1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

La anestesia democrática del nacionalismo español

El nacionalismo español se reactiva por las demandas internas. Ahora ha despertado con fuerza, sacando su figura más siniestra

Ignacio Sánchez-Cuenca 18/04/2018

La Boca del Logo

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT necesita un arreglo de chapa y pintura. Mejorar el diseño, la usabilidad… convertir nuestra revista en un medio más accesible. Con tu donación lo haremos posible este año. A cambio, tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Aporta aquí

En las naciones con Estado, como la española, la defensa de la nación resulta ociosa. La nación cuenta con el reconocimiento del resto de países y tiene un Estado que defiende el territorio nacional, proporciona bienes públicos (infraestructuras, educación, etc.) y establece mecanismos de solidaridad entre los ciudadanos (Estado de bienestar): todo ello garantiza la efectividad de la nación como principio de actividad política. De ahí que en las naciones con Estado el nacionalismo suela encontrarse en forma latente, adoptando maneras suaves y poco agresivas. En las ciencias sociales, suele hablarse de “nacionalismo banal” para referirse a este nacionalismo cotidiano que se vuelve invisible ante la propia ciudadanía.

Hay ocasiones, sin embargo, en las que el nacionalismo se activa políticamente, sacando a la superficie la condición excluyente que en todo nacionalismo anida. Una agresión externa o un ataque terrorista pueden poner de nuevo a la nación en el centro de la vida política. Así ocurrió, por ejemplo, en Estados Unidos tras el atentado del 11 de septiembre de 2011, o en Gran Bretaña tras la invasión argentina de las islas Malvinas.

En España, el mayor activador del nacionalismo español son las demandas nacionales internas, las que proceden de los territorios vasco y catalán. Desde hace ya casi dos siglos, España no se ha involucrado en guerras internacionales y no ha tenido enemigos externos. Su amenaza existencial es interna: el verdadero enemigo está dentro y puede caracterizarse como la “anti-España” (rojo-separatista durante el franquismo, separatista durante la democracia).

El nacionalismo español carece de un mito originario que genere un consenso generalizado en la sociedad. La Segunda República, por ejemplo, sigue siendo un recuerdo divisivo. Por su parte, la Guerra de Independencia es probablemente un suceso demasiado remoto. El único episodio que puede funcionar como origen legitimador de la nación española contemporánea es la Transición, aunque su prestigio se haya visto seriamente cuestionado durante la reciente crisis económica: la crítica al “régimen del 78” ha convertido la Transición en objeto de controversia.

El nacionalismo español se caracteriza por adoptar valores tolerantes, democráticos y constitucionales

En general, como ha mostrado Jordi Muñoz, el nacionalismo español se caracteriza por adoptar valores tolerantes, democráticos y constitucionales. Muestra de ello es que el nacionalismo español no se ha enarbolado para agitar el rechazo al inmigrante, a pesar de que España es uno de los países europeos en los que la inmigración ha crecido a mayor velocidad; tampoco se ha utilizado para rechazar la delegación de soberanía política a instancias europeas; y es claramente compatible con la profunda descentralización política y administrativa que ha traído consigo el desarrollo del Estado autonómico.

El nacionalismo español saca su peor rostro cuando se enfrenta a la demanda de reconocimiento nacional por parte de País Vasco y Cataluña. Es ahí donde se bloquean sus valores cívicos y democráticos, negando de raíz que España pueda cobijar más de una nación. Son muchos los españoles que no están dispuestos a considerar seriamente la plurinacionalidad de España. Pueden aceptar, como máximo, que las dos regiones sean  descritas como “naciones culturales”, pero sin que de ahí puedan extraerse implicaciones políticas.

El rechazo a la plurinacionalidad es ideológico. Son muchas las voces en España que se declaran en contra de cualquier forma de reconocimiento de las naciones vasca y catalana, sin que parezca importarles mucho lo que piensen y demanden los propios ciudadanos de aquellos territorios. Esta postura se refugia en una lectura literalista de la constitución de 1978, haciéndose pasar por una defensa de la legalidad constitucional y ocultando por tanto que se trata de un nacionalismo enfrentado a otro.

Con motivo de la crisis constitucional catalana, el nacionalismo español se ha reactivado con fuerza y ha sacado su figura más siniestra, la del desprecio al principio democrático. Esta reactivación parece estar anestesiando la sensibilidad democrática de buena parte de la sociedad civil. Las encarcelaciones arbitrarias de los líderes independentistas, la interferencia de los jueces en el proceso político catalán y el inmovilismo del Gobierno de Mariano Rajoy no están provocando la reacción social de repulsa que cabría esperar en una sociedad en la que estuvieran sólidamente asentados los principios democráticos.

Hay una idea muy extendida entre amplias capas de la población según la cual los nacionalistas catalanes merecen un escarmiento por haber roto la ley, algo así como “quien la hace la paga”, “no sale gratis incumplir el orden constitucional”, “España tiene derecho a defenderse de quienes pretenden trocearla”, “se puede reclamar todo, pero no se puede incumplir la legalidad”, “no hay delito más grave que atentar contra el orden constitucional”, etcétera.

Algo de razón hay en esa postura, pues resulta evidente que las autoridades catalanas desobedecieron su mandato constitucional. Si no les exigiera responsabilidades por ello, entraríamos en el terreno de la impunidad. Ahora bien, una cosa es exigir responsabilidades y otra bien distinta suponer que hay barra libre en el Estado de derecho, es decir, que los jueces pueden hacer lo que les venga en gana con los acusados porque se saben protegidos por una opinión pública sedienta de castigo.

Los jueces del Supremo, siguiendo el camino marcado inicialmente por la Fiscalía, han ido demasiado lejos inventando un delito de rebelión para tapar una crisis constitucional. Ha habido desobediencia, claro que sí, pero no ha habido ni alzamiento ni violencia y, por tanto, no cabe hablar de rebelión. Un exceso judicial tan flagrante solo es posible ante el clima nacionalista creado en España a propósito del independentismo catalán.

Necesitamos establecer un compromiso entre el principio constitucional y el principio democrático

Como he defendido en un libro reciente (La confusión nacional. La democracia española ante la crisis catalana, Catarata), una democracia debe ser capaz de procesar demandas difíciles e incómodas como la de secesión de un territorio. Ante una demanda de esta naturaleza, es preciso encontrar un cauce institucional y democrático o, con otras palabras, necesitamos establecer un compromiso entre el principio constitucional y el principio democrático (tal como hizo, por ejemplo, el Tribunal Supremo de Canadá ante la demanda de independencia de Quebec).

Que en España no haya sucedido así tiene mucho que ver con el conservadurismo de nuestras élites judiciales, políticas y mediáticas, pero también con el espíritu intransigente que se ha instalado en grandes sectores de la opinión pública y que procede en última instancia de un nacionalismo español acomplejado que entiende el reconocimiento de otras naciones como una debilidad o un cuestionamiento.

En el discurso dominante en nuestro país, el nacionalismo sin Estado suele presentarse como una ideología incompatible con el orden democrático y los valores liberales. Un nutrido grupo de intelectuales, procedentes en su juventud del izquierdismo radical y situados hoy en posiciones conservadoras cuando no reaccionarias, llevan emponzoñando la cuestión nacional desde hace ya bastantes años. Sus ideas han ido calando en la esfera pública, endureciendo las actitudes de la sociedad y cerrando toda posibilidad de aproximación democrática al problema de la plurinacionalidad y la secesión. Los resultados están a la vista y no son para llenarse de orgullo y satisfacción, como diría aquél. 

CTXT necesita un arreglo de chapa y pintura. Mejorar el diseño, la usabilidad… convertir nuestra revista en un medio más accesible. Con tu donación lo haremos posible este año. A cambio, tendrás acceso gratuito a El...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ignacio Sánchez-Cuenca

Es profesor de Ciencia Política en la Universidad Carlos III de Madrid. Entre sus últimos libros, La desfachatez intelectual (Catarata 2016), La impotencia democrática (Catarata, 2014) y La izquierda, fin de un ciclo (2019).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

24 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. magrab

    Dice "el nacionalismo español se caracteriza por adoptar valores tolerantes, democráticos y constitucionales" - no sé, me quedo con la imagen del cuadro de Goya, de Saturno devorando a su hijo. Al menos en la situación actual. Y no percibo la "profunda descentralización" de que habla el autor., Quizás como escocesa, yo sé de qué consiste una descentralización de verdad. Tengo citas de gobiernos de otros décadas post-transición, osea, democráticos, en que se deniega conscientemente el estatus de co-capital o segunda capital a Barcelona, a pesar de, o quizás por causa de, su liderazgo económico en estas épocas. La red de los AVE, que iinsiste que todo empiece y termina en Madrid, y que rivaliza sólo China en su extensión, no es exactamente la prueba de una profunda descentralización. Más de nacionalismo en Cataluña, creo que el trato difícilmente explicable con criterios de lógica de su capital, Barcelona, se puede hablar de la subyacente sensación de la exclusión y la injusticia, en que habrá que decirlo, tienen bastante razón. Criticar esta percepción de los acontecimientos como "nacionalismo" es demasiado fácil. Habrá que adoptar otro enfoque, al menos en mi opinión.

    Hace 3 años 5 meses

  2. CeX

    ThisBitterEarth. Se ha extendido la idea de que todo aquello que se enfrenta a un nacionalismo es otro nacionalismo pero de una nación diferente. Es un error que ignora lo que en realidad es el Nacionalismo: una ideología (nacida allá por finales del s. XVIII). Un nacionalista no es alguien que ama a su tierra, ni alguien que la defiende necesariamente. Es alguien que quiere una identidad muy concreta y determinada para lo que considera "su tierra" (configurar "el poble"); una sociedad pura, o casi, con una cultura única, una lengua única y una religión única. Alguien que se siente oprimido y agraviado si alguien insinúa que podemos vivir unidos por el respeto y las leyes que nos hemos dado entre todos, incluyendo a aquellos que por su identidad no encajan en ese "poble" conceptual.

    Hace 3 años 5 meses

  3. RRB

    Para mí lo único que puede parar el tema de Catalunya es el miedo del PP a C's. Ciudadanos sin el tema catalán se queda vacío de contenido. Si el PP cierra el tema, antes de que sea demasiado tarde para reconducir la fuga de votos, vanagloriándose de haber arreglado el desaguisado (que ellos mismos provocaron), desactivará el ascenso de Rivera y su partido al poder. Ahora puede parecer una locura, pero podría ser el único legado bueno y positivo del Rajoyismo.

    Hace 3 años 5 meses

  4. JPL

    Sería interesante intentar explicar lo que ocurre en Cataluña teniendo en cuenta el pensamiento de Bourdieu y también el pensamiento de Gramsci. Este, por ejemplo, escribió: “Cada vez que aflora de un modo u otro la cuestión de la lengua, eso significa que se está imponiendo una serie de otros problemas: la formación y ampliación de la clase dirigente, la necesidad de establecer relaciones más íntimas y seguras entre los grupos dirigentes y la masa popular-nacional, o sea, [la necesidad] de reorganizar la hegemonía cultural. Hoy en día se están produciendo diversos fenómenos que indican un renacimiento de tales cuestiones”. (Antonio Gramsci, Cuadernos de la cárcel).

    Hace 3 años 5 meses

  5. Francesc

    Al final de la lectura de este interesante artículo me he quedado con la insatisfacción de entender cómo construir un sistema de convivencia que supere los elementos más retrógrados de todos los nacionalismos (porque en el fondo la mayoría conservan un poso entre feudal, tribal y estamental muy grande). Imagino que no es fácil y sobre todo después de ver el fiasco que ha supuesto ese invento posnacional que debería haber sido la Europa actual. Por ello me parece que deberíamos tratar de recuperar otras formas de organización y pertenencia donde otros criterios tengan mayor importancia (por ejemplo la clase social), aunque ya sé que actualmente imperan otros modos determinados por las clases dominantes en los sistemas que conozco. Pero pienso que debemos volver a enarbolar las banderas de la libertad, la igualdad y la fraternidad que nos fueron arrebatadas por los que hoy mandan y encima nos quieren obedientes al son del prietas la filas (que las hay de todos los colores y son más de las que algunos querríamos). Salud y República.

    Hace 3 años 6 meses

  6. Luis

    Muy buen articulo. Deja claro que el mundo de la tertúlia ha machacado en un discurso nacionalista muy poco democrático, que dificulta enormemente una posible solución a un problema, que es visto como problema pero que simplemente es una cuestión de identidades y democracia. Porque... Se querrían sentir franceses los españoles, si así fuesen obligados? No preferirían tener un statu quo donde se asegurase su autonomía? No avorrecerian discursos que los identificasen como problemáticos solo por tener una opinión diferente. Para mi la solución es fácil : democracia y estado libre asociado. Pero los tertulianos nacionalistas españoles tendrían que volverse humildes y razonables, y no sé si tienen lo que hay que tener (y que no se trata de fuerza bruta, sino de humanidad y comprensión).

    Hace 3 años 6 meses

  7. invitado

    El último párrafo culmina un buen artículo. Se me ocurre el ultra-ejemplo de tal intelektualidad: "abajo el nacionalismo etnicista [palabra clave pa blanquear conciencias], muera el PNV, viva Israel"!

    Hace 3 años 6 meses

  8. JuanferPT

    Muy buena reflexión, aunque España sí se involucró en la 2ª Guerra Mundial en 1941, mandando al otro extremo de Europa a un nutrido destacamento 'de cuyo nombre no quiero acordarme'.

    Hace 3 años 6 meses

  9. Rocat

    Supongamos que, como dice el autor, es nacionalismo español estar en desacuerdo con el nacionalismo separatista. Pero lo que no puedo aceptar es que el nacionaismo si es español sea "siniestro", una bestia que debe seguir dormida; para más inri, de derechas. Ni que frente a ese nacionalismo malo, el catalán es "democrático", se sobreentiende que de izquierdas, luego sus pretensiones deberían ser apoyadas por los españoles de bien. Este artículo formula perfectamente el nefasto prejuicio de la izquierda tras la dictadura, sobre este asunto opuesta a la que la precedió. Me parece a mí que no hay nada ilegítimo ni contrario a la democracia en defender una visión de España que no coincide con la de los nacionalistas catalanes.

    Hace 3 años 6 meses

  10. polslab@gmail.com

    El autor pontifica en contra de la reacción de los españoles ante la secesión de Cataluña, calificándola de derechas. Como el cura que afea a sus feligreses un comportamiento considerándolo propio de malos cristianos. Sorprende que al mismo tiempo apele a la democracia, que precisamente permite la convivencia pacífica, el debate y el acuerdo entre ciudadanos de derechas y de izquierdas, cristianos y ateos, preferiblemente no separados en compartimentos estancos. Estoy en contra del nacionalismo separatista, lo que considero de izquierdas, pero si es de derechas me da igual. No tengo ningún inconveniente en que mi opinión coincida con la de un conciudadano de derechas, o de izquierdas. Tanto sobre la construcción de un puente como sobre la secesión. Es más, prefiero que ningún guardián me llame la atención sobre dónde está mi rebaño, con cuyos pastores a menudo estoy en desacuerdo, así que pernoctaré en su cobertizo según me parezca oportuno.

    Hace 3 años 6 meses

  11. Pol

    Supongo que la solución profesoral será seleccionar una o incluso varias definiciones de nación, reconstruir decenas de naciones enemistadas entre sí, dentro o fuera de España, y que se amenacen entre sí con guerras debidas a conflictos de fronteras o de otro tipo. Es decir, otra Primera República. Mientras desangramos una historia común en nombre de sandeces, máxime cuando la integración en una soberanía europea parece ahora menos probable, el resto del mundo, dentro y fuera de Europa, sigue en manos de Estados grandes. Nosotros, al parecer debemos hacer todo lo posible por desintegrarnos en pequeños Estados porque de lo contrario, según el autor, somos de derechas. A mí no me lo parece.

    Hace 3 años 6 meses

  12. Salu

    No confundamos una república con identidades diversas (la variedad de España ni la ha impuesto Castilla ni se limita a Cataluña y el País Vasco) con una república de nacionalismos opresores de las libertades de los ciudadanos -en lo que los nacionalismos catalán y vasco han destacado ignominiosamente.

    Hace 3 años 6 meses

  13. Pol

    En España deberíamos estar escarmentados sobre los profesores que adoptan una posición tibia, con desprecio por la historia y por los hechos, para pontificar en favor del nuevo ciclo político que adivinan. Ya ocurrió en la Transición, y de las invenciones de aquellos profesores (como la de "comunidad autónoma", tomada de una nefasta ocurrencia de Ortega y Gasset) sufrimos hoy todos las consecuencias.

    Hace 3 años 6 meses

  14. Rocat

    Hasta la Segunda República la izquierda fue contraria a los nacionalismos separatistas (Manuel Azaña, Juan Negrín...). Otra cosa han sido las conveniencias y corrupciones de los partidos políticos denominados "de izquierdas" tras la dictadura. Aun así, es evidente que la orientación de derechas o izquierdas de los ciudadanos no influye mucho en su opinión ante esta situación (por lo que se ha abierto una brecha con los partidos políticos existentes en España), luego achacarle la reacción a la derecha, para desacreditarla, no parece que sea honesto intelectualmente.

    Hace 3 años 6 meses

  15. Daniel C.

    Nada se puede discutir con un nacionalismo alimentado desde el poder con mentiras y fondos públicos mientras se discriminaba ideológicamente a los disidentes (concesión de subvenciones, acceso al funcionariado...) ni siquiera en una democracia, en la que deben darse las condiciones para un debate honesto, que en Cataluña el poder nacionalista ha venido dinamitando desde hace décadas. Que ahora suspendan el Parlament y confundan democracia con referéndum es el corolario lógico. Llevará años restaurar en Cataluña el respeto a los derechos reconocidos, que los nacionalistas vulneran, luego no parece el momento de permitirse el lujo de exigir los que aún no existen. En este contexto, su crítica no me parece progresista, sino profundamente reaccionaria.

    Hace 3 años 6 meses

  16. JJ

    Madre mía con el síndrome de "Restoespaña" de la izquierda. ¿Qué se supone que es una nación española diferenciada de la vasca o la catalana? De verdad... ¿Acaso Asturias, Aragón o León no tienen derecho a su identidad y a su historia? Menuda forma de hacerle el juego a los burgueses regionales de turno, con esto de que sólo las "comunidades elegidas" son nación.

    Hace 3 años 6 meses

  17. Mjulián

    No tenemos resuelto el problema de la supranacionalidad de España como sí lo tienen solucionado en el Reino Unido (supranacionalidad británica que engloba en condiciones formales de igualdad a sus naciones históricas). En la España donde se encuentra el nacionalismo monolingüe castellano que ocupa la mayor parte del territorio, se identifica la idea de España con la del Estado central, y por otro lado, los nacionalismos periféricos tampoco han hecho asunción de que sus propios territorios son plurales en cuanto a los sentimientos nacionales.

    Hace 3 años 6 meses

  18. JMM

    No reconocer el derecho a la autodeterminación en Catalunya, e impedirlo con violencia, es fascismo.

    Hace 3 años 6 meses

  19. Munty

    Gracias por un articulo tan racional como desapasionado. Cuando nacionalismo español latente se activa no es para defender la democracia y el tan cacareado estado de derecho, si no para conservar el status quo, la permanencia de unas élites en el poder que son las que se reparten el pastel y que siempre han sido las mismas tradicionalmente en este país.

    Hace 3 años 6 meses

  20. Ricardo gracia

    Nunca habia leido un articulo mas vacuo, sin ninguntipo de argumentavion, tesis antitesis y conclusion. Tal vez la direccion deba leer con mas interese lo queva a publicar

    Hace 3 años 6 meses

  21. REPUBLI-ANDALUZ

    Lo peor que podía pasar en el estado español es despertar a la bestia del nacionalismo de derechas de España y eso se lo tenemos que agradecer al PdeCat, que por mucho que cambie sus siglas sigue siendo la representación de la más rancia burguesía catalana. Esta gente no podía permitir que la ideología republicana se instaurara cada vez mas en el estado español y mas viendo que los republicanos catalanes estaban teniendo muy buenos resultados electorales. El sentimiento de una republica de naciones dentro del estado español estaba empezando a tener muy buena valoración por parte de la ciudadanía sobre todo de izquierdas cosa que la derecha no podía permitir y desestabilizando la convivencia entre los distintos pueblos han despertado el nacional catolicismo recortando derechos y libertades esenciales. Es una lastima que los nacionalismos nos separen, nos digan que no hay que ser solidarios y nos señalen por la procedencia. En definitiva esto es lo que consiguen los nacionalismos primero yo después yo y si sobra algo para mí.

    Hace 3 años 6 meses

  22. Concha Monserrat

    ¿Y si el nacionalismo español,mejor dicho, el supuesto apoyo a ese bloque, fuese fruto en gran medida del victimismo de otras comunidades, de la sensación de que siempre son peor tratadas que Catalunya o Euzkadi?.

    Hace 3 años 6 meses

  23. Joan

    No se puede hacer un análisis más acertado de la situación actual. Si alguien cree que la represión va a seducir a los más de dos millones de independentistas a querer formar parte de un Estado, cuyos poderes actúan de esta manera, está muy equivocado. Ojalá más personas tuvieran su lucidez y clarividencia. Gracias.

    Hace 3 años 6 meses

  24. Tomé

    Interesante artículo pero me sorprende que no incluya a Galicia como demandante de ese mismo reconocimiento nacional dentro del Estado Español. ¿Podría explicarme la razón por la que Galiza no es merecedora de esa denominación según usted? Gracias

    Hace 3 años 6 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí