1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

TRIBUNA

Feminismo y socialismo. Del reconocimiento a la emancipación

Feminismo y socialismo, enriqueciéndose mutuamente, podrán hacer ver que la igualdad social no está reñida con otras demandas insoslayables, como son las relativas a la igualdad de género

José Antonio Pérez Tapias 1/08/2018

<p>Manifestación feminista en Madrid. 8 de marzo de 2017. </p>

Manifestación feminista en Madrid. 8 de marzo de 2017. 

Manolo Finish

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

El machismo sigue impregnando cultura y comportamientos, aunque el orden patriarcal esté resquebrajado. Las mujeres lo saben y el movimiento feminista actúa en consecuencia, es decir, impulsa desde todos los frentes posibles la superación de ese patriarcalismo que, con su congénita desigualdad entre hombres y mujeres, lleva la injusticia consigo. La ciudadanía en general, aun expresándolo con distintos acentos, es consciente de que el feminismo es hoy el movimiento social que, como tal, tiene mayor capacidad de incidencia en la realidad. Los planteamientos del feminismo, con su pluralidad, no sólo llegan cada vez a más mujeres que abiertamente los hacen suyos –cierto que matizándolos en muchos casos con observaciones, desde las experiencias propias, que no deberían caer en saco roto en las elaboraciones teóricas y programáticas del feminismo-, sino que afortunadamente también impactan en la conciencia de muchos varones, dando lugar a una asunción del feminismo por su parte que va ensanchando la base social del mismo apuntando a su más efectiva universalización. 

Es por ese empuje desde los partidos políticos como las exigencias del feminismo han logrado traducirse en leyes y en medidas políticas

Sin duda, en la difusión del feminismo ha pesado el trabajo constante de muchísimas mujeres en los más diversos campos, desde el mundo académico hasta asociaciones a pie de calle capaces de sembrar conciencia feminista en la tupida red de las relaciones sociales y en los espacios de la vida cotidiana; o desde los sindicatos y otras organizaciones sociales hasta los partidos políticos, los cuales, en especial en la izquierda, han ido asumiendo las reivindicaciones feministas incorporándolas –no sin resistencias patriarcalistas difíciles de vencer– a sus programas y pautas de funcionamiento. Es por ese empuje desde los partidos políticos como las exigencias del feminismo han logrado traducirse en leyes y en medidas políticas que, aun siendo insuficientes, han significado notables avances en cuanto al reconocimiento de derechos de las mujeres, a lucha contra la violencia de género y, en definitiva, a muy reseñables logros en cuanto a objetivos de igualdad. Sin embargo, todo ello no cancela, sino que, por el contrario, espolea el análisis de la relación entre el feminismo y los partidos políticos, concretamente entre el feminismo y los partidos de izquierda, lo cual se puede abordar de manera paradigmática reflexionando sobre las relaciones –históricas y en el presente– entre el feminismo y el campo socialista –no se reduce al PSOE solamente, por más que este partido, y en él las mujeres socialistas, haya sido decisivo en España en todo lo relativo a avances sociales y objetivos jurídico-políticos de las mujeres. 

Si a la vista está que en el momento presente el feminismo goza de un apoyo social in crescendo, mostrando una capacidad de movilización que para sí quisieran otros movimientos sociales y, sin duda, los partidos, puede decirse que se ha convertido por ello mismo en un factor decisivo del eco que tengan las fuerzas políticas que hagan suyas sus reivindicaciones y que, en situación de poder gobernar, les den respuesta cabal. En ese sentido, encontramos que cuando la izquierda se halla en difícil trance de redefinición de sus objetivos, programas y estrategia, el feminismo ha venido en su ayuda, haciéndolo, además, sin perder su autonomía, sino en todo caso reafirmándola, al ir por delante de organizaciones políticas y sindicales en gran medida carentes de un proyecto puesto al día. 

Sería interesante que desde el socialismo se extrajeran conclusiones de ese solapamiento político con el feminismo

El socialismo, concretamente –entendiendo ahora por tal lo que existe políticamente organizado desde una socialdemocracia en busca de sí misma hasta unas izquierdas que en el campo socialista encuentran elementos en común con otros partidos–, se beneficia ampliamente del feminismo que contribuye a impulsar. Dada esa fructífera relación, sería interesante que desde el socialismo se extrajeran conclusiones de ese solapamiento político con el feminismo. Ello haría posible retomar debates que cuentan con un siglo de desarrollo, pero que han quedado un tanto opacados por las mismas crisis de la izquierda. Recordemos a figuras descollantes que del lado del socialismo pensaron y actuaron a favor de los derechos de las mujeres, como fueron Clara Zetkin o Rosa Luxemburgo –Luisa Posada ofrece una interesante visión de ellas en Filosofía, crítica y (re)flexiones feministas-. Sería injusto, en esa mirada retrospectiva de largo alcance, no mencionar a Aleksandra Kollontái o pasar por alto el temprano libro de August Bebel sobre La mujer y el socialismo. Por lo mismo, sería imperdonable no tener presente lo que Clara Campoamor significó en España. 

Desde comienzos del siglo pasado, Zetkin y Luxemburgo, por ejemplo, se posicionaron claramente a favor del voto de las mujeres, coincidiendo en ese punto con las sufragistas que lo reivindicaban sin denuedo. Así, defender la plenitud de derechos civiles y políticos de las mujeres, como inexcusable objetivo de igualdad, les hacía converger con el movimiento feminista de la época, aunque es cierto que luego diferenciaban entre el feminismo de las “mujeres proletarias” y el feminismo burgués. Éste –pensaban– se limitaba a exigir un reconocimiento de derechos, indispensable ciertamente, pero sin cuestionar el orden social y el sistema económico en el que esos derechos se veían negados. Es decir, criticaban el patriarcalismo, pero no extendían la crítica al capitalismo. Por otra parte, es innegable que el patriarcalismo no se debía sólo al capitalismo, ni tendría por qué desaparecer mecánicamente si éste se viera superado. Es en esa confianza donde se mostraban ciertos límites del vínculo que Zetkin y Luxemburgo establecían entre feminismo y socialismo, lo que les suponía que otras feministas les vieran alejadas de un feminismo muy vigilante en cuanto a su autonomía. No obstante, es mérito de las dos grandes socialistas mencionadas el ver el feminismo conectado a un enfoque emancipador de carácter universalista que corría a su propio favor –subrayada la doble implicación entre igualdad social e igualdad de género-, aunque esa convicción no les exoneraba de batallar por los derechos y el papel de las mujeres en el seno de los mismos partidos de izquierda.

Las dinámicas emancipadoras se despliegan por vías diversas, que no se producen sólo por los caminos de la erradicación de la explotación económica

Si Zetkin y Luxemburgo sirven como referencia de un feminismo que pone las miras en una emancipación de las mujeres, integrada en la emancipación de todos y todas, proporcionada por las transformaciones socioeconómicas encaminadas a una realidad social libre de explotación económica y, por ende, de dominio político, la evolución misma del movimiento feminista devuelve al campo socialista una “observación” que no puede ser descuidada: las dinámicas emancipadoras se despliegan por vías diversas, articulando objetivos de igualdad y metas de libertad, es decir, atendiendo también a procesos de reconocimiento exigibles por razones de justicia –es lo que hace el feminismo respecto a las mujeres– que no se producen sólo por los caminos de la erradicación o, al menos, del amortiguamiento, de la explotación económica. 

Hablamos de la dignidad de las mujeres, que se convierte en “lugar” de prueba de que igualdad social e igualdad de género van juntas

El socialismo actual –lo que aquí y ahora debamos reconstruir como tal– no puede pensar sólo en los términos tradicionales de cambios en el modo de producción que, suponiendo que se consigan, posibiliten con eso satisfacer todas las demandas de reconocimiento y emancipación como algo factible sin más en un sistema económico distinto. Otros factores, del lado de los procesos de subjetivación y de construcción de identidades, que tienen que haber lidiado con complejas lógicas culturales con milenios tras de sí –caso del patriarcalismo–, son también sumamente relevantes –cuestión enfatizada por Axel Honneth en su Idea del socialismo. Pero teniendo eso en cuenta, es imperioso analizar, criticar y proponer medidas recogiendo lo que la tradición socialista y, si se quiere afinar más, el materialismo histórico, puso de relieve: sin asiento en las condiciones materiales de vida no prosperan los cambios sociales. Es decir, el reconocimiento necesita de una emancipación sostenida sobre un modo de vida no alienado gracias a dejar atrás desigualdades sociales de raíz económica, como la emancipación requiere de un reconocimiento de derechos exigibles por razón de dignidad. Hablamos de la dignidad de las mujeres, que se convierte en “lugar” de prueba de que igualdad social e igualdad de género van juntas –como se evidencia en esa denuncia de la brecha salarial que sin duda funcionó como eficaz acicate de las manifestaciones masivas del pasado 8 de marzo-. 

Feminismo y socialismo, enriqueciéndose mutuamente, el primero con la pujanza de un movimiento social en alza y el segundo poniendo en práctica lo que compete a los partidos políticos en cuanto a articular en proyecto y estrategia lo que son reivindicaciones diferenciadas –no necesariamente sectoriales, pues las mujeres no son ningún “sector social”–, podrán hacer ver que la igualdad social no está reñida con otras demandas insoslayables, como son las relativas a igualdad de género, sino todo lo contrario: de su efectiva complicación dependerá que avancemos en reconocimiento y emancipación. 

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

José Antonio Pérez Tapias

Es catedrático en la Facultad de Filosofía de la Universidad de Granada. Es autor de 'Invitación al federalismo. España y las razones para un Estado plurinacional'(Madrid, Trotta, 2013).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Yofremar

    Socialismo y feminismo es un tándem indisoluble, sin transformación social no hay lugar para la emancipación de la mujer y viceversa. Se ha conseguido mucho, pero falta mucho por hacer. Educación, desde las familias, medios, instituciones, mucha pedagogía. Y leyes, sueldos iguales por el mismo trabajo, puestos de responsabilidad... Estamos hablando de una gran evolución dentro de los países desarrollados, porque en los otros, el sistema poco ha cambiado.

    Hace 3 años 8 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí