1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Género sin feminismo

No es posible entender qué sucede en la esfera productiva sin ver qué está sucediendo en la esfera reproductiva

Paula Moreno / Alberto Tena 11/04/2018

Pixabay

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT necesita un arreglo de chapa y pintura. Mejorar el diseño, la usabilidad… convertir nuestra revista en un medio más accesible. Con tu donación lo haremos posible este año. A cambio, tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Aporta aquí

Hace algunos días se publicaba en CTXT un extenso artículo que, a grandes rasgos, venía a cuestionar la manera en la que hasta ahora se ha hablado de la brecha salarial. A partir de una crítica a este otro artículo de eldiario.es, se cuestiona el hecho de que se pueda decir que existe “discriminación” de las mujeres, en tanto que mujeres, en el mercado de trabajo. Haciendo hincapié en la complejidad de la información que nos transmiten los datos, la autora pone en duda una idea central: la brecha salarial es un síntoma de una desigualdad estructural entre hombres y mujeres derivada del valor desigual que damos a los roles de género y a la propia división sexual del trabajo. Esto es, según el feminismo, la causa que estaría generando una discriminación sistemática de las mujeres en toda la sociedad y que observamos en el mercado de trabajo a través de lo que denominamos brecha salarial. La autora se dirige directamente a poner en cuestión esta relación causal, buscando otras explicaciones.

La autora juega con el modelo del mercado de trabajo y sus conceptos, pero sin incorporar ni una sola herramienta de las que ha desarrollado la economía feminista

La idea que trataremos de desarrollar en este artículo es que los cuestionamientos que se hace la autora provienen esencialmente de tratar de analizar el género como un variable que es posible controlar independientemente de las otras variables que la rodean, es decir de su contexto institucional o de relaciones sociales. Esto es un sesgo en el análisis que proviene de utilizar el acercamiento ceteris paribus propio de la economía ortodoxa. La autora juega con el modelo del mercado de trabajo y sus conceptos, pero sin incorporar ni una sola herramienta de las que ha desarrollado la economía feminista; esa rama de la economía crítica que lleva décadas preguntándose sobre los determinantes de la brecha salarial entre hombres y mujeres y que parte del presupuesto de que solo con un cambio radical de paradigma epistemológico en la ciencia económica clásica es posible comprender las causas de esta brecha. Para aclararnos, la brecha salarial existe y en eso tendríamos un consenso, el debate consistiría en indagar sobre sus causas y esto no es baladí porque afecta directamente al problema de fondo sobre qué políticas públicas son las más deseables para acabar con las desigualdades de género en el mercado laboral.

La ausencia de este enfoque en el análisis, como si se pudiera analizar la realidad en sí misma sin marcos teóricos que sostengan las relaciones entre variables, termina obligando a la autora a repetir el mantra de la economía tradicional: las diferencias en los salarios se explican por diferencias en la productividad. Incluso si seguimos el modelo neoclásico, este marco analítico es inconsistente y poco rentable analíticamente. La discriminación del entorno y los roles de género de la sociedad patriarcal serían causas que median entre los comportamientos y los incentivos y por lo tanto en todo caso estarían también en el origen último de la productividad.

El análisis de la brecha de género se reduce a una cuestión de productividad

En este modelo que presenta el artículo sólo se analizan las causas inmediatas y no las causas últimas, que es lo que trata de discutir en el fondo este artículo. Se presenta a la economía como una esfera separada del poder, de la política pública y de los roles sociales (definidos como “estereotipos”). El análisis de la brecha de género se reduce a una cuestión de productividad entre sexos en el mercado de trabajo. Las condiciones de partida no cuentan, las decisiones legítimas tomadas por las mujeres y hombres sobre cuidados y reproducción son parte del problema de su baja productividad. Las razones de que un empresario decida pagar menos a Susan Sarandon que a Gene Hackman no tiene que ver con su diferencial de talento (o productividad), ni siquiera con su capacidad de atraer a más o menos público. Simplemente con el hecho de que Gene Hackman tiene mayores oportunidades en guiones para hombres de su edad, y con que las mujeres de la generación de Susan Sarandon no tenían guiones con historias protagonizadas por mujeres maduras. Es decir, el coste de oportunidad (el riesgo de dejar plantado al estudio) de Susan Sarandon era menor, y por tanto también lo era su salario de mercado. Su caché era independientemente de su talento (productividad). En otras palabras, aquí estamos hablando el poder y la capacidad de negociación que otorga el contexto a cada uno de ellos.

¿La elección de las mujeres de tener hijos y cuidarlos o dedicar tiempo a la familia o compartirlo con los hombres debería cambiar quizás con una mayor formación? La evidencia muestra que solo una parte de la brecha salarial se puede reducir cambiando la brecha formativa. Esto ha ocurrido en España, donde la brecha se redujo en el pasado y actualmente la convergencia se ha completado y superado, existiendo un mayor nivel educativo de las mujeres en relación a los hombres. Las repercusiones sobre la brecha salarial a favor de las mujeres han sido positivas pero moderadas. De hecho, la brecha salarial se ha incrementado en los grupos de edad más jóvenes (también entre mayores) durante la crisis.

Todos los datos muestran claramente cómo la brecha salarial se sigue incrementando con el primer hijo y se amplía en los siguientes años. La percepción de los empresarios sobre la profesionalidad futura de las mujeres y su dedicación al trabajo limita sus ascensos y las mejoras salariales, todavía hoy, de forma significativa: los hombres siguen sin tener hijos aparentemente. La Comisión Europea ha publicado un estudio recientemente avisando de que esta relación entre salarios y productividad está cada vez más lejos de ser cierta, ni siquiera para el mercado laboral en su conjunto, en nuestro país estos últimos años. Aún así, podemos resumir que la principal conclusión del artículo es la siguiente: la brecha salarial, en sí misma, es más pequeña de lo que pensábamos y la causa principal de esa brecha es que la actividad laboral de las mujeres se concentra en sectores poco productivos.  

La primera lección que ha dado la economía feminista a la ciencia económica ha sido precisamente que no es posible entender qué sucede en la esfera productiva sin ver que está sucediendo en la esfera reproductiva. Y además, a pesar de que para la autora “los atributos y preferencias de uno u otro sexo” sean aspectos “muy difíciles de medir y, por lo tanto, no podemos saber con exactitud qué papel juegan”, tenemos indicadores que permiten medir qué pasa con el trabajo en esa esfera: son las encuestas del uso del tiempo, que nos permiten conocer las actividades y los comportamientos que desarrollan los individuos y su distribución en el tiempo; tanto respecto al trabajo, al uso del transporte, a las actividades de ocio como a los hábitos de consumo.

Así podemos ver que la significativa diferencia entre hombres y mujeres en términos de participación en el mercado laboral y en el salario está causada por las dificultades que las segundas tienen para combinar vida familiar y vida profesional. La última encuesta de usos del tiempo que disponemos es de 2009-2010, y señala que los hombres ocupados dedican 8 horas y 19 minutos al trabajo remunerado mientras las mujeres pasan 6 horas y 55 minutos. Respecto al trabajo doméstico, vemos que los roles se invierten y que las mujeres dedican 3 horas y 46 minutos al día frente a las 2 horas y 21 minutos que dedican los hombres ocupados. Esta diferencia en la distribución del tiempo tiene efectos evidentes en la presencia de las mujeres en el mercado laboral. Las mujeres asumen mucho más trabajo doméstico, por lo que no pueden en muchos casos acceder, aunque lo deseen, a jornadas completas, y tienen que optar por jornadas parciales. A estas alturas nos resulta sorprendente que no se mencione ni una sola vez, que para explorar las causas de la brecha salarial es necesario adentrarse en lo que sucede en el interior de las familias. Desde este punto de vista, paradójicamente, la autora podría estar contribuyendo a perpetuar la brecha salarial, ya que mantiene totalmente invisibilizada en el análisis la esfera reproductiva. Esto no es una acusación, sino una advertencia: cuidado con pensar que el feminismo ha venido a trastocarlo todo menos el conocimiento académico y económico que quedaría a salvo como saber neutral y científico. No es así. Cuando las feministas decimos que lo personal es político, apropiándonos la frase de Kate Millet, es justamente para sacar a la luz como problema político todo lo que queda en la esfera reproductiva. Y por eso pedimos que la búsqueda de la soluciones al reparto desigual de los tiempos sea conjunta y universalizable.

Como explicábamos en un artículo publicado en este mismo medio hace poco más de un año, introducir el feminismo a la hora de analizar los datos de brecha es fundamental para comprender sus causas y la relación que tienen con muchos otros problemas. Por ejemplo, comprendiendo el lugar estructurador de la economía que tienen los roles sociales y la división sexual del trabajo se entiende cómo la brecha salarial tiende a mantenerse al perpetuar modelos donde el salario femenino es un salario complementario. Como ella cobra menos, entonces es mejor que se quede en casa cuidando a los hijos e hijas o a las personas mayores ya dependientes. Los hogares, como demostró Amartya Sen ya en los años 90, no son unidades armónicas, sino espacios de conflicto y negociación permanente que son interdependientes de lo que sucede en el mercado de trabajo. Y lo mismo sucede al revés, la pobreza femenina es determinante para entender dinámicas de violencia económica dentro del hogar. Del mismo modo, es lo que explica lo que sucede como reflejo en la brecha en las pensiones. Es completamente diferente decir que las mujeres tienen menos pensiones porque han sido menos productivas que decir que el sistema de pensiones está pensado para poner en valor exclusivamente un tipo de trabajo. No es lo mismo considerar lo que se ha venido llamando en la economía feminista segregación vertical y horizontal del mercado de trabajo como un problema estructural y por lo tanto de discriminación, que entenderlo como un problema que distribuye cualidades masculinas y femeninas de manera en que casualmente las femeninas terminan en trabajos menos productivos e intensivos.

El género no puede ser simplemente una variable más para mezclar con el modelo que queremos analizar

Es fundamental que aprendamos a hacer análisis de una realidad desigual desde el mainstream de género y con una perspectiva feminista. Es una herramienta clave sin la cual los análisis quedarán siempre pobres, y a la hora de implementar políticas públicas no estaremos enfocando nunca el problema en su conjunto. El género no puede ser simplemente una variable más para mezclar con el modelo que queremos analizar. Ha de ser una herramienta en sí misma de análisis transformadora. Si no analizamos las jornadas parciales, las bajas maternales, los salarios más bajos, las pensiones mínimas, los suelos pegajosos y los techos de cristal con una mirada feminista y desde la economía feminista, no seremos capaces de planificar un mercado laboral más justo y equilibrado y un Estado de Bienestar funcional a todos los tipos de trabajos que necesitamos para nuestro bienestar. Debemos pensar en un modelo de relaciones laborales donde las mujeres se puedan incorporar en igualdad de condiciones al mercado de trabajo y al resto de la vida pública; y para ello, es fundamental que los hombres, las empresas, las administraciones públicas y la comunidad asuman su parte en la responsabilidad con la ingente tarea que es el mantenimiento de la vida. Aún queda mucho que investigar y que explorar en esta dirección, pero para ello el primer paso es que la ciencia económica, en su propia retórica, deje de invisibilizar de manera sistemática la ingente actividad humana que se da en todo lo que se ha denominado trabajo de cuidados. Después del 8 de Marzo han cambiado muchas cosas en este país, y que no quepa ninguna duda: la economía es una de ellas. Nunca más análisis de la realidad económica de un país sin tener en cuenta qué sucede con el trabajo reproductivo.

------------------------------

Paula Moreno es economista y feminista. Miembro de la Secretaría de Economía de Podemos.

Alberto Tena es politólogo, especialista en políticas públicas y sociales.

CTXT necesita un arreglo de chapa y pintura. Mejorar el diseño, la usabilidad… convertir nuestra revista en un medio más accesible. Con tu donación lo haremos posible este año. A cambio, tendrás acceso gratuito a El...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Paula Moreno

Autor >

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí