1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

El cuento del porno para ellas

Reconocer las infinitas formas de sexualidad femenina, en libertad y sin culpa, es otra cuenta pendiente aún por conquistar

Pilar Ruiz 31/05/2018

<p>Caitriona Balfe en Outlander (Serie de STARZ).</p>

Caitriona Balfe en Outlander (Serie de STARZ).

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Queremos sacar a Guillem Martínez a ver mundo y a contarlo. Todos los meses hará dos viajes y dos grandes reportajes sobre el terreno. Ayúdanos a sufragar los gastos y sugiérenos temas (info@ctxt.es).

“Lo que es pornografía para un hombre, para otro es risa del genio”

D.H. Lawrence (1885-1930)

¿Es pornográfica The handmaid’s Tale? Voces muy influyentes –The New Yorker, The Guardian– se han alzado contra la segunda temporada de la serie. La periodista y escritora Lisa Miller se pregunta: “¿Es feminista ver a mujeres ser esclavizadas, degradadas, golpeadas, amputadas y violadas? ¿Cómo estoy participando en una revolución de mujeres sentándome en mi cómoda cama y consumiendo esto? ¿Ha derrapado The Handmaid’s Tale en su segunda temporada pasando de ser un producto cultural elevado a porno de tortura?” Y luego afirma: “Ha pasado de ser una serie de terror feminista a entretenimiento misógino de lo más convencional”.

También criticada por aburrida –ritmo moroso, situaciones alargadas– y por “instagramera”, es decir; forzadamente esteticista, el éxito de la adaptación de la novela de Margaret Atwood parece tener muchos detractores, incluso desde filas feministas un tanto remilgadas, en ocasiones igualadas en cortedad de miras a los más vociferantes políticos conservadores incluso a obispos ultramontanos. Coinciden en el tiempo estas críticas con los aplausos a otra serie, La Catedral del Mar (A3, 2018) que incluye cuerpos desnudos, ensangrentados, de esclavas azotadas hasta la muerte. Este caso de refocile en la tortura a mujeres pasa desapercibida para sus espectadores, bien distintos –otro target– de los de El Cuento de la Criada. Muy propio de ficciones medievales regodearse en sucesos truculentos, al fin y al cabo, época oscura –aunque no tanto, según Huizinga– pero, ¿y las ficciones del futuro? Doblegar el mito del eterno progreso es otro tabú de la sociedad moderna: la distopía o utopía negativa es un topos narrativo que contradice el mantra optimista del “todo irá bien”. Un término acuñado por el gran filósofo y político John Stuart Mill, reivindicador de la igualdad de la mujer –¿casualidades?– desde su matrimonio con la pionera del feminismo Harriet Taylor (1807-1858). 

Harriet Taylor Mills

Harriet Taylor Mills

“Es una distopía feminista pura y simple, donde todos los hombres tendrían más derechos que todas las mujeres. Con una estructura en dos capas: los hombres arriba, las mujeres abajo. Pero Gilead es el tipo de dictadura común: piramidal, con los poderosos de ambos sexos en la cima, generalmente los hombres por encima de las mujeres del mismo nivel” escribió Margaret Atwood en The Guardian.

¿Es feminista ver a mujeres ser esclavizadas, degradadas, golpeadas, amputadas y violadas? 

Esta declaración no resulta suficiente: la escritora ha padecido todo tipo de “manswomanplanning” que explican su propuesta para descalificarla, acusándola de misoginia, por eso de que muchos hombres la encuentran feminista (¿?) o porque en su historia aparecen mujeres fanáticas convencidas de las bondades teocráticas. ¿Escritoras o cineastas retratando mujeres malvadas? Un desvío intolerable. 

The handsmeid tale (El cuento de la criada, HULU)

The handsmeid tale (El cuento de la criada, HULU)

La segunda temporada de la serie de HULU, ya alejada de la letra original, narra en forma de sucesivos flashbacks qué es lo que ha ocurrido en EE.UU. para terminar convirtiéndose en una dictadura teocrática desde un presente idéntico al nuestro. Una sociedad con partidos ultra religiosos y nacionalistas, terrorismo supremacista, asesinato de periodistas y “disidentes sexuales”, censura y represión. Nada de ciencia ficción. Quizá parte de la audiencia encuentre en estas piezas de puzzle lo verdaderamente aterrador del cuento, mucho más que los castigos físicos a los que se someten las mujeres utilizadas como esclavas sexuales, úteros secuestrados por quienes tienen el poder: maternidad subrogada versión hardcore, una piedra más que lanzar a la criada. Puede que lo aterrador en El cuento de la Criada no sea lo distópico, sino lo reconocible.

“Para que la transgresión tenga éxito es necesario que se perfile sobre un fondo de normalidad. Por lo tanto, la película pornográfica debe representar la normalidad –esencial para que pueda adquirir interés la transgresión– tal y como cada espectador la concibe”, decía Umberto Eco con el propósito de reconocer qué es pornográfico y que no lo es.

Entonces, ¿es porno de tortura esta cuentista criada? ¿Qué es porno? ¿Qué es necesario contar o mostrar? ¿Por qué? Solo la suprema libertad del creador puede responder a esas preguntas. Sin ella, no existirían Un perro andaluz (1929) y La edad de oro (1930), en las que Buñuel cuestiona todas las normas morales y sociales de su tiempo. Tampoco La parada de los monstruos (Freaks, 1932): Todd Browning reflexiona sobre la naturaleza humana enfrentándola a la monstruosa con actores de circo deformes, monstruosos. Luis García Berlanga no hubiera filmado jamás El verdugo (1963), su comedia sobre la pena de muerte. Dalton Trumbo no podría haber firmado un alegato antibelicista como Johnny cogió su fusil (1971) –¿porno de tortura psicológica?–;  ni mucho menos rodarse la escena de la violación de La naranja mecánica (Kubrick, 1971). ¿Cómo reflejar la pulsión del Thanatos sin la muerte orgásmica de El imperio de los sentidos (Oshima, 1976)? ¿Por qué contar el fascismo a través de la tortura en Saló o los 120 días de Sodoma (Pasolini, 1976)?

Por descontado, olvidan estos vigilantes anti-porno la condición imprescindible para tildar una obra de pornográfica: que quien la mire obtenga un placer sexual, verdadera intención de quien la ha creado. Y, como en el Cuento de la Criada, es difícil llegar a imaginar a nadie excitándose con las humillaciones, violaciones y asesinatos de Saló. Salvo que el espectador sea un psicópata fascista, claro. 

Saló o los 120 días de Sodoma (Pier Paolo Pasolini, 1976)

Saló o los 120 días de Sodoma (Pier Paolo Pasolini, 1976)

No en la ficción, sino en la realidad diaria de las redes sociales, se censuran obras artísticas como El origen del mundo (1866) de Courbet, cuadro de encargo para un diplomático otomano quien lo mantuvo escondido tras una cortina durante décadas: solo la descorría para enseñarlo a otros voyeurs. El Origen ha pasado de pintura utilitaria para placeres privados a obra maestra del arte universal. Admirada de forma pública, sigue siendo ofensiva para los espíritus suspicaces ante las formas del sexo, pero insensibles a las del arte. 

El origen del mundo (Gustave Courbet, Museo de Orsay, París)

El origen del mundo (Gustave Courbet, Museo de Orsay, París)

“Nada ejerce tanto poder sobre la imaginación como la naturaleza de las relaciones sexuales, y el pornógrafo tiene el poder de convertirse en un terrorista de la imaginación, un guerrillero sexual cuyo propósito es trastornar nuestras nociones más básicas de esas relaciones” dice la escritora y guionista Angela Carter (1940-1992) en La mujer sadiana.

¿Qué es porno? ¿Qué es necesario contar o mostrar? ¿Por qué?

Los medios de comunicación culpan, desde telediarios y programas, a la pornografía y sus golpes de click (90.000.000.000 de vídeos fueron consumidos el año 2016 en el portal Pornhub) de corromper a las nuevas generaciones como si el porno fuera una lacra exclusiva del siglo XXI, cuando en el pasado era común educar en el sexo a través de la prostitución. Educaciones masculinas, por supuesto; a las mujeres se les preservaba de estos males manteniéndolas en la más absoluta ignorancia respecto a su propia sexualidad.  Esos mismos medios suelen olvidar al más famoso productor-guionista-coleccionista de cine porno pionero: Alfonso XIII y su Royal Films. De los gustos del monarca hace falta recordar la anécdota de la guionista Anita Loos en sus memorias (Adiós a Hollywood con un beso, 1974) expurgada de las ediciones españolas: al saber que el cómico Fatty Arbuckle había caído en desgracia por violar con una botella de champán a una starlet durante una orgía, asesinándola, el Rey de España exclamó: “¡Qué mala suerte! ¡Eso puede pasarle a cualquiera!” ¿Aficionado al porno de tortura o a algo más?  

Consultorio de señoras (Royal Films, 1920)

Consultorio de señoras (Royal Films, 1920)

"Estar detrás de las cámaras es tomar el poder, es retratar nuestra sexualidad como nosotras la queremos ver, porque estamos hartas de ser victimizadas y usadas para satisfacer a otros. El cine pornográfico hecho por mujeres aporta la perspectiva del 50% de la humanidad. Es muy importante que las mujeres participemos con nuestras vivencias y que comuniquemos con otras mujeres, porque los hombres no lo han hecho de una manera muy bonita. Muchas mujeres están buscando un catalizador para su erotismo después de pasar por embarazos, lactancia o menopausia, cuando su sexualidad cambia” afirma la famosa realizadora de películas porno para público femenino, la sueca Erika Lust (Estocolmo, 1977).

XConfessions Vol. 2

XConfessions Vol. 2 (2014)

El porno para mujeres existe y se cuela desde internet al mainstream: es fácil encontrar lo que muchos tildan de “porno encubierto para chicas” y algunas blogueras desprejuiciadas y con más gracejo, “series para calentorras” de “maromos nórdicos”, de “escandiNABOS”, o “de furcios” o sea; con escenas tórridas y señores de bandera despelotados sin que lo exija el guión: Espartacus, Vikings, True Blood, Black Sails, Sons of Anarchy, incluso Juego de Tronos. Aunque la más evidente en su juego de porno de tortura (para mujeres) sea Outlander  y su capítulo-oda al sadismo con violación de guapo entre los guapos a manos del villano: fantasía parafílica escondida bajo la etiqueta de subproducto romántico.

Reconocer las infinitas formas de sexualidad femenina, en libertad y sin culpa, es otra cuenta pendiente aún por conquistar. Libre también quien quiera ofenderse por una ficción, siempre que no abogue por la censura de la creación: cambien de canal, pasen de largo. Pero, ¿no sería más razonable ofenderse por un problema real? Valga como ejemplo la realidad de las mujeres olvidadas, despreciadas, maltratadas, abusadas, explotadas o asesinadas en todos los lugares, en todos los tiempos.

 

 

Queremos sacar a Guillem Martínez a ver mundo y a contarlo. Todos los meses hará dos viajes y dos grandes reportajes sobre el terreno. Ayúdanos a sufragar los gastos y sugiérenos temas

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Pilar Ruiz

Periodista a veces y guionista el resto del tiempo. En una ocasión dirigió una película (Los nombres de Alicia, 2005) y después escribió tres novelas: "El Corazón del caimán", "La danza de la serpiente" (Ediciones B) y "El jardín de los espejos". (Roca, 2020).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. O

    . ¿ Qué es el porno para mujeres ademas del trato asertivo y empatico hacia las mujeres en videos no especificamente de dominacion ? : Que ellas tomen la iniciativa , darse placer mientras den placer ( y viceversa ) , tener el mando total o parcial ( sin perder la asertividad-empatia ) en las relaciones eróticas o que se prime el enfoque femenino de dar mas importancia a la ternura, besos, caricias, etc ? o las dos ? Recomiendo el video en serviporno seccion japonesas : "conejita coño peludo " Solo hacen porno las pobres. Por algo el PP con el apoyo de C$ no ha subido el IVA al PPorno cuando se lo ha subido incluso a los pañales... El porno no es una buena escuela : nunca usan condon, los polvos son montajes, sobretodo se ve falta de empatia en videos normales que no son BDSM y muchas actrices agarran infecciones ETS o desgarros en partes intimas, los polvos de 15 min son montajes, etc etc Como todo en el cine , es ficcion. http://vos.lavoz.com.ar/tv/actriz-porno-demanda-brazzers-por-ataque-sexual-en-un-rodaje https://elasombrario.com/porno-agujero-engulle-taladra/ lo del emppotramiento que algunos cuentan como lo ultimo en tecnicas sexuales, no esconde mas que eyaculacion precoz....mas vale apuntarse a webs donde de verdad se folla como AFF http://ctxt.es/es/20180411/Politica/18927/Mujeres-sexualidad-feminismo-placer-cuerpo.htm El feminismo no esta contra el erotismo ni siquiera contra el espectaculo erotico, sino contra la ideosincrasia machista en ellos, osea contra la forma de mirar machista a las mujeers como objetos y contra la falta de opcoones, p-ej, que las mujeres apenas tengan alternativas (o sean discrimianadas de diferentes formas), entre amas de casa y desnudarse por dinero Hay informacion de como las agencias de Japon ponen anuncios pidiendo modelos y gente para publicidad y luego les preparan encerronas en las que les van convenciendo hasta acabar en sexo Hay videos que son apologia de violaciones a menores : https://www.nippon.com/es/currents/d00399/ Siempre se prostituyen los pobres, las elitess acaparan poder manipulando la riqueza ,para no acabar follandose a sus primas hermanas etc...y follarse a las mujeres de quienes explotan...Son los PPatriota$ https://www.eldiario.es/andalucia/5porlaigualdad/fenomeno-creado-abastecer-prostitutas-industria_0_762573913.html Un video porno donde se ve como la mujer pueden tomar el control de su placer asertivamente , dandoselo mientras lo da y siendo ademas empaticas y cariñosas : web servipono titulo "conejita japonesa de coño peludo"...Videos donde hombres tomen el control de su placer y ademas siendo empaticos cariñosos ,respetuosos al menos , NO hay...

    Hace 4 años 5 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí