1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

ALESSANDRO ORLOWSKI / EXHACKER Y SPIN DOCTOR DIGITAL

“Con 300 ó 400 euros puedes crearte en una tarde un millar de cuentas de Twitter verificadas”

Steven Forti Barcelona , 4/07/2018

<p>Alessandro Orlowski.</p>

Alessandro Orlowski.

Fotografía cedida por el entrevistado.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

 

Alessandro Orlowski (Parma, 1967) ha sido uno de los primeros hackers italianos. En los noventa empezó como director de publicidad y realizador de videoclips para artistas del indie-rock italiano e internacional. Estas dos pasiones confluyeron en su actividad actual, la de spin doctor digital. Hace un par de años creó Water on Mars, una startup de comunicación digital innovadora. Entre sus experiencias más conocidas podemos mencionar las campañas en redes sociales para denunciar la evasión fiscal del Vaticano y las actividades de los grupos extremistas en EE.UU. y Europa. Además, armó el equipo de redes sociales que fue crucial para llevar a la presidencia de Perú al liberal Pedro Pablo Kuczynski, en 2016. 

Nos citamos en un bar del centro de Barcelona. Empezamos a hablar de cómo los partidos políticos utilizan las redes sociales. Me explica lo del escándalo de Cambridge Analytica, las dudas sobre dónde acabaron esos datos, los pros y los contras de la nueva ley europea de protección de datos, las técnicas de trolling y, cómo no, algunas perlas sobre la situación política del laboratorio populista italiano. ¿Por ejemplo? El conocido software que la Liga utiliza para controlar las redes sociales. ¿Su nombre? "La Bestia".

Empezamos con el escándalo de Cambridge Analytica. ¿Qué pasó exactamente?

Como no existía una legislación sobre los datos en redes sociales, Cambridge Analytica, sin control por parte de Facebook, hacía lo que se conoce como growth hacking y perfilación, es decir técnicas de marketing para aumentar el crecimiento y la venta de un producto a través de los sistemas digitales. Cambridge Analytica creó una serie de sondeos online para construir perfiles psicológicos. Aprovechó el consentimiento que se le daba al contestar estos sondeos y utilizaba luego los datos para analizar todo lo que hacía una persona en Facebook. Crearon así perfiles de millones de personas para poder targetizar contenido y lo dirigieron, sobre todo, hacia personas frágiles. Un ejemplo: sabían que ese millón de personas tenía antipatía u odio a los hispanos. Le dijeron a Facebook que enviara una supuesta información –es decir, las llamadas fake news sobre el riesgo de una “invasión” de mexicanos. 

Una práctica ilegal.

Sí, porque en la policy de Facebook se decía claramente que no se podían utilizar estos datos con fines que fueran diferentes de la aplicación para la cual se pidió el consentimiento, como cederlos, por ejemplo, a quien gestionaba la campaña de Trump. 

Crearon así perfiles de millones de personas para poder targetizar contenido y lo dirigieron, sobre todo, hacia personas frágiles 

¿Cómo es posible que nadie se diera cuenta?

Este escándalo es ridículo porque todo el mundo en el  ámbito de la propaganda y el marketing digital sabía lo que hacían, incluso antes de las elecciones estadounidenses de noviembre de 2016. Además, me parece imposible que Facebook no se diera cuenta de cuántos datos estaban chupando. ¡Estamos hablando de 80-90 millones de datos de ciudadanos estadounidenses!

¿Qué es lo que todavía no sabemos?

Varias cosas. Por ejemplo, que Cambridge Analytica, tras la quiebra, abrió otra empresa que se llama Emerdata. ¿Quién me asegura que no se están utilizando los datos que poseía Cambridge Analytica? ¿Dónde están esos datos? Zuckerberg dijo que envió a Cambridge Analytica un mail pidiéndole borrarlos. Es como si la Guardia Civil le enviara un mail a Pablo Escobar pidiéndole que tire a la basura 500 kilos de cocaína y él te dice que lo hará. Esto es de risa. 

¿Más cosas? 

Circulan voces acerca de que antes de las elecciones italianas del pasado marzo Cambridge Analytica abrió una oficina en Roma que tuvo que cerrar cuando estalló el escándalo. Un partido italiano –no sabemos cuál– pidió trabajar con ellos. Se sabe por correos publicados en páginas de hackers que la Liga quería contactar con Steve Bannon. Se intercambiaron unos mails con una colaboradora del equipo de Trump. Sabemos que se reunieron después de las elecciones italianas, cuando Bannon estuvo en Italia. Seguramente fue clave la figura de Luca Morisi, el spin doctor liguista, muy cercano a Salvini. Morisi creó un software que se llama "La Bestia".

Es como si la Guardia Civil le enviara un mail a Pablo Escobar pidiéndole que tire a la basura 500 kilos de cocaína y él te dice que lo hará. Esto es de risa

¿Qué es "La Bestia"?

Es un sistema que controla las redes sociales de Salvini y analiza cuáles son los posts y los tuits que funcionan mejor y cuáles son las personas que más han interactuado. Así modifican la estrategia política de propaganda. Un ejemplo: el otro día publicaron algo contra la inmigración y el tema más comentado era que los inmigrantes “nos quitan el trabajo”. Pues entonces, el siguiente post en Facebook hablará de que los extranjeros “nos quitan el trabajo”. La Liga trabajó muy bien las redes sociales en la última campaña electoral.

¿Se mueve dentro de la legalidad?

Caminan en una cuerda floja entre legalidad e ilegalidad. El problema es que existe un problema sobre la gestión de datos. Montaron, por ejemplo, un concurso que se llamaba “Vinci Salvini”. Te dabas de alta en este juego online y cuánto más contenido publicaras sobre la Liga, mayores eran las posibilidades que tenías de hablar por teléfono con Salvini o cenar con él. Fue un exitazo. El problema es que no se sabe quién gestiona estos datos. ¿A quién se los estoy dando? ¿A Salvini? ¿A la Liga? ¿A una fundación fantasma? No olvidemos, además, que la Liga tiene muchas deudas y muchos escándalos por dinero extraviado de fondos electorales, incluida la inversión en diamantes de dudosa proveniencia.

¿Cómo se ha financiado toda esta actividad en las redes sociales de la Liga?

La Liga quería crear una fundación sólo para captar el dinero de donaciones con el objetivo de mantener en pie las redes sociales sin pasar por las cuentas en rojo del partido. Las leyes italianas al respecto dejan mucho margen: permiten recibir donaciones sin tener que enseñar las cuentas públicamente. Eso de forma totalmente legal. No me extrañaría que algunas donaciones provinieran de asociaciones Italia-Rusia y Lombardía-Rusia, vinculadas a la Liga, si tenemos en cuenta la proactividad de las fundaciones de cultura rusa en Italia y la presión que Salvini ha hecho y sigue haciendo contra el boicot de las sanciones a Rusia. No nos olvidemos que han sido los rusos los que han inventado el concepto hybrid war: el general Gerasimov desarrolló una teoría según la cual las guerras modernas no se combaten sólo con armas, sino con medios de propaganda y de hacking. Existe la leyenda de que a las afueras de Moscú existe una pequeña ciudad donde trabajan todos los hackers para el gobierno ruso. 

No me extrañaría que algunas donaciones provinieran de asociaciones Italia-Rusia y Lombardía-Rusia, vinculadas a la Liga

¿Y el Movimiento 5 Estrellas (M5E)?   

El M5E no es un partido porque las plataformas de e-democracy son propiedad de una sociedad limitada, la Casaleggio Associati, que ha trabajado con multinacionales. Hay un claro conflicto de intereses: la misma empresa que tiene la base de datos del Movimiento y de la plataforma Rousseau, es decir la Casaleggio Associati, ha gestionado campañas de marketing de multinacionales que tienen intereses en que el Parlamento italiano vote de una cierta manera para aprobar una legislación u otra. Esto es anticonstitucional. Por eso, el M5E no tiene un verdadero estatuto, ni han hecho verdaderos congresos. Dicho esto, es indudable que el M5E tiene detrás una muy buena empresa de marketing político. Los 5 Estrellas gestionan de forma distinta la propaganda. Es más descentralizada: crean micro-redes apoyándose en los activistas grillini, lo que les permite también ahorrar mucho dinero. No pagan por hacer virales los posts de sus líderes, Beppe Grillo o Alessandro Di Battista. La propaganda de la Liga es más clásica. Muy directa y centralizada: lo controla todo Luca Morisi. 

¿Y los partidos tradicionales? ¿No se han volcado en todo esto?

Muy poco. La extrema derecha es la que más ha entrado y mejor lo ha aprovechado. El caso de Bannon es un ejemplo clarísimo. Los partidos tradicionales no están acostumbrados. No han sabido evolucionar. La Liga es uno de los pocos que ha sabido ponerse al día en este sentido. Salvini, que tiene 45 años, es un super millennial: ha visto el futbolín, la televisión, Space Invaders y las redes sociales. 

Se habla mucho de las fake news, pero una técnica muy utilizada es la del troleo. ¿Cuánta influencia tiene?

Dependiendo del caso político y del país, puede ser mucha y muy violenta. Se pueden tener decenas, centenares de cuentas. Para montar cuentas de Twitter hay un programa que compras en internet que te puede crear en tres horas unas mil cuentas, cada una con una fotografía y un nombre real distinto. Hablamos de cuentas verificadas con un móvil: hay un servicio ruso que por diez céntimos te da un número de móvil sólo para crear cuentas de internet. En total con 300 ó 400 euros puedes crearte en una tarde un millar de cuentas de Twitter verificadas. Luego haces tweet bombing y cambias la percepción de una noticia o un evento. Así de sencillo. Luego haces tweet bombing y cambias la percepción de una noticia o un evento

Otro “mundo desconocido” es el de la Dark web.

Totalmente. En la dark web se mueven todos los grupos extremistas como el ISIS, con páginas para coordinar los militantes y enseñarles a organizar atentados. Sin embargo, no hace falta ir tan lejos. Existe, por ejemplo, un twitter paralelo que se llama Gab.ai, donde están todos los extremistas a los que se les ha cerrado una cuenta en Twitter. Y esto no está en la dark web, sino en internet de libre acceso. Nosotros cruzamos datos entre Twitter y Gab.ai para encontrar los llamados Whitest Rabbit (El conejo más blanco), es decir los perfiles de la ultraderecha supremacista, o los foreign fighters. Hay códigos que se utilizan para mostrar tu posición política y que se han resignificado. Los grupos de extrema-derecha ponían un nombre de una persona que consideraban antinazi entre tres paréntesis ((( ))): ahora son los activistas antinazis los que lo hacen para auto-señalarse. Otro ejemplo: el ISIS utiliza la letra arabe “nun” (ن) para señalar a los cristianos. Ahora los que luchan contra el fundamentalismo islámico utilizan ese mismo símbolo para auto-señalarse como cristianos. Sin ir más lejos, échale un vistazo al perfil de Twitter de Giorgia Meloni, la líder del partido italiano de extrema derecha Hermanos de Italia y, tras su nombre, verás ese símbolo.

¿La nueva ley europea de protección de datos resuelve estos problemas?

La ley es parcialmente correcta. Pero veo riesgos. Por un lado, puede que se pierda la libertad de opinión en las redes sociales y la misma libertad de las redes sociales. Por el otro, golpea sobre todo a los peces pequeños. Facebook tiene datos de millones y millones de usuarios: a principios de junio se supo que los vendió a la empresa china Huawei. ¿Huawei se los vendió al gobierno de Pekín? ¡No sabemos nada de lo que ha hecho o hará con estos datos! Además, ¿se ha puesto en práctica realmente esta ley? En mayo Facebook borró unas 500.000 cuentas fake. ¿Estamos seguros de que las han borrado todas? Según nuestros análisis, parece que no. No hablemos de Instagram, aunque casi no se utiliza para fines políticos: hay fashion bloggers que tienen 40.000 seguidores de los cuales sólo unos 3 o 4.000 son reales. 

¿Qué margen hay para controlar todo esto?

Muy poco. Tras el escándalo de Cambridge Analytica, Facebook lo que ha hecho ha sido castigar a todo el mundo, impidiendo en la práctica a un investigador universitario estudiar estos fenómenos. Y ha dado una ventaja a los grandes porque tienen dinero y sistemas automatizados de análisis para hacer lo que les dé la gana. 

 

Autor >

Steven Forti

Profesor asociado en Historia Contemporánea en la Universitat Autònoma de Barcelona e investigador del Instituto de Historia Contemporánea de la Universidade Nova de Lisboa.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Massimo Mastruzzo

    https://www.unionemediterranea.info/notizie/come-ti-frego-lelettore/

    Hace 2 años 8 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí