1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Elogio de Antonio Di Benedetto

El éxito cosechado por ‘Zama’, la multipremiada película de la directora argentina Lucrecia Martel, invita a revisitar la obra de Antonio Di Benedetto, el autor de la novela en que la película se basa

Vicente Hernández Gómez 2/06/2018

Susana Mulé

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Queremos sacar a Guillem Martínez a ver mundo y a contarlo. Todos los meses hará dos viajes y dos grandes reportajes sobre el terreno. Ayúdanos a sufragar los gastos y sugiérenos temas (info@ctxt.es).

 Si están aguardando su turno para que los visite el traumatólogo, si pasan la noche en el calabozo por motivos extravagantes, les recomiendo leer a Antonio Di Benedetto (Mendoza, Argentina, 1922–Buenos Aires, 1986), autor particularísimo, para matar la espera. Como es probable que no cuenten en estos momentos con ningún libro suyo, deseo al menos que tengan móvil y acceso a internet: podrán así escuchar la entrevista que concedió a Joaquín Soler Serrano en el programa A fondo, en la que el escritor fabulaba a propósito de su biografía. De alguna manera, de sus declaraciones se deducen algunos de los temas centrales de su obra, y quizá el audio sirva para darlo a conocer a los no iniciados en su literatura:

“Muchos apelan a la referencia de los signos del zodíaco, yo las paso por alto porque cuento con una predestinación especial: la fecha de mi nacimiento, excluyendo los otros signos; y esa nominación religiosa que corresponde al Día de los Muertos. Me ha acompañado ese signo con una fidelidad absoluta, de modo que me crea profundas dudas, a menudo, sobre mi existencia”.

Di Benedetto creaba un relato oral, conciso y hondo de su nacimiento, que no tomaba como origen de la aventura propia, sino como culmen de una historia familiar cuyo heredero maldito era él: nació el día que se celebran los muertos. Su fundación –utilizaba este término en vez de nacimiento en momentos posteriores de la entrevista– tenía por tanto algo de broma pesada, y reprochaba infantilmente a los padres que le hubieran torcido el pensamiento al considerarlo un predestinado: se planteaba cuál era el beneficio de que lo trajeran al mundo; se preguntaba también acerca de la imposibilidad de evadirse de sus pesquisas, precisamente, por venir al mundo en ese día extraño.

Los padres lo “fundaron” en Argentina, tras el largo periplo de los abuelos, procedentes de Europa. No nació además en la portuaria y abierta Buenos Aires, sino en Mendoza, bien al interior del país, al pie de los Andes, más cerca del Pacífico que del Atlántico, del desierto de Atacama que del Río de la Plata; alejado pues de los aires europeos de la capital argentina, tan dada a reconocer su cosmopolitismo y la universalidad de sus escritores primeros.

Di Benedetto no ha muerto, y sus libros, lo sabemos sus lectores, hacen cualquier espera más ligera. Llévenlos a hospitales y calabozos. Con Los suicidas se sentirán acompañados

Como autor, las dudas que mencionaba en la entrevista sobre la propia existencia no se correspondían sólo a su presencia real en el mundo, sino a su paradero literario: la obra de Di Benedetto tenía muchos números de no ser leída, de no encontrar un lugar referencial desde donde reclamar la atención de los lectores; y él, por tanto, de ser olvidado. Y, sin embargo, que uno de sus libros encontrara un solo lector garantizaba su pervivencia. Porque la excentricidad de Di Benedetto tiene menos que ver con la geografía física que con la humana: obvió reconocimientos más extensos para apuntar a un grupo modesto de lectores atentos; encontrado el público adecuado, sus libros serían leídos y recordados. Tenía, pues, que escribir y mantenerse a la espera, confiar en su trabajo. Por suerte para los lectores posteriores, contó con unos pocos seguidores admirados. Algunos de ellos escribieron después grandes obras que otros hemos gozado en espacios menos estrechos: Bolaño, Piglia. Juan José Saer, otro devoto del mendocino, conquistó a su vez una islita de devotos, que, quién sabe, en un futuro… Pero volvamos a Di Benedetto: lo fácil es descubrirlo a través de otros autores que lo mencionan, o de algún lector con ánimo prescriptor. No es posible, sin embargo, encontrar “influencias” de Di Benedetto en textos posteriores: la singularidad que tanto ha fascinado a los lectores hacía imposible la recreación de su estilo, e invariablemente habría abocado a los imitadores a la impostura y la frustración. Quizá sea ésta –la imposible continuación de su estilo, especialmente el que fijó en Zama– una de las razones por las que aún no es ampliamente considerado como lo que es: uno de los mejores escritores del siglo xx en cualquier lengua. Sin duda, tarde o temprano llegará un reconocimiento más amplio, seguramente nunca mayoritario, pero sí suficiente para que no pase desapercibido a ninguna generación. Ser fanático de Di Benedetto tiene mucho de proselitismo: es difícil reprimir las ansias de regalar sus libros y captar lectores nuevos, mantenerse a la espera de que su obra se abra paso.

Algo de la impaciencia propia del lector exaltado mostraba en varios artículos sobre Di Benedetto el ya mencionado Juan José Saer describió con exactitud lo que el autor de Zama representa para sus fieles en el prólogo de El silenciero, la segunda de sus llamadas, tan oportunamente, “novelas de la espera”:

“Las tres principales novelas de Antonio Di Benedetto, Zama, El silenciero y Los suicidas […] constituyen uno de los momentos culminantes de la narrativa en lengua castellana de nuestro siglo. En la literatura argentina, Di Benedetto es uno de los pocos escritores que ha sabido elaborar un estilo propio, fundado en la exactitud y en la economía y que, a pesar de su laconismo y de su aparente pobreza, se modula en muchos matices, coloquiales o reflexivos, descriptivos o líricos, y es de una eficacia sorprendente”.

No merece el esfuerzo prolongar los elogios de Saer: quien haya leído dos páginas de Di Benedetto reconocerá en estas palabras la verdad sobre su escritura: economía y eficacia. El tema, la espera, surge paradójicamente de una escritura de ritmo vivo, pero nunca apresurado. Frases breves en párrafos minúsculos, y el efecto que esas pocas palabras ejercen a cada vez en el lector. Lo complicado es reproducir con palabras que no sean las del propio autor en qué consiste ese efecto. Quizá sirva de ejemplo, ya un tanto manido, el final del textito que escribió para una publicación alemana, su Autobiografía: “Bailar no sé, nadar no sé, beber sí sé. Coche no tengo. Prefiero la noche. Prefiero el silencio”. Y dentro de su obra, las “novelas de la espera” suponen, efectivamente, la sublimación de su estilo.

Zama, la primera, es un misterio, una novela que se diría fruto de la inspiración y de la técnica, pero acaso no de la tradición: no reconocemos precedentes en esa forma de narrar. Existe un comentario generalizado entre los lectores de Zama: ¿de dónde viene? Es una novela vanguardista con trazas de lenguaje del siglo XVIII... Es una genialidad que desborda los prejuicios de quien se acerca a ella. Sólo leyéndola se entiende el magnetismo que provoca, es una experiencia estética única, que deja huella. A partir de Zama, uno desea leer cualquier textito que escribiera Di Benedetto. Sobre la espera de Diego de Zama a orillas del río Paraguay, sobre su incendiario apetito sexual, sobre el patetismo del personaje cabe menos el comentario que la recomendación encendida para que, quienquiera que no haya leído la novela, corra a la librería a comprarla. La querrá tener en propiedad.

Hay días, sin embargo, que prefiero el El silenciero, una novela que se lee como un cuento: el relato de un hombre que huye del ruido –del mundo, del propio pensamiento– y que, a diferencia de Zama, sí que se reconoce dentro de la mejor tradición de la narrativa moderna y contemporánea: Chéjov, Kafka; el existencialismo menos afectado. En el estupendo prólogo de Saer (Adriana Hidalgo editora, 1999) se dan las claves de un libro extraordinario, no lo trataré pues aquí.

Hablaré, por tanto, de Los suicidas, la más personal y, quizá por ello, también la más imperfecta de sus tres obras maestras. Es, por otra parte, la más conmovedora. El propio autor advierte en el programa A fondo de las semejanzas de muchos pasajes de la novela con ciertos episodios trágicos de su vida. Es pues una ficción magnífica que nos acerca indirectamente al autor y sus circunstancias. Su lectura es una buena forma de llegar a Di Benedetto. He escogido además Los suicidas porque explora el límite natural de la cuestión central de su obra: la espera ha de topar con la muerte.

Del relato oral sobre su nacimiento transcrito al inicio del artículo, la primera lectura podría extraer una conclusión de Perogrullo: todos estamos predestinados a morir. La segunda lectura, que Di Benedetto apuntaba en un algún momento de la charla, es la que sirvió de desencadenante de Los suicidas: la posibilidad inmediata de apresurar el final. Y, entre otras hipótesis sobre la cuestión, emerge el suicidio como predestinación por imperativo hereditario –algo que compartían el autor y el protagonista de la novela–, y fin de la historia familiar: intuía Di Benedetto que su padre se había suicidado cuando él era niño, aunque nunca le dijeron la causa cierta de la muerte; y, por lo que sí que le contaron, ya lo habían hecho otros antecesores por línea paterna.

Aún habría una tercera lectura, literaria, mágica, por la que su nacimiento no se habría producido –nacería muerto–, o lo haría en otra realidad, de ultratumba: cada cumpleaños celebraría su no advenimiento. Ya comentábamos que, cauto con las palabras, en el desarrollo de la entrevista Di Benedetto no utilizaba el verbo nacer, sino fundarse, subrayando la pasividad del recién llegado: “Me fundaron en 1922”. Que no pidas llegar al mundo, que te expulsen a él, tiene algo de ponzoñoso e invita a la sospecha. Que uno de tus fundadores desprecie la propia vida representa además una contradicción odiosa: ¿por qué dar a alguien lo que tú no deseas?

Los suicidas parte de una efeméride maldita: “Mi padre se quitó la vida un viernes por la tarde. Tenía 33 años. El cuarto viernes del mes próximo yo tendré la misma edad”.

Di Benedetto creaba un relato oral, conciso y hondo de su nacimiento, que no tomaba como origen de la aventura propia, sino como culmen de una historia familiar cuyo heredero maldito era él

El lector queda pues avisado: existe la posibilidad de que, en apenas unas semanas, unas pocas páginas, el protagonista se quite la vida. Y, sin embargo, ni lector ni narrador lo saben a ciencia cierta. Esto es, nada se sabe, pero se puede apostar por un desenlace u otro. Porque, salvo que se crea en el destino, el protagonista no está más cerca del suicidio que cualquier otro personaje, que el narratario; y todos se mantienen en vilo. Podría esperar hasta la fecha predestinada, o podría hacerlo antes. También podría no hacerlo, lo que significaría aguardar sin más a la muerte, vivir como acción negativa: no adelantar acontecimientos. Ésa es, sin duda, una de las lecturas de la espera en Di Benedetto: dejarse vivir, que las acciones sucedan. Sus narradores son pues un hallazgo para la ficción: contemplan y protagonizan lo que acaece, sin procurar demasiadas interferencias. Sus soliloquios, menos reflexivos que expectantes, contravienen los tópicos de las novelas de pensamiento, a menudo dadas a la justificación o a la abstracción, y se oponen a las voces excesivas de flâneurs y diletantes, tan anti narrativas. En Los suicidas, los pensamientos son a menudo interrogativos, cuando no caprichosos, no pretenden llegar a conclusiones, ni orientar al lector: “¿Hay que esperar a la muerte, como un jubilado, o hay que hacerlo, como hizo papá?”.

Intuimos la ética y las dudas del protagonista a partir de la estética del texto, no tanto de su discurso. En este sentido se entiende parte del estilo literario de la novela, muy ligado a la austeridad vital del narrador: la divagación precisaría de subordinadas, párrafos extensos; palabras de más. Di Benedetto huye de cualquier barroquismo, consigue el efecto desde la contención. En Los suicidas los párrafos son especialmente breves: una manera modesta de no asediar al lector con reflexiones sobre el suicidio –cuando las hay, cita a terceros, investigadores o autores clásicos–. La forma nos lleva de la mano al fondo.

Divida en dos partes, la novela transcurre entre la espera –hay una fecha marcada en el calendario– y la investigación sobre las motivaciones del suicida. En la primera parte, el protagonista, periodista como Di Benedetto, emprende una serie de artículos ilustrados sobre el suicidio –no faltarán imágenes en color, se pretende el realismo– que pretende vender a revistas y periódicos. El proyecto no deja de tener algo de fantasioso, pues son bien conocidas las reservas de la prensa y de la sociedad hacia la cuestión, siempre tabú. Quién sabe si logrará publicarlo. Consigue acompañarse sin embargo de dos buenas profesionales que ofrecen el empeño que el protagonista racanea: Marcela, reportera gráfica, y Bibi, entusiasta archivera, que procuran referencias y documentos que den solidez a los artículos. El trabajo de ambas, tangible, documental, se nos presenta como muestra de honradez frente a una cierta manipulación del protagonista, que quizá tenga menos interés en el proyecto que en darse razones para esperar o actuar, pues avanza la novela y los artículos no llegan. La función objetiva de los trabajos de Marcela y Bibi recuerda a la propia escritura de Di Benedetto, para algunos, precursor del objetivismo y del Nouveau roman. Un estilo que debe mucho al cine y al relato oral y que implica una distancia ética: narrar es exactamente lo contrario a interpretar. Así crea un narrador como el de Los suicidas, un cronista que muestra, a su manera perezosa y esquiva, una disposición anti moderna y honrada de hacer periodismo: no hay hipótesis. Simplemente pretende describir lo sucedido, añadir las ilustraciones pertinentes y empaquetar para la venta el material. Acompañado de Marcela, investiga los últimos suicidios que han tenido lugar en la ciudad. La perspectiva amoral del periodista topa a menudo con las convenciones de la realidad, agravadas al tratarse de una exploración del suicidio. De este modo le pide a Julia, su mujer, que aproveche su ventajosa posición de profesora y pregunte sobre la cuestión a los alumnos. Cruza el periodista una línea roja. Las consecuencias de este hecho serán las esperables para la reputación de Julia, pero ejemplifica las dificultades de la mirada inquisitiva: la exploración de las verdades íntimas es menos posible en el periodismo que en la ficción, pues el reporterismo colisiona con un muro de prevenciones psicológicas y sociales. Sin embargo, añadir la mirada puramente periodística y objetiva a la literatura es todo un hallazgo, una forma indirecta de revelar el funcionamiento de las emociones y de cómo explican algunas de las constricciones culturales. Sirva de ejemplo este fragmento en que el protagonista habla con su sobrinita sobre la corta esperanza de vida de los gorriones enjaulados:

“En casa, mientras mamá cocina me dejo entretener por los chicos. Marianita ha cazado un gorrión y lo tiene en la jaula. Le digo: ‘Se morirá’. Dice: ‘No se morirá’. Le advierto: ‘Tengo experiencia’, lo cual para ella no significa mucho, ya que posee la propia: ‘Le puse comida’, que es como enrostrarme que quien tiene qué comer vive. Y ahí falla”.

No necesita Di Benedetto mostrar el disgusto de la niña, empatizamos con ella por anticipación. Nos parece más terrible el episodio que si nos describiera a la sobrina llorando con el pájaro entre las manos. La frialdad del narrador es opuesta al exhibicionismo sentimental, al exceso literario; que lo consideremos un cretino importa menos que el efecto que produce: nos acerca a la razón íntima de los personajes que interactúan con él. Fin éste de la mejor literatura, y de un periodismo utópico.

En la segunda parte se acaba con la postergación de lo predeterminado: se acerca el viernes negro en el que, según creencia unipersonal, el protagonista ha de seguir los pasos del padre. Pero como parece no decidirse, el destino manipula la historia para que uno de los personajes –no desvelaremos cuál– le plantee el suicidio conjunto. Así, sin aportar más razones. Quizá el mayor acto de libertad y de responsabilidad personal deja de ser asunto únicamente del protagonista. Alguien podría pensar que abandonar esa decisión en manos ajenas es un fracaso de la voluntad.

Mientras llega la resolución, Bibi sigue aportando información y perspectivas sobre el suicidio, ya sean religiosas, filosóficas, literarias o estadísticas, que no sirven más que para ofrecer un relato superficial del fenómeno: en realidad, nunca desvelarán las motivaciones, que son, por otro lado, indescifrables. Es así como la novela llega a su fin, un final que sigue manteniendo en vilo al lector: suceda lo que suceda, el concurso del protagonista sobre su destino no le pertenece en exclusiva.

Narrador y narratario no han llegado a conclusiones, nadie sabe a qué atenerse. En Los suicidas la investigación periodística con suerte proporciona el contexto en el que se desenvuelven los suicidas, el relato ficcionado, dudas y un catálogo de emociones. Y, sin embargo, queda una sensación de postergación de la tragedia y de satisfacción. Porque la mejor literatura, como es la de Di Benedetto, procura alegrías hondas y humildes que atentan contra el desencanto. Tras cerrar uno de sus libros, el lector sin aliento busca nuevos asombros en otros libros del autor.

Por fortuna, Di Benedetto legó unos cuantos. Y no siempre lo tuvo fácil. Que escribiera, de hecho, representa un acto de resistencia contra el malditismo. Él, que fantaseaba sobre la predestinación que implicaba ser “fundado” en el Día de Difuntos, que dudaba de la propia existencia, peleó contra la muerte cuando lo detuvo el aparato de la dictadura militar argentina en su despacho del diario Los Andes, en 1976. Lo torturaron durante más de un año, martirio que incluyó cuatro simulacros de fusilamiento. Sobrevivió. Cuando lo excarcelaron, se refugió en España, donde pasó desapercibido. No se leyeron sus libros. “Sensini”, el extraordinario relato de Bolaño recogido en Llamadas telefónicas, testimonia la soledad de aquellos años: Sensini (Di Benedetto), uno de los mejores escritores en castellano del siglo pasado, malvivía en Madrid gracias a los concursos literarios de provincias que ganaba a veces. Bolaño y él, en contacto epistolar, se congratulaban de los triunfos de uno y otro. Hasta que Sensini volvió a Argentina, donde murió a los pocos meses. La obra de Di Benedetto, al contrario de la de Bolaño, ha permanecido demasiados años a la espera de recibir el reconocimiento que en su día se le obvió. Es hora de que esto cambie. Di Benedetto no ha muerto, y sus libros, lo sabemos sus lectores, hacen cualquier espera más ligera. Llévenlos a hospitales y calabozos. Con Los suicidas se sentirán acompañados.

Queremos sacar a Guillem Martínez a ver mundo y a contarlo. Todos los meses hará dos viajes y dos grandes reportajes sobre el terreno. Ayúdanos a sufragar los gastos y sugiérenos temas

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Vicente Hernández Gómez

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí