1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Trabajo, cuidados y… renta básica

Cuando hablamos de la RBU en el marco del feminismo descubrimos las tensiones entre aquellas que apuntan a medidas de igualdad en el ámbito laboral y otros sectores para los que es prioritario mejorar las condiciones de vida de las mujeres

Nuria Alabao 16/04/2018

<p>Limpiadora.</p>

Limpiadora.

María Romero García

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT necesita un arreglo de chapa y pintura. Mejorar el diseño, la usabilidad… convertir nuestra revista en un medio más accesible. Con tu donación lo haremos posible este año. A cambio, tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Aporta aquí

En Buenos Aires durante los años duros de la crisis, un grupo de trabajadores fueron despedidos en bloque de una cadena de televisión. Entre ellos estaba mi amigo Sergio. Una noche, cenando con los compañeros para llorar las penas y conjurar el miedo juntos, alguien –borracho– dijo:

–Más que buscar trabajo deberíamos hacer un programa en el que el premio sea un trabajo.

Es la típica cosa que se le ocurre a uno bajo los efectos del alcohol, pero hay momentos de la historia donde ocurrencias de borracho cobran todo el sentido. El programa se hizo y fue un éxito. En él, hoteles, bares o tiendas ofrecían un empleo de una duración determinada que constituía el premio del reality. La producción era muy barata y consistía en un grupo de personas que para competir por la recompensa tenían que contar su historia personal. Quien conseguía la simpatía del público, daba más pena o parecía tener más aptitudes de algún tipo, ganaba el puesto. Mi amigo se dedicaba a hacer el casting para seleccionar los casos.

––Es una de las cosas más duras que he hecho en mi vida, decía.

Hombres que lloraban suplicando ser seleccionados. Mujeres –y también hombres– que le ofrecían mamadas o noches completas. Desgracias que se iban desgranando una a una en sus oídos cada día en los que cientos de personas rogaban ser parte de un concurso para optar –con un poco de suerte– al gran premio: la oportunidad de trabajar. El sueño fordista se había convertido en la pesadilla post de un país quebrado que había traicionado todas las promesas del desarrollo. Sin trabajo no hay vida posible ni consideración de uno mismo, pero ¿hay o habrá trabajo para sostener esas vidas?

***

En casa de mi madre, un día me encontré un niño desconocido de apenas un año. Era Pedro, el hijo de una vecina que acaba de encontrar trabajo de camarera de piso y tenía una emergencia porque el padre del niño no podía –o quería, no me quedó claro– hacerse cargo de él. Como la mujer era emigrante y no tenía una red en la que sustentarse había pedido un favor a la señora esa tan amable del quinto. Mi madre jugaba sonriéndole al bebé pero me preguntaba a mí preocupada qué iba a hacer esta chica si no encontraba escuela infantil para Pedro. Camarera de piso en Mallorca. Ese empleo de jornadas extenuantes –con numerosas secuelas físicas para las trabajadoras infrapagadas– y cada vez más inestable que la vecina tenía que hacer por 800 euros al mes mientras buscaba un sitio donde colocar a su pequeño.

***

En la intersección entre estas dos anécdotas se encuentran la crisis del trabajo y la crisis de cuidados.

Evidentemente, los niveles de paro ahora no son tan desesperantes como los de la crisis argentina –ni la española reciente cuando alcanzamos el 27% de paro. La realidad sin embargo, es que en general el crecimiento en los países ricos ya no se corresponde con el aumento de la demanda laboral. (Y en nuestro país los que se crean son temporales y muy precarios.) “El mercado laboral ha fracasado, como casi todos los demás. Ya no hay bastantes trabajos disponibles y los que quedan ya no sirven para pagar las facturas” explicaba James Livingston en este artículo. Mucho se ha escrito de estas transformaciones y de lo que se ha llamado el fin del trabajo.

Aunque nuestras sociedades se han estructurado en torno a él, en realidad ya no va a haber trabajo para todos –si es que alguna vez lo ha habido–. Al menos asalariado, porque trabajar, todos trabajamos de múltiples maneras

Aunque nuestras sociedades se han estructurado en torno a él, en realidad ya no va a haber trabajo para todos –si es que alguna vez lo ha habido–. Al menos asalariado, porque trabajar, todos trabajamos de múltiples maneras. La economía feminista lleva tiempo diciendo que lo que hacemos para satisfacer las necesidades humanas también es trabajo, trabajo de cuidados o de reproducción social. Esas tareas que, como sabemos, recaen fundamentalmente en las mujeres, han constituido el principio sobre el que se han articulado las desigualdades de carácter material asociadas al género. “Desde el mismo momento en el que la izquierda aceptó el salario como línea divisoria entre trabajo y no trabajo, producción y parasitismo, poder potencial e impotencia, la inmensa cantidad de trabajo que las mujeres llevan a cabo en el hogar para el capital escapó a su análisis y estrategias”, dice Silvia Federici en El patriarcado del salario (Traficantes de Sueños). En este libro, Federici discute con el marxismo precisamente por su olvido del ámbito reproductivo y por tanto, la relegación del trabajo doméstico y de los hogares como espacios de lucha.

La familia suponía la institucionalización de nuestro trabajo no remunerado, de nuestra dependencia salarial de los hombres y la manera de resistir de las mujeres de la generación feminista de los 70 fue fundamentalmente buscar la emancipación saliendo del hogar en pos de un salario. Las consecuencias de eso han sido liberadoras para las mujeres que cada vez ocupamos más espacios, pero nuestra libertad ha contribuido a eso que llamamos la “crisis de cuidados”. Porque ¿quién cuida si no lo hacemos nosotras? ¿El Estado, el mercado, los hombres? Por otra parte, salir en masa al mercado laboral no nos libró del trabajo no remunerado: la doble jornada que todavía persiste. También asistimos a una crisis de natalidad –“desafección a la maternidad” decían algunas autoras de los setenta. Tener hijos y ocuparse de ellos penaliza en el mercado laboral, la extensión de la precariedad y la contracción de los servicios de nuestro –ya parco– Estado del bienestar también han contribuido a que tengamos menos hijos o a que encontremos problemas para atenderlos en condiciones. Las características del empleo, inestable, mal pagado y muchas veces con horarios que cambian día a día, hace más difícil todavía organizar los tiempos para cuidar. Sobre la base de los grilletes de la ley de extranjería, las trabajadoras domésticas están subvencionando indirectamente nuestros cuidados con sus malas condiciones de trabajo –y no es una posibilidad para todas. Pero, ¿qué pasa si las mujeres queremos cuidar?

Derecho a cuidar

Las luchas por acceder al mercado de trabajo en igualdad de condiciones todavía están muy presentes y hoy disfrutamos muchas de sus conquistas. Entre ellas, haber descubierto que la maternidad no es nuestro destino “biológico”, ni la familia nuestro principal espacio de realización y felicidad. Sin embargo, en los años setenta, algunas feministas del ámbito de la autonomía –un marxismo de carácter libertario– ya advertían de que el trabajo asalariado no era ese ámbito de liberación ideal que pudiese constituir la principal aspiración de un feminismo emancipador. ”No consideramos que conseguir un salario suponga la revolución. Nuestro objetivo es no tener precio, valorarnos fuera del mercado”, decía Silvia Federici. La perspectiva era que, dentro del capitalismo, tal y como está organizada la sociedad en torno a la producción y acumulación de beneficios, era difícil que el trabajo fuera de casa no fuese sino otra jaula más. Hoy, además, los peores trabajos están feminizados –es decir, son realizados en su mayoría por mujeres–; tienen menos derechos, son más precarios y muchos están vinculados al sector servicios –donde se dan las mayores tasas de explotación. No nos ofrecen solo el “derecho a trabajar”, sino que nos ofrecen el derecho a trabajar más, el derecho a estar más explotadas.

Hoy, podemos encontrar también algunas tensiones entre varios feminismos. Unos piden medidas todavía enfocadas a la inclusión de la mujer en el mercado de trabajo en igualdad de condiciones a los hombres. Estas políticas quieren promover un Estado del bienestar del pleno empleo al que todavía no sabemos si podemos volver. Mientras que otras voces reclaman un replanteamiento total: no subordinar la esfera reproductiva a la productiva. No tener que escoger entre ellas. Ahora organizamos el tiempo para los nuestros en los huecos que nos deja el trabajo, pero ¿podría ser de otra manera? Para ello, evidentemente tendría que dar un vuelco toda la organización social. Descentralizar el trabajo, por así decir, o como señalan Inés Campillo y Carolina del Olmo, “que la solución no pase por conseguir que las vidas de las mujeres se parezcan a lo que ha sido la vida tradicional de los varones: trayectorias laborales a tiempo completo y ascendentes y con poco tiempo para cuidar”, sino que nuestros objetivos tendrían que ser políticas destinadas a desvincular la protección social del ámbito del empleo –que es como tradicionalmente se han estructurado nuestros estados del bienestar. Es decir, un cambio radical en los planteamientos más habituales.

Campillo y del Olmo hablan de reivindicar el “derecho a cuidar”. (En los setenta luchamos para dejar de cuidar como obligación, ahora queremos poder hacerlo en condiciones si lo deseamos.) También proponen reducir las jornadas laborales y redistribuir de verdad el trabajo. Todavía parece alejado de nuestra realidad, pero en las recientes huelgas de los obreros del sector del metal alemanes también reivindicaban las 28 horas semanales para poder cuidar. Algo está cambiando ya. Pero cuando pedimos disponer de más tiempo no solo hablamos de dedicarnos a los cuidados, también hablamos de poder hacer cualquier otra cosa: quedar con amigas –reforzar nuestra red social haciendo favores–, ir a manifestaciones, dibujar, estudiar o “comer plátanos en una hamaca”, como decía del Olmo. Claro que para ello necesitamos, además de tiempo, renta para sobrevivir.

Darse dinero libera del dinero

Cuando hablamos de desvincular derechos sociales de empleo, la medida más discutida de nuestro tiempo es sin duda la Renta Básica Universal (RBU) –un ingreso mínimo suficiente para cubrir las necesidades básicas que se daría, sin condiciones, a todo ciudadano. El pasado mes de marzo, una movilización de carácter estatal –la Marcha básica– la enarboló como principal demanda.

Si nos atenemos a los niveles de explotación que las trabajadoras de los servicios tienen que enfrentar día a día, es poco probable que pensemos que el trabajo puede ser un ámbito de emancipación para ellas

Cuando hablamos de la RBU en el marco del feminismo descubrimos otra vez las tensiones entre aquellas que apuntan a medidas de igualdad en el ámbito laboral y otros sectores para los que es prioritario mejorar, desde ya, las condiciones de vida de las mujeres. El sesgo de clase está muy presente aquí también. Si nos atenemos a los niveles de explotación que las trabajadoras de los servicios tienen que enfrentar día a día, es poco probable que pensemos que el trabajo puede ser un ámbito de emancipación para ellas. Así como es muy difícil defender que no es una buena idea para ellas disponer de una renta con la que podrían mejorar su relación de fuerzas a la hora de aceptar o no un trabajo.

Por otra parte, otra serie de objeciones contra la RBU están relacionadas con la posibilidad de que exista una aplicación de la misma “desde arriba” que, lejos de constituir una conquista, acabe justificando la privatización de servicios públicos esenciales, que también afectaría al sector de los cuidados como la sanidad, las guarderías públicas o las residencias. El argumento: “Os damos dinero para que compréis estos servicios que, por tanto, ya no es necesario que ofrezca el Estado”. Es decir, una nueva fase de acumulación por desposesión impulsada por una reivindicación desde abajo.

Es necesario, por tanto, que la RBU sea una demanda que vaya ligada a la defensa de los servicios públicos, a nuevas luchas que mejoren las condiciones de trabajo, que reivindiquen nuevos derechos o la protección de otros que han sido paulatinamente desprotegidos como el de la vivienda. Es de perogrullo que la renta básica no va a acabar con el capitalismo, tampoco las luchas de fábrica por mejorar salarios lo pretendían, cuando los obreros y obreras peleaban por más dinero, más poder y menos trabajo, por recuperar lo que les había arrebatado el trabajo previamente: tiempo, trabajo, salud, vida.

Tendrá que desarrollarse un conflicto político porque nunca nos han regalado nada. Que conseguir la renta básica sea una victoria o una derrota estará relacionado con la fuerza que hayamos conseguido alcanzar con nuestra lucha. De esta fuerza dependerá que el objetivo sea una oportunidad para que el capital organice de forma más racional el poder de mando sobre nuestro trabajo –y nuestras vidas– o una oportunidad para que nosotras lo debilitemos en pos de un mayor poder social y más libertad para cuidar o comer plátanos tumbadas en una hamaca.

Autor >

Nuria Alabao

Es periodista y doctora en Antropología. Es miembro de la Fundación de los Comunes.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí