1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

TRIBUNA

Apocalipsis o solucionismo

La disyuntiva parece dirimirse entre abrazar el pesimismo o esperar una solución ‘divina’. En nuestras manos está crear los espacios, los tiempos, que nos permitan volver a especular con un futuro que no sea un callejón sin salida

Karlos G. Liberal / Emmanuel Rodríguez 29/08/2018

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

En la escena vemos a Elon Musk enfundado en su traje marciano. Abre la puerta de un coche, mitad monovolumen, mitad tanque. Detrás de él una robusta puerta de acero cierra ruidosamente el acceso al túnel del hyperloop. Elon abre la escotilla trasera del vehículo y saca su lanzallamas. En la pegatina del arma se lee “Nacido para quemar” y la imagen de un zombi en llamas.

La imagen de Elon es puro lirismo bélico: la mochila del lanzallamas está fuertemente amarrada al cinturón, sus dos manos agarran un fusil que sólo él podría sostener. Paso firme, se acerca al borde de un pequeño precipicio, al fondo, a menos de un kilómetro y tras una llanura desértica, se ve una gran ciudad salpicada de columnas de humo. En un vistazo a su ordenador de muñeca, reconoce la cuenta atrás, ¡un minuto!, al lado un enorme botón rojo. Inequívocamente, como casi todo en Hollywood, pulsa el redondel colorado. Del vehículo se desprende un ruido ensordecedor. Agarra de nuevo con firmeza el lanzallamas y mira con atención al terreno desértico que tiene enfrente. En apenas unos segundos, las siluetas de lo que en su momento fueron humanos recorren el espacio entre la ciudad y el sonido de su coche. Pasado el minuto Elon mira al precipicio. A sus pies, una turba de cientos de zombis sube por la pendiente inclinada…

Apocalipsis o Solucionismo, esta es la metáfora de nuestro tiempo. Y no solo de la industria del entretenimiento. Sin duda, son ya decenas las formas de destruir nuestro planeta. También son innumerables las imágenes de una nueva humanidad, transportada a un mundo sin trauma, donde los humanos son estúpidos porque el mundo es inteligente. 

Apocalipsis

De un tiempo a esta parte, la angustia y el presentimiento de la ausencia de un final feliz a nuestras vidas se ve reiteradamente reflejada en la imaginación contemporánea. Las distopías de la literatura de ciencia ficción de los ochenta nos resultaban atractivas por la lejanía de sus presagios. Ahora, sin embargo, tenemos la sensación de que solo es cuestión de tiempo para que esos presagios se cumplan.

“¿Hasta cuándo tendré empleo? ¿Hasta cuándo viviré con mi pareja? ¿Hasta cuándo habrá pensiones? ¿Hasta cuándo Europa seguirá siendo blanca, laica y rica? ¿Hasta cuándo habrá agua potable?”. Marina Garcés planteaba estas preguntas en su libro Nueva ilustración radical. De alguna manera, también, descubría nuestra fascinación por el apocalipsis.

La obsesión por el colapso muestra nuestra incapacidad para imaginar el futuro. Comparemos este déficit de imaginación, con las poderosas imágenes de la revolución, el comunismo, la democracia, la liberación nacional del siglo XX, y comprenderemos que nuestro futuro se nos aparece tan incierto y tétrico, como frágil y precario es nuestro presente. Un cierto dogma de la irreversibilidad de la catástrofe se ha colado entre nosotros. 

En su ensayo El crimen perfecto, Jean Baudrillard nos hablaba de que la realidad ha sido expulsada de la realidad. Ahora en nuestra realidad, el mundo ha sido despojado de futuro. Baudrillard imaginó este desperfecto como un crimen que no deja huella: Historia sin deseo, sin pasión, sin tensión, sin acontecimiento auténtico, en la que el problema ya no es cambiar la vida, que era la utopía máxima, sino sobrevivir, que es la utopía mínima. Podríamos hacer nuestra interpretación de la consecuencia de esta utopía mínima donde lo humano pasa a otro plano. En palabras de Marina Garcés, “más allá de la Modernidad que diseñó un futuro para todos, y de la postmodernidad que celebró un tiempo inagotable para cada uno, nuestra época es la condición posthumana: sobrevivimos unos contra otros en un tiempo que solo resta”.

Como ninguna otra imagen de la cultura pop, el mundo zombi refleja este nuevo posthumanismo. Desde que en 1932 se publicara la primera película de no-muertos White Zombie el género no ha parado de crecer. A día de hoy contamos más de 500 películas de taquilla. Pero lo curioso es que más de la mitad se filmaron a partir de 2003. Los zombis son el Cthulhu pop, nuestro mundo futuro es el Chthuluceno que imaginara Haraway a partir de la imagen de Lovecraft, el mundo atemporal donde habitan los infectados.

La corta visión del futuro corresponde con el zombi, el no vivo, el yonqui nihilista siempre sediento del líquido encefálico y de la sangre de los vivos. En el porvenir apenas nos imaginanos como nuevos Robinson Crusoe, islas individuales, amenazadas por nuestros viejos amigos degenerados y transformados por una infección terrorífica e incomprensible. El nuevo posthumanismo no es el de la desindividuación feliz que imaginara la contracultura en los años setenta a partir de las comunas, la experimentación sexual y las drogas enteógenas. Es el del último humano amenazado, aislado y al borde de convertirse en carne de pandemia.

Solucionismo

Pero la más oscura de nuestras pesadillas parece, sólo, la imagen invertida del más luminoso de los futuros. Frente a la infección zombi, los ingenieros resolutivos de la nueva tecnocracia nos prometen ser capaces de resolver cualquier problema cotidiano. El solucionismo es la última esperanza en el progreso.  

En una narrativa ciberpunk, el solucionismo tecnológico podría ser presentado como un perverso experimento social, ideado por un investigador aburrido que mantuviese el dedo permanentemente apretado en el botón de avance rápido. Desde hace dos décadas, Silicon Valley nos bombardea con libros, conferencias y charlas sobre la potencia infinita de la tecnología. El solucionismo es ya casi una ideología. Dispone de sus propios términos y de sus propios artefactos: machine learning, computación cuántica, crispr, blockchain, etc. Exceso y velocidad son la materia prima del solucionismo. ¿Y nosotros? Nosotros somos meros consumidores de una idea de futuro que nunca parece llegar.

Tal y como lo define Evgeny Morozov (La locura del solucionismo tecnológico), el solucionismo es la ideología que legitima y sanciona las aspiraciones de abordar cualquier situación social compleja a partir de problemas de definición clara y soluciones definitivas. Los sistema predictivos basados en machine learning (una disciplina de la inteligencia artificial) son un buen ejemplo de este sometimiento a la solución. La complejidad es reducida a un conjunto de variables y a partir de ahí se elaboran modelos predictivos. El resultado último es que las máquinas tomen las decisiones importantes sobre nuestra propia vida. 

Valga como ejemplo la locura securitaria de algunos estados de EEUU, en los que el sistema judicial emplea una “puntuación de riesgo” para pronosticar cuál es la probabilidad de que los acusados puedan volver a cometer un delito. Este índice es el resultado de un algoritmo que proveen empresas privadas (como Northpointe) y del que no sabemos nada acerca de los criterios empleados. A pesar de ello, algunos jueces recurren a estos medios para decretar la fianza y la condena de los acusados. Se juzga en función del delito cometido pero sobre todo del posible delito futuro. Como era de esperar, periodistas independientes han denunciado un claro sesgo racista en este tipo de cálculos.  

En la utopía solucionista, los humanos podrán ser estúpidos porque el mundo mismo será inteligente. Los objetos, los dispositivos, los datos, los algoritmos y los sistemas que los organizan, estarán perfectamente alineados no para hacernos más productivos; de lo que se trata es de delegar la inteligencia misma. Los neoliberales parecían decir que como es muy difícil ponerse de acuerdo es mejor no intentarlo y por eso despreciaban la democracia; los solucionistas nos dicen directamente que dejemos de pensar. En términos de Marina Garcés estamos ante un gesto de pesimismo antropológico sin precedentes

La disyuntiva tiene algo de teológico, parece dirimirse entre abrazar el pesimismo apocalíptico o esperar que venga una solución divina. Estamos a las puertas de un nuevo juicio final. En un artículo reciente en este medio, Douglass Rushkoff nos presenta una anécdota significativa. Inversores de capital riesgo le invitan a un resort de lujo para preguntarle sobre el futuro. Y allí descubre con sorpresa que no querían saber nada del futuro. Al futuro lo dan por perdido. Lo que querían saber era la mejor forma de huir del planeta y la ingente masa de pobres que lo habitan (los zombis):  cómo escapar en sus naves a Marte, cómo almacenar en un servidor su conciencia cuántica o cómo encerrarse en bunker secreto en Alaska sin que les maten sus ayudantes. El posthumanismo apocalíptico en su versión solucionista se reduce a estas dos preguntas:¿cómo me escapo de este desastre?, y ¿podré hacerlo siendo rico? En definitiva, con sus medios, los poderosos buscan responder “hasta cuándo”. El solucionismo no es una posibilidad de futuro. El solucionismo consiste sólo en mejorar las posibilidades de una huida hacia delante.

Apocalipsis o solucionismo no son, por tanto, dos visiones opuestas. Son solo las dos caras de la moneda de un tiempo sin futuro. En nuestras manos está salir de este loop y crear los espacios, los lugares, los tiempos que nos permitan volver a especular con un futuro que no sea un callejón sin salida.

Autor >

Karlos G. Liberal / Emmanuel Rodríguez

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Uno

    No se preocupen. Los HNWs ya han decidido cómo resolver la disyuntiva: se aplicará solucionismo como entretenimiento y para arrebañar los últimos dólares, mientras se preparan para el Apocalipsis. La lectura del tal Rushkoff en este mismo site deja ver que no van a permitir que cambie nada, ni por supuesto van a ceder en lo más mínimo con el espinosillo tema del reparto de la riqueza. Palante con el Apocalipsis y a ver cómo nos lo montamos para que nuestros seguratas no nos rebanen el pescuezo y se follen a la nena. Y el maldito Elon Musk ¿qué hace? ¿Por qué no tiene lista todavía la nave interestelar? ¿Para qué demonios le pagamos, jostia ya?

    Hace 2 años 8 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí