1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Estados Unidos, tierra fértil para un nuevo municipalismo

Todo apunta a que sectores importantes de la población consideran necesario no sólo ganar al partido Republicano, sino también echar a los demócratas ‘establishment’

Kate Shea Baird 15/08/2018

<p>La estatua 'Fearless Girl' de Kristen Visbal en Nueva York. </p>

La estatua 'Fearless Girl' de Kristen Visbal en Nueva York. 

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

Este noviembre los movimientos de resistencia al trumpismo en EE. UU. tendrán su primera cita electoral nacional: las elecciones de medio término. En el contexto preelectoral, la victoria de diversas candidaturas rupturistas en las primarias del partido Demócrata ha generado muchas expectativas, algunas de las cuales se identifican abiertamente como socialistas, como es el caso de la candidata al Congreso Alexandria Ocasio. Todo apunta a que sectores importantes de la población consideran necesario no sólo ganar al partido Republicano, sino también echar a los demócratas establishment.

No obstante, en medio de este ambiente de ilusión y esperanza, hay voces que se preocupan por lo que vendrá después. ¿Basta con reemplazar a los corporate Democrats con representantes ‘mejores’? Es en este contexto que la hipótesis municipalista está calando entre algunos electos locales y movimientos. 

Para el municipalismo, no basta con elegir a representantes más radicales, hay que construir todo un ecosistema de movimientos y espacios autónomos

El municipalismo ofrece ventajas con respecto a la búsqueda tradicional del poder estatal desde la izquierda, ya que reconoce los límites de la política electoral y la democracia representativa. Entiende que el poder reside no sólo en las instituciones, sino también se ejerce en los ámbitos económicos, sociales y políticos. Para el municipalismo, no basta con elegir a representantes más radicales, hay que construir todo un ecosistema de movimientos y espacios autónomos que puedan impulsar la agenda de estos representantes desde fuera de los ayuntamientos (y, por supuesto, hacerles presión cuando sea necesario). Y el mejor sitio donde hacerlo es desde el ámbito local, donde las instituciones son más próximas y la movilización social puede ser más efectiva.

En los EE. UU. ya existen gobiernos municipalistas de referencia en Jackson, Misisipi y Richmond y California donde están surgiendo nuevas iniciativas alrededor del país. En julio, tuve la oportunidad de asistir al encuentro anual de la red de electos locales ‘Local Progress’, en Minneapolis, y a la edición norteamericana de ‘Ciudades Sin Miedo’ en Nueva York, donde pude observar y participar en los debates que se están produciendo  en este movimiento incipiente. Además de los debates clásicos sobre las potencialidades y límites del municipalismo, salían tres cuestiones relacionadas con el contexto estadounidense, cuyo desarrollo seguramente definirá la evolución del movimiento allí durante los próximos años. 

Aquí se puede: recuperando la historia perdida

Como pasa en muchos países, quedan dudas en los entornos activistas y políticos sobre si el municipalismo puede funcionar en EE. UU. En este sentido, uno de los retos es el de mostrar que el municipalismo no es una teoría utópica ni una importación extranjera, que puede funcionar, y ha funcionado, en los EE. UU. Y es que los EE. UU. tienen una tradición larga de asamblearismo y democracia directa que se ha perdido en el imaginario popular. La recuperación de esta historia fue una de las preocupaciones del filósofo preeminente del municipalismo, Murray Bookchin, en los 80. Aunque Bookchin era un estudiante ávido de las experiencias internacionales de lo que llamaba ‘las formas de libertad suprimidas y ocultadas’, como la Comuna de París o el anarcosindicalismo español, también era consciente de que habría que ‘hablar en inglés’ para poder construir un movimiento de masas en los EE. UU. Con esto se refería, no tanto a la lengua, sino a la necesidad de usar ejemplos próximos y familiares con los que la población estadounidense pudiera identificarse fácilmente.

Bookchin hablaba del ejemplo de los ‘town meetings’ de Nueva Inglaterra, un modelo de democracia directa con sus orígenes en el siglo XVII, pero es importante recalcar que estas tradiciones no se limitan a la comunidad colonialista blanca. El municipalismo contemporáneo también puede beber de las historias de los ‘socialistas de alcantarillado’ que gobernaban la ciudad de Milwaukee durante las primeras décadas del siglo XX; la cooperativa ‘Freedom Farm’, fundada por la activista por los derechos civiles, Fannie Lou Hamer en Misisipi en 1967; organizaciones comunitarias como CHARAS, liderada por los puertorriqueños de Loisaida (Lower East Side en “spanglish”) en Manhattan hasta los años 90 y, más recientemente, el movimiento Occupy.

Es más, yendo al punto de partida, la recuperación de las obras de Bookchin a través de la reedición de sus escritos en formatos diversos, forma parte de este mismo proceso, ya que él mismo era neoyorquino.

Ejemplos como estos muestran que el municipalismo responde a un conducto profundo de la cultura política estadounidense y a cómo el país entiende a sí mismo: confederalista, con instintos libertarios, radical pero pragmático y comprometido con el autogobierno.

Más allá de la representación: en búsqueda de un modelo

Los debates más apasionantes que presencié en los EE. UU. se relacionaban con la cuestión sobre cuáles serían los modelos electorales y organizativos más adecuados para poner en práctica el municipalismo. Estos debates parten del hecho de que las leyes electorales dificultan o incluso imposibilitan que se presenten nuevos partidos, y que el sistema electoral no proporcional hace que sea más difícil que una candidatura nueva consiga representación. Por lo tanto, las preguntas que se hacen giran en torno a si es estratégico, o no, presentarse a través de las primarias del partido Demócrata y sobre qué tipo de relación hay que construir con partidos ‘terceros’ como los Democratic Socialists of America (DSA), cuya militancia ha crecido de 6.000 a 45.000 desde el 2016, o el Working Families Party (WFP), que lleva 20 años organizando campañas ‘grassroots’ a nivel local.

También se preguntan cómo lidiar con la tradición más personalista que generan las candidaturas unipersonales en los EE. UU. Eso pasa por la construcción de organizaciones que sean algo más que meras máquinas electorales y que puedan seguir movilizándose una vez que sus representantes entran en las instituciones. Este reto refleja uno de los pilares del municipalismo; la necesidad de construir un movimiento que pueda superar los límites de la acción institucional a través del trabajo desde fuera.

Ya hay ciudades donde se está intentando resolver estos debates a través de la práctica. Por ejemplo, en Jackson, Misisipi, el candidato de los movimientos, Chokwe Lumumba, ganó la alcaldía en el 2017 a través del partido Demócrata. Pero al mismo tiempo, los movimientos llevan años construyendo nuevas instituciones populares en la calle como la People’s Assembly y Cooperation Jackson, una federación de cooperativas locales.

En las municipales del 2015, en Chicago, ganaron escaños en el pleno el militante del DSA y candidato del partido Demócrata, Carlos Ramirez Rosa y el activista sindical y candidato independiente Tim Meegan. Los activistas que se habían involucrado en estas campañas electorales decidieron montar las organizaciones de distrito United Neighbors of the 35th Ward y 33rd Ward Working Families, para acompañar a sus nuevos concejales. Desde entonces, se han movilizado para exigir que el estado de Illinois derogue la ley que prohíbe la regulación del alquiler y para participar en los comités ciudadanos que defienden los vecinos inmigrantes de la deportación. 

En Richmond, California, la Richmond Progressive Alliance (RPA) ha utilizado un modelo parecido. La filosofía de la RPA es ‘hacer campaña a través de la movilización y movilizarse a través de la campaña’. Desde el 2004, la alianza apoya equipos de candidatos para el pleno (aunque formalmente se presentan por separado) y candidaturas (ganadoras!) a la alcaldía a la vez que se manifiesta en la calle, ofrece formación y participa en coaliciones temáticas.

¿Munici-qué? La creación de una identidad común

Este proceso de construcción de identidad requerirá de un lenguaje y una narrativa comunes que expliquen qué es el municipalismo y por qué su momento ha llegado

Por último, el municipalismo en los EE. UU. aún carece de una identidad colectiva clara. Actualmente el movimiento se conforma de unas pocas candidaturas electorales aisladas junto a redes de movimientos por la vivienda, la justicia racial y los derechos laborales, y las iniciativas de la economía social y solidaria. Muchas de las personas que ya están practicando el municipalismo -desde concejales hasta sindicatos de inquilinos, activistas del movimiento por las vidas negras o la lucha por el sueldo mínimo de 15 dólares la hora- aún no se identifican con el concepto del municipalismo, ni se reconocen entre ellas. La construcción del movimiento, por lo tanto, dependerá de la capacidad de replicar y articular las organizaciones que ya están trabajando en la línea municipalista alrededor de objetivos comunes.

Este proceso de construcción de identidad requerirá de un lenguaje y una narrativa comunes que expliquen qué es el municipalismo y por qué su momento ha llegado. Pero el reto no es solamente comunicativo: hay que crear una comunidad real a través de redes de personas y organizaciones. El encuentro Ciudades Sin Miedo en Nueva York este julio, inspirado en el que tuvo lugar en Barcelona el año pasado, marcó un punto de inflexión en este sentido. Allí, por primera vez, se encontraron activistas sociales y políticos y concejales afines de todo el país bajo el paraguas del municipalismo. 

El movimiento municipalista en EE. UU. tiene mucho trabajo por delante: de organización, de campaña y de mostrarse capaz de lograr cambios concretos. Pero el hecho de que estos temas se están debatiendo en contextos diversos alrededor del país es muy prometedor. Gracias a su historia y cultura política, los EE. UU. son tierra fértil para que las semillas del municipalismo que se siembren ahora echen raíces y florecen.

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Kate Shea Baird

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí