1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Keeanga-Yamahtta Taylor / Activista y escritora

“El racismo se usa para dividir a la clase obrera”

Lucía Mbomío Madrid , 3/07/2018

<p>Keeanga-Yamahtta Taylor, durante la entrevista. </p>

Keeanga-Yamahtta Taylor, durante la entrevista. 

L. M.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

Keeanga-Yamahtta Taylor dice que su nombre se lo inventó su padre, ya que poder llamar a sus hijos como querían era el único espacio de libertad que tenían las personas negras en los años 70 en Estados Unidos. Más de cuatro décadas después, bebe del espíritu contestatario de su progenitor y lo lleva más allá. Académica, activista y escritora, visitó recientemente Madrid para presentar su último libro Un destello de libertad. De #BlackLivesMatter a la liberación negra (Traficantes de Sueños) y hablamos de racismo, de capitalismo, de política, de lo que se ha conseguido y de lo mucho que queda por hacer. Mucho.

En su libro dice que el 80 % de las personas que recibieron disparos por parte de la policía entre 2007 y 2013 eran afroamericanos. No parece muy exagerado decir que las vidas negras en EE.UU. corren peligro...

El problema es que no es sólo en Filadelfia sino en el país entero. En todas las categorías que sirven para medir la calidad de vida, la gente negra está en la peor posición: en términos de pobreza, desempleo, subempleo, o disfrute de los recursos de las instituciones públicas. Pero es que además, la gente muere a manos de la policía y la mayoría son afroamericanos. Esa es una de las razones por la cual emerge el movimiento Black Lives Matter.

En términos políticos, esperábamos que Obama hiciera algo, la gente negra tenía grandes expectativas por el hecho de ser un presidente negro, de modo que la decepción fue enorme al comprobar que fue incapaz, en muchos casos, de jugar el papel de facilitador. Ni el racismo ni la brutalidad policial eran nuevas, ni tampoco la desigualdad estructural, lo cierto es que nada era novedoso salvo la expectación generada hacia el Estado, no sólo por Obama sino por el plantel de personas negras que había en su Administración: la concentración más alta de profesionales negros de la historia de América. Sin embargo, todo siguió igual para la gente negra de a pie.

¿Le resulta incómodo criticar la gestión de Obama siendo negra?

Obama ha jugado un gran papel en la perpetuación de las estructuras racistas

No. Quizá para algunas personas lo es, pero no para mí y creo que tampoco para los jóvenes afroamericanos ligados a Black Lives Matter. Eso no significa que ahora no sea peor porque Trump es un racista horrible y asqueroso, pero eso no puede nublar la memoria acerca de lo que representó la Administración Obama. Cuando Tryvon Martin fue asesinado por la policía, Obama no se pronunció; cuando Troy Davis, un hombre negro condenado a muerte en Georgia, fue ejecutado en 2011, estudiantes negros de Washington DC marcharon hacia la Corte Suprema y se manifestaron en la ciudad. En esa ocasión, tampoco hubo respuesta por su parte. La gente sabía que él no podía hacer nada, pero necesitaban que dijera algo y no lo hizo. En su lugar, tras la muerte de Troy Davis, envió a una persona blanca a decir que era un asunto del Estado, no del Gobierno Federal. Así que en todos esos momentos críticos, en los que tuvo una oportunidad de conectar con la gente negra que le había votado, se negó a hacerlo. Obama ha jugado un gran papel en la perpetuación de las estructuras racistas. Así que no me siento mal por criticarle ya que lo merece, lo hizo fatal con la clase pobre y trabajadora negra.

De sus textos extraigo que el racismo tiene género.

Por supuesto. El racismo hacia los hombres negros en Estados Unidos es más severo, pero para las mujeres negras tiene otra dimensión. Mientras los varones han sido arrestados de manera desproporcionada, las mujeres han padecido las consecuencias de esos encarcelamientos masivos. Muchas familias afro son monoparentales, es la mujer quien debe encargarse de todo y la mayor parte de ellas, gana menos de 15 dólares por hora y tiene que enfrentarse a desahucios.

El feminismo debe comprender que para entender la desigualdad existente bajo el capitalismo, tiene que ser consciente de las condiciones en las que viven las mujeres negras con el fin de luchar para terminar con esa situación. Las mujeres negras representan el eslabón más bajo del orden social, no sólo en EE.UU. sino en el mundo.

O sea que raza y clase van de la mano.

Por supuesto que van de la mano en Estados Unidos. Las personas negras están arriba del todo en los rankings de pobreza de la clase obrera. Desempeñan los trabajos peores, van a las peores escuelas y tienen los peores niveles de acceso a los recursos. Es importante entender la clase, pero también ver cómo el racismo se usa para dividir la clase obrera y hacer más difícil, si no imposible, unirse para luchar por los intereses comunes de la clase trabajadora.

¿Pero cree que la gente negra rica también puede ser víctima de racismo?

Por supuesto, de hecho, es así, pero su posición de clase cambia sus experiencias. Puede que les vigilen en una tienda o que no les coja un taxi, eso es muy desagradable, sin duda, pero no tiene nada que ver con que te echen de tu casa por un desahucio, que te maten o que te manden a prisión buena parte de tu vida.

La idea de que hay igualdad en Estados Unidos ignora que el racismo es uno de los pilares en los cuales se asentó la construcción del país

Una de las novedades entre la población negra, en los últimos 50 años, es la emergencia de una división de clase. Desde el movimiento por los derechos civiles de la década de los 60 se ha creado una pequeña pero significativa élite y clase política negra. Son muy pocos pero tienen mucha visibilidad e influencia entre los afroamericanos. Con todo, la realidad es que la mayor parte de las personas negras no están bien, el sistema no funciona y las condiciones no han cambiado gran cosa en los últimos cincuenta años.

La idea de que hay igualdad en Estados Unidos ignora que el racismo es uno de los pilares en los cuales se asentó la construcción del país, es parte de lo que ha convertido a EE.UU. en la nación más poderosa del mundo. Por lo tanto, es muy difícil deshacer algo así.

Parte de la estrategia para que la clase trabajadora desconfíe entre sí es crear estereotipos, enemigos en su seno, decir que los latinos quitan los puestos de trabajo, que los negros están ligados a la inseguridad y el crimen o que los musulmanes son terroristas… De esta forma, continuamos enfrentándonos entre nosotros, mientras los ricos son más ricos que nunca.

Hablando de la comunidad latina, ¿cómo es vivir en un país en el que cada día hay noticias de deportaciones de personas, de separaciones de familias, etc.?

Es horrible y creo que puedes ver el nivel de terror que existe en la comunidad latina por la falta de protestas contra lo que está sucediendo. Vengo de Chicago –aunque viva en Filadelfia–, Chicago tiene una de las mayores concentraciones de población mexicana de Estados Unidos. Tuve una reunión en un instituto con jóvenes latinos, la mayor parte de ellos indocumentados, y me contaban que no hay nadie en las calles porque la gente teme que la policía de inmigración les descubra.

En 2006, hace 12 años, cuando el Gobierno amenazó con cambiar las leyes migratorias en un sentido represivo, millares de inmigrantes tomaron las calles para protestar, gente con documentación o sin ella, pero eso no está pasando ahora, porque la Administración Trump es, literalmente, terrorista.

Esto no sólo destruye a las familias latinas, el Gobierno está a favor de la supremacía blanca, eso significa amenazar constantemente a las personas negras y de color que viven “en los márgenes”. La gente que cree que esto únicamente afecta a los inmigrantes, que no deberíamos preocuparnos porque no nos concierne, debe saber que la normalización y legitimación de estas prácticas hacen posible que se acaben usando contra cualquiera.

Pero también hay otro tipo de noticias, por ejemplo, la elección de Alexandria Ocasio-Cortez en las primarias neoyorquinas del Partido Demócrata, una mujer, socialista, afrolatina que propone la creación de un seguro sanitario universal, que las universidades sean gratis o abolir la policía migratoria, entre otras cosas.

Efectivamente. En 2016, cuando Hillary Clinton respondía al “Hagamos América, grande de nuevo” –Make America great again– de Trump con un “EE.UU. ya es grande” me pareció una estupidez. Decir eso mientras el movimiento negro y otros de carácter social estaban viviendo momentos de tensión y la gente se sentía insegura, no tenía ningún sentido.

La victoria de Ocasio-Cortez demuestra que si presentas una propuesta radical alternativa, los votantes van a valorarlo. Su agenda, en principio, parece estar algo aislada del programa del Partido Demócrata, así que habrá que ver cómo va a ser su relación con él y qué desafíos se presentan. No hay respuestas fáciles, sea como fuere, este resultado deja claro que si tienes un mensaje rupturista y agresivo puedes ganar.

Las estrategias del activismo de la comunidad negra han cambiado: los Panteras Negras daban desayunos, clases extraescolares y mostraban sus armas, ¿cuáles son las de Black Lives Matter, en la actualidad?

Es una gran pregunta. creo que no está clara. Black Lives Matter es una red que está descentralizada, el movimiento hace las veces de paraguas de más de 50 o 60 organizaciones, desde hace dos años.

Es muy bueno que nos preguntemos qué queremos, porque, pese a que deseemos mejorar la calidad de vida de las personas negras, no tenemos claro cómo vamos a hacerlo. Tenemos que analizar muchos aspectos importantes para nosotros: el activismo en redes sociales, el papel de los medios de comunicación, las próximas elecciones que serán en 2020 o, incluso, las protestas en las calles. Una de las últimas fue hace muy poco en Filadelfia a raíz de que la policía disparó a un chico negro de 17 años. Hubo manifestaciones durante tres o cuatro días y muchos arrestos.

El Gobierno de EE.UU. es uno de los grandes generadores de violencia del planeta y, la verdad, no sé si esa conciencia existe

El problema es que no hay suficientes espacios democráticos en los que discutir cómo deberíamos ser, qué políticas sociales y estrategias deberíamos seguir. Estas cuestiones planean constantemente, pero aún no las hemos debatido de una manera pública.

El siguiente paso, tras Black Lives Matter, según el título de su último libro, sería la liberación, ¿cuándo y cómo?

Es imposible saberlo. El título surge porque creo que Black Lives Matter en EE.UU. necesita abrirse a otras cuestiones y reflexionar sobre la naturaleza de la sociedad americana. La mayor parte de las personas negras, como he dicho antes, pertenecen a la clase trabajadora o, directamente, son pobres. Hay que preguntarse por qué y evitar análisis superficiales. Hacerlo permite darse cuenta de que se trata de un problema del sistema: el capitalismo y el racismo se entrecruzan, así que, quizá deberíamos pensar que la solución está en una sociedad anticapitalista. 

Fuera de EE.UU. conocemos los nombres de muchos afroamericanos que han sido asesinados allí, pero ¿qué sabe la comunidad negra estadounidense de lo que sucede fuera de sus fronteras con las personas negras?

Opino que esa es una de las debilidades del movimiento, nos falta internacionalizarnos, tener una perspectiva global y establecer conexiones reales y útiles entre grupos de diferentes países. Para mí, además es importante que asumamos la responsabilidad y el conocimiento del lugar que ocupamos en el mundo. El Gobierno de EE.UU. es uno de los grandes generadores de violencia del planeta y, la verdad, no sé si esa conciencia existe.

A veces creemos que con ser negros y tener experiencias de racismo similares es suficiente, pero no, tenemos que conocer la historia, porque eso nos permitirá entender cuestiones que tienen que ver con los refugiados, por ejemplo, muchos de los cuales son africanos.

Sería importante para los americanos poder viajar, cuando viajas y conoces gente, te das cuenta de que esas personas son como tú, tienen familia, trabajo, sueños, hasta visten como tú. Esto que parece obvio, es fundamental en Estados Unidos ya que, a veces, creemos que todos los que están fuera de nuestro país son completamente diferentes. Así es más fácil que no respondamos cuando nuestros gobiernos lanzan bombas y asesinan a miles de kilómetros de nuestras casas. En cambio, cuando conoces a gente fuera te das cuenta de que también son personas, estén donde estén. Suena romántico, pero es verdad y es importante recordarlo.

Donald Trump llamó agujero de mierda a otros países y, realmente, el agujero de mierda es Estados Unidos. La gente no tiene nada, vive en situación de pobreza y sobrevive con dificultad y no lo sabemos. Forma parte también del aprendizaje entenderlo y dejar de pensar que Estados Unidos es el mejor lugar del mundo, porque no lo es.

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Lucía Mbomío

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Da igual

    Estimada Lucía Mbomio, Gracias por la entrevista pero la autora es Profesora en Princeton, un dato que no resume su breve perfil "activista y escritora" ni se dilucida en ninguna de las preguntas. Circunstancia que nos hace pensar no sólo en la gravísima situación en la que se encuentran las vidas negras en los EEUU sino en el lugar de enunciación desde el que se produce/emite o investiga un discurso como el de la autora. Saludos.

    Hace 3 años 3 meses

  2. MARCEL MENENDEZ DE LA TORRE

    MUY BUEN ARTICULO ESE DE LA ENTREVISTA LUCIA MBOMIO, MUCHAS VERDADES QUE DICE SOBRE OBAMA, EN SU EPOCA EL LLAMADO POR LOS YANQUIS "DICTADOR " FIDEL CASTRO ANUNCIABA SUS PUNTOS DE VISTAS SOBRE EL ENCANTADOR DE PERSONAS DE OBAMA Y SUS DISCURSOS MEDIATIZADOS Y OPORTUNISTAS...EN CUBA TRATO DE ENGAÑAR CON SUS FRASES Y PALABRERIAS PERO SON MUCHOS AÑOS RECIBIENDO MENTIRAS Y AGRESIONES PARA CONFIAR TANTO EN UN INVASOR YANQUI...LA VIDA Y EL TIEMPO HA DEMOSTRADO SUS FALASIAS Y SU VERBORREA MENTIROSA Y OPORTUNISTA...

    Hace 3 años 3 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí