1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

PROCESANDO LA REPERA

El canto del Chicken

En la detención de Puigdemont –por parte de la policía alemana de tráfico– ha participado de alguna manera el CNI, informa la revista alemana Focus. En los despachos de MAD lo están celebrando –metafóricamente– con un volquete de putas

Guillem Martínez Barcelona , 25/03/2018

<p>Manifestantes en Barcelona intentando alcanzar la delegación del Gobierno, el 25 de marzo.</p>

Manifestantes en Barcelona intentando alcanzar la delegación del Gobierno, el 25 de marzo.

Elise Gazengel

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT necesita un arreglo de chapa y pintura. Mejorar el diseño, la usabilidad… convertir nuestra revista en un medio más accesible. Con tu donación lo haremos posible este año. A cambio, tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Aporta aquí

1- En los años cincuenta, la RAI hizo una célebre entrevista a Sciascia. A esa entrevista fue, como acompañante, el núcleo íntimo del autor. Todos tíos y sicilianos, todos vestidos con traje negro, todos gastando la cara impenetrable del indio que pintó Remington, o del caucásico que describió Tolstoi. Entre ellos, estaba el primo de Sciascia. Otro tipo educado y hermético, llamado Giuseppe. Giuseppe Tomasi de Lampedusa, además de poseer el aspecto de guardar un secreto milenario, guardaba, en efecto, un secreto milenario. Una novela colosal, aún inédita, que hablaba de la cultura como secreto no reconocible salvo para los iniciados. El tema de esa novela es el honor. Es decir, la traición. Explica la historia de un hombre que, fiel a su honor, a unas leyes invisibles y antiguas, traiciona. De cómo en una isla invadida por griegos, romanos, musulmanes, normandos, franceses, aragoneses, españoles, napolitanos, garibaldinos, italianos, había persistido un secreto. Ellos. Ellos eran una suerte de resiliencia, unas leyes no escritas, extrañas, ajenas al honor y a la traición, que habían resistido toda ocupación. “Somos bárbaros”, dice el Príncipe de Salina, tal vez uno de los personajes literarios más plenos de civilización en la literatura planetaria, cuando un enviado de Vittorio Emanuele viaja a Sicilia para proponerle ser senador, propuesta que rechaza. Il Gattopardo fue, en su día, un fenómeno entre los consumidores de Sur. Llegó a las manos de Llorenç Villalonga, un autor catalán de Mallorca, otra isla resiliente. Era también un aristócrata, un hombre de honor. Es decir, un traidor. Falangista viejo, había escrito una novela en castellano –la publicó en catalán; fantástica, si bien menor que la de Lampedusa– también sobre una isla, la traición y las culturas bárbaras y antiguas. Quedó tan loco con la novela de Lampedusa que la tradujo al catalán. Se trata de una traducción formidable. El mallorquín ha dado, sin duda, el mejor catalán del siglo XX, como el castellano de Cuba ha sido uno de los mejores para el mismo siglo. Las islas. Las islas son la metáfora de la resiliencia. Pla decía que Catalunya es la parte más occidental de Italia. Es, por lo tanto, la parte mas occidental de Sicilia. Es, por tanto, una isla. Maura, isleño, aludía a los mallorquines –ese colectivo que depuró el concepto March– con estas palabras intraducibles, secretas: 'Naltros som naltros'. Nosotros somos nosotros. Las culturas no tabuladas, las culturas sin Estado, antiguas, viejas –viejas y, por lo tanto, aterrorizadas por la posibilidad de ser ya estériles–, han sobrevivido hasta el siglo XXI traicionando: era su único recurso. Para lo que necesitan una cultura extrañísima, repleta de espejos, que impida ver la traición. Carecemos, en fin, de traducción. Nosotros somos nosotros. Somos poco menos que el Verbo, del que no se puede hablar sin morir fulminado. No hablamos. Nos miramos y nos reconocemos.

2- El Procés es propaganda, etc. Pero también es un secreto no pronunciable en una isla antigua, en la que todos nos miramos y nos comprendemos. Es, por tanto, intraducible. Lo que en el resto del mundo es traición, inoperancia, secreto, indolencia, aquí, en esta parte del mundo que aún viste de negro –y ahora, emoticono con cara llorando de risa, de amarillo–, puede ser, por tanto, otra cosa. En toda esta serie –la serie más larga del mundo, me temo– he intentado traducirlo. Es imposible traducirlo sin hacer una novela. Que ya hizo Lampedusa. Una novela que habla de una muerte que hace siglos que dura. No he hecho una novela. Por lo que, supongo, no lo he traducido. Sólo he hablado de política.

3- Bueno. Al tajo. Política.

4- El sábado 24 de marzo hubo pleno. Un pleno intraducible, para marcarse un nosotros-somos-nosotros, que es, básicamente, lo que sabemos hacer las culturas antiguas. Era, de hecho, un pleno inútil aparentemente, salvo por el hecho de que nosotros somos nosotros. Todos los nosotros del hemiciclo se formularon teatralmente. Fue la culminación a 6 años de nada, de nosotros somos nosotros. Fue la última vez que se jugó al Chicken Game. Fue, en ese sentido, el canto del chicken. Nosotros somos nosotros: a) el nosotros PP abandonó el hemiciclo, no sea que la sesión fuera ilegal –no lo era; era una sesión de investidura suspendida, en la que no se votó nada–; b) el nosotros C's volvió a vertebrar el tema del ya-te-lo-dije-nene, una variante del tema nosotros-somos-otros-nosotros. PSC, vía Iceta, hizo algo raro. Un discurso aparentemente real, en el que a través del nosotros-somos-nosotros ofreció olvidar el pasado y hacer algo de amplio espectro, en tanto que nosotros. Comuns/Domènech hizo algo parecido, a la vez que volvía a emitir señales de que Comuns podría, todo lo contrario, volver a ser el pagafantas del procesismo, ese nosotros no somos vosotros. ERC, sin mencionar República ni otra falta o delito, como aparcar en doble fila, vertebró el tema del nosotros somos nosotros. En este caso, democracia y sufrimiento. CUP/Sánchez enhebró el tema del sufrimiento. Aludió a la República, que por primera vez en la historia de la Península no es una promesa de Primavera, sino de Sufrimiento. De una identidad satisfecha con el sufrimiento. JxC/Torra se cuidó mucho de aludir a la sombra de la sombra de una República, y emitió discurso homologado nosotros somos nosotros. Somos sufrimiento, democracia, etc. Es más, en tanto que todo ello, somos el bien frente al mal. Sólo los procesistas, los más nosotros, somos nosotros. Ningún partido procesista aludió a la creación de un Govern. Sufrimos tanto y eso nos hace tan buenos que el 155, me temo, es una zona de confort para nosotros. Nosotros somos nosotros. Somos secretos inconfesables y antiguos.

El Procés es propaganda, etc. Pero también es un secreto no pronunciable en una isla antigua, en la que todos nos miramos y nos comprendemos

5- El Presi de la Mesa aludió a crear una asociación horizontal para denunciar la represión. Nos permitirá ser nosotros. Y, lo que es mucho mejor, no hacer nada. Salvo reunirnos, mirarnos a la cara y sufrir todo aquello que sólo sabemos nosotros y sólo nos importa a nosotros.

6- El día anterior se inició la tercera fase de la represión judicial. Auto de Llarena y medidas cautelares.

7- Medidas cautelares. Prisión para consellers y emisión de euro-órdenes como para una boda. En el momento en el que escribo estas líneas –no se pierdan el punto 13-, parecen que se están haciendo efectivas. Es decir, Europa, o al menos la Europa más próxima al ramo policial, no observa ninguna patología en el auto, ni en las euro-órdenes.

8- Auto de Llarena. Llarena, el Gobierno y el votante procesista son los únicos mamíferos que se comportan como si el Govern hubiera hecho algo. No hizo, efectivamente, nada, salvo gestionar un nosotros somos nosotros. Que Llarena y Gobierno observen lo contrario es humor negro. La descripción de la violencia necesaria para construir un delito de rebelión es una mala noticia para el activismo post-15M. No hay otro, me temo. El delito de rebelión, aplicado al caso, es una exageración descomunal. La justicia exagerada, como cualquier exageración –no sé, la factura en una marisquería–, no es justicia. El emisor y el consumidor de procesismo ven en todo ello un abuso. Lo es. No hicieron una rebelión. Hicieron varios años de nosotros somos nosotros.

Llarena, el Gobierno y el votante procesista son los únicos mamíferos que se comportan como si el Govern hubiera hecho algo

9- El procesismo plantea en este abuso un combate democrático. Ellos son el franquismo, mientras nosotros somos nosotros. Pero ellos no son el franquismo. Son la reformulación autoritaria de la Transición. Son la postdemocracia. Se empezó a elaborar, en el Congreso, antes de 2011. Participaron en esta auténtica reformulación de la democracia, puntual o sostenidamente, partidos procesistas. Incluso después de haberse iniciado el Procés. La Llei de Transitorietat –nada, una inutilidad hoy penalizable, pensada para no ser aplicada– vertebraba también postdemocracia, un Estado autoritario sin división de poderes. Al nosotros somos nosotros no le importó.

10- No es la primera vez, por ejemplo, que se produce ese abuso de poder por aquí abajo. En 2011, miles de manifestantes rodearon el Parlament, momentos antes de que en él se votaran los presupuestos más salvajes del momento. Ese día, al Parlament fue Mas en helicóptero. El Procés se inició en breve. Fue un intento exitoso de que Mas pudiera ir al Parlament sin helicóptero en tanto era uno de nosotros, y nosotros somos nosotros. En el posterior juicio a varios manifestantes, Gene y Parlament se presentaron como acusación. Consiguieron que el juicio fuera en la Audiencia de MAD. No querían fotos de nosotros somos nosotros entrando a denunciar ciudadanos en la Audiencia de BCN. Ese cambio de sede, por si solo, supuso un endurecimiento de penas. En el primer juicio, los acusados salieron libres. La defensa había conseguido imponer el derecho a la manifestación sobre la acusación de atacar instituciones del Estado –supongo que esa será la defensa, cuando la haya, en este otro caso–. Fiscal, Gene y Parlament recurrieron. * Actualmente, ocho manifestantes están en la cárcel. Son presos políticos. Como cualquier rapero. Nadie lleva lacito por ellos. Ellos no son nosotros. Y nosotros somos nosotros. *[No hay todavía presos en la cárcel por los hechos de Aturem el Parlament. Hay ocho condenados, pero la ejecución de la sentencia está suspendida por un recurso al Tribunal de Estrasburgo].

11- Los nosotros-somos-nosotros en prisión y pendientes de juicio por rebelión –por rebelión porque, por ahora, no hay delito de deicidio– son unos irresponsables, unos psicópatas sociales, unos políticos deshonestos, muy parecidos a los que les han encarcelado y con los que, en ocasiones, comparten la responsabilidad de haber construido este nuevo Estado, creado con la reforma exprés del TC y con varias contra-reformas simultáneas. Lo que no excluye que sean también presos políticos. Lo que no excluye que, con criterios robustos de lo que son los derechos y la democracia, deban ser defendidos de lo que se les avecina y no vieron, mientras vivían hipnotizados por el hecho de que nosotros somos nosotros.

12- El viernes 23 de marzo, el día anterior al pleno del canto del chicken, se sucedieron manifestaciones ciudadanas. Convocaban, con descoordinación y en diversos puntos, los Comités de Defensa de la República (CDR) y la ANC. Es importante saber que la ANC estaba como despistada, y que al colgar un tuit para poner punto y final a la mani, la afición empezó a chotearse de ella. En la mani, retransmitida para CTXT por Elise Gazengel / @EliseGaz, los Mossos dejaron de ser la nostra policia, como se gritaba en las manis del 3D y 8D, cuando nosotros éramos nosotros, para pasar a ser la poli de siempre. Conflictiva. Uno de los cuerpos más violentos del Estado. Al periodista Jordi Borràs le dieron para el pelo, as usual, y a Eli una poli le atrapó por la garganta. Lo que no tiene mérito –Eli tiene el cuello bello y delicado de un canario de otro planeta–. La mani perdió intensidad cuando la exnostra policia sacó las escopetas de foam y disparó al aire, esa cosa que lo envuelve todo.

13- En la mañana del día en el que escribo estas líneas, domingo 25 de marzo, han detenido a Puigdemont. Iba a escribir que han empezado a hacer efectivas las euro-órdenes, y que los exiliados irán cayendo, vía método de la fuente y el cántaro, que tanto va a la etc. Pero parece que va a ser antes. En la detención de Puigdemont –por parte de la policía alemana de tráfico– ha participado de alguna manera el CNI, según informa la revista alemana Focus. En los despachos de MAD lo están celebrando –metafóricamente– con un volquete de putas, el modo de celebración oficial más hondo y apasionado, según explicó Granados, expolítico del PP encarcelado por corrupción, y miembro de la tercera generación de dirigentes de la Transi. Una generación que hoy gobierna en Esp y –es un decir– en Cat. Como el chiste del astronauta español, no tenían que hacer nada, salvo dar de comer a los monos. Han apretado, en Cat y en Esp, todos los botones a la vez. Nosotros somos nosotros.

 14- Prosiguen, me dicen, entregas de exiliados en otros puntos de Europa. Ponsatí, en Escocia. Ponsatí, tal vez, el único foco de honestidad en el Procés, reconocía hace unas horas, en TV3, que el Procés no había servido para nada. Lo que en nosotros somos nosotros equivale a decir que fue una estafa.

 15- Este domingo se han convocado protestas. ANC y CDR. La ANC, tranqui, me dicen. En el Consulado alemán. Alemania, respeto absoluto y protestante a la ley desde 1945, no entiende el Procés ni esta manifestación. Curiosidades antropológicas de una isla: tanto la ANC como algún gran dirigente procesista han animado a manifestarse después de las vacaciones de Semana Santa. Hoy no, mañana / nosotros somos nosotros. La mani CDR es frente a la Delegación del Gobierno. Incluye una poli / mossos más violenta que hace 24 horas, me dice Eli a través de su cuello. Los CDR parecen alejados del procesismo. Me temo que serán duramente reprimidos judicialmente en breve. Y supongo que, también en breve, será el punto en el que nuevas generaciones vertebren la siguiente casilla, diferente, más lenta. Pueden vertebrar a su vez otra emisión de nosotros somos nosotros, o una propuesta de ruptura, democracia y derechos en esta isla y este Estado tan raros, que tan bien vive sin todo eso, al parecer. Sólo con nosotros somos nosotros parece ir tirando.

16- Es necesario un Govern. Me explico. Hay personas que lo necesitan, que necesitan ir en coche azul, que necesitan volver a su pueblo con coche azul mientras hablan por el móvil, y que en su pueblo les observen y comprendan que nosaltres som nosaltres. Diría que, por primera vez desde el 21D, los partidos procesistas han tenido la epifanía de que deben formar Govern o, tras las elecciones, habrá otro nosotros en el Govern. Es posible que lo hagan en breve. Sería un gobierno intervenido, derrotado, que gestione esta descentralización administrativa, que no chulee con chorradas al Estado –cualquier cosa, a estas alturas de partido, es chulería penalizable; cualquier emisión de política al respecto, me temo, será una chorrada; el procesismo carece de posibilidades y ganas de hacer algo que no sea sólo para consumo interno: nosotros somos nosotros–. Carece, se diría incluso, de posibilidades para dejar de seguir cagándola. En el pleno del 24 de marzo, diversos grupos procesistas, verbigracia, dejaron ir que nosotros somos 2 millones. Vamos, que cinco millones son ellos, no nosotros. Es posible que ese Govern, periódicamente, acuda teatralmente a Estremera, a rendir honores a quienes han traicionado. Esas escenas de sufrimientos pueden copar el nosotros somos nosotros sin necesidad de recurrir a la política o, incluso a los hechos, esos engorros. La traición y el honor, en las islas, son cosas que sólo entendemos, al parecer, nosotros. Nosotros necesitamos que nosotros nos hable en clave. Da igual si luego es real o no. Nos vale. Nosotros somos nosotros. Bárbaros, decía el Príncipe de Salina. Dioses, decía también el Príncipe de Salina. Los Dioses son, básicamente, bárbaros.

17- Me voy a la mani de los CDRs. Esa cosa nueva. Les digo.

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí