1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

ANÁLISIS

Las pavesas de la crisis: Bankia y el Novo Banco

Bankia y Novo Banco han quedado como los remanentes de entidades centenarias ya extintas, pasando por una serie de procesos judiciales, desfalcos millonarios, estafas a accionistas e inversores, orgías políticas con el poder y salidas a bolsa envenenadas

Daniel Toledo Lisboa , 6/06/2018

<p>Ricardo Salgado</p>

Ricardo Salgado

LUIS GRAÑERA

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Queremos sacar a Guillem Martínez a ver mundo y a contarlo. Todos los meses hará dos viajes y dos grandes reportajes sobre el terreno. Ayúdanos a sufragar los gastos y sugiérenos temas (info@ctxt.es).

Son evidentes las coincidencias entre las dos grandes criaturas bancarias nacidas en España y Portugal después de la última crisis. En España, en diciembre de 2010 nació Bankia, consecuencia del proceso de reestructuración bancaria que llevó a la fusión y desaparición de 7 cajas de ahorro, entre ellas Caja Madrid y Bancaja. En Portugal, en agosto de 2014 el Novo Banco surgía de las cenizas del Banco Espírito Santo (BES), hasta ese momento la segunda mayor entidad financiera del país, presente en 25 países y 4 continentes. 

Las dos entidades postcrisis fueron rescatadas de entre los despojos que dejaron los excesos de la edad de oro de la banca, en palabras del presidente ejecutivo del banco australiano ANZ, Shayne Elliott. Ambas se erigieron como paradigmas de los fallos y omisiones de los órganos de control estatales, tanto nacionales como internacionales, y acabaron recibiendo el rescate de Europa y de los contribuyentes, que vienen a ser lo mismo: 11.000 millones en el caso del Novo Banco, entre inyecciones directas, responsabilidades por litigios y una garantía pública milmillonaria; 22.424 millones de euros en el caso de Bankia y Banco Financiero y de Ahorros (BFA), este último en manos al 100% del FROB y propietario del 45% de Bankia.

Así como Portugal tuvo su Ricardo Salgado, presidente del BES durante 23 años, banquero todopoderoso apodado O Dono Disto Tudo (el dueño de todo esto), con profundas ramificaciones políticas tanto en Portugal como en otros países de dentro y fuera de la UE, y que hoy permanece acusado de 6 delitos fiscales y económicos…; de la misma forma, en España tuvimos al difunto Miguel Blesa, el banquero de oro cuya entrada en Caja Madrid estuvo avalada tanto por la izquierda como por la derecha, amigo de los grandes barones del Partido Popular y presente en consejos de administración de medios de comunicación, empresas de construcción, eléctricas, universidades y museos.

en el último ejercicio de 2017, el Novo Banco declaró unas pérdidas récord de 1.400 millones de euros, lo que supone el 0,72% del PIB de Portugal

Hace ya casi un año que Miguel Blesa se montó en la barca de Caronte por iniciativa propia. Ricardo Salgado no ha tomado decisiones tan drásticas y permanece envuelto en los más importantes casos de corrupción de Portugal de la actualidad. Según el periodista Luís Rosa, autor del libro A conspiração dos poderosos (A esfera dos libros), la investigación judicial que rodea a la caída del BES es probablemente la más complicada en la historia del país, y engloba, “por ahora, siete contenciosos, uno de los cuales lleva anexos otros 220 contenciosos nacidos de denuncias de clientes del BES (…)”.

Según Rosa, el equipo de investigación que se ocupa del caso BES está formado por “seis magistrados coordinados por el fiscal José Ranito, que recibe apoyo permanente de un equipo multidisciplinar compuesto por técnicos del Banco de Portugal y miembros de la Policía Judicial, PSP (Polícia de Seguridad Pública, similar a la Policía Nacional española), la Autoridad Tributaria, la Comissão de Mercado de Valores Mobiliários y (…) la Procuradoria-Geral da República (Fiscalía General del Estado). Existe, además, un equipo de seis magistrados que se ocupan solo de la confiscación de bienes (que pretenden asegurar garantías patrimoniales de unos 1.600 millones de euros)”.

A su vez, la fórmula que ambos países escogieron para salvar los activos buenos de las cajas de ahorro, en España, y los activos sanos del BES, en Portugal, fue la misma: la creación de un ‘banco malo’ donde verter los activos tóxicos que estaban lastrando a las entidades bancarias. En España fue el Sareb (Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria), que recibió desde el principio de la crisis un total de 50.000 millones en activos tóxicos de todos los bancos del país, de los que el 80% eran préstamos y créditos, y el 20% eran inmuebles. En Portugal, en cambio, la morralla del BES se quedó en el propio BES, al que el Gobierno portugués retiró la licencia, primero, y liquidó finalmente. El proceso generó pérdidas brutales a los pequeños inversores y accionistas y a poseedores de deuda subordinada (similar a las preferentes, pero con fecha de caducidad).

Las coincidencias se suceden si analizamos la historia del Banco Novo y de Bankia, pero existe una diferencia que sin duda invita al análisis: mientras Bankia lleva desde 2015 repartiendo dividendos entre sus accionistas (este último año serán 340 millones de euros, repartidos entre el BFA, 61%, y los inversores privados, 49%), el Novo Banco, por el contrario, continúa arrojando pérdidas mil millonarias después de casi 4 años de vida. Y para el próximo ejercicio no se espera que cambien mucho las cosas. Rita Atalaia, periodista en el diario económico ECO, asegura que “el propio Gobierno reconoce que va a tener que continuar prestando para suplir las debilidades de capital como resultado de las pérdidas que el banco va reconociendo”.

mientras Bankia lleva desde 2015 repartiendo dividendos entre sus accionistas (este último año serán 340 millones de euros), el Novo Banco, por el contrario, continúa arrojando pérdidas mil millonarias después de casi 4 años de vida

En concreto, en el último ejercicio de 2017, el Novo Banco declaró unas pérdidas récord de 1.400 millones de euros, lo que supone el 0,72% del PIB de Portugal. Según Atalaia, “el Fondo de Resolución (FdR) va a inyectar 792 millones de euros en el Novo Banco. De este montante, el Estado presta un máximo de 450 millones de euros. El resto vendrá del propio Fondo”. El FdR es un fondo al que todos los bancos privados e instituciones financieras del país tienen la obligación de contribuir para hacer frente a posibles casos de insolvencia como el que sufrió el BES. Sin embargo, la imposibilidad de los propios bancos de llegar a las cantidades exigidas por las entidades reguladores para cubrir esa garantía ha causado que sea el Estado el que tenga que prestar dinero a los bancos para garantizar la viabilidad del fondo.

¿Qué diferencias existen entre ambos procesos, Bankia en España y el Novo Banco en Portugal, y por qué uno reparte mientras que el otro sigue pidiendo? En relación con Portugal, Rita Atalaia cuenta que, a pesar de que en el momento de la resolución del BES se dejaron los activos tóxicos en la antigua entidad, el Novo Banco continúa teniendo una cartera de activos tóxicos, sobre todo de créditos dudosos”.

Fue precisamente esta la razón por la que los bancos de todo el país pusieron el grito en el cielo cuando el Estado respaldó la compra del Novo Banco por parte del fondo norteamericano Lone Star con una garantía de 3.900 millones de euros. Para la compra, firmada en octubre de 2017 y por la que Lone Star se quedó con el 75% del Novo Banco, parte de esa garantía tenían que ponerla los bancos e instituciones financieras, cosa que era imposible en aquel momento, por lo que, para cubrirla, tuvieron que pedirle esos préstamos al Estado.

“Las pérdidas registradas el año pasado”, cuenta Atalaia, “resultan del reconocimiento de cerca de 2.000 millones en ‘imparidades’ (pérdidas por deterioro del valor de los activos), que llevaron a pérdidas récord y, a su vez, a la necesidad de accionar el mecanismo (del FdR)”. Las pérdidas sufridas desde su creación (419,9 millones entre agosto y diciembre de 2014, 980,6 millones en 2015, 788,3 millones en 2016, y 1.400 millones en 2017), han degenerado a su vez en una sangría de trabajadores y oficinas. Desde agosto de 2014, en que fue creado el Novo Banco, y hasta finales de este año, se prevé que la entidad habrá prescindido de unos 2.600 trabajadores (existen pequeñas diferencias según las fuentes), del total de 5.297 con que contaba cuando se creó. Además, habrá cerrado como mínimo unas 120 oficinas, dentro y fuera del país, de las aproximadamente 507 que tenía.

Bankia, por su parte, realizó esta reducción de plantilla con pretensiones que incluso superaron las exigencias de Europa. Si bien el plan aprobado por la Comisión Europea implicaba una reducción del 28% del total de unos 20.000 trabajadores, ya a principios de 2015 la entidad se había librado del 35% de la plantilla, esto es, 8.200 trabajadores, entre prejubilados e indemnizados con 30 días por año trabajado. El de Bankia fue un rescate con fuegos artificiales, música de orquesta y entusiasmo desmedido.

Según Andreu Missé, periodista y fundador de la revista Alternativas Económicas, “en una de las comparecencias que ha habido en el Congreso, alguien (Jerónimo Martínez Tello, exdirector de Supervisión del Banco de España) dijo que a Bankia le habían dado 10.000 millones de más”. En efecto, como bien recuerda Missé, Martínez Tello reconoció en el Congreso el pasado 20 de marzo que la inyección de capital fue de unos 11.000 millones extra porque José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia, “quiso cubrirse las espaldas. La entidad estaba abierta en canal (…) Fue la mejor decisión”. Como asegura Missé, “esto explicaría por qué un banco tiene más capacidad para repartir dividendos, porque le sanean mucho más rápido que a otro”.

O sea que Bankia, más que rescatada, fue sobre-rescatada, o rescatada por encima de sus posibilidades. Andreu Missé arroja un poco de luz a este sinsentido: “Ten en cuenta que ese banco en un 57% sigue siendo propiedad del Estado. Por tanto, los beneficios (que lleva generando Bankia desde 2015) es una forma de ir recuperando lo que se ha puesto allí”. Y continúa, esos 24.000 millones “es un préstamo a muy buenas condiciones, no estoy seguro, pero creo que al 1,5%. Ten en cuenta que el préstamo lo da el MEDE (Mecanismo Europeo de Estabilidad) al FROB (Fondo de Resolución Ordenada Bancaria) para que se lo dé a los bancos, y lo que quieren ellos es que el préstamo llegue garantizado por el Estado español. El MEDE puede ir a los mercados a endeudarse a unos precios muy bajos, porque tiene el respaldo de toda la UE, y luego no tiene el objetivo de obtener beneficios”.

Tan bien le ha ido al sistema bancario español con los rescates, que la propia Lone Star, propietaria del 75% del Novo Banco (y presumiblemente del 100% antes de 2019), parece querer aumentar su presencia en España. El Novo Banco está en retirada en las plazas europeas en que el extinto BES operaba, sobre todo en Londres y en Luxemburgo, además de sus pequeñas participaciones en Italia, Venezuela o Cabo Verde. Sin embargo, el Lone Star ya declaró sus intenciones de mantener su presencia en España, ya que el fondo norteamericano todavía está disfrutando las ganancias de su compra de activos inmobiliarios al banco bilbaíno Kutxabank, por la que realizó una inversión de 930 millones.

Bankia realizó una reducción de plantilla con pretensiones que incluso superaron las exigencias de Europa. Si el plan aprobado por la Comisión Europea implicaba una reducción del 28% del total de unos 20.000 trabajadores, ya en 2015 se habían librado del 35% de la plantilla, 8.200 trabajadores

Después de comprar Neinor Homes, propietaria de la totalidad de los activos inmobiliarios de la entidad bancaria bilbaína, Lone Star colocó en bolsa el 60% de las acciones de Neinor, lo que, en menos de tres años, le retribuyó unas ganancias de 750 millones, que se suman a los 570 millones en que está valorado el 40% de la presencia que aún mantiene en la entidad inmobiliaria.

Además, el Novo Banco, es decir, Lone Star, según noticiaba El Confidencial en abril, se ha mostrado públicamente interesado en hacerse con la filial española de la Caixa Geral de Depósitos, el principal banco público portugués. Caixa Geral de Depósitos se vio obligado por la Comisión Europea a vender su filial en España, el Banco Caixa Geral (además de otras filiales en Brasil y Suráfrica, si quería recibir los 3.900 millones de inyección de liquidez por parte del Estado, en 2017), que el pasado ejercicio obtuvo un beneficio de 26,3 millones de euros. En competición con Lone Star se encuentran nada más y nada menos que otras 15 entidades, entre ellas el portugués Millennium BCP, Abanca, Liberbank, Unicaja o Kutxabank.

Resulta llamativo que la UE obligue a un banco público a vender unos activos que generan beneficios. A este respecto, Andreu Missé explica que, para intervenir en cualquier restructuración bancaria, la UE “exigía una reducción de tamaño, es decir, vender activos (…) es un problema de competencia, es decir, este banco jugaría con ventaja respecto a los otros ya que ha recibido ayuda (…) Todas las resoluciones bancarias han tenido que ser, primero, autorizadas por (la Dirección General de) Competencia de la CE, y esto ha implicado siempre reducciones de plantilla importantísimas, reducciones de oficinas, desinversiones, etc.”

Lo que ocurre en el caso de la compra del español Banco Caixa Geral por parte de, por ejemplo, un fondo norteamericano como Lone Star, es que es un banco público de un país soberano el que es obligado a deshacerse de una importante fuente de beneficios. En el peor de los escenarios, afirma Missé, “estaríamos ante un caso de prevaricación, es decir, le dan la perita buena a este banco privado. Aunque hay que ver en qué condiciones se lo darán, quizá incluso el precio es muy alto, ya que ese dinero puede servir para sanear el banco malo. Tienes que verlo desde la perspectiva de que por el hecho de darle ayudas a un banco ya estoy dañando a la competencia”.

Bankia y el Novo Banco han quedado como los remanentes de entidades centenarias ya extintas. Se quedaron con sus activos buenos y están consiguiendo deshacerse de los tóxicos, pero no sin antes pasar por un calvario de procesos judiciales, estafas a accionistas y pequeños inversores, desfalcos mil millonarios, un suicidio, orgías políticas con el poder, salidas a bolsa envenenadas y, por supuesto, una responsabilidad absoluta por la falta de confianza de los europeos en sus entidades bancarias, sus instituciones reguladoras y sus representantes políticos.  

Queremos sacar a Guillem Martínez a ver mundo y a contarlo. Todos los meses hará dos viajes y dos grandes reportajes sobre el terreno. Ayúdanos a sufragar los gastos y sugiérenos temas

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Daniel Toledo

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí