1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Dos calvos peleando por un peine

El anuncio de negociaciones nucleares entre Trump y Kim Jong-Un revive la amenaza atómica. Cincuenta años después del primer experimento, Estados Unidos posee una tecnología antibalística imperfecta

Edward Burmila (The Baffler) 27/03/2018

<p>Una escena de <em>¿Teléfono rojo? Volamos hacia Moscú. </em>Stanley Kubrick (1964)</p>

Una escena de ¿Teléfono rojo? Volamos hacia Moscú. Stanley Kubrick (1964)

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT necesita un arreglo de chapa y pintura. Mejorar el diseño, la usabilidad… convertir nuestra revista en un medio más accesible. Con tu donación lo haremos posible este año. A cambio, tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Aporta aquí

Los halcones de la guerra tienen mucha experiencia vendiendo la fantasía de que se puede sobrevivir a una guerra nuclear a un público estadounidense que suele mostrarse poco receptivo ante la idea de morir abrasado en un holocausto de fuego y radiación. Claro, si se minimiza la posibilidad de una guerra nuclear, la opinión pública podría mostrarse más favorable a una política exterior beligerante que flirtee abiertamente con la guerra. Quizá el ejemplo más explícito de este intento por mandar mensajes en ese sentido provino del subsecretario de Defensa para la organización de la defensa civil durante el gobierno de Reagan, T.K. Jones:

“Una guerra nuclear no es tan devastadora como nos han hecho creer. Si hay suficientes palas para todos, todo el mundo sobrevivirá…Se puede hacer un buen refugio si se sacan las puertas de casa, se cava una trinchera, se apilan un par de puertas por encima, se cubren con plástico para que la lluvia o cualquier otra cosa no estropee el pegamento de la puerta y luego se amontona tierra por encima. La tierra es el secreto”.

Verosímil, ¿verdad?

Este intento por suavizar la imagen del Armagedón coincidió con una casi suicida y desaforada política de riesgo, una profusión en el gasto en defensa y una tremenda bravuconería por parte del gobierno de Reagan, que situó a EE.UU. más cerca de una guerra nuclear a gran escala de lo que había estado desde la crisis de los misiles de Cuba. No obstante, este tipo de mensajes son anteriores a la época de Reagan. Como sucede en la película ¿Teléfono rojo?, volamos hacia Moscú, cuando el general Turgidson promete a la sala de guerra que si EE.UU. ataca primero a la Unión Soviética se podría conseguir la victoria con “no más de diez o veinte millones de muertos, como máximo, dependiendo de los descansos”, los argumentos que minimizan los horrores de las armas nucleares resurgen cada vez que Estados Unidos tiene un líder ansioso por un poco de guerra de la buena.

el signo de la época de Trump es el miedo permanente a que el final del mundo (o al menos de una parte importante) sea una farsa perpetrada por dos calvos peleando por un peine

Ahora los Estados Unidos tienen ese tipo de líder. Al estar Trump y su colega Kim Jong-Un enzarzándose en un concurso público por ver quién la tiene más grande, la posibilidad de que uno o ambos de estos megalómanos inestables pueda llegar a apretar el botón ya forma parte del ruido de fondo de la vida moderna. Si nuestros padres y abuelos vivían con el miedo a que se produjera un intercambio nuclear estratégico con la URSS, el signo de la época de Trump es el miedo permanente a que el final del mundo (o al menos de una parte importante) sea una farsa perpetrada por dos calvos peleando por un peine.

Incluso si los nombres, lugares y tecnologías concretas han cambiado, el mensaje continúa siendo el mismo y se está propagando de nuevo: no será para tanto; diez, veinte millones, como máximo.

Los estadounidenses tuvieron que procesar por primera vez la idea de una guerra nuclear a escala mundial, y sus consecuencias, en la década de 1950, cuando se desarrolló el ICBM (misil balístico intercontinental, por sus siglas en inglés) y la capacidad nuclear de la Unión Soviética. Los líderes militares y políticos se dieron cuenta rápidamente de la necesidad de aplacar el miedo entre la población. Se tenía que convencer a los ciudadanos, como requisito previo y necesario para vivir bajo la constante amenaza de una guerra nuclear, de que se podría sobrevivir a una. Evidentemente, esto no era cierto, pero la percepción supera a la realidad.

La construcción de refugios fue el primer gran bálsamo contra ese miedo, y se alentó a los estadounidenses a que construyeran sus propios búnkeres en el jardín de casa (que luego podrían convertirse en cobertizos o salas de póker). Muy pocos propietarios hicieron caso. Entonces, el plan evolucionó y dio origen a un programa subvencionado a escala nacional para construir refugios públicos colectivos. Cuando el Congreso y el gobierno de Eisenhower (y el de Kennedy después) vieron la factura, se esfumó cualquier posibilidad de construir refugios para que albergaran algo más que una  mínima fracción de la población.

Pero que no se diga que al Pentágono le falta imaginación. En lugar de refugios públicos, los encargados de la defensa civil pensaron en una política oficial que permitiera evacuar las ciudades antes de que se produjera un ataque nuclear. ¡Qué reconfortante! Hasta un niño podría supervisarlo. El gobernador de California, Edmund Brown Jr., amablemente señaló que “Los Ángeles ni siquiera puede evacuarse un viernes por la noche”. Así y todo, un funcionario del departamento de Defensa elaboró un plan que facilitaría la evacuación de las ciudades al dejar salir primero a los coches que tuvieran matrículas impares (en serio). Los propietarios de matrículas pares esperarían en casa con paciencia a que les llegara su turno. Nunca se aclaró hacia donde se evacuaría a los residentes urbanos, posiblemente porque los cerebros que estaban detrás de la idea se dieron cuenta de que un plan con una primera etapa tan pésima no necesitaba una segunda. En realidad, el plan no necesitaba funcionar, ya que los refugios y las estrategias de evacuación eran meros temas de conversación.

En la década de los sesenta y principios de los setenta, el discurso cambió hacia la posibilidad de encontrar una solución de corte tecnológico: defensa con misiles. Los misiles antibalísticos (ABM, por sus siglas en inglés) son y han sido el santo grial de la planificación de defensa estadounidense desde hace más de cincuenta años. El problema es que da igual cuánto dinero se dedique a ese problema (y se han dedicado miles de millones), esos aparatos de mierda sencillamente no funcionan.

Y no es porque no se haya intentado. El principal problema es que tanto el misil como la cabeza nuclear viajan a varias veces la velocidad del sonido. Solo imagina que te defiendes de una bala disparándola con otra mientras está en el aire: eso es el ABM.

Cuando George W. Bush retiró a Estados Unidos del Tratado sobre Misiles Antibalísticos, el gasto se disparó a unos niveles que solo Reagan podría haber imaginado, aunque sucedió de forma más discreta

Las siguientes décadas están plagadas (igual que el paisaje físico, en el caso de los primeros ABM: Nike Zeus y Safeguard) de intentos abortados por incorporar un sistema de defensa con misiles que funcione. El plan de Reagan imitando la Guerra de las galaxias es quizá el ejemplo más conocido, pero ni mucho menos el único. Cuando George W. Bush retiró a Estados Unidos del Tratado sobre Misiles Antibalísticos, el gasto se disparó a unos niveles que solo Reagan podría haber imaginado, aunque sucedió de forma más discreta.

Hoy en día, cincuenta años después del primer experimento, Estados Unidos posee una tecnología antibalística que siendo generosos se puede calificar de imperfecta. El Sistema de Defensa Terminal de Área a Gran Altitud (THAAD, por sus siglas en inglés), como su propio nombre indica de forma indirecta, solo es eficaz en un área limitada.

Tranquilos, muchachos. Los derribaremos. Fijo.

Al mismo tiempo que a Trump se le pone dura imaginando una guerra nuclear contra Corea del Norte, aparecen artículos en prensa alabando las maravillas de la tecnología antibalística estadounidense, como si ambos se hubieran puesto de acuerdo. Solo la CNN ha emitido ya doce reportajes sobre el THAAD y el sistema de defensa con misiles desde la primavera de 2017. El presidente Trump prometió en noviembre que destinaría cuatro mil millones de dólares adicionales para solucionar el problema… y de forma simultánea conseguía aumentar el riesgo de guerra al intercambiar insultos infantiles con “el hombre cohete”.

Decirle a la gente que una guerra nuclear no es algo tan grave porque se pueden derribar los misiles que nos disparen, coincide con la respuesta tradicionalmente utilizada, pero en realidad es bastante discutible. Los estadounidenses no se llevarán la peor parte de la guerra que está iniciando Trump contra Corea del Norte a través de Twitter. Corea del Sur y Japón son los países donde morirán millones de personas. Pero eso solo supondría un gravísimo problema si el presidente o su base política valoraran en lo más mínimo las vidas de personas no estadounidenses y no blancas.

Seúl (con una población de diez millones de personas) se encuentra a menos de 80 km de la zona desmilitarizada, y los veinte minutos de diferencia entre lo que tarda Corea del Norte en detectar un ataque inminente y lo que le cuesta a la máquina de guerra estadounidense destruir Pionyang es tiempo más que suficiente para convertir la ciudad en algo salido del Apocalipsis de San Juan. Los estadounidenses disponen de una fantasía tecnológica que les tranquiliza porque las armas nucleares no pueden hacerles daño, aunque lo más probable es que sí puedan. Sin embargo, los coreanos del sur no tienen ese consuelo.

---------------------------------

Traducción de Álvaro San José

Este artículo se publicó en inglés en The Baffler.

CTXT necesita un arreglo de chapa y pintura. Mejorar el diseño, la usabilidad… convertir nuestra revista en un medio más accesible. Con tu donación lo haremos posible este año. A cambio, tendrás acceso gratuito a El...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Edward Burmila (The Baffler)

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí