1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

TRIBUNA

¿Elogio al cuidado o elogio al vacío?

Cuando apelamos al cuidado debemos estar alertas para no acabar en el mismo sitio del que hemos luchado por salir: el término puede incluir significados paternalistas y reaccionarios

Isabel Serra / Beatriz Gimeno 29/07/2018

<p>'Madre e hija (playa de Valencia)' (1916)</p>

'Madre e hija (playa de Valencia)' (1916)

Joaquín Sorolla

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

Tras las últimas movilizaciones feministas, especialmente después del 8M, pero ya antes, hemos visto como muchas de las reivindicaciones feministas han sido rápidamente objeto de mercadeo ideológico, asimiladas y utilizadas por todo el mundo, incluidas notorias personas o proyectos antifeministas. Por ejemplo vemos a Ciudadanos, el partido que exigía hace poco acabar con la ley contra la Violencia de Género a la que llamaba “violencia doméstica”, erigirse en adalid del feminismo. Ver a los machistas convertidos en feministas en dos días, es risible. Con todo, lo más preocupante no es que algunos de los conceptos feministas sean utilizados a izquierda y derecha acríticamente, como comodines sin contenido, sino que más peligroso es que dichos conceptos puedan servir como dique de contención a las verdaderas potencialidades transformadoras del feminismo, invisibilizando las opresiones, pervirtiendo su significado o, peor aún, haciendo pasar por transformadores contenidos claramente reaccionarios. Pensamos que esto puede estar ocurriendo con el término “cuidado”, que ha pasado a ser un término multiusos que se pretende que designe todo lo bueno del feminismo (en algunos casos lo único bueno), y casi cualquier virtud ética y moral, sin más.

El 8M puso en el centro de la política la cuestión de los cuidados, que se correspondería en gran parte con lo que antes llamábamos trabajo reproductivo. Estamos asistiendo a un crecimiento desmesurado de sus significados: en lugar de hacer política, cuidado; en lugar de derechos, cuidados; en lugar de solidaridad, cuidados; en lugar de justicia de género, cuidados. El término “cuidado” tiene, no lo negamos, potencialidades políticas positivas que hay que reivindicar: evoca comunidad, colectivo, lo común frente a una sociedad individualista y, sobre todo, frente a unos poderes que han arrasado con todo. Cuidado tiene características afectivas, cercanas, humanas, con las que la mayoría puede identificarse, frente a unos poderes lejanos, deshumanizadores, brutales. Poner en valor el cuidado es subrayar la interdependencia necesaria para sobrevivir y para construir una vida digna; es poner en valor las redes de relación, lo que nos une, es parte de la construcción de un nosotros/as. Una alternativa, un nosotros/as frente a ellos, que hoy podemos construir en clave feminista.

Cuando apelamos al cuidado las feministas tenemos que estar alerta no vaya a ser que acabemos en el mismo sitio del que hemos luchado por salir

Pero también tiene sus riesgos y hay que denunciarlos. El cuidado forma parte de la adscripción de género femenino, de lo que ya nos impone la sociedad por ser mujeres; así que nadie tiene que decirnos a las mujeres que cuidemos, ya lo hacemos. Denunciar que ser mujer es “ser para otros” es parte de la lucha feminista desde que el feminismo nace. Estos días vemos como el derechista gobierno polaco se escuda en el cuidado para acabar con los derechos largamente peleados por las mujeres. Esta es sólo una demostración muy gráfica de hasta qué punto puede caerse en eso que Amaya P. Orozco llama “la ética reaccionaria del cuidado”. Cuando apelamos al cuidado las feministas tenemos que estar alerta no vaya a ser que, después de dar una enorme vuelta, acabemos en el mismo sitio del que hemos luchado por salir. Pero no sólo el feminismo tiene que cuidarse del cuidado, porque lo cierto es que el término puede incluir significados ranciamente paternalistas y reaccionarios desde el punto de vista político.

Cuando hablamos de cuidar a un país, de un país de cuidados o de cuidar a un partido estamos por una parte equiparando el país, el partido, la comunidad, con la familia, tal como se ha hecho tradicionalmente desde ideologías muy reaccionarias. Y estamos ocultando intencionadamente otros términos políticos como “derechos”. Estamos, además, utilizando el concepto de familia más alejado de cualquier definición crítica o feminista, por lo que nos estamos situando, al hacerlo así, en una posición de poder patriarcal. Sí, ya sabemos que las familias son espacios de bienestar y solidaridad, de afectos necesarios, de interdependencia y cuidados. Pero la familia es también (especialmente para las mujeres, pero también para niños y niñas) un espacio de maltrato, de abusos y desigualdad de género. La familia es un espacio que ha salvado a mucha gente en tiempos de neoliberalismo brutal y eso hay que ponerlo en valor; pero las feministas no podemos dejar de exigir la democratización de dicha institución, la denuncia de las injusticias que se producen en su seno y la necesidad de visibilizar que el cuidado que se ofrece en ese espacio es para nosotras, en muchas ocasiones, un pozo sin fondo de desigualdad que se come nuestras vidas. Por eso hemos hablado de socialización de los cuidados, de políticas públicas, de trabajos reproductivos, de desfamiliarización de ciertos trabajos. Presentar una idea romantizada de los cuidados como contendedores de todo lo bueno de este mundo supone invisibilizar la parte opresiva de los mismos para las mujeres.

Un país no necesita cuidados, necesita solidaridad, justicia, derechos

Trasladar “cuidado”, sin más, a ámbitos no familiares presenta otros problemas. La familia no es una institución democrática, sino regida por el afecto. ¿Es justo decir que eso es lo que necesita un país o un partido? Eso es más propio de dictadores paternalistas que de políticos demócratas. Un país no necesita cuidados, necesita solidaridad, justicia, derechos. ¿Es útil suplantar derechos por cuidados en el ámbito de la política? No, a no ser que se quiera regresar a la figura del político-padre afectivo pero autoritario que quiere lo mejor para sus hijxs y sabe en todo momento lo que es mejor para ellos/as. Derechos es un término político cuyo contenido está claro. Cuidados, como hemos dicho, tiene significados transformadores, pero también otros muchos que son opresivos, paternalistas o que incluso pueden llegar a oponerse a los verdaderos derechos. Si alguien cree que se pueden sustituir los derechos por los cuidados (sin haber definido aún qué entendemos por cuidados exactamente) es que nos está queriendo birlar los verdaderos derechos.

Por eso mismo, también podemos deslizarnos por pendientes paternalistas y ciertamente reaccionarias cuando utilizamos la palabra cuidados para lo que son trabajos remunerados siempre feminizados. El componente afectivo no es algo que quieran para sí todas las profesionales (por más que sume y que pueda ser conveniente para determinados empleos), pero las profesionales no quieren ser cuidadoras, quieren ser reconocidas como profesionales de un trabajo duro e imprescindible con sus correspondientes derechos laborales. Si todo es cuidados, al final, es inevitable que en la mente de la gente aparezcan muy cercanos el trabajo de una empleada doméstica (que necesita derechos laborales) del trabajo de la madre de clase media que la contrata.

Hay algo en este “elogio del cuidado” que se parece mucho al tradicional elogio masculino de la maternidad

Finalmente, llenar los cuidados de un contenido exclusivamente positivo y para el que se pide revalorización social a toda costa y sin introducir ninguna consideración crítica, invisibiliza una parte importante de la lucha de las mujeres por librarse de cuidar, por construir sus vidas al margen de dicha obligación. Si bien los cuidados son imprescindibles y necesarios, hay que asumir que revalorizarlos no es fácil en tanto que no parecen muy deseables; o al menos, no todos ellos. Precisamente porque no son deseables los hacen las mujeres, y más obligadas a hacerlos cuanto más pobres son. El voluntarismo acrítico acerca de la necesidad de una revalorización social de los trabajos más devaluados socialmente no va a hacer, por sí solo, que estos se revaloricen mágicamente. Ni este trabajo ni otros muchos trabajos desvalorizados social y económicamente y que hacen hombres y mujeres, van a pasar a estar bien pagados y reconocidos por mucho que se repita que tienen que estarlo. Hay algo en este “elogio del cuidado” que se parece mucho al tradicional elogio masculino de la maternidad o a toda la mística del “ángel de la casa” que nunca ha implicado ni igualdad real ni justicia.

Deberíamos hablar del derecho de todo ser humano a recibir los cuidados necesarios a lo largo de toda su vida

Más que el elogio del cuidado, elogio vacío y sin consecuencias; más que la despolitización del concepto, deberíamos hablar del derecho de todo ser humano a recibir los cuidados necesarios a lo largo de toda su vida y de la construcción de una sociedad que valore por igual todas las vidas desde el comienzo hasta el final. Esto implica profundos cambios políticos y culturales que requerirán luchas muy duras y largas. Banalizar el concepto no hace sino ocultar la necesidad de emprender dichos cambios radicales. Y claro que hay que valorar y reivindicar los lazos afectivos entre las personas frente al individualismo deshumanizador, pero hay que hacerlo sin dejar de criticar o de visibilizar que la manera en que muchos de estos lazos están construidos (en la familia, en el amor) tiene que ver con estructuras opresivas para las mujeres y que por tanto tenemos la obligación de poner en cuarentena las revalorizaciones acríticas que no incluyan profundas críticas políticas al sistema patriarcal y capitalista. Todo lo demás es humo.

Autora >

Isabel Serra / Beatriz Gimeno

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. valentina

    Muy bueno tú comentario Elefzera. Y el articulo buenisimo.

    Hace 2 años 8 meses

  2. Elefzera

    Gracias a Beatriz Gimeno e Isabel Serra por este esclarecedor artículo. Estaba deseando ver publicada una crítica feminista a la empalagosa campaña de los cuidados, peligrosa por ir contra luchas emancipadoras de las mujeres, más aún las que tienen que servir. ¿A qué fin lleva la reivindicación femenina de los cuidados, vale decir el servicio doméstico? ¿Apelar a las fórmulas secretas de las abuelas, como en la publicidad comercial? ¿Al amor incondicional por el que cuidaban la familia abuelas y madres? No tenían más remedio, era su forma de sobrevivir sirviendo primero al padre, ayudando a la madre en la tarea, y a los hermanos varones, luego al marido, incluso a los padres ancianos del marido, a sus hijos varones (estos podrían sustituir al marido como proveedor de dinero y respaldo social). ¿Es el objetivo de ‘los cuidados, poniendo el delantal como símbolo feminista, volver a recluir a las mujeres en el servicio doméstico, llámense trabajos reproductivo o ‘sus labores’? Solo que, entiendo, con remuneración salarial, seguridad social y cotizaciones de jubilación propias. Qué manera de arreglar el desempleo femenino (de las que tienen que trabajar para comer y dar de comer a las personas de ellas dependientes). Campo despejado para el patriarcado.

    Hace 2 años 8 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí