1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Paco de la Zaranda / Director teatral y actor

“No soporto el teatro en el que sale a escena el actor y no el personaje”

Esteban Ordóñez Madrid , 1/05/2018

<p>Paco de la Zaranda durante la entrevista con CTXT.</p>

Paco de la Zaranda durante la entrevista con CTXT.

Manolo Finish

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT necesita un arreglo de chapa y pintura. Mejorar el diseño, la usabilidad… convertir nuestra revista en un medio más accesible. Con tu donación lo haremos posible este año. A cambio, tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Aporta aquí

Practica un andar de viajante sin maletas. Es verlo aparecer por la madrileña plaza Santa Ana caminando hacia las puertas del Teatro Español, y notar en las cornisas una presencia de gaviotas marinas, un fragor de plumas de salitre. Hablamos de una presencia imaginaria, porque las de Madrid, ya se sabe, son gaviotas de basura y no de peces. El fotógrafo de CTXT, al terminar la entrevista, lo dijo: «Pensaba que estaba haciendo fotos a un marinero». Francisco Sánchez, Paco de la Zaranda (Jerez de la Frontera, 1958), director teatral y actor, transporta adonde va un silencio de muelle que se aleja. En principio, parece que esa sensación proviene de su aspecto, ¿pero de dónde viene esa apariencia? ¿Cuál es el origen vital de su gorra blanda y oscura, de su barba grisácea que asciende jaleando por las sienes, emboscándole las orejas? ¿De dónde su rostro redondo, sus cejas libérrimas como párrafos de Faulkner? Y, sobre todo, ¿de dónde esos ojos de dos colores, marrones en el centro y con círculos azules en los bordes del iris como fronteras de agua? 

“Después de una función me siento vivo porque mientras está el personaje yo no estoy y cuando acaba la función, entonces, reaparezco”, cuenta De la Zaranda. De modo que sus viajes sobre el escenario son casi una desaparición. Mientras transcurre la obra, se pierde en una eternidad oceánica, silenciosa. “A veces digo que el actor lo mejor que puede hacer es quedarse en el camerino y no salir a escena. Yo no soporto el teatro en el que sale a escena el actor y no el personaje. A lo mejor es exagerado, pero el actor no tiene que intervenir: él no construye el personaje, el personaje lo construye a él. Es otra manera de sentir, es una revelación: alguien que viene de no se sabe dónde”. Y a ese extremo ilocalizable se marcha Sánchez cada tarde, y vuelve, como Moisés del Sinaí, contagiado por lo inexplicable. Ahora, a mediodía, hablamos con el intérprete, pero, en las crispaciones de su barba, el mendigo, el protagonista del drama, espera a que den las ocho y a que el apagado de luces del teatro le diga que se levante, que ande.

De la Zaranda se encuentra en plena actividad representando la obra Ahora todo es noche en el Teatro Español, un recorrido alegórico por los 40 años de historia de la compañía de teatro La Zaranda, que se fundó en 1978 y hoy se ha convertido en objeto de culto. Se bautizó como Teatro Inestable de Andalucía Baja, y cuando abandonaron el sur, baqueteados y hartos, pasaron a pertenecer a Ninguna Parte. A lo largo de su producción, han dado voz a los desheredados, a los que se esparcen por las esquinas de la sociedad y también a los que tiemblan desorientados y atrapados en el mismo vientre del sistema. 

La nueva propuesta, escrita por Eusebio Calonge y representada junto a Gaspar Campuzano y Enrique Bustos, ofrece una biografía espiritual de su compañía teatral. Hay desconcierto, abatimiento, espuelas de esperanza rabiosa, críticas, órdagos a lo establecido y clímax y rebelión ante la adversidad. “Se nos antojaba hacer una especie de examen de conciencia. Nos encontrábamos en un callejón sin salida, pero saltó una chispa y empezamos a buscar. Hubo un momento en que no teníamos ni idea de quiénes éramos. Lo único que sabíamos es que La Zaranda pesaba sobre nosotros, entonces había que matar a La Zaranda y, una vez muerta, había que hacerle la autopsia”, recuerda Sánchez. Este pensamiento se formula literariamente en la obra: “Ya que hemos llegado al final y no sabemos salir del drama, tendremos que buscar un argumento”, reflexiona uno de los personajes.

Los tres protagonistas son mendigos, ¿por qué elegisteis ese rol para representaros?

En la obra suena una canción Quién será la que me quiera a mí. Cuando estuvimos en Buenos Aires, en la calle Florida, vimos a un tipo tocando este tema con un saxo. Me llamó la atención. Lo miré y vi que detrás de él había un vagabundo durmiendo en un banco. Los personajes pueden venir así o por una foto o una pintura; pueden ser tantas cosas.

¿Se siente mendiga La Zaranda?

Hay gente que se queda solo en el plano social de la obra, que está bien, pero más allá hay una metáfora importante: todos tenemos un mendigo dentro. A mí me han preguntado si he tenido que mirar mucho a los mendigos para construir personajes, pero yo al único que he tenido que observar es al mendigo que vive dentro de mí. Todo el mundo tiene un mendigo dentro, todos hemos mendigado, a lo mejor no cosas materiales, sino sueños, amor, ilusiones. Cada uno tiene que mirarse en esa ventana abierta al interior del ser humano que es el teatro. Si te asomas, puedes descubrir que mendigas. Querer el último modelo de coche, a veces, es otra forma de mendicidad.

Ahora todo es noche cuenta la historia de tres vagabundos que se encuentran en un aeropuerto. Se resisten a ser detectados como personas sintecho; alguno finge mirar la pantalla de vuelos para poder pasar la noche refugiado. No se conocen y tratan de mantener el papel hasta que se hace insostenible. “¿En qué me lo has notado? ¿Huelo?”, se preguntan dos de ellos. El texto encaja la lírica en el lenguaje de la desposesión. Son mendigos con sueños que navegan entre la desolación y el empoderamiento. Son unas veces señores troncosos como el héroe de la canción de Triana y otras, piezas demolidas de la sociedad. Esa es la lucha individual que, poco a poco, se transforma en un combate unitario. Al final, los tres personajes integran un solo organismo vivo. “Son reyes. Cuando hicimos una gira por Alemania, fuimos a la catedral de Colonia y estuvimos en la tumba de los Reyes Magos. Nunca nos imaginamos que iban a convertirse luego en estos mendigos que son Prometeo, Segismundo y Lear”, relata. 

El lubricante humorístico habitual de las obras de La Zaranda facilita que accedan al hipotálamo del público mensajes complejos, cápsulas de lucidez contestataria –pero contestataria desde la poesía, nunca desde la política: “En cuanto te echan de un sitio, empiezan a echarte de todos los lados”. “Las cosas se echan a perder antes de que sirvan”. “La rabia hará grande nuestros fracasos”. “Reinaremos sobre nuestros piojos…” 

Hay pasajes que levantan esquirlas en el pensamiento liberal más automatizado. Uno de los personajes es un agente comercial venido a menos. Al escarbar en una papelera, encuentra un disfraz de ratón que activa su faceta empresarial. Formula una súplica: “Por favor, si me pudieran ayudar con un discurso emprendedor”. El castigado por el sistema se acoge al binomio del si quieres-puedes; se siente, por un momento, responsable de su pobreza. Más tarde piensa estrategias para pedir limosna: “Si retienes su atención, tienes el 70% de posibilidades…”. Ese porcentaje, ese cálculo matemático contrastando con las prendas ajadas de la marginación coloca en cuarentena el sentido común de nuestra época. “Muchas veces –expresa el director– lo que nos separa de estar tirados en la calle son mil euros, nada más; si no cobras, estás desahuciado, y lo único que te diferencia de una persona normal es un puto sueldo”. 

En el escenario, componéis todo los paisajes con apenas un par de carros de supermercado y tres cubos de basura. Conseguís que un mismo objeto mute, como si la mirada que le aplicas cambiara su naturaleza…

El mundo de los objetos me ha apasionado siempre. Nunca hemos puesto nada gratuito dentro del escenario. He trabajado el llanto de los objetos, la mirada, la risa de los objetos; el objeto como ser vivo. A veces, encontramos cosas inservibles en la calle que ya no van a cumplir la función para la que fueron creadas. Vienen del pasado y en el presente pueden tomar otra realidad. En el escenario, no hace falta construir una galería subterránea de alcantarillas para que el público la vea, lo que hace falta es que tú lo vivas. Así el público lo vivirá. 

En un momento de la obra, un personaje clama: “Nos han mordido de tantos modos. De tantos modos han tratado de aniquilarnos”. ¿Qué fantasmas han atacado a La Zaranda?

Muchísimos. A veces hasta nosotros mismos hemos intentado aniquilarnos… A la hora de afrontar un proceso de creación siempre se está empezando de nuevo y hay un momento en que sientes que la carga de lo que has hecho es muy pesada y que la única forma de avanzar es descubrir fórmulas nuevas. Esa búsqueda nos ha mantenido vivos: buscar la belleza, buscar nuestra verdad y lo que no entendemos.

Ese respeto al alma del arte, a sus tiempos y respiraciones, ¿está reñido con la necesidad económica, con ir sacando producciones con un ritmo viable?

Sí, pero cuando uno crea no piensa en el dinero porque si no, no se podría crear. Somos obedientes a nuestra voz interior, esa es nuestra disciplina. Hace falta el silencio interior: es más poderoso que todo lo demás y nos permite crear más allá de recetas artísticas. Pero, imagínate, en 40 años por cuántas vicisitudes hemos podido pasar. Aunque no me gusta mirar atrás. Recordar es importante porque recordar es reconocerse, pero me gusta sentir que me estoy haciendo, sentir que este momento, ahora mismo, es mágico, irrepetible. La vida me está haciendo, y el teatro me está haciendo. 

¿Cómo empezó el teatro a intervenir sobre Paco Sánchez? ¿Cuándo se le contagió esa pulsión del teatro?

Nací con la afición. No es que descubras la vocación y acudas a la llamada, pero hay un misterio. Cada uno trae un quehacer, una manera de pasar por la existencia. A mí, me tocó el teatro. Empecé a actuar en el colegio de muy pequeño; no tenía 10 años. Luego vine a estudiar a Madrid con 18 años. Ahora, a la edad que tengo, veo muy claro que ya no me puedo salir. Cuando te quieres dar cuenta, te ha envuelto de tal manera… No es que te haga feliz, sino que te ves en la obligación de seguir ante esa pelea del silencio comunicativo que todo ser humano lleva dentro, ese silencio lleno de voces, esa soledad llena de gente… Hay un punto en que un trabajo te lleva a otro y te crees que en algún momento te vas a poder escapar…

¿Ha pensado en parar en algunos momentos?

Piensas que no serás capaz de afrontar una nueva creación, pero el teatro tienen un yo tan grande que anula tu propio yo.   

CTXT necesita un arreglo de chapa y pintura. Mejorar el diseño, la usabilidad… convertir nuestra revista en un medio más accesible. Con tu donación lo haremos posible este año. A cambio, tendrás acceso gratuito a El...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Esteban Ordóñez

Es periodista. Creador del blog Manjar de hormiga. Colabora en El estado mental y Negratinta, entre otros.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí