1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Combatiendo el acoso al feminismo en las redes

Las agresiones verbales, los comentarios despectivos, los insultos machistas e incluso las amenazas de muerte en internet son una rutina para muchas mujeres

Eva Ferreras 24/07/2018

Pedripol

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

“No hay q ser como las feminazis y la opinión pública. Pero esta bien que tengamos esto para presionarlas y que dejen en paz a los jueces. Ahora depende de ellas a ver cuanto les importa la chabala, que ya te digo yo que nada pero bueno”.

Este comentario ha sido extraído literalmente de Forocoches. Se refiere a la víctima de la violación de la Manada y en el mismo hilo se le insulta. El pasado 2 de mayo, en el contexto de las manifestaciones feministas que se desencadenaron tras la sentencia, usuarios de este foro publicaron datos personales de la chica que consiguieron tras cruzar en internet la información que medios de comunicación habían sacado sobre ella en estos dos años. El periodista Pepo Jiménez opina que el rastreo de estos datos buscaba poner en evidencia a la víctima como forma de venganza anónima por parte de un foro que tiene sobrada capacidad de movilización para orquestar acciones de linchamiento coordinadas.

Hizo que para volver a jugar me ponga un nick neutro o masculino para que no me den la tabarra

Ocurrió también en julio de 2017 con la periodista Marina Amores y el evento Gaming Ladies, un acto no mixto para que jugadoras pudieran exponer y compartir experiencias sin temer el rechazo y acoso sistemático que reciben las mujeres en el mundo de los videojuegos. Ejemplos como este podemos encontrar también en A fregar, una web creada por esa misma periodista para recopilar este tipo de experiencias machistas:

“Cuando ya llevaba bastante jugando y había hecho varios amigos en una alianza algunos jugadores se obsesionaron conmigo (...). Lo peor eran los foros, gente con la que no había hablado nunca me insultaba a diario (...) e incluso me amenazaron con venir a darme una paliza a mi casa (...) Hizo que para volver a jugar me ponga un nick neutro o masculino para que no me den la tabarra”

El evento, sin embargo, tuvo que ser cancelado por la empresa que prestaba la sala, King Barcelona, después de que usuarios de Forocoches se organizaran para boicotearlo: en un despliegue de machismo y transfobia, planearon vestirse de mujeres para poder entrar y “desatar la furia forocochera”, en palabras de uno de ellos. Amores tuvo que hacer privada su cuenta de Twitter poco después, dada la avalancha de acusaciones a la que fue sometida. Algo similar, aunque a mayor escala, ocurrió en Estados Unidos en 2014 con el escándalo Gamergate, que provocó ataques desproporcionados a Zoë Quinn, Brianna Wu y Anita Sarkeesian. Esta última tuvo que cambiarse de domicilio por la difusión de su dirección y la presión de las amenazas de muerte que recibía. El periodista John Tones, en un artículo en el que explica la cronología del escándalo, lo describe como una corriente organizada de ataques contra mujeres vinculadas a la industria del videojuego, un espacio tradicionalmente ocupado y dominado por hombres.

Más allá de las acciones organizadas, que suponen la manifestación extrema del fenómeno del acoso en internet, las agresiones verbales en la red se suceden día a día: comentarios despectivos, insultos e incluso amenazas de muerte suponen una rutina para muchas personas, tanto públicas como anónimas. El acoso no es un fenómeno exclusivo de internet, pero aquí tiene características específicas como la inmediatez, la rapidez de propagación y contagio, la posibilidad de agredir desde el anonimato o la distancia que los agresores pueden tomar con respecto a la víctima. Estas características están provocando que alcance dimensiones novedosas.

Según el informe La violencia en línea contra las mujeres en México, coordinado por el colectivo Luchadoras, las más vulnerables a este tipo de agresiones son las mujeres que tienen entre 20 y 29 años, las defensoras de los derechos humanos y las periodistas. Una investigación de Amnistía Internacional denunciaba que una de cada cinco españolas (19%) ha sufrido agresiones en internet, poniendo el foco en el impacto que estos insultos y amenazas tienen: estrés, ansiedad y ataques de pánico, entre otros. Mientras que una encuesta de la Federación Internacional de Periodistas refleja que el 44% de las encuestadas ha sufrido ciberacoso. “Debe chuparla de puta madre la muy puta y si le tiras una constitución a la cara aún más”, "tengo un puticlub y necesito una zorra como tú" o "¿Pero quién cojones va a violar a ese adefesio?" son ejemplos de insultos que han sufrido mujeres españolas en foros y redes sociales.

El éxito de las reivindicaciones feministas ha dado lugar a una ola reaccionaria que trata de frenar los avances conseguidos en el espacio público

Estas agresiones a mujeres, como revelan los datos, no son casuales. El éxito de las reivindicaciones feministas ha dado lugar a una ola reaccionaria, más o menos organizada, que trata de frenar los avances conseguidos en el espacio público. No se deben subestimar las repercusiones que estas respuestas machistas pueden tener y se tiene que tener respuestas para combatirlas tanto de forma individual como colectiva. El espacio virtual se está convirtiendo en un lugar de refugio para el machismo (y para otras formas de discriminación) ante las resistencias que, aunque con ritmo lento, empiezan a imponerse en otros ámbitos. La sociedad está cambiando, pero quienes no quieren que lo haga encuentran en internet un medio perfecto para expresar este deseo.

El antifeminismo como respuesta

Con la Primavera Árabe, el 15M o el movimiento Ocuppy Wall Street tomamos consciencia de que internet y las redes sociales estaban transformando la forma de hacer activismo político. Si bien la red no es un espacio utópico de democracia, su estructura descentralizada y desregularizada ha logrado derribar barreras muy potentes que han permitido que actores sociales hasta entonces marginales hayan podido convertirse en emisores de la información y se hayan organizado para luchar por sus intereses. Por este motivo, la declaración del II Encuentro Internacional Ciberfeminista: descolonizando internet celebrado el pasado marzo considera que las tecnologías digitales, con su diversidad de herramientas y dispositivos, oportunidades y riesgos, constituyen escenarios privilegiados para la acción política feminista (así como LGTBIQ y antiracista). Para las participantes, la lucha resulta necesaria para ocupar un lugar relevante en el espacio de disputa narrativa en el que se construye internet. Como recoge Lluch García, es necesario mantener un diálogo fluido entre las mujeres y las nuevas tecnologías para impedir que el sistema patriarcal monopolice el escenario virtual.

A pesar de la brecha digital de género, internet ha conseguido un aumento considerable de la participación de las mujeres en la vida pública, que han conseguido imponer sus reivindicaciones en los medios de comunicación. Lulú V. Barreras, fundadora de Luchadoras, concibe internet como un nuevo espacio público clave para determinar la agenda y para la transformación social: “Aunque algunas conversaciones suceden en espacios privativos (como Facebook o Twitter, que pertenecen a grandes corporaciones) tienen una dimensión pública que impacta políticamente en lo que sucede, y que nos está permitiendo interpelar a las autoridades de manera más eficaz”. Para Barreras, la potencialidad de estos espacios está consiguiendo cambios enormes con respecto a la igualdad de género: “El movimiento #MeToo ha sido un ejemplo muy claro de cómo las denuncias públicas en internet han sido cruciales para destapar situaciones que se mantenían ocultas y en silencio por parte del poder y de jerarquías sociales; esto ha permitido que otras mujeres que han vivido experiencias similares rompan el silencio y encuentren que existe un contexto para poder hacer estas denuncias y para organizarse, con lo que se han multiplicado las redes de solidaridad y de apoyo mutuo”.

El feminismo está causando un fuerte malestar a quienes tradicionalmente han detentado el poder

Esta visibilización sin precedentes de la lucha de las mujeres ha venido acompañada de una violenta respuesta en la red; Anita Botwin y Andrea Momoitio señalan que la virulencia de las respuestas machistas está siendo proporcional al éxito que está teniendo el movimiento feminista a la hora de utilizar las redes y de imponer una agenda propia. Barreras coincide con que la transformación del debate público que está consiguiendo el feminismo está causando un fuerte malestar a quienes tradicionalmente han detentado el poder, que también están utilizando las ventajas del espacio digital para posicionar sus discursos de odio y atacar, especialmente cuando se tocan temas sensibles como la interrupción legal del embarazo o la expresión de comunidades LGTBIQ.  Multitud de páginas web, blogs, noticias y perfiles en redes sociales se dedican a publicar contenidos misóginos para ridiculizar, humillar y silenciar a usuarias y plataformas que visibilizan problemas que afectan a las mujeres por el hecho de ser mujeres. Paula Flores y Rodrigo Browne recogen las palabras de Acosta para explicar cómo, a través de la violencia simbólica, se consigue expulsar a las mujeres de las posiciones de autoridad y de credibilidad reduciendo sus reivindicaciones a “meros caprichos”.

La cultura y la sociedad patriarcal también se han incorporado al ciberespacio dando forma a la manosphere, un conjunto de webs antifeministas en las que los comportamientos machistas no solo pueden ser exhibidos sin encontrar la mínima crítica por parte de otros usuarios, sino que son celebrados y aplaudidos por el resto de la comunidad. Desde ellas se organizan acciones como las de denuncia masiva para tumbar webs feministas o, como nos indican desde Luchadoras, ataques orquestados de miles de solicitudes a un mismo servidor para colapsar el tráfico web.

Como apunta Verónica Engler, el clima ideológico propiciado por la “derecha alternativa” (racista, xenófoba y machista) alimenta la deriva de violencia online, el hostigamiento y abuso que se produce en la manosphere, proclamando que los hombres han sido oprimidos y desempoderados por culpa del feminismo. No conviene infravalorar este tipo de contenidos ni su capacidad para crear cultura; por ejemplo, Matt Lees destaca que las similitudes entre el Gamergate y el movimiento Alt-right son enormes. También el movimiento Incel se ha hecho fuerte en foros de la manosphere como Reddit: se trata de un grupo de hombres heterosexuales “involuntariamente célibes” (de ahí sus siglas) que reivindican el sexo como derecho y vuelcan auténtico odio contra las mujeres. Uno de sus integrantes perpetró el pasado abril una matanza en Canadá.

Esta respuesta de rechazo y la violencia con la que se lleva a cabo es, en realidad, un común denominador en cada avance que se ha llevado a cabo desde el movimiento feminista para conquistar nuevos espacios de libertad. Como sostiene Lina Gálvez en su artículo, el espacio público siempre ha sido un espacio de disciplinamiento de las mujeres, y en el ciberespacio este control queda a un solo click de distancia.

Sin embargo, muchas cosas se están haciendo para combatirlo.

Internet libre de violencia contra las mujeres

Esta guía es para cualquiera que tenga miedo de ser objetivo o que ya esté siendo atacado por expresar su opinión online, pero está especialmente diseñada para mujeres, personas de color, transgénero y queer, y cualquier otro grupo a quien el acoso online esté agravando las formas de opresión que tienen que vivir (...)

Es un fragmento de la guía online elaborada por Anita Sarkeesian tras el acoso al que fue sometida durante el Gamergate para que las víctimas tengan a su disposición recursos para defenderse. Otra de las agredidas, Zoe Quinn, creó junto con Alex Kifschitz el Crash Override Network, un grupo privado de expertos que brinda apoyo y asesoramiento gratuitos a quienes han sido hostigadas en línea. También en el ámbito de los videojuegos, encontramos el código de conducta de Todas Gamers donde se define el ciberacoso. Cualquier persona participante, indica el código, será responsable de conocer y obedecer estas reglas, y desde la web se reservan el derecho a expulsar a quienes no las cumplan.

Lo que podemos observar en todas estas estrategias es que las mujeres están optando por organizarse, cooperar y denunciar de forma conjunta el acoso machista del que son víctimas. Como nos indica Barreras, cuando una mujer que no forma parte de ninguna red de apoyo vive estos ataques por expresar su opinión, pueden sentirlos de manera mucho más cruda y tener menos capacidad para reaccionar. Una de estas iniciativas de cooperación, de la que forma parte Luchadoras, es InternetEsNuestra, una coalición de organizaciones que están involucradas en México en la defensa de los derechos digitales: “InternetEsNuestra surge porque empezamos a ver un aumento de los ataques en línea hacia las mujeres, pero también un aumento del interés público hacia este tema. Cuando estos temas son de interés público se tiende a legislar, y no siempre la forma de legislar es la adecuada. Pensar en regular internet es peligroso”. Para la fundadora de Luchadoras, una regulación indebida puede acarrear ejercicios de censura, o puede dotar a los gobiernos de herramientas para vigilar comunicaciones, creando un entorno hostil que atente contra las libertades en internet.

María Eugenia Rodríguez Palop, titular de Filosofía del Derecho en la Universidad Carlos III, ve además un riesgo en que la defensa de las mujeres frente ataques en las redes se utilice como una moneda de cambio electoral: “Recurrir a la criminalización mientras se desatiende la formación en perspectiva de género o se recorta en cada uno de los nodos que las mujeres necesitamos para protegernos no solo es una estrategia electoralista burda y despreciable, sino que facilita una deriva securitaria que solo rentabiliza la extrema derecha”. La especialista es partidaria de realizar una interpretación muy restrictiva de los tipos penales que se aplican a los llamados “delitos de opinión”: “No se puede perseguir penalmente un discurso solo por ser ofensivo, ni siquiera cuando es genéricamente peligroso. Creo que solo deben perseguirse las expresiones susceptibles de fomentar la violencia contra las mujeres; es decir, aquellas en las que concurra un componente claro de incitación a cometer acciones ilegales concretas”. Para la experta, las mujeres podemos y debemos defendernos en red del habitual acoso, pero no considera que la vía penal sea la más adecuada para reprimir o evitar este tipo de conductas. “No tenemos que permanecer inermes, sino denunciarlo públicamente y actuar de manera conjunta”, explica Rodríguez Palop.

Existen numerosas iniciativas contra el acoso online, como pueden ser Dominemos la tecnología, GenderIT, Take Back the Tech,  On the line o el Observatorio contra el acoso a mujeres periodistas.  Aunque los métodos empleados varíen, el objetivo de conseguir un acceso a la web igualitario y libre de violencias es común para todas ellas, ya que, como indican Cyborgfeministas en su descripción, la tecnología no es neutral: a partir de relaciones desiguales e injustas de poder se diseñan los códigos que gobiernan nuestras vidas.  Como explica Eurídice Cabañes, la brecha digital de género es una de las cuestiones más candentes en torno a ciencia, tecnología y género, y los problemas que traen consigo no pueden entenderse como un mero alejamiento de las mujeres del ámbito tecnológico, ya que tienen serias implicaciones sociopolíticas. De este empoderamiento se preocupa Ciberseguras, una alianza a nivel latinoamericano que busca acercarse a las mujeres y ofrecerles espacios de encuentro donde puedan conocer más sobre la tecnología y sus herramientas para que puedan decidir cómo quieren utilizarlas para expresarse y protegerse. Barreras, que también forma parte de esta iniciativa, nos explica: “Cuando ocurre un ataque comienzan los enfoques proteccionistas, un ente externo (generalmente hombre especialista técnico) viene y te dice cómo tienes que arreglar las cosas. Esto es paternalista. Lo que queremos es que las mujeres seamos la fuente principal de nuestra protección desde el conocimiento tecnológico y no supeditemos nuestra seguridad a otros ni reproduzcamos este esquema machista de conocimiento”.

Colectividad y empoderamiento

Las reivindicaciones que durante tanto tiempo han sido rechazadas y sistemáticamente ignoradas han encontrado en internet una herramienta de amplificación sin precedentes. Gracias al espacio virtual nos hemos convertido en emisoras y hemos habitado nuestros relatos; gracias a la red hemos compartido nuestras experiencias y hemos creado espacios de comprensión y apoyo mutuo. Ejemplo de ello los encontramos en los movimientos Me Too, Vivas nos queremos, Yo Sí Te Creo o No sin mujeres, entre otros tantos, que se han hecho populares a través de las redes sociales.

Aunque los intentos de silenciar el discurso feminista hayan sido constantes en la historia, las especificidades de internet hacen necesaria una respuesta diferente; en este reportaje hemos apuntado hacia algunas soluciones que pasan por la colectividad y por el empoderamiento para no repetir viejos esquemas paternalistas de cesión de responsabilidades. Sea cual sea nuestra respuesta, también tendremos que luchar por no ser utilizadas como excusa para realizar cualquier tipo de regulación que repercuta en la libertad de expresión en internet, gracias a la cual hemos podido llegar hasta aquí.

---------------------

Eva Ferreras (@evatman) es periodista especializada en igualdad de género.

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

4 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Andre Zumaya

    Por los comentarios anteriores sin duda alguna puedo decir que no hay peor ciego que el que no quiere ver, ya que en ningún momento se menciona algún ataque u ofensa contra los hombres como sí lo hacen y han hecho ellos contras nosotras (y a sus miserables anchas como se ve claramete en ese tipo de aberrantes espacios virtuales, valiéndose suciamente de la libertad de expresión), más al contrario, actúan haciéndose las víctimas de un supuesto "feminismo excluyente".

    Hace 1 año 6 meses

  2. Marcos Fernández

    Pues si, chao razón y chao verdadero feminismo. ¿Donde esta el concepto de igualdad en este feminismo desnortado? Os saluda un feminista convencido, eso que llamáis ahora machista. Decepcionado y asolado de este feminismo no igualitario, y excluyente.

    Hace 3 años 2 meses

  3. Mario Romero

    Decir que el "Gamergate" fue un caso de acoso en las redes al feminismo es omitir información y faltar a la verdad de una manera muy grave.

    Hace 3 años 2 meses

  4. c

    Los machistas crean sus propias pesadillas : si no habria machismo habria igualdad y por tanto no habria feminismo. pero luego se victimizan para no verlo ni evolucionar Destruyen incluso a otros hombres y se destruyen entre si Son peleles de los poderes facticos por que son sicopatas , esquizoides y violentos Solo saben destruir y se han apuntado a esto par ello , construyendose un discurso a medida Los poderes facticos nos esducan en el sado-maso mental en vez de en la empatia asertividad respeto escucha diplomacia comunicación etc etc y esto hace que las relaciones y/o los hijos peten, por que estos roles de sado-maso fluctuan en cada miembro de la relación .

    Hace 3 años 2 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí