1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

PROCESANDO LA INVESTIDURA

Adiós a todo eso

El Procés, que hoy agoniza a lo bestia, ha sido una estafa. Como los Mili Vanili, unos tíos que, cuando se descubrió que eran puro trile, devolvieron el Grammy, pero no fueron al trullo 30 años

Guillem Martínez Barcelona , 22/03/2018

<p>El candidato a la Presidencia de la Generalitat, Jordi Turrull, entrando en el Parlament, el 22 de marzo, para someterse a la sesión de investidura.  </p>

El candidato a la Presidencia de la Generalitat, Jordi Turrull, entrando en el Parlament, el 22 de marzo, para someterse a la sesión de investidura.  

Job Vermeulen

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT necesita un arreglo de chapa y pintura. Mejorar el diseño, la usabilidad… convertir nuestra revista en un medio más accesible. Con tu donación lo haremos posible este año. A cambio, tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Aporta aquí

1- Hola. Parlament. Ambiente de día histórico. Chorrocientas unidades móviles, chorrocientos periodistas y chorrocientos invitados con prendas amarillas. Los hay con jerséis, bufandas o lacito. Si bien mi investigación de campo no va muy pallá, ningún liguero amarillo. Es día de sesión de investidura. Hace tanto tiempo que se aplaza que, para recordar lo que es, todos hemos mirado la Wikipedia. ¿Qué está pasando? Es decir, ¿qué ha pasado? Hoy se está produciendo el posible desenlace de una micro-etapa iniciada el 21D/elecciones.

2- Desde el 21D/elecciones, el bloque procesista ha quedado dividido en tres opciones. A la greña. Opción a) Procesismo a la baja –featuring: ERC y PDeCAT–. En esta opción, la idea era formar Govern, revertir el 155 –algo sumamente hipotético; la Gene está intervenida desde mayo; cuando el 155 se pire, lo seguirá estando; esto/el Procés que, si se hubiera montado con ganas y hambre de gol, podría ser un fin de Régimen, está resultado un fin de época; rayos, ya empiezo con los paréntesis largos; aprovecho este, que ya viene de un kilómetro, para recordarme que debo comprar Fairy, el milagro antigrasa–, e ir tirando, con puntuales emisiones calculadas de épica, no penalizable por fiscalía. Opción b) Desobediencia –starring: CUP–, votar a Puigde o, en su defecto, a alguien de JxC que quiera tirar para adelante una República. Ese alguien, me temo, no existe. Es más, jamás ha existido en el ínterin 2012-2017–. Y la opción c), de JxC. Para la opción c), de JxC, vaya directamente al punto 3, sin pasar por la casilla de salida y sin cobrar etc.

3- La opción c) es una mezcla de a) y de b). Es decir, Procés sin b). Consistía, en origen, en montar una doble estructura de Govern, que pasara por Bruselas. Hay indicios para pensar que, antes que un proyecto político, la cosa pasaba por algún tipo de proyecto vital. Es decir, por el hecho de que la Corte de Estella en el Benelux accediera a algún tipo de sueldo estable y, más secundario, una plataforma desde la que emitir sufrimiento culé. El Sur y el Procesismo es, niños y niñas, así de cutre. Hoy, de hecho, para entender en su magnitud lo que ha pasado y lo que está pasando, es preciso recordar cuál era el proyecto c) original para la legislatura.

4- La idea era votar a Puigde, el 30E. Que ganara y, posteriormente, que no fuera nombrado por el rey –el Estatuto vigente en Cat, que es un parche de varios Estatuts desde 2010, fija ese trámite–. Posteriormente, ir tirando millas durante dos meses hasta que cayeran las elecciones, momento en el que JxC superaría en votos a ERC. El centro-derecha catalanista habría culminado su travesía del desierto, iniciada en 2012 por una CDC corrupta, aislada y austera, y finalizada en 2018 por JxC, un partido que se habría comido, con patatas, a ERC y a PDeCAT. El Procés, en las élites, ha sido eso. 

5- Me temo, por tanto, que lo acaecido desde el 21D/elecciones ha sido una batalla por la hegemonía en el Procesismo. Es decir, la culminación del Procés, una batalla por la hegemonía en el etc. Por lo demás, desde el 21D/elecciones ha sucedido lo mismo que desde 2012: cada vez que el Gobierno emitía un paso adelante, el Procés daba un paso atrás. Han pasado, vamos, de Puigde y de Sánchez. Hoy, de hecho, pasarán de Turull. Lo único que ha pasado en el Procés ha sido el 1O. Es decir, una iniciativa no gubernamental –el Govern aspiraba a que ese día la poli chapara los coles–, realizada por una parte de la sociedad.

6- Desde el 21D/Elecciones, ha sido una batalla dura. Ha sido subterránea, en tanto que no se podía evidenciar en público lo que pasaba. Lo que pasaba: nadie quería evidenciar la ausencia de unidad. Nadie quería evidenciar que no se quería desobedecer. Nunca, pero menos ahora. Nadie quería evidenciar que no quería ir a la cárcel, ni siquiera los que estaban en ella. Nadie quería evidenciar que el Procés había sido la construcción propagandística más elaborada en el Occidente de Europa desde 1945, que no había nada detrás de él. No se pierdan, en ese sentido, la fantástica entrevista de Steven Forti a Bobbo Craxi, publicada en CTXT. No había nada. No había nada. No había nada. Ha desaparecido el autogobierno y se va a ir a la cárcel a cambio de nada. Es decir, de una dinámica propagandística que adquirió vida propia. 

7- Paisaje después de la batalla. La ANC ha quedado, por ejemplo, seriamente tocada. La entidad con los estatutos internos más raros de Europa ha impedido que los candidatos más o menos nítidamente rupturistas pudieran presentarse a las últimas y recientes elecciones internas. De manera que ganó el candidato del PRI. La defensa de los detenidos –y de los futuros detenidos– ha quedado seriamente, y gratuitamente, comprometida. Por lo demás, y sin que el consumidor de procesismo se cosque, ha habido una implosión en el target comisario-político-del-procesismo. Diversos periodistas, tertulianos y opinadores de pronto han comunicado que el Procés no contenía nada detrás suyo, y que habían sido engañados. A cambio, supongo, de un sueldo inaudito.

8- Sobre la implosión aludida. Es llamativa. Verbigracia: los 11 principios de la propaganda, teorizados por Goebbels y muy útiles –no se escandalicen; se utilizan, esta mañana a primera hora en la propaganda democrática planetaria non stop; Chomsky los utiliza para evaluar la propaganda de Estado, esa cosa que define así: "la violencia de una dictadura, en una democracia es la propaganda"–, para valorar el funcionamiento de la política en un Estado propagandístico –exempla: EE.UU., UK/Brexit, Hungría, Polonia, España, Catalunya/Procés–, se cumplían en su totalidad en Catalunya/Procés hasta septiembre. Hoy no se cumple ni uno. Ni siquiera mis dos favoritos –punto 1, o Simplificación, o "elaboración de un enemigo público", y punto 11, Unanimidad, "hacer creer a todo el mundo que piensa como todo el mundo".

9- Quizás, de hecho, estamos aquí, en esta sesión, porque ha habido una implosión. No hay planes. La sensación es que no hay nadie en el piso de los que mandan que, como decimos en Georgetown, sepa encontrarse el culo con ambas manos. Igual estamos aquí, hoy, porque estamos en modo no-puedo-parar-no-puedo-tener-otra-idea.

10- Rayos, ha empezado a hablar Turull.

11- Es un discurso prescindible. A saber: la CUP ha anunciado su abstención. Vamos, Turull no será elegido Presi. Tendría que ser sometido a voto en una segunda sesión, dentro de 48 horas. Pero todo apunta a que va a ser que no.

12- Mañana, el juez Llarena cierra el auto. Un tanto abruptamente. Si bien admitió la prórroga de un año, pedida por fiscalía, para investigar la cosa, la ha, zas, cerrado en modo plis-plas. Permitirá a fiscalía seguir investigando delitos económicos relacionados con el 1O, mayormente, y que implicarán varias causas menores. Pero ha delimitado el nombre de los all-stars políticos que pagarán el pato. Cabe suponer que, después de hacer público el auto de mañana, empezarán, por cierto, los intentos serios de extradición de los exiliados. Me dice uno que sabe que, una vez la extradición la emite un juez que ha redactado el auto procesal, la cosa no será tan complicada como hasta ahora. Los imputados acudirán mañana al TS a escuchar el empure. Ellos y nosotros sabremos, por fin, los cargos –pinta, me dicen, trullo para 25-30 años–. Es posible que todos los consellers y miembros de la mesa imputados ingresen en prisión, para impedir el delito continuado, no sea que Catalunya se independice y pida su ingreso a la Federación Interestelar. En todo caso, quedarán inhabilitados. No perderían su condición de diputados, pero si su capacidad para ejercer o delegar ese cargo. Lo más probable es que dimitan como diputados -–Turull included–, si no mañana, si después de la resolución al recurso que, se preve, interpondrán. Si bien es posible, parece sumamente improbable la presencia de Turull en un pleno a realizar el sábado.

13- Francamente, ignoro el sentido del acto de hoy. Quizás se ha hecho para iniciar el reloj de las elecciones, no sea que te lo inicie otro. Quizás se ha hecho para que la CUP quede como un partido-traidor, algo sumamente improbable cuando no se pueden hacer funcionar a tutiplén los 11 Principios de etc. Igual se ha hecho porque a nadie se le va a ocurrir otra cosa. 

14- Discurso de Turull. Lo lee sin levantar la vista del folio. Un tanto como se leyó todo en las sesiones de septiembre, en las que se desobedeció desde una tristeza, e incluso, vergüenza enormes. No aparece, ni por asomo, el palabro República. Es un discurso autonomista. Y –lo que es una metáfora del Procés– una petición desesperada al Gobierno, "de dialogar de Govern a Govern", de recuperar aquel rol del catalanismo conservador desde el 78. El Procés ha sido un conflicto entre élites con una misma cultura y objetivo que, de pronto, dejaron de hablarse. Unas cuantas palabras en aranés para demostrar que es una propuesta de gobierno integradora. Es decir, un lapsus que da a entender que la única integración que se observa es la lingüística, no la social, pongamos. Palabras en castellano, "dedicadas a España y a los que la tienen en su corazón". Y emisión de propuesta de Gobierno. El primer punto es la Democracia. Para el procecismo, como para el PP, la democracia es una ideología, y no un sistema. Es decir, algo sensible de someter a ideología propia. Socorro. Segundo punto, cohesión social, que se confía a la escuela. Es decir, como en toda Cultura de la Transición, la cohesión es un estado de ánimo sustentado en mensajes culturales, no en derechos y bienestar. Por lo demás, emisión de propuestas chachis / alusiones a cosas que dice un político cuando quiere ser enrollado/pintar en blanco –derechos, FP, género, renta social básica–. Si se trata de un discurso para no ser votado, podría haber prometido bajar el pan o la lencería. El resultado es un discurso tristón. Posteriormente, Albiol, en lo que tal vez ha sido su única exhibición de genio y singular gracejo en su biografía, dice sobre el discurso de Turull: "Mis hijos van cada mañana al colegio con mayor alegría de la exhibida por usted".

15- Arrimadas sale sobrada. Iceta no busca sangre. Domènech pide una moción de censura en el Congreso. Albiol, lo dicho. La CUP da por muerto el Procés. JxC emite un discurso eléctrico, pero sin poder dominar los 11 puntos de etc. Es decir, un discurso no eléctricoZzzzz, dejà vuZzzzzz.

16- Bueno. Se vota. Se pierde. Puede, lo dicho, haber una segunda votación el sábado. Si el candidato no está en el trullo. A saber. Si está coleando, podrían dimitir los diputados empurados y los exiliados, y facilitar la investidura. Pero eso sería inútil. En sesión de investidura no se aceptan dimisiones de una sesión a otra, me dice una chica que sabe un huevo de reglamento.

16- Sobre el futuro. Si, posteriormente a este jalón, dimiten –además de las presumibles dimisiones de los encausados–, Puigde y Comín –no se prevé; no se irían ni con agua caliente, me explica un dimisionólogo–, es que habrá Govern en menos de dos meses. Sería la victoria de ERC-PDeCAT. Si no dimiten, es que vamos a elecciones. No sería, parece ser, la victoria de ERC, PDeCAT, y JxC. 

17- En una repetición de elecciones, cabe suponer, bajaría un tanto el bloque procesista, seriamente erosionado por su nada, ya contrastable para, incluso, quien no quiera verla. Habría la posibilidad de otro tipo de Govern. Tal vez, igualmente inquietante, con participación de otro partido ultra-nacionalista: C's. Vete a saber.

18- Sería un chollo, deseable por casi todo el abanico electoral, una sociedad cat dividida en dos banderas. Máxime cuando, en breve, empiece el rebrote de la crisis económica, tsunami social previsto para dentro de unos meses. Cabe suponer que el Bienestar proseguirá su desaparición, mientras agitamos banderas. Yupi. 

19- Mientras agitamos la banderita, prosigue, por otra parte, la reformulación del Estado. Esta semana ha aparecido en la prensa un informe de la Benemérita remitido al juez, en el que se especifica el staff de los Comités de Defensa de la República (CDR), y se explica su comportamiento delictivo durante la huelga del 3D. Es decir, durante una huelga, reconocida por el derecho a la ídem. Los pretendidos "dirigentes" de los CDR no lo son. Algunos, de hecho, no lo son de manera notoria, y otros están en las antípodas. Pero si el juez estima que el informe de la Guardia Civil es un Pulitzer, se exponen a los 30 años con los que viene equipado de serie cualquier auto desde hace meses. Amnistía Internacional, por cierto, ha llamado la atención, esta semana, sobre el carácter arbitrario de la prisión preventiva, y sobre el carácter exagerado de los cargos imputados al procesismo.

20- El Procés, que hoy agoniza a lo bestia, ha sido una estafa. Como los Mili Vanili, unos tíos que, cuando se descubrió que eran puro trile, devolvieron el Grammy, pero no fueron al trullo 30 años. El final del procés debería suponer una devolución del Grammy, una catarsis social, un serio debate sobre la política y la mentira. Pero supondrá condenas inauditas. ¿Son legales esas condenas? Sí, en cuanto es legal someter la política al código penal.

21- En el momento en el que escribo la "o"de la palabra "canuto", recién levantada la sesión, han dimitido tres diputadas ERC, que en breve horas serán empuradas oficilalmente en el TS. Supongo que es una táctica de defensa. En todo caso, si llega a haber segunda votación el sábado, Turull, con esos tres votos menos, no la ganará. Lo que amplia el interrogante de la razón de la sesión de hoy, de toda esta exhibición de debilidad. 

22- Esto se acaba. Parece que ya de forma oficial.

CTXT necesita un arreglo de chapa y pintura. Mejorar el diseño, la usabilidad… convertir nuestra revista en un medio más accesible. Con tu donación lo haremos posible este año. A cambio, tendrás acceso gratuito a El...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección. Su último libro es 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

20 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. casiopeo

    Tus crónicas siempre me encantan, Guillem pero hay un punto en el que nunca estoy de acuerdo. El Procés, la Cosa, el invento, no era enteramente fake, pura propaganda, no. Era, además, y eso es lo novedoso de los últimos tiempos, un intento de forzar al estado a pisar un terreno que el estado no quería, en este forzamiento había que romper algunas reglas procedimentales, poca cosa, pero había que romperla, había que convocan referendum ilega, etcs para que el estado aceptara negociar. ¿Y si la jugada les salia bien, y si el estado se acojonaba? El forzamiento hubiera merecido la pena. Pero lo que ha pasado es que el estado esp. es muy bestia, no es Dinamarca, y se ha dicho “ ¿qué, quereis jugar a forzar las normas, los procedimientos para obtener obetivos políticos más allá de la línea ? Pues vais a tener dos tazas, bien colmadas de lo mismo, si hay que forzar el derecho penal y procesal, se fuerza” y esto es lo que ha pasado, para desgracia de todos. Que a la hora de forzar los limites, el poder real siempre tiene mejor juego, de largo.

    Hace 3 años 6 meses

  2. David Cros Pallarès

    La democracia llegó a España después de una cruenta guerra civil y de casi 4 décadas de dictadura franquista ultraconservadora que, entre otras muchas cosas, a parte de construir embalses y plantas hidroeléctricas, dedicó todos sus esfuerzos a enriquecer a sus dirigentes y sus familias así como represaliar y eliminar a aquéllos y sus familias que lucharon contra ellos, y saquear sus propiedades. La transición española suele ponerse de ejemplo de cómo se puede llegar a la paz y concordia sin derramamiento de sangre y sin violencia, con el compromiso de escuchar al otro y al diálogo. Lamentablemente, en Euskadi, no lo entendieron así quienes apostaron por la lucha armada para la consecución de unos fines políticos (ETA, Herri Batasuna…). Sus dirigentes políticos legitimaban todos y cada uno de los atentados con coches bomba y tiros en la nuca, y nunca condenaron tales actos y mucho menos pidieron disculpas. Y hasta que el PP no aprobó la Ley Orgánica 6/2002, de 27 de junio, de Partidos Políticos, ningún juez pudo meter en prisión a tales dirigentes -como Arnaldo Otegui, por ejemplo- con la misma impunidad que el juez Llarena hace hoy con los líderes civiles y dirigentes políticos catalanes independentistas. El pueblo catalán se enorgullece de sus historia -no hay ninguna otra institución europea tan antigua como el propio Parlament (data de 1359), de su lengua, de su cultura, de su Senyera, de sus tradiciones como los castellers -por ejemplo-, de su gastronomía, de su territorio, de sus valores y su espíritu conciliador y a la vez emprendedor. Lo desconozco, pero quizás seamos la única nación del mundo que celebra su fiesta nacional -no como otras que celebran el día de la conquista-, el recuerdo que nunca debe olvidarse de la pérdida de las libertades, un 11 de septiembre de 1714, a la vez que simboliza la actitud de esperanza, reinvindicación y resistencia activa contra la opresión. Finales de los años 70: llegó la democracia en España a pesar de mantenerse instituciones medievales como la Casa de su Majestad el Rey (la cantidad global asignada sólo para el ejercicio 2017, ascendió a 7.818.890,00€ que pagamos entre tod@s, lleguemos o no a final de mes, nos corten la luz y el agua, nos desahucien o sigamos en el paro). Se creó el estado de las autonomías y la transferencia de competencias (y, por cierto, se pactó el concierto económico exclusivos de Euskadi y Navarra). Pero la condición humana es la que es. Y el poder corrompe. A tod@s por igual. Seas de derechas, seas de izquierdas, seas nacionalista, seas lo que seas. O difundes ser. En los países del Norte de Europa (Finlandia, Dinamarca, Noruega y Suecia) apenas hay escándolos políticos de corrupción y malversación de fondos públicos. No sé, quizás será el frío que atempera pasiones y pecados capitales como la avaricia. Pero acá… Cuánta razón tenía Pasqual Maragall cuando echó en cara a Artur Mas lo del 3% (el porcentaje de comisiones que se llevaba CiU por cada obra pública licitada y que, aunque pagaran las empresas, al final se devolvía con dinero de los contribuyentes). Todos tienen las manos sucias. Y entre ladrones… pues eso. “Tú apoyas mis presupuestos y yo hago la vista gorda. Total, como hacemos lo mismo, unos en Valencia y otros en Andalucía…” El nacionalismo catalán, cuyo máximo exponente fue Jordi Pujol (pujolisme) y CiU, apostó siempre por el seny (sentido común): desarrollar ampliamente el estatut d’autonomia sin llegar a molestar a Moncloa ni al Congreso de los Diputados. Pero en 2006, y por iniciativa de un presidente socialista (Pasqual Maragall) -qué curioso!-, se aprobó un nuevo estatut d’Autonomia, mucho más “ambicioso” políticamente hablando. Recibió el apoyo en referéndum y de las Cortes españolas (José Luis R. Zapatero). Pero no gustó al PP… que lo llevó al Constitucional. Y en sentencia 31/2010, del 28 de junio, lo que en su día fue aprobado y aceptado por unanimidad, se descuartizó. Ese acto fue la chispa que provocó un incendio que ha ido creciendo año tras año y del que nadie parece tener la herramientas políticas, ni la capacidad de reconocer en la otra parte sus intereses y su legitimidad, ni la actitud para negociación, ni la voluntad para la conciliación, ni la entereza personal... de apaciguarlo. Semana tras semana, cada acto espontáneo de la gente echándose a la calle para protestar pacíficamente y cada declaración política de un lado y de otro se retroalimentan mutuamente. La manipulación informativa está al orden del día. Sólo hay que ver en una misma jornada qué detalles y qué imágenes salen por uno u otro noticiarios. Desde el lado independentista lamento muy profundamente que en más de una ocasión se afirme o se haga creer que uno no es catalán si no es independentista. Eso es de una catadura inmoral, sectaria e intransigente imperdonable. Desde el lado independentista lamento profundamente que se salten los reglamentos parlamentarios y se quiera modificar sustancialmente nuestra máxima ley (l’Estatut) con tan sólo 72 diputados (elecciones al Parlament del pasado 27 de septiembre de 2015) cuando son necesarios dos terceras partes del arco parlamentario (90 escaños). Imponer no es de sentido común y no es una opción sensata. Entonces, por la misma regla de tres, la parodia de Tabarnia podría materializarse de la noche a la mañana… Desde el lado constitucionalista lamento profundamente que se persigan, se encierren en prisión o se provoque su huida al extranjero a los líderes civiles y dirigentes políticos por sus ideas, aunque pretendan justificarlo por unos actos delictivos como la sedición y la malversación de fondos públicos que aún deben juzgarse, por cierto. Desde el lado consitucionalista lamento profundamente su falta de respeto a las instituciones y al pueblo de Cataluña. Y su empeño en tergiversar la realidad no puede ser más esperpéntico. Ambas posiciones están enquistadas. Y el choque de trenes ya se ha producido. El daño está hecho. Hoy, hay en Cataluña familias destrozadas porque hay unos hombres y unas mujeres a quienes se les ha arrebatado su libertad por proclamar y defender sus ideas políticas, desde la tribuna y desde la palabra, nunca desde la violencia ni las amenazas. Y del otro lado hay un PP catalán que ya no pinta nada. Nunca lo hizo pero hoy, menos que nunca. Y cuyo espacio está ocupado por C’s. Es necesario dialogar. Tener una visión de futuro. Y ceder. Por ambas partes. Porque de seguir así, iremos de mal a peor. Hasta la fecha el independentismo catalán ha sido pacífico (la gente que vemos echarse a la calle y mostrar una actitud de no violencia que recuerda a la de Gandhi contra el colonialismo inglés) pero... siempre será así? Me hago esta pregunta porque de verdad temo que empeoren las cosas. Hagamos entre tod@s una reflexión sensata y busquemos soluciones en el diálogo. No echemos más leña al fuego.

    Hace 3 años 6 meses

  3. Mònica

    No me parece muy correcto escribir tan ligeramente sobre temas tan graves como prisión de 30 años por delitos inexistentes. Y también me parece una falta de respecto hacia los ciudadanos que lo único que queremos es una sociedad mejor para nuestros hijos y nuestros nietos.

    Hace 3 años 6 meses

  4. Manuel Rivas

    Qué bien que estabas , comiéndo tu croissant y tu cafelito, y a las 10:00 AM, al curro, y al Nordeste, porras,y embustes, negación de lo sucedido, válidos del Rey, avasallando.En fín, cada uno a lo suyo, Ah! te ha quedado un artículo ,Patchouli,Truly,Mamoouli,Madrily.Mira que si te dan el premio Pulitzer???

    Hace 3 años 6 meses

  5. emigrante

    Me uno a las felicitaciones, creo que da de lleno en el clavo. Tan solo hay un detalle que no acabo de entender del 1-O. Dice "el Govern aspiraba a que ese día la poli chapara los coles" si fuera así entonces por qué no mandaron a los mossos ha hacerlo en lugar de ordenarles que se pusieran de perfil? Si hubieran cooperado con los piolines lo habrían logrado. Acaso eran tan incompetentes que ellos mismos se sabotearon el plan por querer estar en misa y repicando?

    Hace 3 años 6 meses

  6. Loper

    "Cabe suponer que el Bienestar proseguirá su desaparición, mientras agitamos banderas. Yupi. " Para mí esta es la clave de todo este asunto. Mientras España cabalga hacia el tercermundismo social, los manipuladores sacan las banderas a pasear para distraer al rebaño, o los rebaños.

    Hace 3 años 6 meses

  7. Hanna

    ¡Qué asco y qué vergüenza que Ctxt exhiba raperos sin vergüenza a la búsqueda de un estilo vanguardista, tan vanguardista que este, por ejemplo, se permite escribir: «Diversos periodistas, tertulianos y opinadores de pronto han comunicado que el Procés NO CONTENÍA NADA DETRÁS SUYO (las mayúsculas, mías), y que habían sido engañados». ¿Detrás suyo? ¡Hoooombre, qué gran hallazgo lingüístico e intelectual! Hay medios de incomunicación que no tienen empacho en presentarse como son -La Sintazón, el Inmundo, ABC...- y otros que, para decir exactamente lo mismo, se presentan vestiditos de progres de primera 'incomunión'. Pero, claro, terminan por enseñar la patita. ¡Y pensar que, durante un tiempo, os hice propaganda, Ctxt, sin haber caído en que sois de esos medios capaces de enjuagarlo absolutamente todo y que querrían engañarnos a todos al tiempo, tirios como troyanos! Leído ya hace casi tres años, pero hay hoy excelentes actualizaciones en Público, por ejemplo, de en qué terminó la extraña relación Catalunya-España, no os la perdáis, porque el problema no es solo de los catalanes, ¡qué va!, es de todos nosotros los que vivimos en esta larga noche franquista que va durando casi ochenta años. https://lenguacandeal.wordpress.com/2015/09/25/garcia-margallo-en-territorio-comanche/

    Hace 3 años 6 meses

  8. José Luis

    Cran cronista del "procés", Guillem!!! Hasta la próxima.

    Hace 3 años 6 meses

  9. el guitarras

    Yo no creo que se haya acabado, empieza abora.. que los últimos dos años han sido una estafa politica por culpa de los zumbados de la CUP y la avaricia de los otros eso sí.. Yo creo que los políticos catalanes habrán aprendido una lección que nunca deberían haber olvidado.. No hay encaje possible.. Spain tendrá que aprender a buscarse la vida sin cat... Tienen petroleras y de todo, ya son mayorcitos,. -----—-----------------—---------------------------------------------------------------- http://ctxt.es/es/20180321/Politica/18537/estado-democracia-quebec-ibarretxe-sanchez-cuenca-proces-constitucionalismo.htm -----—-----------------—---------------------------------------------------------------- El contraste entre esta interpretación flexible de la Constitución canadiense y la sentencia del Estatut del Tribunal Constitucional español no puede ser mayor. Mientras que nuestro Tribunal Constitucional no fue más allá de la letra del articulado y antepuso en todo momento el principio constitucional al principio democrático, sin molestarse en buscar una solución comprehensiva que pudiera reconciliar los dos principios en juego, el Tribunal Supremo de Canadá se esforzó en buscar una solución compatible con una interpretación integral y constructiva del texto constitucional y a la vez respetuosa con la voluntad de una minoría territorialmente concentrada. -----—-----------------—---------------------------------------------------------------- La sentencia canadiense fue clave para desactivar la tensión territorial en Canadá. En cambio, la sentencia española contribuyó decisivamente a hacer inmanejable el conflicto catalán. Según nuestro Tribunal Constitucional, a los catalanes favorables a la independencia no les queda otra salida que la resignación, pues la única manera que tienen para conseguir sus fines pasa por el procedimiento agravado de enmienda constitucional: en la medida en que los diputados catalanes son una minoría permanente en el Congreso de los Diputados, es evidente que nunca podrán ver satisfecha su demanda, aun si el apoyo a la independencia fuera el cien por cien de Cataluña. En tal caso, si hubiera unanimidad entre los catalanes a favor de la independencia, ¿seguiríamos defendiendo que la sociedad catalana no tiene más remedio que resignarse a seguir formando parte de España hasta el final de los tiempos? -----—-----------------—---------------------------------------------------------------- En fin, la interpretación “legalista” de la democracia ha impedido que los actores políticos se hagan cargo de la complejidad política del problema catalán. En lugar de tratar la cuestión con todas sus aristas, se optó por no afrontarlo al considerarlo extraconstitucional.

    Hace 3 años 6 meses

  10. Enric

    "puro trile" . Se te hechaba de menos... Espero que todos estos artículos se recopilen y editen algún día. Por cierto, lo más relevante del pleno/artefacto , el descuelgue de las CUP: "Damos por acabado el procés"

    Hace 3 años 6 meses

  11. Anonimo

    Nunca dejes de escribir Guillem, para muchos eres ya el cronista de cabecera de todo este delirio. Llevo más de un año desde que te descubrí y no me pierdo ningún capítulo, sin ellos se habría hecho muy complicado entender lo que ha sido y es el proces. Un fuerte saludo si me lees.

    Hace 3 años 6 meses

  12. luis

    Gran artículo, lo mejor que he leído sobre la farsa del prusés y la ignominia fascista de imponer un delirio a más de la mitad de los catalanes que no lo apoyan.

    Hace 3 años 6 meses

  13. luis

    Gran artículo, lo mejor que he leído sobre la farsa del prusés y la ignominia fascista de imponer un delirio a más de la mitad de los catalanes que no lo apoyan.

    Hace 3 años 6 meses

  14. luis

    Gran artículo, lo mejor que he leído sobre la farsa del prusés y la ignominia fascista de imponer un delirio a más de la mitad de los catalanes que no lo apoyan.

    Hace 3 años 6 meses

  15. luis

    Gran artículo, lo mejor que he leído sobre la farsa del prusés y la ignominia fascista de imponer un delirio a más de la mitad de los catalanes que no lo apoyan.

    Hace 3 años 6 meses

  16. luis

    Lo mejor que he leído sobre la farsa del prusés ese en muchos meses

    Hace 3 años 6 meses

  17. Rubén

    Gràcies Guillem. La verdad es que Fairy hace lo que promete, el procés más bien ha logrado mantener la peor de las grasas.

    Hace 3 años 6 meses

  18. fer

    Y lo que nos hemos reido....

    Hace 3 años 6 meses

  19. Mariano

    Uno de los mejores -o el mejor- artículo que he leído sobre el prusés.

    Hace 3 años 6 meses

  20. Manuel

    esto es un articulo de m*a ni informa ni na como muchos de los articulos de ctxt, y esperan que paguemos para esto......

    Hace 3 años 6 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí