1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Procesando ya tal

Perfiles en un momento en el que todo el mundo está de perfil

El Procés ha muerto, o no. Y estos son los funerales, o no. En todo caso serán unos funerales larguísimos, pues nadie sabe cómo y dónde enterrar el cadáver

Guillem Martínez 6/05/2018

<p>Carles Puigdemont, en el acto de presentación del Govern de Cataluña en enero de 2016. </p>

Carles Puigdemont, en el acto de presentación del Govern de Cataluña en enero de 2016. 

Generalitat de Catalunya

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT necesita un arreglo de chapa y pintura. Mejorar el diseño, la usabilidad… convertir nuestra revista en un medio más accesible. Con tu donación lo haremos posible este año. A cambio, tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Aporta aquí

1- En el momento en el que escribo, con un canuto, la 'o' de la palabra canuto, los dipus de JxC están reunidos en Berlín, dilucidando a ver lo que pasa. Es difícil saber lo que pasa, porque no lo saben ni ellos. La táctica de JxC es como la táctica que utilizábamos en mi barrio para colarnos en el cine. Entrábamos de espaldas, así que, si nos pillaban, decíamos que estábamos saliendo. El efecto secundario de esa táctica es que nosotros mismos no sabíamos si entrábamos o salíamos. Generalmente, no entrábamos.

2- JxC está de espaldas y saliendo. O entrando. El Procés –es decir, la ilusión de la unilateralidad y de una mayoría social definitiva donde no hay nada de eso; la ilusión de hacer política en el sur, cuando ya no se puede y ya no se hace– ha muerto, o no. Y estos son los funerales, o no. En todo caso serán unos funerales larguísimos, pues nadie sabe cómo y dónde enterrar el cadáver. Un cadáver que, por otra parte, se pudre tan despacio que hasta parece que se pueda echar novia en cualquier momento. Como cadáver, en fin, lo tiene, en ese sentido, mejor que yo, snif.

serán unos funerales larguísimos, pues nadie sabe cómo y dónde enterrar el cadáver. Un cadáver que, por otra parte, se pudre tan despacio que hasta parece que se pueda echar novia

3- Los funerales pasan por varias posibilidades. Se las enumero. En números romanos, que siempre queda más trascendente.

4- La posibilidad I son elecciones. CUP y el ala más JxC de JxC –el ala me-creo-todo-lo-que-digo– emiten señales de que pasan de todo. Emiten gestos comunicativos antes que interés por crear gobierno, o políticas efectivas. En unas elecciones, se supone, el bloque procesista quedaría más o menos intacto, si bien CUP subiría, y JxC se comería con patatas a ERC. ERC, por cierto, ha dado un gran paso hacia el plato combinado con patatas. Ha elaborado una ponencia para ser aprobada en la Conferència Nacional que se realizará en julio. En ella se comunica a la afición que no hay mayoría social para una indepe plis-plas, y que el caso de la cosa sería ir gobernando, tal vez con izquierdas no procesistas. E ir tirando. El consumidor de Procés parece ser un consumidor de léxico antes que de política, y ese léxico de ERC no le mola. Comienza a haber, por cierto, movidas en PDeCAT por parte de sectores críticos a la dirección, para aproximar el PDeCAT a la línea dramática/léxica de JxC, y acercarla a la teoría del léxico chachi procesista, a esa revolución permanente sin revolución alguna.

En unas elecciones, se supone, el bloque procesista quedaría más o menos intacto, si bien CUP subiría, y JxC se comería con patatas a ERC

5- En ese sentido, el consumidor de Procés está como unas catañuelas con lo acaecido esta semana. A saber: en el Parlament se ha acometido la reforma de la Llei de la Presidència, que posibilitará un Presi telemático y deslocalizado. Se hará. Lo que supondrá un nuevo empure de la Mesa. Poco más. No hay muchas posibilidades de que Puigde sea Presi, posibilidad que la misma JxC descarta. En todo caso, agotar esa vía agotadora calentaría a la afición, crearía otro agravio visual que sería aprovechado en otras elecciones, en las que igual vuelve a presentarse Puigde, pero a las que ya se iría llorado y mentalizado de que la cosa va de lo que el Procesismo, tan rico en vocabulario, denomina Plan D –punto 7–.

6- El plan hagamos-elecciones-cada-6-meses es un chollo. Electoral. Y una degradación social. Degradación social: se opta por enquistar tres grupos sociales. Uno está indignado por la actuación del Estado, que no dialoga con ellos. Otro está indignado por la actuación del procesismo, que no dialoga con la sociedad. Otro, minoritario, en el que me incluyo, y que para mayor cachondeo, snif, puede integrar a la tradición republicana catalana –robusta, dilatadísima–, incluye a los huérfanos de representación que están indignados con el Estado y con esa propuesta de sustituir el republicansimo por la fe y la catequesis denominada procesismo.

7- Posibilidad II, o Plan D. Poner a otro Presi. Parecería lo más sencillo. Poner un Presi y hacer política en la dirección indicada. Pero no es tan sencillo. El procesismo no parece ser un corpus político. De hecho, es más corpus mientras menos gobierna y menos política hace. El do de pecho de su corpus, el momento refundacional de su corpus, consistió, de hecho, en abandonar el poder. En dejar de hacer política.

8- La posibilidad II implica dos posibilidades. Presi cachas o Presi de pacotilla.

9- Un Presi cachas supondría un Presi plenamente Presi autonómico, que acometiera una política posible. Es decir, no procesista. Lo que es, a su vez, un abanico muy amplio. El Presi tendría que tragarse el unilateralismo, pero no el grueso de ingredientes propagandísticos del procesismo. Así, podría crear el Consell de la República en el Benelux, Berlín o Lima. El Consell de la República sería una institución no política ni ejecutiva, un INEM para los consellers y el Presi en el Exilio. Una Corte de Estella sin problemas para llegar a fin de mes. Se comería el grueso de la comunicación y los titulares cotidianos en Cat y Esp. Lo que posibilitaría otro Govern de la Gene que, en esta etapa de crisis democrática y de fin del bienestar, siguiera sin dar un palo al agua. Con el Consell de la República y con vayamos-todos-con-flores-a-Estremera –es decir, con la sentimentalización de los presos, que no su politización–, podrías salvar otra legislatura sin políticas sobre precariedad y pobreza.

10- Un Presi de Pacotilla supondría lo mismo, pero con una menor soberanía intrínseca para el Presi, que sería un mandao. Es decir, que incluso podría ir a la cárcel, directamente y sin pasar por la casilla de salida, si así lo decidiera el Consell de la República. Que, por cierto –toma cultura republicana–, sería básicamente un sólo hombre. Puigde. Es posible, incluso, que la opción de poner un Presi de pacotilla integre la voluntad de no poner ningún Presi. El 9M, se supone, todos los encausados dejan de ser –salvo Puigde y Comín– dipus. Para votar un Presi, incluso con los nuevos diputados que les sustituirán, es necesario que la CUP, al menos, se abstenga, de manera que el candidato propuesto sea votado en segunda votación. No está claro que la CUP vote no. Tal vez, la opción de presentar un Presi de pacotilla responda, por tanto, a no quemar la candidatura del Presi cachas, sino la del Presi de pacotilla, una vez que hay serios indicios de que nunca jamás se propondrá a Puigde como Presi. Como prometieron en campaña.

11- Todo es muy líquido al respecto. Hasta mediados de semana, la opción era poner un(a) Presi cachas. En el segundo tramo de la semana, la opción era un Presi de pacotilla. La candidata para el título de Presi cachas sería Elsa Artadi. El candidato al título de Presi de pacotilla sería Josep Costa o Toni Morral. Es posible, de hecho, que se lo hayan propuesto a ambos. Ser Presi cachas o de pacotilla no es un chollo. El Confidencial informa, en ese sentido, que de haber un Presi, cachas o no, tendría restringidas áreas enteras de la Gene. Como en Locura de Amor, el Presi ausente sería tratado como ser vivo, de manera que nadie podría entrar en sus habitaciones favoritas. Eso sucedería con algún salón, o con la Casa dels Canonges, la residencia del Presi –no vive nadie desde Tarradellas, pero hacen cenorrios y tal–, un local decorado por Samaranch –falangista en lo político, pero liberal en lo personal– como un local de intercambio. Es imposible entrar ahí sin, en fin, ponerse cachondo. Afortunadamente, el Presi o la Presi no tendrían restringido ningún WC. Sí, la política Cat es para cortarse las venas. O para cantar himnos religiosos. Es decir, para cortarse las venas.

La candidata para el título de Presi cachas sería Elsa Artadi. El candidato al título de Presi de pacotilla sería Josep Costa o Toni Morral

12- Para ahorrar tiempo en futuras crónicas, les voy a hacer un breve retrato de los candidatos mejor posicionados para el cargo de Presi, en sus respectivas modalidades.

13- Elsa Artadi –41 añitos– no se llama Artadi. Saber por qué sustituyó el apellido del padre por el de la madre dibujaría el perfil más definitivo del personaje, del que no dispongo. En su juventud estuvo muy próxima a los postulados del RCD Espanyol. Estudió Economía, e hizo la tesis en Harvard. De ahí fue a la Bocconi, una suerte de Esade en el Norte de Italia. Cinco años, con muy pocos artículos redactados, lo que es algo normal cuando quieres dejar la uni y meterte, pongamos, en política. Se mete en política/instituciones de la mano de Mas Collell, un economista renombrado y un pésimo conseller d'Economia. Se enfrentó a la primera ola/tsunami de austeridad sin enfrentamiento alguno. Recortando el bienestar, buscando ingresos en la venta, no muy buena, de patrimonio, vendiendo, de manera nefasta, extraña, con pérdidas, empresas públicas, como Aigues del Ter i del Llobregat, y con la creación de la Grossa, una lotería catalana anual, que diseñó –tachán-tachán– Artadi. En 2015 entró al Govern con cargo chachi. Directora General de Coordinació Interdepartamental. Me comenta alguna afectada que la táctica de Artadi, llegado a ese punto, fue la habitual de la derecha local de pelarse a otras posibles competidoras femeninas. Lo que ha repercutido en su carrera. Las chicas PDeCAT, de hecho, otras filántropas, han sazonado su trayectoria de habladurías poco edificantes, francamente de mal gusto. Una de ellas, curiosamente, ha repercutido en su carrera posterior. Se construyó, me dicen, la leyenda de que era la amante de Puigde. Algo, me dicen por otro lado, falso. Pero, por si las flies, todo el mundo dio un paso atrás a su paso, no fuera que lo fuera. Curiosamente, pasó algo parecido en la época Mas. Se propagó la idea de que tenía una amante. Esa amante escaló cargos, hasta que todo el mundo se dio cuenta de que todo fue un malentendido. La mujer en cuestión desapareció del mapa, zas. Estas cosas tan cutres, en fin, pasan en un partido peninsular, esa cosa vertical y masculina. Más en las derechas, pero no únicamente. No sé cómo explicarlas y que quede fino. De hecho, es difícil explicar el procesismo, que no es una corriente política, sino, por ahora, un comportamiento vertical y gregario, sin dejar de ser fino. Anyway. Economista liberal –esa cosa que en la Península necesita un Estado, regularización, ayuditas salvajes por parte del Estado–, se casó en primeras nupcias con un prestigioso apellido del Gotha BCN, emparentado con los Trias de CDC. En segundas, con Heribert Padrol. Cargo de Hacienda, se presentó con Trias a las elecciones generales de la segunda legislatura Aznar. La idea de CDC/Trias era chulear a Aznar y conseguir el traspaso de la Agencia Tributaria. Pero Aznar sacó, glups, mayoría absoluta, por lo que no se traspasaría nada. Dimitió al poco. Trabaja para un bufete de Madrid como asesora fiscal y esas cosas, en lo que es una biografía, en ese sentido, común en la cultura política peninsular. Elsa Artadi es una líder de por encima de Diagonal –la frontera humana en las novelas de Marsé y, snif, en la vida cotidiana–, que habla un catalán muy mangui, y que de alguna manera dificulta empatía en el campo cat, o como se llame. En la ciudad, o al menos en BCN, recibe una devoción inaudita por parte de cuadros medios y curritos de base, que ven en ella un secreto, un plan, una nueva emisión de algo que esta vez será la pera. Formada en el procesismo, es un ejemplo de su selección de líderes, unos líderes que diferencian un léxico, que dominan a la perfección, de su comportamiento político. Verbigracia: Bermúdez de Castro, el capo del 155 desplazado a BCN para intervenir una Gene que nunca se resistió a ello, inquirido por C's por el hecho de no haber destituido a Artadi, directora general que periódicamente se desplazaba a Bruselas, respondió que Artadi hacía eso en sus días libres y con su pasta, y defendió su labor en la Gene como “fundamental” para la aplicación del 155. Glups. El procesismo es, en fin, esa disociación, aplaudida en la sociedad, entre decir y hacer. Miembro del núcleo más reducido del Puigdemontismo/Procesismo I+D/Mucho-lerele-poco-larala, es ambiciosa. Lo que no es malo –ahora mismo, tengo la ambición de cenar Homard au Thermidor; no les voy a engañar, va a ser difícil–. Está por ver si esa ambición le aleja o le acerca a sus ambiciones. Me comentan que el hecho de que, al menos en este momento, se haya rajado de ser Presi –tal y como estaba pactado con ERC–, es una defensa de su ambición frente a un Puigde que quiere ser Presi sin ser Presi. Veremos si es así, o no, en breve.

Elsa Artadi es una líder de por encima de Diagonal –la frontera humana en las novelas de Marsé y, snif, en la vida cotidiana–, que habla un catalán muy mangui, y que de alguna manera dificulta empatía en el campo cat

14- Toni Morral –60 añitos– es, biográficamente, lo más diferente a Artadi. Nació en Cerdanyola del Vallès, mi pueblo, donde nacen los chicos y las chicas más sexis del cinturón de BCN. Su padre era paleta. Un buen paleta. Un hermano de Morral próximo a mi generación –Josep–, también lo es, y otro –Ignaci– es saxofonista. Los Morral son católicos, diría, pero tiran para las izquierdas. Bailan, por cierto, de película. En mi juventud rampante me podía pasar horas viendo bailar a un(a) Morral. Hacían cosas inverosímiles mientras sonreían. Maestro de profesión, ejerció poco. Se metió, contra su voluntad, en política. Estos ojos que se van a comer los gusanos asistieron a una asamblea, en los 80's, en la que Nacionalistes d'Esquerras, un pequeño partido rupturista, que llevaba sobre sus espaldas el grueso del peso del extraparlamentarismo democrático, decidió coaligarse con el PSUC. Con el tiempo, ese fue el primer paso para formar ICV. Todo el mundo votó que sí a regañadientes, y a Toni le tocó comerse el marrón de ser el candidato propuesto. Diría que quedó un tanto abandonado por sus compis en una institución. La voluntad de someterse a la decisión de sus compis, no obstante, puede ser un indicativo de que, si le han propuesto ser Presi, tal y como aseguran algunos medios, igual dice que sí. Ni idea. Compaginó la política municipal con el trabajo en el Ajuntament de Sabadell, en tiempos el ayuntamiento comunista más grande del Estado. Fue alcalde de Cerdanyola en el ínterin 2003-09, en un momento en el que el PSC empezaba a hacer aguas. En general, desde entonces, el cargo de alcalde de Cerdanyola es menos estable que la fusión de nitrógeno y glicerina. Como esa fusión, sólo brilla si se le agita. Indepe de toda la vida, cuando, tras la época de alcalde, volvió a Sabadell, se metió hasta las cejas en la ANC de Forcadell. Como miembro de ICV fundó una corriente indepe. Fue expulsado, o se fue, o ambas cosas. Por ello, tras participar en la campaña de JxS, fundó, junto a Artadi y Eduard Pujol, Junts per la República, la génesis de JxC, cuidadín. Álvaro, un amigo común, más de izquierdas que indepe, le preguntó que por qué se metía en todo eso. La respuesta: “Si et truca el President, no li pots dir que no”/”Si te llama el Presi no le puedes decir que no”. Tradicionalmente, si eres de Cerdanyola y te llama el Presi o, incluso, del Departament de Recaudació, lo habitual es meter voz nasal y decir “en este momento no puedo atenderle, deje su mensaje después de esta pedorreta”. Tiene tres hijas, de dos matrimonios, o esa cosa parecida al matrimonio que hacemos los/as de Cerdanyola, que es liarla sin papeles y con ambas manos y la boca. De vez en cuando quedamos para comer o nos telefoneamos –es un buen tipo y un gran amigo; últimamente nos vemos, más de la cuenta, snif, en entierros–. Él se ríe de mí, y yo del Procés. Dos amigos en el tiempo no pueden tomarse en serio sus posicionamientos, no pueden, en fin, ponerse épicos con la política, sino mirarse a los ojos a pesar de ella. Lo que mola. Lo que espero que no se pierda en esta Cat tan épica. Es decir, tan perdida. Por su pasado izquierdista, si finalmente es el tapado y acepta serlo, igual es votado por la CUP. O no.

15- Les iba a hablar del marrón judicial-ejecutivo que está protagonizando el Gobierno. Tiene miga. Pero lo dejo para el próximo día. Tiene miga.

16-  Bueno. A esperar elecciones, Presi cachas, o Presi enclenque. Igual las cosas vienen en otro orden. Les digo.

CTXT necesita un arreglo de chapa y pintura. Mejorar el diseño, la usabilidad… convertir nuestra revista en un medio más accesible. Con tu donación lo haremos posible este año. A cambio, tendrás acceso gratuito a El...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección. Su último libro es 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Facundo

    Sí, esas cosas tan cutres de esparcir rumores de rolletes suelen hacerlo periodistos de derechas.

    Hace 4 años 6 meses

  2. Sequia Monar

    ¿Por qué en Lima? Los peruanos ya tienen suficientes problemas con los Fujimori (por partida triple), Alan García, Toledo, PPK y Ollanta.

    Hace 4 años 6 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí