1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Perfil

Cómo ser Arthur Cravan

El sobrino de Oscar Wilde fue la mala leche hecha artista, una bestia furiosa y ensoberbecida que atacaba a todos y a todo

Marcos Pereda 21/03/2018

<p>Arthur Cravan.</p>

Arthur Cravan.

Luis Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT necesita un arreglo de chapa y pintura. Mejorar el diseño, la usabilidad… convertir nuestra revista en un medio más accesible. Con tu donación lo haremos posible este año. A cambio, tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Aporta aquí

 

Me encantan los golfos. Sí, ese tipo de personas que no tienen ningún talento especial en la vida más allá de su encanto personal y una enorme facilidad para hacerse notar. Por eso suelen acabar de artistas, o escritores, o ambas cosas, o ninguna. Lo primero es encontrar un nombre que enganche, que te deje aturdido como un buen gancho de izquierdas. Fabien Avenarius Lloyd no es uno de esos. Suena a notario, a burócrata de gafitas estrechas y piel cenicienta. No, no nos vale. 

Arthur Cravan sí. Arthur Cravan es perfecto.

Antes de ser Arthur el joven Fabien era un pijo sin más aspiraciones que divertirse. Una mole inmensa de casi dos metros y rasgos aniñados, un chaval metido en el cuerpo de un hombre y coronado con la mente de un agitador. Se lo pasaba bien con su tío (político), un tal Oscar Wilde. Jugaban a las palabras, imaginaban transgresiones, se soñaban en sueños de artista. Ese era Lloyd antes de ser Cravan, mientras se transformaba en Cravan.

Desde muy joven le dio por escribir y, sobre todo, por criticar lo que escribían otros. Lo primero lo hacía con bastante poco estilo, la verdad. En lo segundo era un genio, uno como solamente pueden serlo los resentidos que jamás firmarán obra maestra. La vida es así de traicionera, supongo. Por eso las primeras actuaciones que se le conocen, al menos las primeras documentadas, aparecen en su revista de opiniones artísticas Maintenant, un delicioso batiburrillo de exabruptos y chorradas varias, un Dadá latente varios años antes de que a Tzara le diese por abrir un diccionario al azar. 

Esa Maintenant se editó en París, que es donde hay que hacer estas cosas. Fue entre 1912 y 1915, y su director (y editor, y casi único autor) era un veinteañero imberbe. Lo sería siempre, claro. Había nacido en Lausanne, pero solo porque los británicos victorianos nacían donde les daba la muy real gana. El chico tenía ya entonces un currículum kilométrico. Recolector de naranjas en California, exiliado, desertor, bailarín, músico, indigente, marchante de arte o ladrón de joyas (perdón por la última aliteración). Tampoco es cosa de hacer mucho caso, por cierto, porque Cravan pensaba que la primera ficción era la propia biografía, y uno ya no sabe con qué quedarse y qué descartar de tantas experiencias. 

Y es que para lo que realmente había nacido Avenarius (hay que tener mucha personalidad para llamarte Avenarius y trascender a la Historia) era para llamar la atención. De cualquier forma. De, sí, todas las posibles. Cada vez que un artistillo de segunda salta a las páginas de los periódicos por su última excentricidad boba e intrascendente ahí sonríe el espíritu de Cravan. Cuentan que una vez anunció públicamente su suicidio, apuntando lugar y hora e invitando a todos, amigos y enemigos, a contemplar tal hazaña. Congregada allí una multitud Cravan empezó a insultarlos, desistió de acabar con su vida y, para compensar, se propuso terminar con la de los oyentes mediante una conferencia sobre la entropía. 

(Años más tarde aquel otro loco genial que fue Ramón Gómez de la Serna hizo algo parecido. Durante una lectura de sus obras colocó a un hombre a su vera, apuntándole a la sien con una pistola. Cada vez que terminaba una pieza, un poema o una greguería, el potencial homicida preguntaba al público si ya había llegado la hora, y estos respondían, gritando, que no, que querían escuchar más. Imagino que Don Ramón preparó meticulosamente la selección de lo que iba a declamar aquella tarde).

Provocar, provocar siempre. Cravan increpa a André Gide. Cravan escupe sobre la tumba de los simbolistas, aunque admire a los simbolistas. Cravan adora a Wilde, pero dice que odia su obra, pese a que, en realidad, disfruta leyéndola a diario. Cravan es la mala leche hecha artista, una bestia furiosa y ensoberbecida que ataca a todos y a todo, pero que, en realidad, se limita a seguir un guión preestablecido. Un Boris Vian temprano, un Rimbaud sin pistolas.

Qué fea es la Gran Guerra. Qué tontería eso de morir por una bandera, eso de matarse entre el barro y las ratas en el norte de Francia. No hay nada hermoso, no hay nada artístico allí. Así que Cravan decide ausentarse de su país, huyendo del reclutamiento. Por si acaso. Se establece en Barcelona. Gobierno neutral (dicen que al rey Alfonso le hacen tilín los teutones, pero se cuida de tomar partido) y un caldo de cultivo adecuado para sus locuras excéntricas. ¿Un anarquista en el Arte? Podría funcionar…

Precisamente en Barcelona tiene lugar la más conocida de sus anécdotas. Y eso pese a que el propio protagonista apenas recuerde nada de ella. Demasiadas hostias en la cabeza, resumiendo. Cravan llevaba años sacándose algún dinero como profesor de boxeo. Había aprendido casi de niño, y tenía una presencia física intimidante que hacía las veces de tarjeta de visita. La única, por cierto, porque pegar, lo que es pegar, no pegaba nada. Claro que la gente lo que busca es espectáculo, y eso nadie lo maneja mejor que él. ¿Quieren sangre? Pues tendrán sangre. Y Cravan pacta un combate de boxeo nada menos que con Jack Johnson, el primer campeón mundial negro en los pesos pesados, otro de esos personajes fascinantes que uno no se creería si no fuesen ciertos. La cosa tiene lugar el 23 de abril de 1916 (sí, amigos, el día del Libro) en la Plaza Monumental de Barcelona, ante unos cuantos miles de espectadores. Los carteles anuncian la batalla entre el antiguo monarca universal (Johnson dejó de ser campeón un año antes, tras perder frente a Jess Willard) y el actual campeón europeo. Todo por el espectáculo. 

En realidad Cravan pretende realizar una especie de happening artístico, una mezcla entre “wrestling” y teatro que combinase exhibición física y postulados creativos. Lástima que Johnson no tuviera mucha idea de las últimas vanguardias y se dedicase a repartir hostias sin descanso a su oponente. Primero bien flojitas, porque ambos habían pactado que el combate debía de durar al menos seis asaltos, por aquello de las fotos, de filmarlo un poco y de no decepcionar a los fieles parroquianos. Pero después…vaya, que el antiguo campeón no pilló el concepto de happening, y tampoco estaba Cravan para explicárselo después de irse a la lona, despertar con dolor de cabeza y no recordar nada de los últimos lances. Suerte que tuvo.

Con el dinero del combate (quizá el primero de su vida ganado a base de sangre, sudor y lágrimas) Cravan se embarcó a Nueva York, convencido de que América era el futuro. Allí conoció a Mina Loy, una poetisa que con el tiempo sumó a su enorme obra el hecho de ser considerada la madre (y la musa) de las vanguardias artísticas en el Bowery neoyorquino. Fue un flechazo, ambos cayeron en los brazos del otro, se amaron como solo se puede amar en la miseria y en la locura. Contrajeron matrimonio de forma casi secreta en Ciudad de México. Dos nómadas, dos vagabundos llenos de pasión con todo el tiempo por delante. Tanto. Tan poco. 

Iban a iniciar una nueva vida en Buenos Aires. Ella estaba embarazada, viajaría en tren. Él, su última aventura, la postrer excentricidad, haría el viaje cabotando en un pequeño yate. Se despidieron en Salina Cruz, Mina agitando una mano en tierra firme, Arthur moviendo el brazo al vaivén de las olas. Nunca nadie más lo volvió a ver. El poeta excéntrico, el artista loco, se perdía, para siempre, en las aguas del Golfo de México.

Quedaban atrás un puñado de obras sin más valor que su carácter extraño, provocador, insumiso para con las modas y la misma realidad. Y, también, un grupo de escritos sutiles, más íntimos, las cartas que le enviaba a Mina y en la que le contaba todas esas cosas que se cuentan los enamorados. Y le hablaba de su infancia, y de París, y de Maintenant. Y hasta le escribía cómo una tarde se enfrentó al mayor boxeador de siempre. Aunque recordase mucho de aquello.

Autor >

Marcos Pereda

Marcos Pereda (Torrelavega, 1981), profesor y escritor, ha publicado obras sobre Derecho, Historia, Filosofía y Deporte. Le gustan los relatos donde nada es lo que parece, los maillots de los años 70 y la literatura francesa. Si tienes que buscarlo seguro que lo encuentras entre las páginas de un libro. Es autor de Arriva Italia. Gloria y Miseria de la Nación que soñó ciclismo y de "Periquismo: crónica de una pasión" (Punto de Vista).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Dan

    Muchas gracias Marcos.

    Hace 3 años

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí