en conocimiento, y no en ideas preconcebidas. 

Tal y como se instaló el debate en los medios de comunicación, pareciera que España no está preparada para abrir un debate más racional sobre política de drogas. Lo cierto es que a nivel global están teniendo lugar discusiones muy interesantes que el cambio social no debería dejar de lado. Por ejemplo, en el afán por racionalizar las políticas sobre drogas, el neuropsicofarmacólogo David Nutt, publicó en The Lancet un artículo promoviendo el desarrollo de una escala racional para evaluar el daño (físico y social) de las drogas de posible uso ilícito y poder ajustar los mecanismos de control de sustancias a este daño. En esta escala, el alcohol y el tabaco se situaban por encima del cannabis, los solventes, el GHB, el éxtasis y el khat, entre otros. Este artículo, le valió el puesto al doctor Nutt en la Advisory Council on the Misuse of Drugs (ACMD), institución de la cual era miembro, sin embargo se convirtió en un clásico, pues los costes políticos que tuvo no se debieron a su falta de rigor científico sino a maniobras e intereses políticos. Hoy estas investigaciones captan más y más atención, y la sociedad se interesa por las mismas, encerrarse a reconocer esta realidad es echarse por los ojos un velo o quizá 40 años de educación dogmática basada en el miedo y en el infantilismo social.  

-----------------------------

Inés Giménez es periodista e investigadora. Es doctoranda en estudios latinoamericanos en la Universidad Nacional Autónoma de México. @inesikah

Autora >

Inés Giménez

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. juan

    Muchos estamos por la tolerancia 0 como mejor arma. Yo he visto en la mili como tras una noche de fiesta un chaval normal que tomó pastillas (por primera vez) acabó licenciado ipso-facto diagnosticado con un tipo de esquizofrenia paranoide. Por tanto la mejor seguridad es no tomar nada y menos naturalizar el tomarlo. Y si bueno, se opta por acabar con el "infantilismo social" y que cada uno que haga lo que quiera pues nada, asumiendo las consecuencias, nada de tener que luego vivir a costa del erario público. Antes proteger y ayudar a quien se juega la vida por poder progresar y tener una vida mejor como los pobres subsaharianos que a niños bien que mejor o peor pero han tenido de casi todo y que "buscan evadirse".

    Hace 3 años 1 mes

  2. k

    todas las drogas pueden ser malas con abuso...u anular-matar a la persona y legales si deberian ser tbn, ( salvo las que son puramerda, como el crack barbituricos etc etc etc ) pero gravadas tbn ... y desde luego tbn educacion regulada en donde se vendan y multas por abuso tbn el alcohol es droga y el azucar y el café producen el mismo efecto de eeuforia-bajon-enganche....aunque no hacen perder tanto la conciencia - meditar es mejor y tbn amar , estar en la natura, el ejercicio moderado, el juego y follar , pque producen endorfinas - https://actuadeunavez.com/historia-de-las-drogas-cap-2/ - ya se que pegan poco las hojas pero a mi me vale : tengo UNA planta en casa, DENTRO, lo legal, la dejo viva hasta que se muere naturalmente sin arrancarla, y la uso d arbolito en "navidad " en vez d un pino que se morirá   

    Hace 3 años 1 mes

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí