1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

Gracias por defender un periodismo de servicio público. Suscríbete a CTXT

Obras y sombras

El cuento de Marisol; el sueño de Pepa Flores

El silencio del mito, que cumplió recientemente setenta años, es uno de los más dignos y elocuentes en este mundo histérico

Miguel Ángel Ortega Lucas 6/06/2018

LUIS GRAÑENA

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Queremos sacar a Guillem Martínez a ver mundo y a contarlo. Todos los meses hará dos viajes y dos grandes reportajes sobre el terreno. Ayúdanos a sufragar los gastos y sugiérenos temas (info@ctxt.es).

Érase una vez, en un cálido lugar del sur, una niña muy alegre, muy dulce y muy valiente, a quien todo el mundo quería porque a todos alegraba con sus cantes y sus bailes, su gracia y su corazón risueño. Un día, atraído por los rumores que corrían sobre ella, un rey de un reino lejano llegó al pueblo de la niña en su carroza. El rey ofreció a sus padres, que eran muy humildes, un trato: se llevaría a la niña con él, bailaría, cantaría y actuaría para él, y ésta recibiría a cambio fortuna, fama y un porvenir de oro. Sus padres aceptaron. La niña, que quería ser artista, aceptó. Y el rey, nada más subir a la carroza, le impuso la primera condición: “Te llamarás Marisol”. Ahí la niña se puso un poco seria. Pero, tras pensarlo bien, respondió que sí, así me llamaré. Y partieron.

Como en todos los cuentos, sin embargo (como en todos los sueños), una carroza puede convertirse en calabaza, un palacio en laberinto. Ésa es, con variantes, la versión que contaría mucho después la niña, cuando ya no era tal –pongamos que con 31 años–: “Tenía miedo a todo en aquella casa. No podía ni rechistar”. El rey –ogro o “segundo padre”, según el momento o la perspectiva– respondería: “Dice que la tuve secuestrada, que no la dejé vivir su adolescencia. Es el precio que suelen pagar los niños precoces”.

El precio que suelen pagar los niños, en los cuentos, al internarse en el bosque o en la casa de chocolate de la bruja.

La niña cumplió este año, el 4 de febrero, setenta años. Hace mucho que no se llama Marisol, que vive un cuento muy distinto, vuelta a su hogar del sur. Pero todavía, hoy, si alguien reconoce sus ojos azul salvaje en algún sitio, puede ponerse a gritar como si estuviera contemplando a la Virgen. Que es exactamente lo que fue aquella niña, luego mujer, para toda España y parte del mundo, durante mucho tiempo.

La pregunta que debemos hacernos es: ¿quién estaba cumpliendo un sueño realmente, con aquel cuento: ella, su familia, el rey de la carroza, las multitudes que proyectaron en ella sus propios anhelos, de infinitos color y forma...? Puede que todos a la vez, y nadie en realidad.

Pero a finales de los años 50, en España, ciertas ensoñaciones, por delirantes, se dejaban sólo para la hora de dormir. Josefa Flores González había nacido, en 1948, en el barrio de la Victoria, en Málaga, en una de esas corralas con ropa tendida y olor a puchero en que todos se mezclan con todos y las madres llaman a gritos a los niños cuando oscurece. La cría también absorbía todo, desde sus vecinos gitanos a las clases de baile de las nenas pudientes que espiaba por las ventanas, empezando por la afición flamenca en su propia casa. Cuando tomó la comunión, contaba el biógrafo Javier Barriero, le hicieron los rulos con cables de la luz “cortados en cachitos”. “El traje, el misal y el rosario fueron alquilados”.

Quería ser “como Lola Flores”, le dijo al por entonces jovencísimo periodista Tico Medina cuando éste la entrevistó fugazmente en 1959, tras una actuación con los Coros y Danzas de Málaga en TVE.  Pero, siendo aún aquel pajarillo con fuerza de huracán, lo cierto es que estaba ya “más rascada que la estera de un baño”. Las palabras son suyas y se las refirió al mismo Medina muchos años después, a cuenta de ciertos (sórdidos) episodios vividos ya a los ocho años, ocho, como bailaora de cuadro flamenco itinerante. “...Y querían hacer de mí el modelo de niña inocente, conformista y buena, para que fuera la referencia de todos los niños de nuestra generación”. ...Y vive dios que lo consiguieron.

Convirtieron a Pepita Flores en la Hija de España

La consiguió, sobre todo, el empresario y productor Manuel Goyanes, que, tras verla aquel día en televisión, vislumbró algo que sólo pude la gente de su estirpe –los de un ojo aquí y otro en el año que viene–: un filón con que reproducir el éxito de niño cantor-cinematográfico a lo Joselito. Le salió algo mucho mayor. Al llevársela a Madrid en la carroza, o avión, junto con la madre, la puso a tocar todos los palos (baile, canto, idiomas, equitación), pero la hierba no crece donde no puede, y Pepita Flores, o la Pepi, como empezó a llamarla la familia adoptiva Goyanes, venía ya de serie con una intuición artística de las de ver crecer la hierba. La convirtieron en la Hija de España.

Porque pareciera que aquella España estaba deseando que le contaran aquel cuento, que Pepa Flores-Marisol estaba deseando protagonizarlo, y que el padrino Goyanes había olfateado de manera profética aquel (lucrativo) idilio, dispuesto a organizar por todo lo alto la boda, o mejor dicho comunión, en el altar del entretenimiento familiar masivo del simpático franquismo desarrollista.

Simpatiquísimo, inocente, virginal: Un rayo de luz (1960) se llamó la primera aparición en pantalla de la niña prodigiosa, a quien habían aclarado el pelo, castaño oscuro en origen, para sacar el máximo partido a la luminosidad desarmante de su rostro. La misma palabra lo decía: Marisol. Un angelito rubio de ojos azules, tierno y revoltoso, pícara de buenos sentimientos, que rimaba absolutamente con lo que las niñas de entonces, retoños últimos de posguerra, podían aspirar a ser. Que es lo mismo que decir lo que la España de entonces pretendía ser, o aparentar: un sueño de Hollywood y a la vez de andar por casa en que todo el mundo podía comprarse un Seiscientos, los policías eran amables señores al servicio de usted para cruzar la calle y la vida era una tómbola, tom-tom-tómbola, de luz y de color, en la que no se fusilaba a nadie.

Es lo que reflejaron sus películas, con unas historias que, si bien chorreaban mermelada en cada plano, conectaban con todos los públicos por ciertos detalles muy astutos que serían probablemente el secreto del éxito: la gente entronizó a Marisol en icono popular (“la niña que todos los padres querrían tener”, solía decirse) porque no hacía distinción entre la persona y el personaje, entre la niña audaz de la pantalla y la niña pobre que había franqueado desde la misma calle (desde sus mismas calles) la escalinata del palacio hasta cruzar el umbral del sueño redentor de la miseria.

El mánager, tutor y patriarca impulsó una maquinaria de merchandising en torno a su figura digna de estudio, admiración o espanto, según

Pero, de nuevo, ese sueño tuvo para ella también el reverso oculto de lo que luego denunciaría como adolescencia robada, o “explotada”. Si la llevaban a una fiesta con los capitostes del régimen, por ejemplo, Goyanes improvisaba una amenización con la muchacha como títere: ella sabía que aparecería una guitarra de algún sitio y que le harían inevitablemente cantar y bailar. Ser Marisol, en fin, las veinticuatro horas del día. El mánager, tutor y patriarca impulsó una maquinaria de merchandising en torno a su figura –trabajo extra para ella– digna de estudio, admiración o espanto, según. El memorial de los agravios contra la familia protectora engordaría con el tiempo, entreverándose el amor y el odio. Goyanes repondría: “Gracias a ese ‘encierro’ la Pepi ganó millones de pesetas y sacó de la miseria a su familia”. (Qué caro sale tantas veces el dinero.)

Trataron de conservarla en lo posible como niña, apretándole el corsé, no fuera nadie a pensar que había pechos debajo, pero cuando dio el estirón final sólo fue cosa de adaptar el guión para convertirla ahora en la Novia de España, en “la nuera” –porque el tema era casarla– “que todos los padres querrían tener”. Talento descomunal, simpatía sin trampa ni cartón, belleza subyugante: hasta las que la envidiaban no podían evitar quererla. Para cuando efectivamente se casó tenía 21 años y el afortunado marido también se llamaba Goyanes, Carlos: el hijo del padrino, en lo que suponía la culminación de la jugada maestra del empresario. Ella estuvo a punto de desmayarse, como en las películas, porque en realidad quería y no quería hacer aquello.

“La crueldad de esta historia consiste en que Marisol se ha hecho mujer delante del patio de butacas y su desarrollo físico y espiritual se ha producido como un espectáculo”, escribió en su día Manuel Vicent. Por ejemplo: el momento en que le vino su primera regla fue en mitad de un escenario, en Barcelona –contó a Barreiro–: “Se me fue manchando el traje poco a poco, cada vez más, a la vista de todo el mundo. Una señora que estaba en primera fila subió y me puso un abrigo encima”. Esa señora del abrigo era exactamente el público, el país: una España que la adoró sin condiciones y que de tanto amor casi la mata, haciéndole subir a actuar una y otra vez y socorriéndola, en última instancia, en la función de fin de curso –la fortuna nos guarde de lo que la gente quiere de nosotros, dijimos a cuenta de Amy Winehouse–. A los 15 años le dio una úlcera.

Puede uno cumplir un sueño y no cumplirlo a la vez. Quizás fuera ésa la crueldad, la tragedia o tragicomedia íntima de Pepa Flores durante las décadas en que reinó como mito popular aquí y en el extranjero: soledades aparte, el estar y no estar interpretando el cuento, el sueño, la película que quería, cantando y no cantando la canción que le pertenecía. Su carrera, a partir de los 20 años, tratando cada vez con mayor esfuerzo de dejar atrás la imagen de niña buena para encontrar un sitio propio en la interpretación y la música, reflejó seguramente esa disonancia. Algo extraño ocurría para que, aparte sus grandísimos réditos de popularidad y ciertos éxitos puntuales, la Pepa Flores adulta no reinase en el cine y la canción como parecía estar escrito, dando –escribió el crítico A. Fernández Santos– “un porcentaje mínimo de lo que lleva dentro”.

Pudo ser por distracción, por desidia, por hartazgo; por las injerencias (irritantes) de sus apoderados durante demasiado tiempo; por errores de cálculo artístico (fatales a veces, sobre todo en el cine); por su abrazo cuasi-religioso a la causa comunista tras su unión (a fuego) con el bailarín Antonio Gades, algo que de seguro le causaría problemas de imagen, a pesar de que si alguien conservaba aquí una imagen prístina, virginal, cayeran picas, chuzos de punta o fotos en Interviú (que tiró un millón de ejemplares con su desnudo en portada, año 1976) era ella.

Pero sería, sobre todo, porque sus verdaderos anhelos tiraban cada vez con más fuerza en otra dirección: su origen, su gente, su intimidad tranquila. Retirarse, como hizo con Gades, a la costa de Levante, para no pensar en otra cosa que ser madre y disfrutarlo (“el reencuentro con aquella niña que nunca pude ser”). Empezar a contarse otro cuento distinto.

Visto ahora, podría decirse que todo obedeció muy pronto a un proceso, lento pero decidido, de demolición de su propia imagen, de rebelión contra lo que había sido: la bellísima joven de 25 años, pantera rubia con vaqueros, que leía a Tagore y vacilaba con ternura a los periodistas, sepultando a la niña de Ha llegado un ángel; la mujer declaradamente comunista, que casi vomitaba recordando sus audiencias con las hijas de Franco, donando las piezas de los premios que le habían dado precisamente como diezmo para la causa anti-franquista. “En mis inicios se me grabó en la mente que yo era Marisol para sacar adelante a mi familia. No disfrutaba. Ahora no tengo necesidad de fingir. He empezado hace poco a ser yo pero todavía me contradigo”.

La niña prodigio acabó descubriendo, como en los cuentos, que el tesoro había estado siempre enterrado bajo sus pies

Porque se trata, éste y cualquier sueño, de llegar a ser quien uno es, y no lo que otros esperan que seas. Marisol fue desvaneciéndose conforme Pepa Flores conquistaba la varita mágica de su propia vida; lo cual implicaba conjurar el encantamiento, abandonar el palacio, dejar los montes y volverse al mar sin dar explicaciones a nadie. Hizo su último disco en 1983, y su última película en 1985. Desde entonces su ausencia fue creciendo hasta hacerse absoluta, estruendosa. Le han seguido ofreciendo barbaridades de dinero por aparecer aquí o allá, pero nada. El suyo es uno de los silencios más dignos y más elocuentes, de los que más podríamos aprender en este mundo histérico y sin brújula. La niña prodigio, la sexymbol de una era, el primer icono popular de una sociedad que soñaba con que pasara la carroza del destino por su puerta, acabó descubriendo, como en los cuentos, que el tesoro había estado siempre enterrado bajo sus pies:

“Cumple ardientemente tu papel y entrégate de lleno a la labor. Aléjate de toda duda inútil, toda idea de imposibilidad que te hayan inculcado. Perfecciónate en aquello que puedes hacer bien y perfecciona el cachito de mundo que te toca trabajar. Vuelca todo tu amor en ese metro cuadrado que ocupa tu existencia. No lo abandones”.

Autor >

Miguel Ángel Ortega Lucas

Escriba. Nómada. Experto aprendiz. Si no le gustan mis prejuicios, tengo otros en La vela y el vendaval (diario impúdico) y Pocavergüenza.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

5 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Haydée

    Buenísimo. Excelente reseña.

    Hace 2 años 9 meses

  2. jomama

    Articulo muy interesante,para los que la vimos nacer,crecer,pasar ratos alegres con ella y después no la vimos ni desapareces,se nos fue poco a poco y sin darnos cuenta,y esto,nos hace volver la vista atrás con nostalgia hacia Pepa Flores,no a la España de cuento,mas bien de terror.

    Hace 2 años 10 meses

  3. Lecler Yvan

    Muy buen artículo. Siempre me es grato leer en torno a Marisol.

    Hace 2 años 10 meses

  4. aire fresco

    Este tio copia lo que otros ya han escrito, y encima mal. Otro mas.....al saco de la incultos de España.

    Hace 2 años 10 meses

  5. J. Luis Campos

    Magnífico artículo que retrata a un país, a toda una generación de ese país, a través "tan sólo" de una de sus protagonistas que consiguió cristalizar en su sonrisa y su desparpajo las ilusiones colectivas de todos sus personajes. Lo demás es otra historia.

    Hace 2 años 10 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí