1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Manual para hacer frente al nuevo gobierno (no apto para entusiastas)

Emmanuel Rodríguez 2/06/2018

Pedripol

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Queremos sacar a Guillem Martínez a ver mundo y a contarlo. Todos los meses hará dos viajes y dos grandes reportajes sobre el terreno. Ayúdanos a sufragar los gastos y sugiérenos temas (info@ctxt.es).

Estamos en uno de esos momentos en los que la máquina periodística demuestra músculo. Es tiempo de superávit de interpretación, de exceso de opinión. Probarse en estos momentos tiene algo de redundante. Esperemos que no mucho.

Sánchez llega a la Moncloa. Lo hace de forma del todo imprevista. Basta colocarse 15 días atrás: Rajoy aprueba los presupuestos y se dispone a apurar toda la legislatura. Lo hace por efecto de la larga crisis de la democracia española —la crisis de régimen—. Crisis compleja, en la que la indignación con respecto de la clase política, el escándalo frente a su corrupción, es solo uno de los elementos. Otro, también importante, es la permanente pugna dentro de la clase política, las luchas intestinas dentro de las "élites", las guerras cainitas que han llevado a los tribunales a algo más de la mitad de los populares y a no pocos socialistas y cargos de IU. Anotemos: la forma de lucha interna por el poder, especialmente en el PP, es la puñalada trapera. La investigación judicial anticorrupción tiene mucho de vendetta interna, de desorganización del partido tras una crisis que ha hecho menguar las rentas políticas (muchas propiamente corrupción) y lo ha dividido en facciones enfrentadas. En un sentido real y concreto, el PP ha implosionado. Y en el último salto, el PSOE se ha presentado como el turno posible, el viejo turno, pues la otra opción eran unas elecciones óptimamente dispuestas para una victoria de Ciudadanos.

Primera conclusión. Frente al relevo en el gobierno, conviene huir de la doble tentación de las  izquierdas y las derechas en sus versiones más convencionales. Lo que viene no es obviamente el Frente Popular que arruinará España, la fuga de inversiones y las políticas económicas desastrosas. Las trompetas de la Guerra Civil no suenan por ninguna parte, por mucho que se hable de un gobierno apoyado por la izquierda radical, los independentistas e incluso "la ETA". El underground de derechas es genialmente divertido, pero también harto bizarro. Pero lo que viene no es tampoco la oportunidad de un gobierno de izquierdas o de renovación democrática. El modelo portugués no vale para España; y eso que estamos hablando de un país cuya recuperación es harto dudosa y cuyo reformismo progresista se ha fundado en una increíble deflación salarial y una burbuja turístico-inmobiliaria, que aquí nos resultan también muy familiares.

Frente al relevo en el gobierno, conviene huir de la doble tentación de las  izquierdas y las derechas en sus versiones más convencionales

En otras palabras, el gobierno de Sánchez es un gobierno de orden. Un gobierno "del turno" ante el desgaste de su viejo adversario, destruido internamente y expuesto a la luz pública como muestrario de los horrores del expolio público. Es además un gobierno avalado por Europa. Lejos de la incierta situación italiana, en la que Lega y Cinque Stelle prueban su mutua simpatía entre xenofobia y antieuropeísmo, aquí se decide por la continuidad: desde los presupuestos del PP hasta los dictados de la Unión Europea. Esto es importante. El año pasado Montoro cumplió por los pelos el déficit impuesto por la Comisión, cifrado en un 3 %. En este año se propone un 2,2 % , que puede suponer nueve mil millones más en recortes. Y el año que viene, bajo tutela europea, el estrechamiento podría ser mayor. Poco margen para programas sociales, poca holgura para giros imprevistos.

La coyuntura tampoco es favorable. Desde el crash bursátil de febrero en EEUU, la guerra comercial chino-americana se ha ido desplazando hasta convertirse en una guerra comercial contra la UE. El balanceo entre el dólar y el petróleo, con la devaluación del primero y el encarecimiento del segundo tienden a deteriorar la balanza comercial española, al tiempo que han detenido el crecimiento de la economía europea. Menos margen para el nuevo gobierno.

Además, los cambios recientes en la dirección del Banco Central y la presión alemana ya han logrado anunciar una retirada de la política de Expansión Monetaria y han puesto fecha final al programa de compra de bonos: diciembre. En lo que a España se refiere, una previsible subida de tipos empujará al alza el coste de la deuda pública. Y quizás desencadene una nueva oleada especulativa sobre los bonos, tal y como se ha visto con el amago de estas semanas a raíz de la situación italiana y el rápido aumento de la prima de riesgo de ambos países. Todavía menos margen para el nuevo gobierno.

Y aún podríamos considerar los efectos combinados de estos factores. En el escenario menos óptimo, pero también harto probable, se podría detener la reactivación del mercado inmobiliario, al tiempo que se contrae el consumo público y privado, se empuja al alza el paro y nos vemos de vuelta, en un plazo de 12 o 18 meses, a una situación más parecida a la de 2009 que a la de 2017. No parece que sea tan buen momento para un gobierno de izquierdas.

No obstante, podemos intuir la estrategia del nuevo gobierno para sortear con éxito este escenario. Del modo más obvio, se trataría de regular los tiempos, aprovechar la todavía buena coyuntura, dejar al PP tiempo para reorganizarse y vender algunos éxitos modestos. El año que viene, se anunciarían elecciones en mejores condiciones, y otra vez bajo la forma de un enfrentamiento PP-PSOE. Como casi siempre ocurre con el PSOE, esta estrategia tendría que pasar por una reedición de la "ceja" de Zapatero, esto es, "talante" y derechos civiles, cultura progre y cierto relajo en la deriva autoritaria de una parte de la judicatura. Y ¿en todo lo demás?, pues, una perfecta continuidad con las políticas de Estado, cada vez más determinadas por Bruselas.

Puede que para muchos esto sea suficiente. Si consideramos la política como una pantalla, como un juego estético, indudablemente es mejor un gobierno que aparentemente no esté formado por una caterva de ladrones, que detenga la deriva nacionalista y absurda que ha convertido en "gran problema de Estado" la homóloga deriva de las élites políticas catalanas, o que proponga toda clase de guiños (casi siempre con efectos más cosméticos que reales) en materia de memoria histórica, reconocimiento de minorías y derechos civiles. Pero esta es la forma de la política democrática en tanto escenario o teatro, en tanto representación empeñada en la sustancial despolitización de lo que podemos considerar las viejas materias de la gran política: la redistribución real del poder político (y por ende de la forma del Estado) y de la riqueza (y por ende de la forma de la economía).

Si consideramos la política como una pantalla, como un juego estético, indudablemente es mejor un gobierno que aparentemente no esté formado por una caterva de ladrones

Conviene considerar también que Podemos no supone un cambio en la forma teatral de la política, ni tampoco una suerte de control eficaz a la gobernanza progre que nos propone el PSOE. Antes al contrario, Podemos se va a situar a la izquierda en todas las guerras culturales que se desaten de aquí a final de legislatura y va a azuzar en todas la materias señaladas. Sin embargo, cuando se trate de plantear alguna de las cuestiones duras que atañan a las grandes políticas de Estado como la Unión Europea, la especialización de la economía española o simplemente la necesidad de armar a una sociedad inerme y desorganizada políticamente, difícilmente podrá ser más que otro factor de orden. Así lo ha sido en lo que se refiere a la organización de su área política, patente en la verticalización del partido y su nula ausencia de democracia interna. No cabe esperar que sea distinto si tiene responsabilidades de Estado.

No obstante, la situación se puede plantear también desde otra perspectiva. Y aquí quizás nos valgan palabra viejas, pero sólo si sabemos emplearlas de un modo que no sea cerrilmente ideológico. "Reformismo", vieja palabra, sirvió durante décadas como peyorativo y despreciativo de la renuncia revolucionaria. También sirvió, y por eso nos interesa, para nombrar a aquellos partidos de la izquierda que, cada vez más encerrados en la lógica institucional, propugnaban una gestión progresista en materias irreformables. Curiosamente estos partidos practicaban unánimemente la soberbia de Estado, en tanto entendían poco o mal que solo mediante la organización de fuerzas sociales simétricas o mayores que las inercias de lo que se quiere cambiar se podía obtener algún éxito.

Hoy podemos decir que tenemos un gobierno de orden, que va a jugar al espejo del reformismo; en el caso de Podemos con toda su fuerza. La cuestión no está en desvelar públicamente su "mentira". Ésta, como sucedió con Zapatero, González y con todos los gobiernos de la izquierda de este país (incluidos Carmena y Colau), se acabará imponiendo como decepción o impotencia. La cuestión está en construir una posición activa (de movimiento) capaz de empujarles mas allá de sí mismos. Las materias de esta posición están sobre la mesa: pensiones, control de la judicatura, libertad de expresión sin excepciones, reforma del código penal (en un sentido obviamente libertario), la agenda del 8M, inversión del rescate bancario en políticas de vivienda, recuperación de los sistemas de salud y educación frente a concertada y seguros privados, y más allá: renta básica, control financiero y un nuevo frente por la radical reforma de la Unión Europea. Materias todas siempre prometidas y siempre postergadas.

Pero la premisa de esta política (que considero la única posible) consiste en cortar de raíz y desde hoy mismo con toda adhesión y con toda ilusión respecto de un "cambio", que si delegamos en ellos jamás se producirá. Como conspiradores cínicos frente a la izquierda en el poder y respecto al voto que alguna vez pudimos conceder, tenemos que empezar a elaborar un programa de conquistas concretas que necesariamente supondrá plantearles oposición, explotar sus contradicciones y obligarles a hacer aquello que prometen, pero que nunca están dispuestos a llevar a cabo. Hoy la situación está algo más abierta, pero solo a condición de que la sepamos aprovechar. 

Queremos sacar a Guillem Martínez a ver mundo y a contarlo. Todos los meses hará dos viajes y dos grandes reportajes sobre el terreno. Ayúdanos a sufragar los gastos y sugiérenos temas

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Emmanuel Rodríguez

Emmanuel Rodríguez es historiador, sociólogo y ensayista. Es editor de Traficantes de Sueños y miembro de la Fundación de los Comunes. Su último libro es '¿Por qué fracasó la democracia en España? La Transición y el régimen de 1978'. Es firmante del primer manifiesto de La Bancada.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

17 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. César Siroco-Mistral

    De acuerdo en mucho, pero en la propuesta de “empujarles” y “obligarles” desde la calle hay cierta claudicación que no acabo de entender. Nunca es tarde para poner en práctica a una estrategia que sigue siendo válida: complicidad institucional con movimientos que anticipan con sus acciones otras realidades deseables. Algo se puede aprender del error cometido al acomodarse a las prácticas de Podemos, claramente contrarias a la emancipación económica y política desde su comienzo. Sólidos principios de unidad pueden establecerse entre las múltiples fuerzas comprometidas con la institucionalidad colectiva que no permitan una usurpación reformista tan facilona. Creo que con lo que se avecina para la mayoría estos principios constituyentes solo tendrán aceptación si son ambiciosos.

    Hace 4 años 3 meses

  2. Pepe

    "Dejó un país mejor que él me encintré" 1. PIB en 2011 decreciendo un 3%, en 2018 aumentando un 3%. 2. Paro en 2011 era de 4,5 millones en 2018. Es de 3,2 millones. 3. Déficit del Estado en un 10%, en 2018 un es de 2,6%. 4. Los jubilados en 2011 eran casi siete millones, en 2018 más de ocho millones. Yo creo que la esquela es bastante injusta.

    Hace 4 años 4 meses

  3. Eduardo Jordá

    Cuando el autor pide "libertad de expresión sin condiciones", ¿se refiere también a la de la extrema derecha, a la de los que quieren matar negros y musulmanes, a la de los que ensalzan a los violadores? ¿O solamente se refiere a los raperos antimonárquicos que dicen las cosas que nos gusta que digan? Y por otra parte, cuando habla de control de la judicatura, ¿sabe el autor realmente lo que está diciendo? ¿Qué clase de control? ¿Y ejercido por quién? ¿Y en nombre de quién? Sin jueces libres, aunque moleste oírlo, no hay democracia. Y otra pregunta: ¿con qué dinero se paga la renta básica, se aumenta el pago de pensiones y se extienden los derechos sociales como imagino que quiere el autor? ¿Habría que salir del euro? ¿Habría que volver a la peseta? Pregunto. Por lo demás, el texto me ha parecido muy bien razonado, aunque discrepo en muchas cosas (pero discrepar es vivir, supongo). Nos hacen mucha falta textos así. Gracias.

    Hace 4 años 4 meses

  4. José Luís

    Me encanta la esquela, lástima que haya tardado tanto, el muerto ha matado muchos.

    Hace 4 años 4 meses

  5. Fermi

    Los cambios, para que cuajen y duren, deben ser lentos. No sea que los reaccionarios bajen su nivel DEFCON más allá de la Brunete mediática. Dejemos 100 días al menos, que ya estamos mejor que con "eme punto", y sin hacer aún nada

    Hace 4 años 4 meses

  6. Atnonio

    Increible, se sigue usando democracia y española en la misma frase.

    Hace 4 años 4 meses

  7. Subsea

    pensiones, control de la judicatura, libertad de expresión sin excepciones, reforma del código penal, la agenda del 8M, inversión del rescate bancario en políticas de vivienda, recuperación de los sistemas de salud y educación frente a concertada y seguros privados, y más allá: control financiero y un nuevo frente por la radical reforma de la Unión Europea. con esto ya nos podemos dar con un canto en los dientes, empezamos a dejar de ser tan fatalistas maño.

    Hace 4 años 4 meses

  8. Ariadna

    Ya se ve quién controla CTXT. Hace poco leí otro artículo absolutamente dogmático y destructivo y me juré no volver a entrar aquí, pero lo de hoy ha sido suficiente. Tan sólo una reflexion: ¿dónde estarían los famosos anticapitalistas sin Podemos? Respuesta: en la nada compartida con la extinta IU. Suerte, la vais a necesitar sin lectores.

    Hace 4 años 4 meses

  9. Ana A

    segundo artículo que te leo y me agrada lo que dices y expones, se añade que hay poco tiempo para hacer nada sustancial

    Hace 4 años 4 meses

  10. Xavier

    Emmanuel Rodríguez, o cómo un "anticapitalista" bien podría militar en la extrema derecha. La de chorradas que llegas a escribir. Te quedas solo, campeón.

    Hace 4 años 4 meses

  11. c

    ¡ Qué miedo tiene a que gane UP ! Incluso en medios del pasoe como eldiario. es , elplural y diario16 , se ataca con memeces a Podemos El pa$-e es aun bipartidismo . Sus reformas son de apariencia . De su programa de 10 puntos falta la mitad para que esto sea una democracia y no una modesgracia. Ademas de lo del concordato , no ni de reformar la constitucion respecto al Art 135 o la ley electoral, ni veo que tenga intencion de subir sueldos , que aznar y rajoy bajaron, con lo cual no solo estamos sin poder emprender, osea precarizados explotados etc, además el mercado se ha entregado a los grandes...Por lo visto prefiere darnos limosnas con una especie de RBU pero sin reformar la ley laboral. Tampoco veo en su programa, lo de la sanidad publica , aunque dijo algo de blindarla : puede que frene la privatizacion pero otra cosa es que la recupere y meta mas medicos etc. Ni veo ayudas a la natalidad, ni contra la ley mordaza, ni contra la especulacion inmob , ni modernizacion del medio rural, ni referendum de la República, Y lo de potenciar la industria se refiere tambien a construir AVE = pelotazos Y esto es lo que dicen que van a hacer que ya veremos...y de lo que lleguen a hacer ya conocemos al pasoe y su letra pequeña o escondida... Recordemos que prefirieron pactar con Rivera antes que com Podemos , que tenia mas votos , para presentar una reforma laboral que no lo era . Y respecto a los presupuestos, el caso es que Sanchez no necesitaba regalar los presupuestos al PNvendido para que este votara a favor de la mocion-censura por que sino hub quedado el Pnv mal y mucho. Asi que todo sigue igual : el pasoe con las excusa de ganarse a PNV perpetua el legado mputorajoyano, como no podia ser de otro modo, ya que no son ni socialista ni republicanos ( ni el PP ni PNV ni pasoe), Ademas si mputorajoy no dimite es para que no se sepa y ademas, asi al insistir de honesto, intentar no perder votos Recordemos que el pa$oe está apoyado or Soros como eldiario.es y aunque no votó a favor del CETA, solo se abstuvo

    Hace 4 años 4 meses

  12. Clementina

    Rodríguez: Una cosa tan simple com racionalitzar els comptes i fer-lo des del segle XXI i economia resolta. Exèrcit? Senat? AVE a cap lloc? Ambaixades fastuoses en la Unió Europea? Ambaixades en països amb presència minsa? Delegacions de govern? Diputacions? Duplicacions burocràtiques en competències transferides? Anau allargant la llista vosaltres......

    Hace 4 años 4 meses

  13. Mangel

    Realmente lamentable el artículo en lo que se refiere a la participación de Podemos en este escenario. La verdad es que hasta hace solo unas semanas tenía especial simpatía por el sector anticapitalista de Podemos, a los que he votado en todos los procesos de primarias, a pesar de la falta de democracia interna, por cierto, y la que para mi es su principal referente, Teresa Rodríguez, pero también con Kichi o Miguel Urbán. LLegado este punto, ha llegado el punto final de estas simpatía: Bye Bye anticapis. No sois más puros ni mejores que el resto en Podemos, sólo más egoistas y empalagosos.

    Hace 4 años 4 meses

  14. Albert

    Hay un detalle importante que ha sido pasado por alto, y es que, a diferencia del Partido Popular, el PSOE no forma parte del PPE. Y esto significa que el Gobierno de Sánchez va a estar mucho más expuesto a las críticas de su gestion por parte de las instituciones europeas, que son todas conservadoras. Es la razón por la que los atentados a los derechos democráticos que constituyeron las terribles cargas policiales durante la jornada del 1-O en Cataluña no fueron condenadas por la Comisión Europea ni tampoco por el Parlamento. Lo mismo ocurre en Hungría con Viktor Orban y sus intolerables discursos anti-semitas, que tampoco son condenados porque él forma parte del PPE.

    Hace 4 años 4 meses

  15. antonio

    Chapeau por el artículo. Un profundo y breve diagnostico de los partidos de izquierda pasados (ya van 30 años, desde Felipe en España o Miterrand en Europa) y de lo que vendrá en los próximos años. Teoría y evidencia política irrefutable (los ciclos del capital, en uno regresivo desde los años 80), Y, si unos verdaderos cracks sus críticos, que si son un ejemplo de la ''fuerza'' de la derecha que TAMBIEN esta instalada en Podemos, en su 90 % concretamente. El los comentarios un ejemplo de n.p.i. de critica social, política y económica a las tesis del artículo y si gravemente alarmados por su ortografía, grámatica, etc...En otras palabras: no dejan de ser tropa reaccionaria consentidora de élites con nulo conocimiento económico-político y sólo a la espera diletante de que el arrase de rentas a la población en curso llegue a su carteras. Sólo DESPUES dejarán de fijarse en la gramática.

    Hace 4 años 4 meses

  16. Francisco

    "y su nula ausencia de democracia interna". Ja ja ja, queriendo decir una tontería propia de quien ostenta la inmensa minoría, dice lo contrario. ¡Un crack el historiador, sociólogo y ensayista!

    Hace 4 años 4 meses

  17. Masan

    "Su nula ausencia de democracia interna" es un enunciado mal escrito. O sobra 'nula' o sobra 'ausencia', porque, por extraño que parezca, supongo que se refiere a que en Podemos no hay democracia interna... Aunque lo que pasa es que usted está con una corriente interna, Anticapitalistas, que con su 10% de votos en las primarias, no les da para imponer el rumbo del partido. Solo para tocar las narices y desestabilizarlo. Luego nos lamentamos de la fuerza de la derecha.

    Hace 4 años 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí