1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Menores bajo legislación militar

Desde la Segunda Intifada de 2000, dos mil menores palestinos han muerto a manos del Ejército de Israel y alrededor de 14.000 han sido arrestados

Pablo Ramiro / Fotos: Bruno Thévenin Belén , 11/04/2018

<p>Jóvenes palestinos se enfrentan al ejército israelí durante una protesta en el chekpoint de Huwara,Nablus</p>

Jóvenes palestinos se enfrentan al ejército israelí durante una protesta en el chekpoint de Huwara,Nablus

Bruno Thevenin

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT necesita un arreglo de chapa y pintura. Mejorar el diseño, la usabilidad… convertir nuestra revista en un medio más accesible. Con tu donación lo haremos posible este año. A cambio, tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Aporta aquí

El viernes 30 de marzo el Ejército israelí abrió fuego sobre cientos de civiles palestinos en la Franja de Gaza. Varias organizaciones de distintos ámbitos habían convocado una movilización con el nombre de Gran Marcha del Retorno, en la que miles de manifestantes palestinos reivindicaron el derecho de los refugiados a volver a las casas que perdieron en 1948, hace 70 años. Ese viernes murieron 16 personas por disparos de los soldados israelíes. Ahora, las personas asesinadas superan la veintena, mientras está previsto que las concentraciones se alarguen hasta el 15 de mayo, coincidiendo con la Nakba (desastre), día de la fundación de Israel y la expulsión de cientos de miles de palestinos de su territorio. Las fuerzas israelíes, por su parte, han amenazado con disparar a cualquiera que intente penetrar en su territorio o dañar las vallas fronterizas. Las nuevas revueltas en Gaza vuelven a llamar la atención de la comunidad internacional sobre un conflicto que cumple ahora siete décadas.

Cerca de un millar de personas han sufrido heridas de bala durante las movilizaciones. Los disparos con fuego real no son algo inusual en Gaza, de la misma forma que tampoco lo son en las manifestaciones de los territorios ocupados de Cisjordania. Las columnas de humo negro que desprenden los neumáticos en llamas colocados por los manifestantes no siempre evitan las balas de los francotiradores que, muchas veces, acaban impactando en menores de edad. 

Según la organización Defence for Children International (DCI), cerca de 2.000 menores palestinos han muerto a manos del Ejército de Israel desde la Segunda Intifada (año 2000) y alrededor de 14.000 han sido arrestados. Además de las muertes, el maltrato a menores y su detención –violando muchas veces las convenciones internacionales– son algo que muchas organizaciones llevan años denunciando. El arresto de Ahed Tamimi, de 16 años, tras un video publicado en Facebook en el que golpea a un soldado que hace guardia en su jardín, ha puesto de nuevo en foco la situación de cientos de niños palestinos. Tamimi ha sido condenada a ocho meses de prisión. Pero el caso de esta adolescente no es el único.

Issa al Maute nos recibe de noche en la ciudad de Belén. Sale de un pequeño callejón alejado del tumulto de turistas que rondan las cercanías de la Iglesia de la Natividad. Al Maute se mueve con dificultad: una maltrecha prótesis en la pierna derecha no le permite mantener un paso regular. Ya en el salón de su casa nos ofrece algo de beber, se sienta y empieza a contar su historia: “Me llamo Issa, nací en Belén, tengo 16 años y los soldados israelíes me dispararon en la pierna en 2015”. Tras ese suceso, pasó cinco meses detenido y esposado en la camilla de un hospital israelí hasta que decidieron amputarle la pierna. Interrumpe la entrevista para levantarse y traer una bandeja con varias tazas de café y una tetera. Issa no ha cumplido los 18 años pero habla y se expresa como si hubiera vivido un siglo. Es un mantra que se repite entre  los habitantes de los territorios ocupados: “Vivir bajo la ocupación hace que envejezcas más rápido”.

Jóven palestino se enfrenta al ejército israelí durante una protesta en el chekpoint de Huwara,Nablus

Jóven palestino se enfrenta al ejército israelí durante una protesta en el chekpoint de Huwara,Nablus

Durante las manifestaciones, tanto las detenciones como los disparos a menores en las piernas son una práctica habitual por parte del Ejército de Israel. El abogado y director de Defence for Children Internacional en Cisjordania, Ayed Iqtaish, explica desde su modesto despacho en Ramallah que en 2017 su organización contó 137 casos de niños palestinos arrestados –cerca de 350 permanecen ahora en cárceles israelíes según varias asociaciones– por el sistema legal militar israelí. Estos arrestos, según Iqtaish, discriminan a los menores palestinos: “El sistema penal militar israelí se aplica a los niños palestinos que habitan en Cisjordania, mientras el sistema penal israelí (convencional) se aplica a los niños israelíes de la misma región”.

Al Maute cuenta que estaba cerca del muro, en Belén, cuando una bala impactó sobre él: “Dispararon a mucha gente, empecé a correr y dos balas me acertaron en una pierna. No me dí cuenta hasta que volvieron a darme en la otra pierna, entonces caí al suelo”. Fueron cinco disparos. Una vez abatido, asegura haber sufrido golpes e insultos por parte de los soldados que acudieron a detenerle. El director de DCI también es claro en este punto: “Nuestro análisis muestra que el 75% de los niños detenidos se exponen a diferentes tipos de violencia física durante su arresto”. Al Maute no recuerda demasiado, solo que estaba mareado, que los soldados le golpearon, que utilizaron una brida para cerrar la circulación en la pierna y que le llevaron a un hospital israelí custodiado por varios hombres en una ambulancia.

Solo después de estar diez días hospitalizado, al Maute pudo reunirse con un abogado. En el juzgado se decidió que quedaría en libertad con una fianza de 10.000 shekels (unos 2.400 euros). Durante esos cinco meses, el joven acudió al juzgado esposado a la camilla para las vistas: “Una ambulancia venía a buscarme y me llevaba a la corte”.

Cada dos meses sigue yendo al tribunal a la espera de una sentencia. Al Maute, que tenía trece años cuando fue detenido, está acusado de varios cargos, como tenencia de armas y manipulación de explosivos, entre otros. El adolescente explica que los siete testigos en los que se apoya la acusación son israelíes.

Crecer entre la violencia 

Hay noches en las que en el campamento de refugiados de Dheisheh, al sur de Belén, es difícil dormir. Los vecinos explican que la irrupción nocturna de soldados israelíes es frecuente, y que los disparos y los gritos hacen que sea complicado conciliar el sueño. El ambiente de violencia, las marcas de bala en las paredes y los murales con las caras de vecinos asesinados contrastan con las voces de niños que juguetean entre las estrechas calles de un callejero que se ha ido improvisando durante casi 70 años. Así crecen los cerca de 2.500 niños que viven en el campamento y acuden a las cuatro escuelas instaladas por la Agencia de la ONU para los refugiados Palestinos (UNRWA).

Esta no es la única organización que trabaja en el campo. El Centro Palestino de Acción Juvenil para el Desarrollo Local (LAYLAC) es una institución gestionada por los propios vecinos. Su misión, explican, es buscar el empoderamiento de los jóvenes para lograr el desarrollo común de la sociedad palestina a largo plazo. Naji Owdah, su director, prefiere que no le llamen así. Owdah ronda los sesenta años, fuma y habla reposado, con voz grave, como si de su boca no saliera nada que no hubiera meditado en profundidad: “Los menores palestinos son como cualquier otro menor del mundo”. La razón por la que crecen más rápido, explica el director, es que tienen pocas cosas a su alcance: ”Nos convertimos en hombres cuando solo somos niños”.

Otro gran problema que sufren los menores cuando son detenidos por el Ejército de Israel, según Owdah, es que su propia comunidad les trata como héroes. Incluso en prision, cuenta, son elogiados. El encargado de la asociación, que también fue arrestado antes de cumplir la mayoría de edad, cuenta que a pesar de la admiración que la sociedad profesa a los niños detenidos, en el fondo ellos no se sienten así: “Cuando estás solo en una celda, lloras, echas de menos a tu madre, a tus amigos, tu barrio [...]”.

En Dheisheh creció Issa Al Maute, pero también Mohamad Eias Hsin, de quince años. Eias pasó arrestado seis meses en 2016. Se le acusaba de lanzar piedras a una carretera por la que transitan vehículos de matrícula israelí. Iqtaish comenta que la mayor parte de los arrestos a menores tiene que ver con el lanzamiento de piedras. Al Maute, Eias Hsin y Tamimi, no son la excepción que confirma la regla. Según DCI cerca de mil menores pasan cada año por las cárceles israelíes.

Autor >

Pablo Ramiro

Autor >

Autor >

Fotos: Bruno Thévenin

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí