1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

El fútbol español se prepara para salir a bolsa: ¿es un valor seguro?

Los responsables de LaLiga anuncian que en el plazo de dos años habrá clubes cotizando en el mercado bursátil, una vía de financiación que ya se utiliza en otros campeonatos europeos desde hace años

Ricardo Uribarri 6/06/2018

Pxhere

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Queremos sacar a Guillem Martínez a ver mundo y a contarlo. Todos los meses hará dos viajes y dos grandes reportajes sobre el terreno. Ayúdanos a sufragar los gastos y sugiérenos temas (info@ctxt.es).

El valor de las acciones de la Roma subió un 25% después de eliminar al Barcelona. Las de la Juventus bajaron un 5% tras perder con el Real Madrid. Algo similar podríamos vivir próximamente en España si se hace realidad el anuncio que han hecho los responsables de LaLiga. Que hay clubes interesados en cotizar en bolsa para buscar una nueva vía de financiación. Algo habitual en Europa pero inédito en nuestro fútbol. Sin embargo, no todos cumplen con los requisitos para poder tomar ese camino.

Uno de ellos es que las entidades interesadas deben ser sociedades anónimas, lo que de entrada deja fuera a los dos equipos que pueden resultar más atractivos para los inversores, Real Madrid y Barcelona, a los que la consultora KPMG valora en 2.976 millones y 2.765 millones, respectivamente, que junto a Athletic Club y Osasuna son los únicos que siguen siendo clubes deportivos. Ellos no se vieron obligados a transformarse en 1992 cuando entró en vigor la Ley de Sociedades Anónimas en el deporte gracias a no tener pérdidas económicas en los cuatro ejercicios previos. ¿Encontrarán alicientes en la posibilidad de cotizar en bolsa para replantearse su estructura jurídica?

En estos casos, la última palabra la tendrían los socios de estos clubes. Y ese es un motivo que, según el analista del banco en línea Self Bank y especialista en temas bursátiles, Felipe López-Gálvez, dificulta una respuesta positiva. “Su conversión a sociedades anónimas deportivas tendría que ser aprobada por la Asamblea de Socios, que, debido a factores sentimentales, son los menos interesados en que su club cotizara en bolsa. Además, aunque hay diversas opiniones al respecto, pienso que la condición de socio de estos clubes no les dotaría directamente de acciones de la sociedad. Es decir, los socios del Real Madrid o del Barcelona no serían potenciales propietarios del club. Lo que sí sucedería es que, en caso de conversión a sociedades anónimas, los socios tendrían preferencia para comprar acciones. Y el dinero recaudado iría directamente a la tesorería del equipo”.

Los clubes han podido eliminar gran parte de su deuda

Puede que ni merengues ni culés se animen a dar el paso, al menos por el momento, pero sí parece evidente que hay otros equipos que están decididos a ello. Así lo confirmó hace unos días el director general de LaLiga, Javier Gómez. “Tenemos relación con operadores financieros que están en contacto con banca de inversión, y trabajamos con clubes que tienen intenciones de arrancarse en ese campo. Estamos preparados y ofrecemos este servicio”. Su propio jefe en la patronal, Javier Tebas, ya había anunciado poco antes en la revista Actualidad Económica que “en dos años habrá equipos españoles cotizando en bolsa”.

El organismo futbolístico ha sido clave en que se haya abierto esta puerta hacia futuros ingresos. Gracias al plan de saneamiento y control financiero que puso en marcha hace unos años, los clubes han podido eliminar gran parte de su deuda. Se estima que para la temporada 2019-2020 las cantidades pendientes de pago con Hacienda se habrán reducido a 54 millones. De esa manera, están en disposición de cumplir con otro de los requisitos necesarios para salir a bolsa. Tener beneficios en los dos últimos ejercicios o en tres no consecutivos en un periodo de cinco años.

Una salida a bolsa de una empresa se suele realizar por dos motivos: para darse publicidad y para poderse financiar. Los equipos de fútbol no necesitan la primera premisa, así que “el beneficio de sacar un paquete de acciones al mercado acompañado de una ampliación de capital le serviría a los clubes para recaudar dinero y poder acometer inversiones. De otra manera, la financiación debería ser bancaria, la cual suele ser a cambio de tipos de interés muy elevados. Quizá tiene sentido para equipos que tengan unas cuentas saneadas pero que necesiten un apoyo financiero extra para iniciar un proyecto deportivo más ambicioso. También serviría para evitar casos como los vividos durante la crisis, en los que los equipos de fútbol se endeudaron demasiado y perdieron el control de sus cuentas. De esta manera, estarían más saneados y se reduciría el riesgo de quiebra de algunos de ellos” explica López-Gálvez.

La transparencia que conlleva cualquier operación de las sociedades que cotizan en bolsa también puede suponer una ventaja para los equipos. “Quizá el hecho de saber que están más controlados que otros les pueda suponer lograr un descuento a la hora de negociar un fichaje, todo ello teniendo en cuenta que la compra de futbolistas suele hacerse a plazos. Si yo fuera presidente de un club extranjero, preferiría venderle un jugador a plazos a un equipo que cotiza en bolsa que a uno que no lo hace. Su presencia en los mercados bursátiles le otorga más credibilidad a la hora de negociar con otras empresas o incluso con los bancos, sabedores de que al cotizar en bolsa la empresa ya ha pasado una serie de auditorías y controles, lo cual es un factor de tranquilidad”.

La salida a bolsa de alguno de los clubes que son sociedades anónimas también sería muy interesante para sus actuales accionistas. El analista de Self Bank explica que “para vender acciones en la actual situación tienen que llegar a acuerdos privados con posibles compradores. Pero si el equipo pasa a cotizar en bolsa, pueden vender acciones en cualquier momento en el mercado. Otra ventaja es que al conocerse en todo momento cuál es el precio de las acciones, los accionistas saben exactamente en cuanto está valorado su paquete de acciones”.

Curiosamente, la cuestión de la transparencia es un factor que también puede frenar a algún equipo a tomar esta decisión, “ya que en muchos casos obliga a difundir información reservada que puede condicionar determinadas negociaciones”. Hay que tener en cuenta que un equipo que cotizara en bolsa estaría obligado a comunicar a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) el valor de cualquier fichaje o traspaso, algo que actualmente en España no suele darse a conocer. A la hora de valorar los posibles inconvenientes habría que tener en cuenta asimismo la ausencia de precedentes en otros equipos, “además de los gastos asociados a cualquier salida a bolsa, que pueden alcanzar varios millones de euros. La mayoría se destina al pago de los bancos de inversión colocadores, que son los que ayudan a la empresa en todo el proceso en lo referente a la preparación de los documentos requeridos, relación con CNMV y posteriormente asesoran sobre el precio de las acciones, que no se conoce hasta unas horas antes del debut” señala Felipe.

Una vez conocidas las ventajas y los inconvenientes que pueden encontrar los equipos que decidan salir a bolsa hay que preguntarse si el fútbol es realmente un campo atractivo para un posible inversor. “Lo primero que hay que decir es que en la renta variable, que es el mercado donde cotizarían los equipos, la rentabilidad es una incógnita. Las acciones pueden subir de precio pero también pueden bajar, al contrario de lo que ocurre en la renta fija con el mercado de bonos, donde en todo momento se sabe el rendimiento que se va a sacar al dinero invertido.  Yo diría que comprar acciones de un equipo es lo menos estable que puede haber. Ninguna inversión en bolsa es estable, y menos la de un equipo de fútbol. La expectativa rentabilidad-riesgo de comprar acciones de equipos españoles es muy incierta. Se trata de una inversión muy volátil. Otra cosa es que los aficionados puedan llegar a comprar acciones por motivos sentimentales, a sabiendas de que es una operación muy arriesgada. El mercado de acciones es solo apto para gente con ciertos conocimientos de finanzas”.

La cantidad de factores deportivos que pueden influir en la cotización de un equipo hace que sea tan impredecible su rentabilidad

López-Gálvez pone un ejemplo de lo volátil que puede ser el mercado de la bolsa, incluso con las empresas más estables y renombradas. “Las acciones de Telefónica han caído un 41% en el último año y medio, todo ello en un periodo relativamente bueno para la economía. Los valores de los equipos son aún más volátiles que el resto del mercado, debido también a la escasa liquidez que suelen presentar sus acciones. Hay que tener en cuenta que suelen tratarse de sociedades con un perfil de deuda elevado y en las que hay mucha competencia debido a la diversidad de equipos. En cualquier caso, se trata de una industria de moda, en plena expansión y que cuenta con un incremento significativo de ingresos en los últimos años”.

La cantidad de factores deportivos que pueden influir en la cotización de un equipo en bolsa hace que sea tan impredecible la rentabilidad de sus valores. “Lo que más afecta son los éxitos deportivos, los cuales reportan una importante cuantía económica, siendo más palpable para los equipos que juegan la Champions League. En otras palabras, los resultados financieros están condicionados por los éxitos deportivos. Dentro del ámbito deportivo, están incluidas las perspectivas futuras del club, como posibles fichajes, gestión del entrenador, participaciones en competiciones internacionales además de ingresos publicitarios, alcance mediático, derechos sobre jugadores, explotación de la marca, merchandising, contratos con marcas o recaudación en taquillas”.

El analista financiero advierte sobre los límites que pone la ley a la hora de invertir en equipos de fútbol. “Ningún accionista puede adquirir participaciones en otra S.A.D. que se encuentre en la misma competición ni una potencia de voto superior a un 5% en una S.A.D. si ya tiene otro 5% en otra S.A.D.  De esta manera se evita que pueda haber pactos extradeportivos entre equipos que puedan adulterar la esencia de la competición. Normalmente los paquetes de acciones que suelen sacar los equipos al mercado oscilan entre un 10% y un 50%. En cualquier caso, es necesario que el Consejo Superior de Deportes apruebe cualquier adquisición superior al 25%”. La posibilidad de que una persona se haga con un paquete de acciones y acapare el control existe, pero “es independiente de si la empresa cotiza en bolsa o no. Y puede ser un defecto o una virtud, según como se mire. Digamos que los accionistas minoritarios sí pueden ser aficionados, pero no tanto los que tienen el control. El mayor ejemplo en este caso es el Manchester United, cuyos dueños son americanos y son especialistas en gestión de equipos deportivos”.

La presencia de equipos de fútbol en los mercados de valores se remonta a 1983, cuando el conjunto inglés del Tottenham empezó a cotizar para afrontar una deuda económica contraída por la reforma de su estadio. En los años posteriores se fueron animando más, hasta que en 2002 se creó el índice Stoxx Europe Football, que actualmente está compuesto por 23 equipos de once países europeos, entre los que están algunos tan conocidos como Ajax, Juventus, Roma, Lazio, Borussia Dortmund, Olympique Lyon, Benfica, Oporto, Sporting, Galatasaray, Besiktas o Celtic. Hay clubes que tienen puestas sus acciones en otras bolsas. Es el caso del Manchester United, que optó en 2012 por Wall Street.

De cara a los posibles interesados en invertir cabe preguntarse si resulta más rentable hacerlo en el índice global de los equipos o en un club en concreto. López-Gálvez considera que “invirtiendo en el índice se lograría una mayor diversificación, ya que tu dinero depende de cómo evolucionen en bolsa una cesta de equipos, y no solo uno. Como rentabilidad en sí, puedes optar a una mayor ganancia invirtiendo solo en uno, pero para controlar el riesgo lo idóneo sería hacerlo en el índice. De esta manera, si ese equipo quebrase perdería todo mi dinero, pero si estuviera en el índice limitaría mis pérdidas”.

Queremos sacar a Guillem Martínez a ver mundo y a contarlo. Todos los meses hará dos viajes y dos grandes reportajes sobre el terreno. Ayúdanos a sufragar los gastos y sugiérenos temas

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ricardo Uribarri

Periodista. Empezó a cubrir la información del Atleti hace más de 20 años y ha pasado por medios como Claro, Radio 16, Época, Vía Digital, Marca y Bez. Actualmente colabora con XL Semanal y se quita el mono de micrófono en Onda Madrid.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí