1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

El lenguaje inclusivo frente a la RAE

Deliberadamente o no, la Academia está encubriendo una posición ideológica clara acerca del uso del lenguaje y se está haciendo desde una posición de poder privilegiada

Manuel Almagro Holgado 4/07/2018

<p>El escritor Francisco Rico, uno de los académicos de la RAE en contra del uso del lenguaje inclusivo  </p>

El escritor Francisco Rico, uno de los académicos de la RAE en contra del uso del lenguaje inclusivo  

Wikimedia (RAE)

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

Hagamos un breve ejercicio de imaginación. Piensa por un momento en un grupo de genios. Imagínatelos a todos en una habitación, uno haciendo garabatos en un papel, otro haciendo aspavientos frente a una pizarra, etc. Recréate unos segundos con la imagen. Ahora imagínate a un grupo de futbolistas. Imagínatelos a todos entrenando para un partido y siguiendo las instrucciones de sus preparadores. Por último, piensa en un grupo de científicos tratando de resolver un complicado problema teórico.

Si el uso del masculino genérico es realmente inclusivo y si términos como “genios”, “todos”, “futbolistas”, “preparadores” y “científicos” son completamente neutrales con respecto al género siempre que se usan, entonces en el ejercicio anterior te habrás imaginado a grupos donde no solo había hombres. Quizás este sea el caso. Quizás seas una persona ajena a los prejuicios y las asociaciones que se explotan mediante el uso del lenguaje y, mientras leías esto, te hayas imaginado a grupos que incluían a mujeres futbolistas, preparadoras, científicas, etc. El problema es que el resto, criados en sociedades donde existe la discriminación por motivos de género, no estamos exentos de estos sesgos.

El significado de las palabras es público y está estrechamente ligado a nuestro modo de vida social

Por otro lado, y aún más importante, aquello que hacemos cuando usamos el lenguaje no depende solo de nuestras intenciones o de nuestras representaciones privadas. El significado de las palabras es público y está estrechamente ligado a nuestro modo de vida social; al hablar explotamos diferentes mecanismos, de manera deliberada o no, que no dependen exclusivamente de lo que hay en nuestras cabezas. Nuestras propias intenciones y representaciones no son suficientes para asegurar que no excluimos, discriminamos, ofendemos o somos sexistas cuando usamos el lenguaje.

Hay multitud de estudios que apoyan empíricamente la idea de que usando el lenguaje podemos excluir, discriminar u oprimir a un grupo desfavorecido e influir en sus decisiones futuras. En un estudio publicado en la revista Science en 2017, la filósofa Sarah-Jane Leslie descubrió, junto a sus colegas Andrei Cimpian y Lin Bian, que los estereotipos nos influyen desde bien temprano. En concreto, descubrieron que ya a la edad de seis años las niñas comienzan a identificarse con menos frecuencia que los niños con expresiones como “genio” o “alguien muy, muy listo”. Se perciben y son percibidas progresivamente como si fueran menos brillantes que los niños de su misma edad, que sí se identifican y son identificados con este tipo de expresiones. En otro estudio posterior, llevado a cabo por las mismas personas y publicado en la revista Journal of Experimental Social Psychology, se descubrió que las mujeres suelen estar menos interesadas en carreras y en ámbitos científicos asociados con la posesión de un talento innato. Esto contribuye a la generación de una brecha de género importante en la mayoría de las carreras científicas, brecha que se mantiene incluso en los países con mayores índices de igualdad. En sintonía con este trabajo, un estudio anterior publicado en 2007 en la revista Journal of Educational Psychology, llevado a cabo por Pascal Huguet e Isabelle Régner, mostró que las mujeres de diferentes grupos de bachillerato solían hacer peor el mismo ejercicio cuando pensaban que se trataba de un ejercicio de geometría que cuando creían que se trataba de un ejercicio de dibujo.

Cambiar lo que hacemos cuando usamos el lenguaje no es solo una cuestión de cambiar nuestras intenciones

Estudios de este tipo muestran, por un lado, que hay una fuerte asociación entre términos como “genio” y el género masculino y, por otro lado, que esta asociación influye en que de hecho sea el caso que al utilizar estos términos en determinadas situaciones estemos discriminando a algún grupo desfavorecido e infrarrepresentado. El mecanismo asociativo que opera cuando usamos estos términos no es nuevo. El lenguaje con frecuencia se ha utilizado y se utiliza como arma propagandística y con fines de exclusión y opresión, como ocurre por ejemplo con el fenómeno de los silbatos para perro (dogwhistles), recientemente tratado en la prensa por J. R. Torices. Las asociaciones que explotan determinados mecanismos de exclusión lingüística pueden explotarse de manera deliberada o no. Alguien puede no tener la intención de excluir a un grupo no privilegiado con sus palabras, alguien puede por ejemplo referirse con éxito no solo a hombres cuando utiliza la palabra “científicos”, pero el significado de las palabras, su efecto y lo que hacemos con ellas, no está completamente determinado ni por la referencia ni por las intenciones de las hablantes. Otros elementos contextuales, tales como la posición socioeconómica de la persona que habla, el medio empleado o el propósito de la conversación o discurso, juegan un papel crucial a la hora de determinar lo que de hecho se comunica. Cambiar lo que hacemos cuando usamos el lenguaje no es solo una cuestión de cambiar nuestras intenciones.

Como lo que hacemos cuando usamos las palabras en determinados contextos escapa a nuestro control, podemos discriminar, excluir u ofender sin pretenderlo; podemos perpetuar inadvertidamente patrones de dominación con el uso que hacemos del lenguaje. Esta es una de las razones por las que, en ocasiones, no pertenecer a un grupo desfavorecido particular elimina el derecho a priori a utilizar ciertas palabras sin resultar ofensivo, incluso aunque no se tenga la intención de serlo, como ocurre por ejemplo con el uso de algunos términos racistas. La otra cara de la moneda es que, al igual que podemos resultar discriminatorias, excluyentes u ofensivos sin pretenderlo, también podemos ser discriminatorios, excluyentes u ofensivas sin parecerlo. Del mismo modo que al utilizar algunas palabras en determinados contextos podemos estar excluyendo a un grupo sin quererlo, también podemos excluir a un grupo deliberadamente y tratar de encubrirlo. En otras palabras: se pueden hacer pasar evaluaciones y juicios ideológicos por descripciones, por información objetiva acerca de algo. Esto último suele ocurrir en casos como los mencionados de silbatos para perro, pero también en situaciones en las que alguien usa el lenguaje de manera discriminatoria, excluyente u ofensiva y trata de negarlo apelando a alguna acepción particular recogida en el diccionario, a la economía del lenguaje, a su libertad de expresión o a cualquier otra razón que, quizás sin pretenderlo, encubra la cuestión. Por ello resulta muy importante reflexionar acerca del modo en el que nos comportamos lingüísticamente y reflexionar también acerca de cómo nos gustaría comportarnos, qué nos gustaría hacer y no hacer cuando nos comunicamos. El lenguaje inclusivo es una invitación a participar de esta obligación, a pensar sobre la posición que de hecho ocupamos cuando usamos el lenguaje. La idea que subyace a la tarea de ser inclusivos con nuestro comportamiento lingüístico es la de combatir la desigualdad también desde el lenguaje, tanto la deliberada como la que no lo es, tratando de eliminar los usos discriminatorios y visibilizando a los grupos infrarrepresentados. Expresar actitudes sexistas al hablar es ser sexista; no hay un uso neutral, no sexista, de las expresiones que de hecho fomentan la discriminación por razones de género.

La Real Academia Española (RAE) se ha opuesto a determinadas instancias de lenguaje inclusivo y ha defendido en diferentes ocasiones y a través de diversos medios que el masculino genérico no es discriminatorio. Desde la RAE se ofrecen varias razones en contra del lenguaje inclusivo. Algunas de estas razones han sido que el significado de las palabras es el que ya está recogido en el diccionario o que los desdoblamientos a los que incita dejar de usar el masculino como genérico atentan contra el principio de economía del lenguaje. También se ha defendido que el lenguaje inclusivo fomenta situaciones como la que tuvo lugar hace unas semanas, cuando una empresa aceitera decidió no pagar a sus empleadas alegando que en el convenio no se hablaba de trabajadoras, o que el uso de la letra “e” como marca de género es innecesario y ajeno al sistema morfológico español. Sin embargo, como ya hemos mencionado antes, lo que hacemos con nuestras palabras no siempre depende de nuestras intenciones, ni de las que decimos que son nuestras intenciones.

Oponerse al lenguaje inclusivo dificulta la reflexión productiva sobre nuestro comportamiento lingüístico

Oponerse al lenguaje inclusivo aduciendo razones lingüísticas difícilmente defendibles desde cualquier teoría contemporánea razonable del significado es expresar una fuerte oposición a combatir la desigualdad desde el lenguaje. Esto es en parte así porque supone obviar gran parte de la producción científica sobre las diferentes injusticias que se cometen a nivel lingüístico y la creciente demanda social con respecto al cambio en el uso del lenguaje. Independientemente de que se haga de manera deliberada o no, desde la RAE, en esta ocasión, se están favoreciendo las condiciones que permiten la discriminación, la exclusión y la opresión lingüística, se está dificultando la reflexión productiva sobre nuestro comportamiento lingüístico. Oponerse al uso inclusivo del lenguaje alegando que este no respeta las reglas gramaticales convencionales no es ser neutral con respecto al debate acerca de la injusticia lingüística. Oponerse al lenguaje inclusivo por estas razones es favorecer la posición en el debate que niega tal fenómeno. La supuesta neutralidad ideológica a la que se apela desde la RAE tiene una carga ideológica claramente conservadora, lo sepan o no. Es falso que el lenguaje sea inmutable, y también es falso que el lenguaje no sea discriminatorio. Las razones que a menudo se ofrecen desde la RAE en contra del lenguaje inclusivo tienen forma de descripciones, aparentan ser simples afirmaciones que ofrecen información acerca de cómo son las cosas, acerca de cómo funciona de hecho el lenguaje. Sin embargo, deliberadamente o no, se está encubriendo una posición ideológica clara acerca del uso del lenguaje y se está haciendo esto desde una posición de poder privilegiada.

--------------------------

Manuel Almagro Holgado es doctorando en Filosofía del lenguaje en la Universidad de Granada.

Autor >

Manuel Almagro Holgado

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

28 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Daniel Mingrone

    En el ejercicio imaginé todos hombres, pero no por el lenguaje... en el caso de futbolista es con "a" no es futbolisto... sin embargo uno imagina hombres porque históricamente lo practicaban los hombres... genios imagino hombres porque si bien hay muchas "genias" la mujer está en sus albores de desarrollo porque simpre estuvo relegada y la mayoría de los genios de la humanidad fueron hombre... lo mismo con los científicos... la mayoría de científicos son hombres... no creo que tenga que ver el lengüaje con esto. Si digo presidente, que no es ni con "o" ni con "a" igualmente imaginaré un hombre, pero sólo que la mayoría de los presidentes son hombres... en cambio si digo que había un grupo de residentes me los imaginaré mezclados, pero si digo combatientes imaginaré hombres porque las mujeres no iban a la guerra, no por el lengüaje.

    Hace 1 año 8 meses

  2. Pedro

    Veamos: el diccionario de la RAE según la misma Academia promulga es un documento que recoge términos de uso normal y extendido, sin carácter normativo estricto pero si referente. El lenguaje inclusivo es de uso reciente y no extendido, por mucho que queramos incidir en el mismo, y por lo tanto no ha llegado aún el momento en que la institución haya considerado integrarlo en su obra. Lo demás es dar palos de ciego y querer encontrar discriminación cuando, sencillamente, no existe.

    Hace 2 años

  3. Asier

    Estimado Sr. Almagro: No soy de su misma opinión, la realidad no de da la razón: imagine una lengua en la que no existan "el" ni "ella", y no sólo eso, sino que el plural inclusivo es siempre femenino. Por ejemplo, un grupo de hombres que son profesores se nombrarían "las profesoras". Un lenguaje neutro, sin género y con el plural inclusivo siempre femenino, hablado durante siglos ¿cree usted que eliminaría brechas y discriminaciones de género?... Esa lengua es el Farsi, la lengua oficial de Irán.

    Hace 2 años 1 mes

  4. Kurt_Rambis_Jr.

    Tu texto, #Jesús Herrera Peña, muestra de manera ejemplar tu desconocimiento del lenguaje inclusivo. Este ni consiste en desdoblar por desdoblar ni tiene como fin que el mensaje no se entienda. Te recomiendo lo mismo que a #Antonio: ridiculizar menos y estudiar un poco más. Te doy unas cuantas ideas por si te animas a reescribir tu engendro. ---> "La militancia de nuestro partido apoya la decisión del Congreso respecto al proyecto de ley de la reforma educativa. Este proyecto, como es sabido, permite a las familias escoger libremente el tipo de educación que deseen para sus hijos e hijas. Todas las personas del partido, sea cual sea nuestra responsabilidad, estamos convencidas de que la educación escolar en la infancia es una herramienta fundamental a la hora de forjar una personalidad crítica, cooperadora y orientada a buscar el bien común. Por eso, sin una enseñanza infantil de calidad, solo conseguiremos un futuro repleto de mujeres y hombres para quienes la cultura será un estorbo, y no una herramienta con la que entender su relación con el mundo. [...]".

    Hace 2 años 8 meses

  5. Kurt_Rambis_Jr

    Tu ejemplo, #Antonio, es un horror al menos por dos razones. La primera y principal: omites información pertinente para entender el mensaje (¿dónde es el cumpleaños?, ¿a qué hora?, ¿está todo el mundo invitado?, ¿toda la clase de él y toda la clase de ella?, ¿deben avisar a todo el profesorado?, y así podríamos seguir...). Y la segunda: empleas mal el lenguaje inclusivo, pues reducirlo a desdoblar masculinos y femeninos indica que no has leído un solo manual al respecto. Consejo: invierte menos tiempo en ridiculizar al prójimo y más en estudiar (o en corregir algunos de los errores de ortografía que has cometido); nos haría bien como sociedad. Te doy unas cuantas ideas por si necesitas escribir algo parecido a tu mensaje en un lenguaje menos chorra y más inclusivo: María, dile a Luis y a Marta que avisen en el colegio de que su cumpleaños será este viernes a las 17 h en el parque de bolas del barrio. Eso sí, que digan también que aún no sabemos si vendrá el payaso Nemesio Telerín o la payasa Wendy Fantasía para animar la fiesta... Lo que sí sabemos es que, cuando terminemos, a eso de las 20 h, nos iremos al cine a ver "Los increíbles 2". La idea es ir en grupo y pasarlo bien, así que pueden sumarse todas las familias que quieran. Contestación de María: "Ay, qué educado y empático es mi Antonio cuando quiere".

    Hace 2 años 8 meses

  6. Jorge Moncada

    Es intrigante que se trate la libertad de expresión cómo una especie de suerte y que se afirme que no existe un lenguaje neutral. Pero lo más intrigante es que en ninguno de estos discursos a favor del lenguaje inclusivo se tenga una postura que trate de alguna manera la educación desde una edad temprana para corregir este hecho. La posición de la RAE cambiaría automáticamente si la mayoría de hispanohablantes cambiara su forma de hablar, pero preferimos pensar que son una especie de ente que decide cómo debemos expresarnos.

    Hace 2 años 8 meses

  7. Mireya Bolett

    Comparto que lo del lenguaje inclusivo no es un problema filológico sino político. Es inútil discutir desde posiciones encontradas. El lenguaje inclusivo es propio de quienes se preocupan por la histórica invisibilización de la mujer en el lenguaje que queda subsumida, integrada a las expresiones masculinas. El lenguaje crea realidades y al no nombrarse al género femenino se está omitiendo la obligatoria presencia de la mitad de la humanidad y la madre de la otra mitad. Si se quiere ver como "un feminismo trasnochado" se está desconociendo el derecho humano de esa totalidad.

    Hace 2 años 8 meses

  8. RAHEL COHRAN

    Hola. Soy el Sr. Rahel Cohran, un prestamista de préstamos privados que ofrece préstamos de oportunidad de por vida a individuos, empresas comerciales, seguros, etc. ¿Tiene alguna dificultad financiera o necesita préstamos para invertir o necesita un préstamo para pagar sus facturas? ya que estamos aquí para hacer que todos sus problemas financieros sean cosa del pasado. Ofrecemos todo tipo de préstamos en cualquier denominación de moneda con una tasa del 2% sin cuota inicial. Deseo utilizar este excelente medio para informarle que estamos listos para ayudarlo con cualquier tipo de préstamo para resolver su problema financiero. sí, regrese ahora por correo electrónico (contact@saintloan.com) o visite nuestro sitio web (www.saintloan.com) para obtener más información, LE ACEPTA MUY BIEN.

    Hace 2 años 8 meses

  9. Alberto

    Creo que el autor está siendo parcial al no mencionar que la ASALE sí reconoce que es posible que en ciertas circunstancias el lenguaje puede resultar excluyente. Ellos mismos dan una respuesta que les parece adecuada: “Imagínese a un grupo de futbolistas, hombres y mujeres. Otros similates de científicos y artistas...”. Con eso no hay que violar ninguna regla del español y se logra lo que piden los que denuncian a la lengua.

    Hace 2 años 8 meses

  10. Neme Molina

    Si le dices a una niña "científico" y no se siente identificada, a lo mejor va a ser porque su cerebro es diferente del de un niño y prefiere actividades y profesiones que involucran a personas ante que la relación con cosas y artefactos, típica de la mente masculina. COMO DE HECHO SE HA PROBADO HASTA LA SACIEDAD.

    Hace 2 años 8 meses

  11. José Ruiz

    La brecha de género en las carreras científicas está demostrado que se debe a las diferentes preferencias de las mujeres por el trato con personas, mientras que a los hombres les gusta el trato con cosas y máquinas. Los argumentos de este señor me recuerdan al chiste del científico con la rana, que le cortaba una pata, le gritaba "salta", la rana saltaba y él anotaba: "Le corto una pata y salta", y así hasta cortárselas todas, con una conclusión parecida a la de este artículo: "Le corto la cuarta pata y se queda sorda".

    Hace 2 años 8 meses

  12. Fernando Fuster-Fabra Fdz.

    Aún considerando a la RAE como un feudo del conservadurismo anclado en la "cultura patriarcal", mi pregunta al actual Gobierno de España que promueve la equidad en el trato a las personas sin discriminación por su sexo (cuidado que además de mujer y hombre habría que respetar lo neutro, Dª Carmen Calvo), ¿es este el punto prioritario en la reforma de una Constitución Española que hace aguas en numerosos otros artículos relacionado con derechos fundamentales? .... Si tan preocupados están por el cliché hetero-patriarcal, entonces que dejen de ejercerlo como gobernantes en su trato con la ciudadanía pluri-cultural y multi-nacional que hoy habitamos el Estado Español.

    Hace 2 años 9 meses

  13. B

    Somos personas ,humanidad, gente y ciudadania y además mas de la mitad de la población es mujer : ¿ a santo de que el genérico debe ser masculino ? por sus cohones El genérico debe ser femenino y sin lenguaje inclusivo por que ya existen palabras para definir a los dos generos : profesorado, ciudadania, humanidad progenitura, familia, descendecia el caso es que la mayoria de estas palabras también son de gen fem

    Hace 2 años 9 meses

  14. Elias

    El autor del texto comentado dijo: "Estudios de este tipo muestran, por un lado, que hay una fuerte asociación entre términos como “genio” y el género masculino (…)". Pero los estudios mencionados están hechos en inglés, que no diferencia entre el masculino y el femenino en la inmensa mayoría de sustantivos y adjetivos. Así que dichos estudios no son extrapolables al español. Y más bien muestran lo contrario de lo que el autor del texto comentado quiere concluir. Demuestran precisamente que las posibles discriminaciones sociales de género no tienen nada que ver con el género masculino o femenino de las palabras. Efectivamente, hay países con idiomas sin distinción de género que para los feministas serían mucho perores que España. Por ejemplo: Turquía e Irán.

    Hace 2 años 9 meses

  15. Jesús Herrera Peña

    ¡Cuánto sabes, Manuel Almagro Holgado! Mira, mira, que te va a gustar: «Los militantes y las militantas de nuestro partido apoyan sin fisuras la decisión tomada en el Congreso de los Diputados y Diputadas por parte de nuestros representantes y nuestras representantas, en cuanto al proyecto de ley de la reforma educativa, para que los escolares y las escolaras, junto a sus padres y madres, puedan escoger libremente el tipo de educación que deseen para sus hijos e hijas. Nosotros y nosotras en cualquiera que sea la responsabilidad que desempeñemos en nuestro partido, estamos convencidos y convencidas de que la educación escolar en los primeros años de los niños y niñas, es la herramienta más importante para encauzar la personalidad de los españoles y españolas. Sin una aceptable calidad en la enseñanza de los niños y niñas, no conseguiremos que en el futuro lleguen a ser hombres y mujeres cultos y cultas. Estamos seguros y seguras de que las asociaciones de padres y madres de alumnos y alumnas sabrán valorar nuestro esfuerzo. Los vascos y las vascas, los catalanes y las catalanas, los castellanomanchegos y las castellanomanchegas, los andaluces y las andaluzas y en general, todos los ciudadanos y ciudadanas del estado español, sabemos que van a tener muy en cuenta nuestros postulados en materia educativa, en el momento en que todos y todas nos pongamos frente a las urnas. A los hombres y mujeres de nuestro partido, lo que más nos preocupa es el progreso y el bienestar de todos los españoles y españolas».

    Hace 2 años 9 meses

  16. Raman

    Manuel Almagro Holgado: Y.... ¿ligas más con esta postura?

    Hace 2 años 9 meses

  17. Dajo

    El propio autor introduce un troyano en su línea argumental desde los ejemplos con que inicia este panfleto ideológico: el término futbolista. Lo hace, seguramente, porque no lo ha eliminado de la lista de ejemplos recogida en el texto original (escrito en otro idioma) en que se 'inspira'.

    Hace 2 años 9 meses

  18. Antonio

    María di al niño y a la niña que avisen a sus profesores y profesoras de que sus compañeros y compañeras están invitados a su cumple, que además habrá no sabemos aun si payasos o payasas, y que digan a sus padres y a sus madres que después traigan a sus hermanos y hermanas que iremos todos y todas juntos y juntas al cine. Contestación de María: De acuerda.

    Hace 2 años 9 meses

  19. José Luís

    Vale señor periodisto, de acuerdo: a partir de ahora voy a hablar "correctamente" aunque "Igualdad no es que te llamen arquitecta, es que te paguen igual y tengas las mismas oportunidades"

    Hace 2 años 9 meses

  20. jorge

    Un solo argumento c.ontra el lenguaje inclusivo: la literatura, con él, se vuelve imposible

    Hace 2 años 9 meses

  21. Marcial de Luís

    El lenguaje inclusivo es una majadería que nadie que sepa lo mínimo de filología puede sostener. Esta postura es simplemente ideológica y propia de incultos que desconocen el funcionamiento de la lengua española. Yo me niego ni siquiera a debatir esta cuestión con individuos que solo esgrimen la política frente a la lingüística. La artificialidad de esta postura resulta sonrojante. Yo me niego a utilizar estúpidos plurales dobles para solventar una supuesta tara de nuestro sistema lingüístico. Todo lo demás es ignorancia pura.

    Hace 2 años 9 meses

  22. LFA

    El problema no es el significado, sino el significante. Usted podría decir futbolistos pero los sexistas seguirán siéndolo porque el significante no ha variado. Esto es elemental, de primero de filología, pero los cabezas huecas ideologizados no logran entenderlo.

    Hace 2 años 9 meses

  23. javivi

    No hay nada nada más sexista, retrógrado y no inclusivo que referirse a un grupo de genérico de individuos dividiéndolos en 2 grupos distintos según lo que tengan entre las piernas, <b>lo de todas y todos, niños y niñas es un ejemplo de idiocia</b> a la que nos está arrastrando el rancio feminismo actual

    Hace 2 años 9 meses

  24. invitado

    Si lo que el 'pueblo' (concepto meramente negativo: aquello sobre lo que el Orden se impone) tiene una herramienta para desenmascarar las mentiras sobre las que necesariamente se asienta el poder, esa es el lenguaje corriente y moliente. Si las revoltosas y feministos pretenden imitar a esas instancias superiores en sus tejemanejes con la lengua, en la que siempre pretenden meter sus cultas manazas para intentar cambiar lo que ni siquiera comprenden (así, necesariamente confundiran lenguaje con las capas más superficiales del idioma; vgr.: el léxico semántico; o, en el caso de los y las feministas/-os, se creerán que mecanismos profundos de la sintaxis de un idioma como el castellano responden a los sangrantes designios del orden socio-cultural patriarcalista), si pretenden, en suma, hacernos un engorro el tomar la palabra para ciscarse en cualquier reciente mentira que justifique la muerte, el sacrificio y la esclavitud de las gentes por el trabajo-para-nada-útil, entonces, camaradas, estamos aviados.

    Hace 2 años 9 meses

  25. Lom

    Hola, el lenguaje discriminatorio no se reduce al masculino genérico, y en el artículo no se dice que el masculino genérico sea la causa del machismo, solo se dice que estas y otras expresiones explotan el machismo y otros prejuicios que ya existen, perpetuando con ello algunas injusticias. De hecho, algunos de los estudios que se citan están desarrollados en lengua inglesa. Poco más que añadir a la argumentación del señor Thucy.

    Hace 2 años 9 meses

  26. Thucy

    Hola, los ingleses tienen el lenguaje inclusivo "de serie" (los artículos y adjetivos no se declinan, son "neutros") y son exactamente igual de machistas que nosotros, o incluso más. Poco más que añadir a la argumentación del señor Almagro.

    Hace 2 años 9 meses

  27. Rems

    Este artículo, en mi opinión, comete un fallo muy común en las distintas criticas a la RAE por este motivo. El autor se esfuerza en plantear el debate desde una perspectiva social y políticamente correcta ante una institución cuya naturaleza es filológica y debate sobre esta cuestión utilizando argumentos lingüísticos que, por cierto, el autor menciona de pasada y mucho menos rebate aunque asegura que no tienen validez. Lo siento, el lenguaje inclusivo puede tener toda la buena voluntad del mundo pero es algo artificial y no una evolución lógica de nuestro idioma, prueba de ello es el escaso éxito que ha tenido en la calle. Proponer e incluso criticar a la RAE por esforzarse en analizar y cuestionar desde la filología y no desde la política y el ámbito social me parece un error garrafal.

    Hace 2 años 9 meses

  28. ArKadyPalver

    El lenguaje es importantísimo. Es de hecho, lo que ha traído la civilización que conocemos. Es nuestra manera de "programar" nuestro cerebro. Pensad en las etiquetas, y en el daño que hacen, porque reducen lo que una persona es a un estereotipo que no la define completamente. De hecho, el lenguaje se usa para "hackear" a la gente. Coged la palabra "Tierra", analizad lo que hace ese simple vocablo, porque es el responsable del mayor hackeo de la historia.

    Hace 2 años 9 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí