1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Podemos y Ciudadanos o la torpeza como estrategia política

De ser los llamados a impulsar y liderar el cambio y la regeneración de España han pasado, en unos días en el caso de C’s, a llorar impotentes por las esquinas

Juan Torres López 13/06/2018

LUIS GRAÑENA

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Queremos sacar a Guillem Martínez a ver mundo y a contarlo. Todos los meses hará dos viajes y dos grandes reportajes sobre el terreno. Ayúdanos a sufragar los gastos y sugiérenos temas (info@ctxt.es).

En 2012 o 2013, las encuestas reflejaban que el sentido común de la gente hacía responsables al PP y al PSOE de lo que estaba pasando. Quizá no de una crisis que se sabía era internacional, o de las medidas europeas sobre las que teníamos pocas posibilidades de escapar, acosados como estábamos por “los mercados”. Pero sí del estado de desconfianza general, del asco que nos producía la corrupción cada vez más claramente vinculada como una segunda piel a los aparatos de los grandes partidos gobernantes, de su falta de empatía con las personas que más sufrían… Y eso fue lo que daba alas a quienes, fuera de las coordenadas en donde dominaban los hasta entonces grandes partidos, ofrecían algo nuevo. 

Puesto que los votantes de izquierdas suelen ser menos fieles (porque sean más exigentes con sus representantes, porque respondan a principios morales más firmes o, quién sabe, porque son más inflexibles o intransigentes y estén menos dispuestos a admitir que sus líderes se salgan de la línea que consideran adecuada), la desafección hacia el PSOE e Izquierda Unida fue casi inmediata. Y, a poco que las calles se pusieron en tensión y un personaje de por entonces notable presencia mediática como Pablo Iglesias dio un paso adelante, el PSOE entró en barrena e Izquierda Unida (que nunca se enteró de lo que estaba pasando a su alrededor) resultó incapaz de recoger sus despojos. Las encuestas y las elecciones europeas pusieron en órbita a un Podemos que se convirtió en la primera “nueva” referencia de la política española.

El desafecto al PP era paralelo, aunque menos acelerado y más suave porque el gobierno, se diga lo que se diga, siempre desgasta mucho menos que la oposición cuando se está en caída libre. Y también porque la buena coyuntura económica y el hacer lo contrario de lo que decía que había que hacer para salir de la crisis, permitió al PP liderar los primeros síntomas de recuperación y anotarse el éxito que objetivamente significaba salir de los momentos tan malos que habíamos pasado. Pero era evidente que el desafecto electoral era irremediable y que iría a más a poco que se tirase de la manta o se fuese informando de la corrupción, y de ahí que se reclamara crear cuanto antes “un Podemos de derechas”.

Ciudadanos recogió el testigo y enseguida empezó a auparse en las encuestas, aunque es verdad que con menos fuerza que Podemos: habían nacido los partidos a los que la sociedad llamaba para que se convirtieran en nuevos pilares del entramado institucional de España. Pero sus torpezas de discurso y errores estratégicos no tardaron en llegar.

Podemos fue el primero en equivocarse. Se planteaba ser una fuerza transversal, de cambio, cariñosa, limpia, transparente, que abría la mano generosa a quienes estaban hartos e indignados con la corrupción y la desigualdad… pero no tardó ni medio minuto en hacerlo con un lenguaje machista, agresivo, feo, de fronteras, condenando a diestro y siniestro y presentándose como una especie de inquisidor general, preso de varias almas contradictorias y perdiendo toda credibilidad cuando abanderaba con comportamiento, gestos y lenguaje de extrema izquierda una oferta política que aseguraba ser transversal, para “el pueblo” en general y sin distinciones. A Podemos le ha perdido su algarabía y divisiones internas, la prepotencia, su antipática relación con quienes no le son estrechamente fieles, el ingenuo error de creer que una de las instituciones más antiguas de España, el PSOE, se podía derribar con tiros de salva verbales; el desconocimiento de las formas más elementales, no ya de hacer política, sino de plantear, negociar y resolver problemas en una sociedad compleja y diversa como la española de nuestros días (¡aquella foto de Iglesias con “sus ministros”!); y, sobre todo, el de la forma de pensar y de ser de los españoles (que Pablo Iglesias dijera que no podía imaginar el debate que generó la compra de su nueva vivienda es buena prueba de ello).

Ciudadanos se equivocó también cuando se introdujo en la escena nacional con un doble lastre que terminaría siendo demasiado pesado. Uno, el de no despegarse de la estela del PP, como hubiera sido obligado en un partido sinceramente regenerador. De hecho, se convirtió en su muletilla y su único triunfo electoral se ha producido cuando lo ha combatido. Y otro, disimular su auténtico proyecto por la vía de hacerse pasar por un simple partido gran-nacional, tan exageradamente, que ha rozado la caricatura y en folklorismo más primario y ridículo.

El partido de Rivera se sentó a ver pasar el cadáver de su enemigo cuando lo que en realidad estaba en juego era quién era capaz de poner al PP fuera del cuadrilátero. Resulta a posteriori impresionante que los dirigentes de Ciudadanos creyeran que podrían tener una baza victoriosa en el combate contra el PP uniendo su destino a él y sin mostrar claramente que su nuevo partido formaba parte de la nueva energía que debería regenerar España. Tanto como el comprobar que en Cataluña ganaran las elecciones y no hayan sido capaces de generar no ya alternativa sino resistencia real alguna frente a lo que allí está pasando.

Pero cuando, a mi juicio, ambos partidos cometieron el gran error que anuló a Podemos como alternativa al esquema político-institucional de la Transición y que ha impedido que Ciudadanos se configure como tal a la hora de la verdad fue después de las elecciones de 2015 y 2016.

Era evidente que ninguno de los dos podía encabezar la alternativa en aquellos momentos. Lo era también que no se trataba de que hubieran forjado una alianza entre ellos, que hubiera sido tan incomprensible, como no viable, además de innecesaria. Pero su gran error estratégico fue no haber impulsado un vector de fuerza capaz de desplazar del gobierno al Partido Popular para comenzar una nueva etapa, un objetivo al que implícita pero muy claramente apuntaban los resultados electorales.

Es verdad que una acción de ese tipo (por ejemplo, por la vía de que Podemos hubiera dejado gobernar a PSOE-Cs, que Ciudadanos hubiera dado el visto bueno a un gobierno del PSOE más o menos apadrinado por Podemos y otras fuerzas, como ahora ha sucedido,  o mediante un acuerdo tripartito de PSOE-Podemos-Cs que se hubiera traducido en un gobierno quizá de independientes o de dirigentes de segundo escalón, entre otras posibilidades) hubiera podido ir en contra de sus intereses particulares del momento. Pero, seguramente, solo en contra de los de a corto plazo porque la sociedad hubiera podido contemplar que esos dos partidos casi recién nacidos eran los impulsores efectivos, las fuerzas latentes, de la regeneración, aún no completa dados los resultados electorales, cierto, pero ya en marcha. 

Lo que ha ocurrido como consecuencia de todo ello es una prueba del algodón de la histórica torpeza de Podemos y Ciudadanos. 

Aunque Ciudadanos tiene todavía opciones para ocupar el lugar del centro derecha que ocupó el PP, no lo tendrá fácil, entre otras cosas, porque sus patrocinadores se deberán pensar mucho si vuelven a confiar en Rivera como estratega. 

En resumidas cuentas resulta  que los dos partidos “nuevos” han pasado a ser parte del pasado, mientras que uno de los viejos es ahora, gracias a la jugada maestra de Pedro Sánchez, el nuevo referente de la política española y en quien a toda velocidad parece depositarse la mayor confianza para regenerarla. 

El ridículo de Ciudadanos pidiendo que el recién elegido presidente convoque ya elecciones o el patético lamento de Podemos porque no forman parte de un gobierno que Pablo Iglesias califica de débil (algo sorprendente cuando viene de quienes siempre han dicho que la fuerza de una opción política viene de la calle y de la complicidad y el apoyo de la sociedad y no de lo que ocurra en las instituciones) es un auténtico fin de fiesta para ambos. De ser los llamados a impulsar y liderar el cambio y la regeneración de España han pasado (en unos días en el caso de Ciudadanos) a llorar impotentes por las esquinas. En política la torpeza se paga en la misma medida con que han resultado premiadas la determinación y la audacia de Pedro Sánchez. Lo que ocurra a partir de ahora, y hacia qué lado se vuelque finalmente la acción de su gobierno, es otra cosa.

-------------------------

Juan Torres López es Catedrático de Economía Aplicada de la Universidad de Sevilla.

 

Autor >

Juan Torres López

es economista. Es miembro del Consejo Científico de Attac España y catedrático de Economía aplicada en la Universidad de Sevilla.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

10 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. zyxwvut

    Las metidas de pata de Podemos comenzaron en Cataluña, dando su aval a una operación de listas pactadas de la vieja e inútil izquierda, lacaya de la corrupción del pujolismo, y de un grupo confuso de "nuevos políticos", con un lenguaje secesionista y una larga tradición de sumisión a la CUP, que buscaban obtener un puesto remunerado en la política profesional. Eran las prisas electorales, como en toda España, se dejó de lado el debate político y la construcción organizativa para meterse en una carrera para "tomar el poder", se inventaron absurdos como la " máquina de guerra electoral " y otras ocurrencias similares. En Cataluña, una parte de la sociedad, harta de nacionalismo, vió las estúpidas complicidades con fuerzas tan embusteras y faltas de ética como ERC, y abandonó el proyecto. Y así llegamos a la miseria actual.

    Hace 2 años 11 meses

  2. Carlos I

    Ahora me explico el porqué no fue integrado en el equipo económico de Podemos, Sr. Torres, no daba Ud la talla y además le vieron el plumero a tiempo. Que le vaya bien con sus intereses, que como debería saber, no coinciden con los de casi nadie de los que somos/estamos indignados por las castas "gobernantes" de ayer y de hoy.

    Hace 2 años 11 meses

  3. Antonio

    Sr. Juan Torres, no creo que con articulos como este, con tan mala "baba", el Sr. Sanchez o su asesor Sr. Redondo, lé nombre en un futuro ministro, le recomiendo para este menester más finura y menos arrastrase por el fango.

    Hace 2 años 11 meses

  4. JMD

    Se equivoca usted señor Torres, en su artículo/oda sobre las bondades del PSOE. No ha pasado una semana y ya ha tenido dos errores importantes, la falta de visión con el Sr. Huerta y la no derogación de la reforma laboral del PP que tanto daño ha hecho a los trabajadores españoles. Este partido conviene recordar que no es otra cosa que una de las dos patas que se le puso al régimen de 1978 para apuntalarlo (en la actualidad son 3 con Ciudadanos). El PSOE siempre que ha gobernado ha dado grandes dosis de maquillaje a la política española, pero ninguna reforma profunda de los grandes problemas que tiene el estado (corrupción, modelo territorial, modelo de estado, justicia social, independencia judicial, mercado laboral, entre otros). El PSOE es a la política española, lo que el Papa Francisco a la Iglesia: la cara amable, las buenas palabras e intenciones, pero que no abordan los problemas reales. Usted bien sabe, puesto que ha formado parte del proyecto de Podemos, que es el único partido (junto a sus socios de Unidos Podemos) que puede ser capaz de dar carpetazo al modelo caduco de 1978 y solucionar los problemas anteriormente descritos. Evidentemente ha cometido errores, como todo en la vida, eso sí, no creo que el PSOE sea ninguna ejemplaridad de unión de partido, ni pueda dar lecciones sobre luchas internas, un partido donde Susana Díaz aguarda con impaciencia y en silencio la caída del “maniquí Sánchez”, pero que los arboles no le impidan ver el bosque. Desconozco que le ha movido a ese cambio de criterio, pero una reflexión no le vendría mal. Quizá si mirara a la realidad de frente sin sucumbir a los cantos de sirena del globo del gobierno de Sánchez, que por cierto no tardará en desinflarse… cambiaría su criterio. Es usted una persona inteligente, y rectificar es de sabios.

    Hace 2 años 11 meses

  5. Daniel

    ¿Determinación y audacia de Pedro Sánchez? Quiere decir para volver a su silla no? Aunque luego sea impotente o inapetente para regenerar su partido. Aunque Podemos sin duda se ha equivocado demasiadas veces ya, y parece a estas alturas un partido viejo de chalet y pandereta, sin su ayuda Pedro Sánchez seguiría en su monasterio liderando al mismo PSOE de siempre, con caciques regionales de pandereta, procesiones, faralaes, faraones/as y Endesas varias. El único camino recto y bien hormigonado de Pedro Sánchez ha sido el de volver a su trono, en todo lo demás es y ha sido una veleta en medio de la tormenta. Ya veremos si aprovecha esta operación de márqueting para hacer algo de limpieza, empezando por Andalucía y acabando por sus propias alcantarillas.

    Hace 2 años 11 meses

  6. Mark

    Una de las muestra de la torpeza de Podemos y su plebiscitaria, vertical y ocurrente dirección fue pasar de un día para otro a ir colocando a capricho a figuras (¿figurones?) que poco tenían que ver con los anhelos y propuestas de la primera hora. O al menos poco como para colocarlos como pivotes políticos. Y con las rebajas y los virajes llegaron tras escasos meses los Villarejo, el propio JUAN TORRES, Carmena, etc, progres que a la menor se han mostrado defensores del régimen en el mejor de los casos y palafreneros del "socialismo" nacionalista español. Podemos merece críticas por su torpeza pero que las hagan personajes como el autor sólo representa justicia poética para con la dirigencia que tuvo el desatino de colocarlo como gurú. Toma resentimiento.

    Hace 2 años 11 meses

  7. Niltsiar

    Que torpes todos... debe ser usted el único listo. O al menos el más prepotente.

    Hace 2 años 11 meses

  8. anónimo

    ¿Por qué estáis borrando los comentarios?

    Hace 2 años 11 meses

  9. Nosuko

    Vaya basura de artículo. Una oda al apoyo al bipartidismo obsoleto y putrefacto, rezumando hipocresía a raudales. CTXT, ¿en qué te has convertido? ¿También en un maporrero del poder? Parece que desde que "regresó" el PSOE al poder, los "trepas" han salido de la hibernación para empezar a comer carroña.

    Hace 2 años 11 meses

  10. jm

    Flipada de post, un ejercicio de subjetivismo ayuno de argumentación. Puede deberse a la necesidad imperiosa de crear contenido en ejercicio del rol de articulista o tal vez a una burda hagiografía del pedrismo en apoyo de la resurreción del PSOE, a cuya estela viene navegando el autor desde hace un par de años. Deplorable en cuaqluier de los casos. Un compendio de generalidades sin valor informativo ni argumentativo impropio del autor, quien antaño resultaba brillante. Queda claro que sus simpatías no andan con Ciudadnos ni con Poemos y poco más.

    Hace 2 años 11 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí