1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Análisis

Sean previsores: no se fíen de los planes de pensiones

Se presentan como una buena vía para la jubilación ante los problemas del sistema público pero son menos seguros que este y escasamente rentables, cuando no dan pérdidas al ahorrador

Emilio de la Peña 1/05/2018

<p> Pensiones (25/02/2018)</p>

 Pensiones (25/02/2018)

J.R. Mora

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT necesita un arreglo de chapa y pintura. Mejorar el diseño, la usabilidad… convertir nuestra revista en un medio más accesible. Con tu donación lo haremos posible este año. A cambio, tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Aporta aquí

Es casi un axioma. Cada vez que se pone en cuestión la viabilidad del sistema público de pensiones, se aprovecha para recordar el sistema privado: los planes de pensiones. Ahora nadie con cierto prestigio osa proponer la sustitución de uno por el otro. Eso ya se hizo durante las dictaduras de Chile y Argentina y, además de injusto e insolidario, resultó un rotundo fracaso. Ahora se es más sutil. Si el sistema público no da para más, si está en el aire, se argumenta, ¿qué mejor que destinar parte de los ahorros a complementar lo que en el futuro serán pensiones exiguas con un plan de pensiones? Cuando arreció la exigencia de la oposición y los sindicatos para que las pensiones subieran lo mismo que la inflación, el presidente del Gobierno se aventuró (8 de febrero) a pedir a los ciudadanos que ahorrasen de ese modo para el futuro. “Ahora que las cosas empiezan a ir bien, es el momento de volver a ser previsores”, fueron sus palabras. También lo ha hecho varias veces en los últimos tiempos el Gobernador del Banco de España. Claro está, esto acompañado de continuas campañas de los bancos para que sus clientes suscriban algún plan de pensiones. Ahí es donde está el futuro, viene a ser la conclusión.

El sistema es ya conocido: se pone periódicamente dinero en un fondo de pensiones, cuyos gestores lo invierten en títulos de deuda pública, en acciones y demás. La aportación debe ir engordando, lógicamente por las aportaciones que se van haciendo, pero además por la renta que genera el dinero invertido y por el incremento del valor de los títulos que adquiere el fondo. 

Pues veamos. ¿Son rentables y seguros los planes de pensiones?

Para que sean rentables, el dinero total aportado tiene que engordar, y hacerlo más de lo que sube el coste de la vida. Si no es así, se habrá perdido dinero en términos reales por el efecto de la inflación. Para que 1.000 euros puestos hace 25 años sigan teniendo el mismo valor deben engordar hasta los 1.820 euros. En caso contrario, se habrá perdido dinero. Eso quiere decir que para que el plan que una persona ha suscrito sea rentable, el interés obtenido desde que se aportó el primer euro hasta que se rescató, debe ser superior a la inflación. Y no sólo eso, si se pretende que el ahorro puesto allí dé un buen resultado, el interés debería ser claramente más alto, no un poquito. De lo contrario, el ahorrador se encontrará con que al final habrá ganado sólo unos cuantos euros después de un largo periodo aportando dinero.

La realidad es que esa ganancia no siempre se produce. Según el último informe de la Dirección General de Seguros y Planes de Pensiones, en 2016 el 18 por ciento de los planes de pensiones habían perdido dinero. Eso quiere decir que, que  si formaba parte de ese grupo desafortunado, cuando el ahorrador llegó ese año a rescatar su plan, por haberse jubilado o por estar en paro o enfermo, vio que recuperaba menos dinero del que había puesto, además de la parte que se había comido la inflación. Esto da respuesta en parte a la cuestión de la seguridad del plan. Además, el 76 por ciento de los planes tuvieron rentabilidades bajas: entre nada y el 5 por ciento. Rentabilidad que, volvemos a insistir, sería claramente menor aún, por la inflación. 

Hay datos más recientes: hasta marzo de 2018, y las cosas no van mejor, sino al contrario. En el último año, la rentabilidad media ha sido de -0,04 por ciento, mientras que la inflación ha sido del 1,2. La consecuencia es que el ahorrador ha perdido el 1,24 por ciento. En los últimos tres años el resultado ha sido igual de malo: caída de la rentabilidad del 0,2 por ciento con una inflación del 0,9. No todo ha sido así de malo, en caso contrario iríamos al desastre. Con los ahorros durante más tiempo el resultado puede ser algo mejor, pero con rentabilidad y ganancia real bastante baja. Por ejemplo, tras aportar dinero a un plan durante 25 años, la rentabilidad real, es decir, teniendo en cuenta la inflación en todo el periodo, es del 0,56 por ciento. Si la aportación ha sido durante 20 años, la rentabilidad es negativa: -0,44 por ciento. La mejor de las situaciones se da en el caso de que el ahorrador lleve con el plan 5 años. En este caso, la rentabilidad real es del 3,21 por ciento. No está nada mal, pero es una “rara avis”. 

Me he detenido a analizar un caso concreto, sobre las rentabilidades medias. Supongamos que alguien suscribió un plan de pensiones hace 25 años. Tenía entonces 40. Ahora, al cumplir 65, lo rescata. Aportó 1.000 euros cada año, en total 25.000 euros. Le entregan 40.760 euros. Pero el dinero ahora no vale lo mismo. Por término medio, la inflación ha sido en estos 25 años del 3,28 por ciento anual. Eso quiere decir que la subida de precios se ha comido 37.830 euros. Total, que después de 25 años ahorrando consigue en términos reales una ganancia de 2.930 euros. Una birria, creo yo. Pensemos ahora que lleva aportando los 1.000 euros al plan desde hace 20 años, por tanto, un total de 20.000 euros. En ese caso recibe 24.862 euros. Resulta, sin embargo que la inflación de todo el periodo se ha comido 25.986 euros. Lamentablemente, en lugar de una ganancia real ha tenido una pérdida real, de 1.125 euros. ¡Vaya chasco! En el cuadro que sigue se pueden comprobar los resultados por cada periodo de aportación.

Esto es una media de los planes de pensiones individuales, que representan el 78 por ciento de todos los planes. Y dentro de ellos los hay de diversas modalidades. Una de ellas lo constituyen los planes garantizados. En este caso, el ahorrador tiene la seguridad de que en el peor de los casos recibirá todo el dinero que ha puesto, aunque pueda perder en la realidad, porque la inflación se haya comido parte del ahorro. Pero son los más seguros. Sin embargo, se da la circunstancia de que cada vez hay menos de este tipo. Hace ocho años suponían el 25 por ciento de todos los planes individuales y ahora tan sólo el 9 por ciento. Lo cierto es que los bancos ya casi no ofrecen estos planes garantizados y apuestan por aconsejar a los clientes planes de mayor riesgo. Con ellos, se puede ganar más, en teoría, pero también se puede perder más. En el último año sólo se salvan los garantizados y los que invierten sólo en renta fija a largo plazo, los demás pierden.

¿Quiénes suscriben planes de pensiones?

En síntesis, entre los que ganan más dinero son mayoría los que tienen un plan de pensiones, mientras que, entre los que ganan menos, las personas que tienen planes son una parte mínima. El salario medio en España no llega a los 18.000 euros. Pues bien, de los que ganan esa cantidad o menos, sólo el 7 por ciento se ha lanzado a esa forma de ahorro tan promocionado por las autoridades y los bancos. Son la mayoría de los ciudadanos: el 60 por ciento. En el lado opuesto, los afortunados que ganan 51.000 o más suponen sólo el 5 por ciento de los contribuyentes y de ellos, el 52 por ciento tiene un plan de pensiones. La explicación es sencilla. A la mayoría de la gente no le sobra el dinero para destinarlo a esa forma de ahorro. Lo contrario que a esa minoría, que sobre todo ahorran con planes de pensiones porque tiene ventajas fiscales. Los datos son de la Memoria de la Administración Tributaria de 2015, la última publicada. 

Frente a la llamada de Rajoy para que la gente ahorre de esta manera, la patronal que agrupa a las gestoras, Inverco, informa de que en 2016, de los casi 8 millones de personas que tenían un plan, más de 5 millones no aportaron ni un céntimo ese año. Y la cosa no ha debido de ir mejor después, ya que la capacidad de ahorro de las familias en 2017 fue la más baja al menos desde 1999, según el INE. Una muestra de que las cosas sólo “han comenzado a ir bien”, como decía Rajoy, para unos pocos.

¿Quién gana con los planes de pensiones?

Con el análisis de las rentabilidades está respondida en parte esta pregunta. Sin embargo queda otro lado aún no observado. Los planes de pensiones son administrados por gestoras, casi todas propiedad de bancos. Estas no actúan lógicamente de manera altruista. Cobran por ello a los clientes que tienen un plan. Lo hacen mediante una comisión máxima de 1,5 por ciento del total del dinero aportado. La realidad es que por término medio aplican algo menos, en torno al 1,11 por ciento. A ello hay que sumar otra del 0,14 que aplica el banco donde se tiene depositado el dinero ahorrado. Y aquí está la respuesta completa sobre quién gana. Si comparamos los beneficios obtenidos mediante las comisiones, con sus fondos propios, esto es, con lo que han invertido para realizar su actividad, resulta que las gestoras obtuvieron en 2013 una rentabilidad del 21 por ciento, en 2014 del 22, en 2015 del 20 y en 2016 del 18. Muy superior a la rentabilidad media de las empresas españolas, que no llega al 8 por ciento. Y por supuesto, inmensamente superior a la rentabilidad de los planes de pensiones. 

Autor >

Emilio de la Peña

Es periodista especializado en economía.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

11 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Alberto

    Enhorabuena por el artículo. Aunque hay algunas cifras y cálculos que se podrían discutir, estoy absolutamente de acuerdo en que los planes de pensiones no son una buena opción de inversión. Además, al tributar como rendimientos del trabajo, también hay que pagar impuestos por las propias aportaciones. Es decir, por el mero y simple ahorro. Me gustaría invitarte a leer este artículo que he publicado en mi blog, precisamente hablando sobre los planes de pensiones. Puedes leerlo aquí: https://futuroh.es/planes-de-pensiones-no-gracias/ Me encantaría conocer tu opinión y continuar con este interesante debate. Gracias por este artículo. Un saludo. Alberto.

    Hace 1 año 4 meses

  2. juan

    Fiscalmente no es ni el regalo que dicen sus detractores ni el timo que dicen sobre el rescate, es un diferimiento del irpf con cierta ganancia para al ahorrador si lo rescate en forma de renta, donde seguramente afectará poco al marginal ya de por sí más bajo que en época laboral con salarios más altos. Si un pone 8000 y por su nivel de renta genera un ahorro fiscal de 2000...lo que ha puesto son 6000. Respecto al contenido del artículo, chau chau de brocha gorda tratando de dividir entre ricos y pobres, obviando la tragedia de España, jubilados con pensiones de 800 euros pero que tienen un apartamento de 50 años en la costa invendible e inalquilable ya. Ahorrar para el futuro no es necesario hacerlo con planes de pensiones, se puede hacer en otras cosas, a ser posible líquidas para poder recuperar cuando se necesite...todo lo que sea ir contra el ahorro en activos no inmobiliarios es favorecer la especulación...¿queremos más millones de viviendas vacías sobretodo en la costa?

    Hace 3 años

  3. Pedro García

    En este artículo se ha calculado mal la inflación, debería calcularse anualmente conforme al dinero que se va acumulando. La inflación del año 1 sobre 1000 euros, del año 2 sobre 2000. Creo que saldría menor inflación. Otro fallo que veo es que se asocia la no aportación de dinero para planes en 2017, simplemente a la falta de ahorro. Y no se tiene en cuenta que hasta los planes de pensiones mas conservadores debido a la renta fija, han tenido rendimientos negativos. Por tanto como va a decidir una familia seguir metiendo dinero en el plan de pensiones, si le van llegando cartas diciendo que el plan ha tenido un rendimiento del -0,5%? Yo estoy totalmente en contra de los Planes de Pensiones. Por que aunque hablen de la deducción de IRPF, se trata de un dinero indisponible y que lo gestionan personas que no conocemos los cuales se financian en mayor parte por las comisiones que cobran y por tanto que interés van a tener en conseguir grandes rendimientos? El otro día en una sucursal bancaria, estaban ofreciendo a una pareja de unos 60 años un fondo de inversión que tenía como objetivo conseguir el 2% anual (objetivo, no significa que se lo aseguren y lo llegue a conseguir), despues de un rato hablando del fondo de inversión, les dice que la comisión de apertura es del 2%. 2%? Como que? Entonces quien es el que va a ganar el 2%? Parece que el que gana ese 2% y desde el primer día es el fondo de inversión. Hay que empoderar a la población con mas conocimiento financiero y no depender tanto de esta mafia de Fondos de Pensiones y Fondos de Inversión,.....

    Hace 3 años

  4. Javier

    Yo ahorré quince años en un plan de esos, me jubilé en Enero de 2018 y recuperé menos de lo aportado más inflación. Encima el próximo año tendré que pagar impuestos por ese dinero como si fuera todo una renta bruta. UN TIMO. Los planes de pensiones son la gran estafa del futuro. Mejor sacar el dinero de España (tras declararlo) y meterlo en alguna cuenta de inversión en el extranjero; ahí al menos los bancos estafan algo menos que aquí.

    Hace 3 años

  5. Roberto

    Como dicen por ahí. El mejor plan de pensiones privado es... huír de los bancos como de la peste. No sea tonto/a, no se deje embaucar por un comisionado.

    Hace 3 años

  6. MAEG1970

    ¿Y qué pasa si falleces sin dejar herederos de ningún tipo y apenas has disfrutado de la pensión privada? ¿Quién se queda con ese dinero? Por lo que he escuchado "por ahí" es el banco el que queda como dueño y señor de tu dinero.

    Hace 3 años

  7. Jose

    Excelente artículo! para mí mejor que los planes de pensiones son los fondos indexados. Después de haber estado buscando muchísimo sobre qué es lo mejor en temas de inversión creo que esto es lo que hay, parece que inversores de la talla de Warren Buffett y premios nobel de economía lo defienden. Os dejo un video muy interesante sobre el tema: https://youtu.be/rMGmWGBq0l8

    Hace 3 años

  8. criptolin

    El mejor plan de pensiones se llama BITCOIN.

    Hace 3 años

  9. Jana Amorós

    Tal cuál... Y se le ha olvidado mencionar que el supuesto beneficio fiscal inmediato, no es tal, puesto que si al final quieres rescatar todo lo ahorrado, debes pagarlo con creces, puesto que la base imponible de ese año te sube mucho y el tipo marginal que debe pagar absorbe de sobra la deducción que te permitieron, la única posibilidad para no pagar tanto, para pagar algo similar a la bonificación fiscal que obtuvo, es rescatarlo en forma de renta, pero a costa de tener ahí su dinero cautivo durante el resto de su vida o casi...Lo vengo diciendo por esos foros de dios desde hace mucho tiempo, los únicos que tiene la seguridad de llevarse una buena ganancia de los planes de pensiones son las gestoras, que los administran,que son sociedades creadas a la sombra de los bancos o sea,en resumen, estos . l,os bancos .

    Hace 3 años

  10. Ramón

    Falta el remate: la tributación brutal, como renta de trabajo al rescatarlo, a nivel financiero fiscal es mucho peor todavía. Sólo las deducciones para las rentas altas los hace apetecibles. Otro dato: ningún plan garantiza rentabilidad alguna, con lo que nos podemos encontrar con otro tipo de preferentes. Negociazo sólo para bancos y cías. de seguros

    Hace 3 años

  11. martin pereda

    El mejor plan de pensiones es la hucha en casa.

    Hace 3 años

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí