1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

‘Aborto legal para no morir’

En Argentina se estiman casi medio millón de abortos por año, y sus posibles complicaciones son la principal causa de muertes maternas. La ley para despenalizar la IVE tendrá que vencer la oposición de Macri, el Papa y la iglesia local

Beatriz Hernández Pino Buenos Aires , 27/03/2018

<p>Jóvenes participantes en la marcha a favor del aborto, el 19 de febrero, en Buenos Aires.</p>

Jóvenes participantes en la marcha a favor del aborto, el 19 de febrero, en Buenos Aires.

B.H.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT necesita un arreglo de chapa y pintura. Mejorar el diseño, la usabilidad… convertir nuestra revista en un medio más accesible. Con tu donación lo haremos posible este año. A cambio, tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Aporta aquí

El debate para la legalización del aborto en Argentina ha llegado este año al Congreso tras seis intentos fallidos. El proyecto de Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE), presentado a comienzos de marzo por la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto, lucha por garantizar el acceso legal, seguro y gratuito al aborto hasta la semana catorce de embarazo. Propone que se pueda realizar en cualquier establecimiento de salud, sea público o privado, y que no requiera de autorización judicial alguna. Ha empezado a discutirse el 20 de marzo bajo el histórico lema: “Educación sexual para decidir. Anticonceptivos para no abortar. Aborto legal para no morir”. El proceso, que consta de comisiones en las que cada diputado puede presentar “varios expertos para argumentar su postura”, durará cerca de un año y deberá ser aprobado por el Congreso y ratificado por el Senado.

Actualmente, en Argentina, el aborto es legal si la vida o salud de la mujer corre riesgo o si ha sido violada. Esta ley, denominada Interrupción Legal del Embarazo (ILE), no ha sido dotada de medidas que la hagan efectiva. Sólo nueve provincias de las 25 cuentan con protocolos para ponerla en práctica, por lo que en el resto del país o no se cumple o bien lo hace parcialmente y sin garantías.

La propuesta de Ley ILE se parece mucho a la aprobada en España en 2010, que permitía abortar hasta la semana catorce de embarazo “por el motivo que sea”, en clínicas públicas y privadas acreditadas. Las mujeres mayores de 18 años –que tengan todos los papeles “en regla”– tienen derecho a interrumpir libremente su embarazo de manera gratuita. Las menores de edad deberán acudir acompañadas del padre, madre o tutor. La propuesta ILE en Argentina apuesta por bajar la edad de consentimiento requerido hasta los 13 años.

Se estiman en 450.000 los abortos practicados al año en Argentina, una cifra difícil de contrastar al tratarse de prácticas clandestinas, según aclara el informe de Amnistía Internacional Argentina de 2017 que lo recoge. El Ministerio de Salud señala que es la primera causa de mortalidad en mujeres gestantes según los datos oficiales publicados en 2016. Es decir: de 245 muertes maternas, al menos 43 fueron a causa de complicaciones en abortos. Mario Sebastiani, médico y autor del libro Aborto seguro y legal, asegura que hay mujeres que ingresan en hospitales víctimas de abortos mal practicados que mueren por causas que no son tipificadas como tal. Los datos pueden ser “trampeados” por las instituciones, “es una decisión del médico vincular la muerte con un aborto clandestino”.

El último estudio en el que Amnistía Internacional analiza la opinión pública argentina, en marzo de 2018, refleja que el aborto es una realidad cercana e impactante. Casi cinco de cada diez entrevistados, hombres y mujeres adultos de todos los ámbitos socioeconómicos, dice conocer a alguien que haya interrumpido voluntariamente un embarazo.

El “Pañuelazo” fue el detonante de que Mauricio Macri, presidente argentino, anunciase el traslado del debate de la cuestión al Congreso. La marcha masiva del 19 de febrero, una marea de pañuelos verdes insignia a favor del aborto, colocó de nuevo el tema en l agenda. La multitudinaria manifestación feminista de repercusión mundial del 8 de marzo lo reafirmó.

Las posturas del Congreso no son unánimes, tanto del lado del Gobierno de Cambiemos como en el de la oposición. Habrá “libertad de acción” para los legisladores con respecto a sus formaciones políticas, explicaba Macri durante la apertura de las sesiones ordinarias en el Congreso a principios de marzo. Sin embargo, el presidente recalcó que personalmente está “a favor de la vida”, pero que espera que se escuchen todas las voces y se tomen en cuenta todas las posturas. La Iglesia ha reclamado un debate “sincero y profundo”, a través de la Conferencia Episcopal Argentina, y el Papa Francisco se ha pronunciado en la discordia llamando a los argentinos “a defender la vida”.

Paralelamente, 18 diputados han presentado la Ley de Protección Integral de los Derechos Humanos de la Mujer Embarazada y de los Niños por Nacer. Proponen que deben ser garantizados los derechos de la madre con una asignación especial en caso de violación, asistencia médica integral, “a no ser presionada por el medio externo para abortar” y el derecho a una Asignación Universal por cada hijo por nacer. Un subsidio que recibiría la mujer desde el inicio del embarazo: fue el “gesto coherente” tomado por la anterior presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, ante su reiterada oposición a la legalización del aborto durante sus dos mandatos.

En noviembre de 2017, el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas dio varias recomendaciones a Argentina. El informe invita al país a “crear las leyes necesarias que permitan a las mujeres acceder a servicios completos de salud reproductiva, incluida la educación sexual integral, la planificación familiar, prevención y respuesta a la violencia sexual y de género, segura, el aborto legal y la atención post-aborto”.

La despenalización no obliga a abortar

“El aborto debe abordarse como una problemática de salud pública, evitando criminalizar a las mujeres que deciden interrumpir un embarazo y que se ven obligadas a realizarlo en condiciones inseguras e insalubres, poniendo en riesgo su vida y su salud”, afirma Samanta Acerenza, diputada de Cambiemos, el partido del Gobierno, que apoya la ley en su crónica de la Revista Anfibia. Acerenza aleja el debate de puntos morales, filosóficos y personales. E insiste en que la despenalización del aborto no obliga a abortar, sino que legaliza y brinda seguridad a quien decide hacerlo, evitando situaciones de clandestinidad que causan la muerte a miles de mujeres.

El exministro de Educación, hoy en día senador, Esteban Bullrich, alude a la posible inconstitucionalidad de la ley que despenalizaría el aborto. “La Constitución argentina establece que la vida es desde la concepción; la ciencia demuestra que hay un cuerpo, y el Estado también lo hace al pagar un subsidio a una mujer embarazada”, aclara Bullrich. 

La Convención sobre los Derechos del Niño considera niño a “toda persona desde el nacimiento hasta los 18 años”. Sin embargo, en su adhesión a la convención, Argentina hizo una reserva ante dicho artículo matizando que se considerará niño a todo ser humano desde el momento de su concepción y hasta los 18 años de edad. Una idea que también está incluida en el Código Civil. “El ordenamiento jurídico argentino ha tomado la posición por la existencia de la vida desde la concepción”, señala Félix Lonigro, profesor de Derecho Constitucional de la Universidad de Buenos Aires (UBA).

Por ahora, según señala una exhaustiva encuesta realizada por la agrupación Economía femini(s)ta, el voto contra la despenalización es mayoritario. La oposición a la ley se acentúa en las provincias del interior –entendiendo como interior todo lo que no es Buenos Aires– debido a la gran influencia de la Iglesia. Las ausencias de estos diputados favorecerían el “no” de la propuesta. En la calle, las chicas que acuden a un encuentro de la activista en pro del aborto Cecilia Checha Merchán también son pesimistas al respecto, “aunque las redes sociales estén ardiendo”. El informe de AI y el Centro de Estudios de Estado y Sociedad (CEDES) desvela que el 59% de la población argentina estaría a favor de la despenalización del aborto.

Abortar no es del todo “ilegal”

El Código Penal, en el Capítulo I “Delitos contra la vida”, penaliza “a todo aquel que realice un aborto con prisión de uno a cuatro años, y de seis años en caso de que se produjese la muerte de la mujer”. Estas condenas están dirigidas a médicos, farmacéuticos y aquellas personas “que abusaren de su ciencia o arte para causar el aborto o cooperaren a causarlo” y no para las mujeres que abortan.

Esta ley se aplica vagamente: apenas hay condenas y denuncias. Por lo que el asunto se convierte más en un tema filosófico-moral que práctico. Sin embargo, en algunas ocasiones recae contra la mujer. Así fue en el caso de Belén, una joven que sufrió un aborto espontáneo en marzo de 2014 en el hospital Avellaneda de la capital de Tucumán. Fue condenada a 8 años de prisión por un “homicidio agravado por el vínculo” tras ser denunciada por el mismo hospital al que acudió. Finalmente fue liberada tras dos años y medio en la cárcel por irregularidades en su detención.

La legislación actual sobre el aborto, aprobada y vigente desde 1921, exime de esta pena en los casos en los que el embarazo ponga en riesgo la vida o la salud de la mujer, si el embarazo se ha producido a raíz de una violación, o “si proviene de un atentado al pudor cometido sobre una mujer idiota o demente”. 

En 2012, la Corte Suprema se pronunció con el fallo “F.A.L”, en el que se resuelve que las mujeres violadas pueden interrumpir un embarazo sin autorización judicial ni temor a sufrir una posterior sanción penal. También se exime de castigo al médico que practique la intervención. Para ello sólo sería necesaria una declaración jurada que deje constancia del delito del que fue víctima la persona que quiera interrumpir el embarazo.

En 2015 el Ministerio de Salud de la Nación desarrolla el Protocolo para la Atención Integral de las Personas con Derecho a la Interrupción Legal del Embarazo (Protocolo ILE). En él se retoman las ideas del “F.A.L.” de 2012 y agrega consideraciones físicas, psíquicas y sociales a ser tomadas en cuenta a la hora de abortar legalmente, y aclara que el peligro para la salud de la mujer “puede ser potencial”. Las organizaciones feministas y pro Derechos Humanos que están trabajando al respecto (Amnistía Internacional, FUSA AC, Católicas por el Derecho a Decidir, Campaña Nacional por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito y la Fundación Huésped en septiembre de 2017) recuerdan que lo preocupante es que no es efectivo en más de la mitad del país porque no se han establecido mecanismos prácticos para hacerlo posible.

Apenas 9 de las 25 jurisdicciones realizan abortos que el Protocolo ILE contempla, según este grupo de organizaciones. Otras siete, entre las que se incluye la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, cuentan con requisitos que dificultan el acceso al aborto seguro y, los ocho restantes, directamente no cuentan con normas ni medidas que respalden en ninguna medida el protocolo.

Aunque sin duda, lo más preocupante es la falta de acceso a la información. “Cuando una mujer acude a su médico normalmente no es aconsejada con el abanico de opciones que tiene. Hay un discurso hegemónico de los médicos. No se ofrece el aborto como opción, en algunos casos por miedo, en otros por creencias. Algunos tienen miedo a recetar Misoprostol –medicamento abortivo–, o no informan de que existe”, explica Checha Merchán, exdiputada del Congreso y actual parlamentaria del órgano de gobierno de Mercosur.

Josefina es estudiante de obstetricia de la UBA y reclama que en la universidad no les están educando en torno al aborto. “Todo lo contrario”, remarca. “Es más, paradójicamente, la formación obstétrica es patriarcal y violenta con las mujeres”. Además denuncia la falta de estudio de los casos particulares de cada mujer y que en el ámbito académico para el profesorado “abortar nunca sea una opción”. Los profesores que están a favor de la liberalización del aborto son una absoluta minoría y están relegados a asignaturas optativas.

¿Opciones? 

La Organización Mundial de la Salud (OMS), en un reciente estudio publicado en The Lancet, estima en unos 25 millones los abortos realizados cada año de forma insegura, lo que produce alrededor de 47.000 muertes de mujeres en todo el mundo. La mayoría de abortos peligrosos –el 97%– se produjo en países de África, Asia y América Latina, añade el informe. En los países donde al aborto está completamente prohibido o se permite solo para salvar la vida de la mujer o preservar su salud física, solo 1 de cada 4 abortos fue seguro –este es el caso de Argentina.

Restringir el acceso al aborto, resalta la OMS, no reduce el número de abortos. Por ejemplo, en países de Europa occidental o Norteamérica las tasas de abortos son las más bajas. En España –donde el aborto está legalizado desde 2010–, se produjeron algo menos de 94.000 abortos en el año 2016, según datos del Ministerio de Sanidad español. Es decir, en Argentina, un país similar en número de habitantes a España, se producen casi cinco veces más abortos. 

Nadie asegura nada, pero por la calle se oye que abortar en clínicas privadas de forma clandestina suele costar unos 25.000 o 30.000 pesos –unos 1.000 euros–, una cifra nada desdeñable para una buena parte de la población. Habitualmente para estas intervenciones se utilizan métodos quirúrgicos, lo que sin duda conlleva muchos riesgos dependiendo de la salubridad del lugar donde se lleve a cabo. Sin embargo, desde hace unos años hay una alternativa más económica. Se llama Misoprostol, y es un medicamento abortivo –que también tiene otras aplicaciones– que puede ser usado “en casa” hasta la duodécima semana de embarazo mediante contracciones en el útero.

“El Misoporstol nos cambió a todas. Dejamos de tener miedo de caer o de que otras caigan en hospitales clandestinos”, dice Cecilia Merchán. Mientras, otras de sus compañeras de agrupaciones feministas en pro de la despenalización del aborto ojean el Manual para abortar con pastillas de Lesbianas y feministas por la descriminalización del aborto. 

Mónica Macha actualmente es diputada y pertenece a la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto. En 1999 inauguró en Morón –una población de la provincia de Buenos Aires– una consejería de embarazos no planificados, una iniciativa que se trasladó a otros puntos del país por distintos colectivos de mujeres. Crearon una serie de redes clandestinas, presenciales o por teléfono, que protegían y acompañaban a las mujeres que querían abortar hasta la última ecografía que lo confirmase. “Llegamos a las cero muertes por abortos en Morón. Ahora, desde que está Macri llevamos ya tres”, denunciaba consternada.

Desde que Macri está en el poder el precio del Misoprostol ha subido un 400%, hasta los 2000 pesos (unos 80 euros), aseguran agrupaciones como La Colectiva, Máximo Paz, Aquelarre, Mujeres en Red o Frente de mujeres Movimiento Evita. También hablan de que algunas farmacias se niegan a vender el medicamento incluso con receta o que exageran los precios para que sea imposible comprarlo. Para ellas, como feministas, con la situación de ilegalidad del aborto que se vive ahora mismo en Argentina, se impone un mandato estatal y patriarcal sobre la maternidad y los cuidados.

---------------------

 @beahpino

CTXT necesita un arreglo de chapa y pintura. Mejorar el diseño, la usabilidad… convertir nuestra revista en un medio más accesible. Con tu donación lo haremos posible este año. A cambio, tendrás acceso gratuito a El...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Beatriz Hernández Pino

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. B

    se dice en los entornos machistas como critica demoledora contra el feminismo, que las mujeres no quieren igualdad sino el poder, como si fuera para acaparalo ¿ pero acaso el poder no es lo que tiene ,acapara y quiren conservar los machistas ? De todos modos cuando el feminismo dice que quiere la igualdad , quiere decir que quiere el poder compartido en igualdad,, asi que no hay nada malo ni contradictorio en que las mujeres quieran el poder . Todo el mundo tiene poder y derecho a manifetarlo y usarlo si le hace falta.

    Hace 3 años 7 meses

  2. m

    el feto tiene vida , pero no es persona, cosas ambas que ls progenitores si. Nadie aborta por gusto. De tres mujeres que he conocido, las tres durante una semana despues de, estaban como trapos de cocina viejos, envejecieron incluso fisicamente en pocos dias... Los que critican el aborto no hablan de que la demografia y la natalidad están bajas por : emppobrecer a la ciudadania, no dar ayudas a la natalidad, impidir acceso a vivienda, montar guerras, no hacer leyes de conciliacion familiar, no educacion en planificacion familiar, brecha salarial ( que deberia defender cualqueira por que hoy en dia una casa no sale adlte sin dos buenos sueldos asi que ya sabemos quienes son ls exPPLotadoresy sus pperillos, que no quieren que cambien las cosas ), custodia compartida por norma que da ls hijos a gente maltratadora que aveces mata a ls hijos por venganza al conyugue, claúsulas que impiden embarazo en contratos laborales, ni discriminacion laboral por la edad por ser mujer e incluso a embarazadas... La derecha del PP, C$ y PP$_e no quieren natalidad para pprivatizarlo y robotizarlo todo. En otros paises hay aborto y sube la natalidad. Prohibir el aborto aumenta las muertes de mujeres al hacerlo. ...Es simplemente machacar y esclavizar a las mujeres . Negarles su asertividad, fuero interno, dignidad, albedrio etc I. " Soltar un comentario que cualquier señora interprete como una agresión machista.Cualquier otra chorrada que una señora crea que atenta contra su dignidad de mujer como decir un chiste de mal gusto." Ud mismo dice que es chorrada ¿ no va a molestar ? tal ve su problema es de falta de afecto y confianza en si mismo...animo Ud es libre de quejarse tbn ¿ no lo hace ? Hagalo antes d soltar nada sonriale para tantear a la persona y prepararle...y desde luego esto que dice respecto a comentarios de panaderia es tan poco generalizable que es delirante...no tenga tanto miedo...la gente se aprovecha del miedo..hay hembristas que han aprendido a desenvolverse en un mundo machista mejor que los hombres...

    Hace 3 años 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí