1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Reportaje

Vivir en medio del Chernóbil chileno

Hace 16 años, un polvo negro, compuesto por metales pesados que venían del puerto, invadió el aire de un condominio de una ciudad portuaria del norte de Chile. 13 personas han muerto de cáncer desde entonces

Rodrigo Ramos Bañados 15/08/2018

Bryan Saavedra

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

Pase el dedo por los vidrios. La yema del dedo le saldrá negra, como después de hacer fuego en una parrilla de carbón. El hollín se adhiere como una telaraña tóxica, en mayor o menor cantidad, en los edificios distribuidos en la costanera de Antofagasta. Puede limpiar a diario, pero el polvo regresará a pegarse en los vértices de los vidrios, en los pliegues de las paredes y en su esófago. Es en el condominio de edificios denominados como Colectivos, en la costanera del centro, donde este polvo oscuro puede extraerse con una cuchara.

A este polvo, que circula por el aire como un polen pirata, se le puede calificar de maldito y simbolizar con una calavera.

María Teresa Fuenzalida, Rosa Martínez, Mireya Zapata, Hernán Astudillo, Elisa García, Pilar García, Zdonka Versalovic, Franka Pavlov, Humberta Ríos, Graciela Núñez, Blanca García, Nelly Bustos y Juanita Mercado. Las nombradas y el nombrado tuvieron en común, fallecer por algún tipo de cáncer, de preferencia al pulmón, desde 2000 a la fecha. Jorge Morales -que pasa los días con una sonda-, Nelson Estay, Teresa Sepúlveda y Esteban Farías, padecen cáncer. Son o fueron vecinos, en los edificios Colectivos, ubicados en la consabida zona más contaminada de Antofagasta, del país y hasta puede decirse, que del continente. No es raro que al sector le denominen el Chernóbil de Antofagasta.

“Moriremos aquí”

Los Colectivos bautizados con los nombres de los países de América del Sur, como: Ecuador, Colombia, Panamá y Venezuela, donde habitan alrededor de 380 personas, conviven para su desgracia con el puerto desde 1956. Son 108 departamentos, a los cuales, si no se les habría realizado nunca aseo durante medio siglo seguro estarían tiznados, y no por efecto de un incendio. El promedio de arriendo varía entre 400 mil pesos y 450 mil pesos —los precios de los arriendos en Antofagasta están totalmente sobrevalorados—, y pesar de todo, siempre hay demanda, cuenta la administradora, Elsa López, en su oficina ubicada en el subterráneo del Colectivo Colombia. “A pesar del polvo, es un buen barrio. No es un sector peligroso. Estamos cerca del centro y del mall. Nuestra ubicación es privilegiada, pero entrega una esperanza de vida para sus habitantes de no más de 65 años”, dice con resignación, ante la mirada de Patricia Bustos, tesorera.

Una vez, llegó un matrimonio joven con dos niñitas. Al tiempo, se hicieron exámenes porque la más chiquita no se sintió bien. Le detectaron metales pesados al papá y la hija

Las mujeres precisan que la mayoría de los habitantes son jubilados y que, a pesar de la contaminación y las enfermedades, ya no se irán. “Moriremos aquí, seguro que de cáncer”, vaticinan. Elsa López bromea que será la excepción, que morirá de cualquier cosa menos de lo que manda el destino en ese lugar. Su amiga la mira con cara de duda. Luego ríen.

Patricia Bustos cuenta que unos vecinos nuevos, al tiempo se marcharon con la marca de haber pasado por ahí. “Una vez, llegó un matrimonio joven con dos niñitas. Al tiempo, se hicieron exámenes porque la más chiquita no se sintió bien. Le detectaron metales pesados al papá y la hija. Emigraron de inmediato de la ciudad”, recuerda.

Elsa López dice que una de sus nietas, que vivió ahí, tiene el Trastorno de Espectro Autista, “efecto de los metales pesados”, dice segura.

En las paredes externas e internas, de estos edificios se apoza el tristemente célebre polvillo negro o “polvo industrial”, como también lo define la prensa local. Patricia Bustos hace la prueba del dedo.

El polvo negro, según una investigación realizada por un equipo multidisciplinario de científicos de la Universidad de Antofagasta y divulgada hace un mes, contiene metales que se originan en el Puerto de Antofagasta. Es decir, es un producto de la actividad económica del hombre.

Lucha contra gigantes

La pelea contra el polvo negro partió hace 16 años. Puede compararse a una serie, donde siempre gana el poder del dinero, aunque hay excepciones. Vicente Zapata es el presidente de los vecinos. Es un hombre curtido en el tema. Mantiene toda la bibliografía desde el 2002 sobre el caso. Nos muestra un casete de VHS que contiene una grabación realizada por él, desde un edificio frente al puerto, sobre lo que califica como deficiente manejo de los acopios mineros. Dice, con la certeza del peleador que no se da por vencido, que ellos luchan contra el grupo económico más importante e influyente del país, los Luksic. Pero ellos ya fueron condenados y derrotados, dice con el rostro más relajado. “El señor Luksic salió multado en Santiago, por contaminar acá, con un millón de dólares”. En lo concreto, la empresa portuaria Antofagasta Terminal Internacional, ATI, del conglomerado Luksic, fue multada por alrededor de 800 mil dólares tras incumplimientos ambientales detectados en el funcionamiento del Terminal de Embarque de Graneles Minerales y del galpón Sistema de Almacenamiento de Concentrados, en fiscalizaciones realizadas en 2014 y 2015, por la Superintendencia del Medio Ambiente.

La desilusión de Zapata y su gente es que el dinero de Luksic se quedó en Santiago. “No ayudó en nada a la gente de aquí, que ha sufrido con la contaminación. Somos las víctimas. Lo mismo que los partes del Servicio de Salud, multas que quedan para ellos, y nunca alcanzan para suplir los gastos de quienes vivimos el problema. El puerto y el Servicio de Salud, por sus omisiones históricas, son los responsables que el polvo negro se acumule en ventanas, balcones, paredes y lo que es peor, dentro del cuerpo y traiga la consecuencia del cáncer”, dice con vehemencia.

Y agrega: “Queremos que nos compense alguna vez, después de habernos cagado tanto tiempo, pues hay gente que se lo merece; gente que no puede costear sus tratamientos contra cáncer. Nos estamos muriendo. Por ejemplo, si quiero hacerme un análisis de sangre me cuesta como 80 mil pesos. Queremos que los dineros de las multas sean ocupados en los tratamientos para la salud y que de una vez, por el futuro de sus familias y gente de Antofagasta, el puerto se vaya de la ciudad”.

El hombre de plomo

Desde 2002 que Vicente Zapata ha escuchado a muchos cuentacuentos. Fue testigo de “vueltas de chaqueta”. Vio como “san polvo” fue una eficiente garrocha para que desconocidos se elevaran en la política. Una vez, recuerda, lo trataron de coimear por su silencio, cuando un ejecutivo de una minera le ofreció un contrato. “Siempre he tenido ideales y no me venderé por plata. A veces, me cabreo de esta pelea, porque en todos lados hay arreglos”, afirma con la vista sobre una ventana de su casa. Al frente está el mall. Antes, en ese mismo lugar del mall, había un patio donde se concentraba cobre de la minera Mantos Blancos.

Zapata sigue en la pelea como púgil maltratado, a pesar de que está consciente que en algún momento el cáncer golpeará su puerta con una hoz.

Zapata, quien en broma reconoce que una pesa romana la hundiría por el plomo acumulado en su cuerpo, llevó a cabo estudios por su cuenta. Una conclusión de todos estos años de pelea es que hay una gran conspiración, que puede resumirse en un complot entre los gobiernos de turno y empresarios, para que nunca, la verdad de la profunda contaminación costera de Antofagasta y Mejillones, brote con todo su oscuro y laxo tallo. “Hay muchos intereses económicos y dinero para comprar el silencio”, agrega Elsa López, quien escucha la conversación.

A las elevadas concentraciones de plomo, hasta 20 veces por sobre la norma, están expuestas unas 200 familias que viven junto al puerto

Este hombre, que lleva medio siglo en el sector acumulando plomo en sus tejidos orgánicos, conserva todos los recortes de diarios locales. Aclara que El Mercurio de Antofagasta no los apoyó al principio. Tuvieron que denunciar a El Mercurio de Santiago. Una vez que la noticia de la contaminación por metales pesados apareció en Santiago, la prensa local se acopló y “nos dieron bola. En ese tiempo era luchar contra gigantes”.

El primer recorte de prensa local data del 24 de octubre de 2002. En la foto principal del papel diario, aparece Vicente Zapata mostrando su ventana con rastros del material oscuro. Desde la ventana, se aprecia un patio del puerto y al fondo una zona (cubierta) con malla rachel, que cubre un depósito de concentrado de cobre. No era difícil que el viento trasladara el veneno a los departamentos cercanos, escuelas, comercio y panaderías.

El dirigente acusaba en la ocasión que los edificios pintados hacía sólo un mes, presentaban rastros de concentrado de cobre procedente de maniobras portuarias. El Mercurio de Santiago va más al grano el 30 de octubre de 2002, y dice: “a la elevadas concentraciones de plomo, hasta 20 veces por sobre la norma, están expuestas unas 200 familias que viven junto al puerto”.

El martes 12 de noviembre de 2002, el Servicio de Salud de Antofagasta, a través de la directora de la época y hoy diputada, Marcela Hernando, reconoce que una muestra tomada por los pobladores había arrojado índices elevados tanto de plomo como cobre. Sin embargo, precisa en la nota, que mediciones de dos aparatos puestos en el sector, que aspiraron el aire en un radio de dos kilómetros a la redonda, evacuaron como resultado que el grado de polución ambiental en ese lugar era bajo, inclusive bajo la norma. “A la doctora Hernando le dejé de creer”, dice Zapata, quien se ofusca al recordar una serie de episodios que sucedieron en esos años.

En otro recorte, del viernes 15 de noviembre de 2002, Zapata aparece en la Corte de Apelaciones presentando un recurso de protección contra la minera Mantos Blancos, con el fin de exigir la remoción del concentrado en el puerto. En enero de 2003, el entonces diputado Girardi, dice a la prensa local que por la contaminación, el riesgo de hacer un cáncer pulmonar y de vejiga en la Región de Antofagasta era un dos mil por ciento más que la de una en el sur, donde no había estos niveles de contaminación.

Vicente aparece pequeño en un papel de diario en medio de gerentes del puerto. El título de la nota habla de millonarias inversiones en el puerto. Aquello fue en octubre de 2002.

-¿De qué se trata esa foto?

-Me empezaron a invitar del puerto. En esa foto, salimos con cóctel y todo. Querían que no gritáramos más.

- ¿Y fue efectiva la campaña “Este Polvo Te Mata”, de un par de años atrás?

Zapata guarda silencio, y luego dice que Ricardo Díaz -líder de “Este Polvo Te Mata”- ahora está calladito, porque tiene un puesto en el Core.

-¿Y cómo está su salud?

-Soy hipertenso y tengo los huesos deformados. Eso es efecto de la contaminación. Mi hija nació con lupus, también por la contaminación.

 

Investigación propia

La inquietud de Vicente lo motivó a tomar muestras por su cuenta y analizarlas en Estados Unidos. La historia partió cuando conoció, dice, a un gringo chileno que trabajaba en Minera Escondida en control de calidad. “Le dije: no confío en los informes del Servicio de Salud. Me contestó que le sacara una cantidad de polvo para llevarla a Texas, y ser revisada en la universidad. El gringo trabajaba tres meses en Chile, y descansaba algo así como un mes en Estados Unidos. Le sorprendió en las condiciones de contaminación en que vivíamos. Cuando me trajo los resultados me quedé callado. El Servicio de Salud nos dijo que la contaminación estaba dentro de lo normal, en una reunión en la intendencia. Los espeté que me retiraría ante tal mentira. Salió un gallo detrás de mío y me preguntó con prepotencia dónde trabajaba. Le contesté que no iba a lograr que me echaran, porque era particular. En adelante, me convencí en hacer la guerra, y no creer”.

El informe del gringo reveló que había contaminación por metales pesados. “El pabellón Venezuela tenía, por ponerle una cifra, 8 mil en contaminación según el informe de Estados Unidos; mientras Salud le puso mil y tanto; y así sucesivamente. Había intención de bajar el perfil a la contaminación”.

La zona es una catástrofe. Todo el pescado y marisco, que se saca en los alrededores, está contaminado

Otro informe más reciente que cita Zapata es uno realizado por la PDI en un peritaje submarino y que según él, se mantendría bajo siete llaves. Vicente pudo acceder a éste, dice, de manera informal. La investigación, afirma Vicente, abarcó todo el borde costero de Antofagasta y Mejillones. “La zona es una catástrofe. Todo el pescado y marisco, que se saca en los alrededores, está contaminado. Está la cagada. El informe fue del año pasado y se hizo en el marco de la denuncia, si era o no, el puerto de Antofagasta que contaminaba. No entiendo por qué razón ese informe no se ha hecho público”, agrega.

Récord mundial

El polvo negro visible en las calles, casas y edificios como los Colectivos fue motivo del estudio de la Universidad de Antofagasta, cuyos resultados fueron expuestos hace alrededor de un mes en la revista PeerJ, que es de carácter internacional.

El equipo fue dirigido por la Dra. en Ciencias mención Geología y académica de la Universidad Austral, Joseline Tapia y participaron los doctores Cristina Dorador, Jorge Valdés, Rodrigo Orrego y Chris Harrod de la Universidad de Antofagasta, además de los profesionales Aliro Bolados y Andrei Tchernitchin del Colegio Médico.

La investigación tuvo como origen la base geológica de la ciudad y las muestras de polvo negro que fueron analizadas por distintas entidades (Colegio Médico e ISP), y un ensayo de biodisponibilidad.

Respecto a la presencia de los elementos en el polvo, tales como bario, cobalto, cromo, manganeso, níquel y vanadio, su origen podría relacionarse a rocas intrusivas, volcánicas, metamórficas, diques o suelos presentes en la ciudad, es decir, su concentración en polvo se puede explicar por la geología de la ciudad de Antofagasta.

Sin embargo, las concentraciones de arsénico, cadmio, cobre, molibdeno, plomo y zinc “no se producen en dichos afloramientos de rocas, por lo tanto, son considerados contaminantes antropogénicos (producto de la actividad humana”.

Según la investigación las concentraciones de arsénico, cobre y zinc son las más altas registradas hasta el momento en polvo de ciudad en el mundo (239, 10,821, y 11,869 mg∙kg-1, respectivamente). Mientras que al arsénico, plomo y cobre muestran alta bio-disponibilidad. “Los índices de peligrosidad preliminares muestran que As y Cu contribuyen a un riesgo elevado en niños y adultos expuestos de forma crónica al polvo de Antofagasta, en tanto, Pb se considera peligroso en cualquier concentración”, indica el estudio.

Por otra parte, el estudio consideró aspectos geológicos de la ciudad y sus alrededores, para descartar que la presencia de los elementos considerados contaminantes sea de origen natural. Junto a eso, los científicos plantean que debido a las características de los elementos (arsénico, cadmio, cobre, molibdeno, plomo y zinc) estos se relacionan con los minerales que existen tanto en depósitos de tipo pórfido cuprífero chilenos como en los concentrados de plomo de Bolivia.

Uno de los aportes más significativos del trabajo de los científicos, es que antes de su investigación, sólo había cifras de las mediciones hechas por el Instituto de Salud Pública y el Colegio Médico, sin embargo, ahora existe una contextualización y un índice de riesgo a la salud de las personas.

Los científicos señalaron que esta investigación no contó con ningún tipo de financiamiento externo a la Universidad de Antofagasta y las otras instituciones participantes.

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Rodrigo Ramos Bañados

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí