1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Cuando África diga su palabra

Dar voz para hallar respuestas dignas a la cuestión migratoria también es vía para rescatar la esperanza y resituar al continente

José Antonio Pérez Tapias 2/09/2018

Charles Nambasi

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

Sí, cuando África diga su palabra, entonces Europa podrá dar una solución adecuada a la cuestión migratoria. Porque hasta ahora África permanece silenciada, con su voz ahogada, como malhadado correlato político de la tragedia humana que suponen las incontables vidas que se pierden en el Mediterráneo tratando de alcanzar las costas europeas. El drama de quienes sobreviven, distorsionado mediáticamente cuando es descrito como avalancha de inmigrantes, como invasión que pone en peligro los pilares de las sociedades europeas, no deja de ser a su vez la otra cara de la irresponsabilidad de Europa, por su parte cada vez más dividida a causa de las respuestas xenófobas a la cuestión migratoria, las cuales se van imponiendo cuanto más se manifiesta su impotencia para una verdadera política de acogida y canalización de los flujos migratorios. El populismo xenófobo que desgraciadamente gana espacio en Europa, en sociedades cada vez más regresivamente decantadas a un nuevo fascismo, es la manifestación extrema de un mar de fondo que agita las aguas de un discurrir político que debiera ser consecuentemente democrático, y no lo es. Ese mar de fondo es el racismo, del cual nuestras sociedades no se han librado.

Pudiera pensarse que es un expediente fácil recurrir a hablar de racismo al ahondar en las causas de por qué Europa no resuelve bien la cuestión migratoria, en especial la relativa a la inmigración que procede de África. Pero estoy convencido de que es el fondo de la cuestión. He de añadir que el racismo no se cultiva aisladamente, sino en campos sociales y con los abonos culturales de imperialismos del pasado y mentalidades colonialistas que siguen operando en el presente. El racismo, como esa construcción ideológica diseñada para descalificar a otros como atrasados, primitivos, menos humanos que nosotros, es pieza clave en las formas de deshumanización que se han puesto en marcha para explotar, esclavizar, dominar a esos otros previa e injustamente devaluados en su humanidad –privados del respeto debido a su dignidad–. Cabe recordar que, acompañando al colonialismo como reverso de la modernidad, en la época que se ha dado en llamar postmodernidad no dejamos atrás ni reediciones del colonialismo ni la discriminación racista de los otros. Parece que Europa no logra arrojar fuera de sí esa malformación moral enquistada políticamente en su cultura. Y es la que muestra toda su perversa fuerza destructiva ante la cuestión migratoria, con el agravante siempre de que el racismo tiene a mano el fácil modo de identificar a quien hay que excluir por el color de su piel. El discurso sobre las razas humanas no tiene apoyatura científica, pero sigue teniendo eco social y potencial de manipulación mediática –¿es imaginable un éxodo migratorio como el que se está dando, con la misma pasividad e inhumanidad de trato, si en las pateras con que se lanzan al mar viajaran miles de personas “blancas”?–.

La discriminación racista comporta el silenciamiento de los racializados. ¿Qué voz nos llega de África? 

La discriminación racista comporta el silenciamiento de los racializados. ¿Qué voz nos llega de África? ¿O qué palabra permitimos que impacte en nuestras sociedades y nos interpele? Hace unos días murió Samir Amin, uno de los grandes teóricos de un marxismo renovado justamente para dar cuenta de las relaciones neocoloniales entre metrópolis y periferias –sigue habiendo unas y otras– en el contexto del proceso de globalización en el que estamos inmersos. Salvo lo destacado por algunas necrológicas, la figura de Samir Amin queda registrada como propia del pasado, como si su palabra hubiera dejado de ser pertinente. Por otra parte, es desgraciadamente lo que corresponde a unos hechos que han acentuado la exclusión y la dependencia de los países africanos. Recordando la figura del egipcio Samir Amin podríamos tener presente al también escritor egipcio Naguin Mahfuz, que fue Nobel de Literatura, o, yendo por otros derroteros, hacer memoria de lo que supuso el presidente Nasser al frente de los países no alineados en los años de la Guerra Fría. Parece que fueran acallándose las voces africanas, desde las artes y las ciencias hasta la política. Hay que revalorizar al nigeriano Wole Soyinka o a la también Nobel la sudafricana Nadine Gordimer, con la fuerza emancipadora de su singular escritura, siendo blanca. ¿Pero por qué no recordar a Senghor, el poeta que fue artífice de la independencia de Senegal sin dejar de ser miembro de la Academia Francesa –lo que no dejó de costarle críticas de sumisión al colonialismo–, o a líderes de la fuerza de Julius Nyerere en Tanzania o Sékou Touré en Guinea? No es que hoy no haya quien hable y escriba en África; resulta que sus voces no despegan de entornos empobrecidos cuando no arrasados.

Las plurales realidades de África no son ajenas a lo que pasa en el resto de nuestro mundo. Quedando atrás los procesos de luchas anticoloniales y habiendo fracasado en muchos casos los procesos de construcción nacional en marcos estatales, de forma que la misma modernización económica naufragó a causa del expolio de riquezas propias llevado a cabo por empresas transnacionales aliadas con poderes oligárquicos locales, y con el apoyo de las antiguas metrópolis, no han hecho sino recrudecerse las consecuencias negativas del colonialismo que se padeció. No resulta fácil hacer crecer la esperanza en un continente expoliado y descoyuntado, máxime cuando lo que se sigue promoviendo, incluso cuando se pretende que sea positivo, genera nuevas formas de dependencia.

El ugandés Yash Tandon, por ejemplo, ya escribió hace unos años sobre los efectos de la misma Ayuda al Desarrollo, teniendo en cuenta cómo se lleva a cabo de hecho la cooperación internacional a tal efecto. Dados los criterios y las prácticas imperantes, aparte lo que queda como beneficio para los países donantes de su misma Ayuda Oficial al Desarrollo, lo constatable es cómo ésta genera nuevas formas de dependencia, cuando no sucede que conflictos bélicos o avatares económicos del mercado mundial dan al traste con lo que se quiso promocionar. En el fondo sigue imperando aquella visión que en el marco colonialista de la India recogió Rudyard Kipling bajo la imagen del “peso del hombre blanco”, siempre autoconvencido de la validez de sus razones (encubriendo intereses) en la misma medida en que desprecia las razones de los otros. El complejo de superioridad occidental, perfectamente descrito por la tunecina Sophie Bessis, no deja de actuar cuando se trata a aquellos a los que se quiere ayudar como pasivos receptores y no como sujetos autónomos en los procesos sobre los que ellos y ellas han de decidir.

¿Por qué no se enmarcan los procesos de desarrollo en procesos democráticos en los que comunidades e individuos participen como sujetos, sin verse reducidos a objetos de un trato humillante?

Cuando para recomponer la buena conciencia ante la carencia de una política migratoria, pues sólo se implementan acuerdos para control de fronteras y externalización de servicios de deportación de inmigrantes –Grecia con Turquía, Italia con Libia y España con Marruecos, previo pago de la UE–, se habla, como hizo recientemente el nuevo presidente del PP, de un “Plan Marshall” para África se ignora voluntariamente por qué y cómo se puso en marcha dicho plan para Europa tras la Segunda Guerra, y se sigue manteniendo una perspectiva unidireccional respecto a lo que los africanos y africanas pueden necesitar. ¿Por qué no se les pregunta? ¿Por qué no se enmarcan los procesos de desarrollo en procesos democráticos en los que comunidades e individuos participen como sujetos, sin verse reducidos a objetos de un trato humillante? Cuando eso sigue proponiéndose así continúa dándose un enfoque racista que no aceptaríamos para nosotros mismos –tampoco se acepta, desde lo que la estadounidense Robin di Angelo llama la “fragilidad blanca”, que eso mismo se califique de racista, pues la autoimagen que domina entre los occidentales bienpensantes es que no somos racistas cuando en realidad sí lo somos–. La verdad es que propuestas poco maduradas pueden aparecer fácilmente, incrementando los desaciertos. ¿No es una de ellas la propuesta consistente en financiar una especie de Erasmus para inmigrantes, intercambiando un inmigrante legal becado por cada uno irregular que sea expulsado? El ministro de Exteriores español debe pensar los componentes de injusticia y humillación que conllevaría tal forma de regularizar.

Para ayudar, hay que ser dignos de hacerlo. El camino no es otro que tratar a los otros con la dignidad que merecen, empezando por considerarlos interlocutores con derecho a decir su palabra. Bien se puede recordar a tal respecto la pertinente observación que desde Latinoamérica formuló el filósofo Enrique Dussel al alemán Karl-Otto Apel en el fructífero debate que mantuvieron sobre la ética comunicativa. No basta con tener en cuenta, a la hora de buscar acuerdos en torno a lo justo, las consecuencias para otros de lo que podamos consensuar como normas a las que nos obligamos; es necesario que esos otros digan su palabra en el proceso mismo de búsqueda de un consenso. Es así como se saldrá de la lacerante desigualdad en la que, como decía Senghor, el ticket de entrada al “banquete universal” es demasiado caro para la mayoría; de hecho imposible de obtener. Cuando no se habla con voz propia, pasa lo que denunciaba el también senegalés Cheikh Anta Diop: se engaña al pueblo haciéndole creer que el desarrollo y la democracia son posibles en un idioma extranjero.

Occidente sigue destruyendo en beneficio propio las posibilidades que quedarán para una emancipación más efectiva

Mandela sabía que para liberarse del colonialismo y sus desastrosas consecuencias no sólo había que emanciparse políticamente, sino superar la atracción por el modo de vida de los colonizadores. Es lo que hoy consideramos herencia de colonialidad que queda en la cultura. Lo grave es que explotando esa herencia, Occidente sigue destruyendo en beneficio propio las posibilidades que quedarán para una emancipación más efectiva. Es por ello que las nuevas poblaciones que integran lo que Frantz Fanon llamó “los condenados de la tierra” se ven desarboladas para su liberación, sin otro camino que emigrar. Es la miseria, además de las guerras que desgarran países enteros, la que empuja a ello. Pero la responsabilidad por tal situación cae, por acciones y omisiones, también del lado de acá. Como denuncia el escritor Boubacar Boris Diop, sería simplista pretender que Occidente sólo debe su prosperidad a su trabajo a lo largo de siglos. Sin explotación colonial no hubiera habido tal acumulación de capital para el desarrollo occidental.

Europa no puede actuar como si no tuviera nada que ver con el desastre económico que genera el caos en sus fronteras. Y para afrontar con justicia y de manera humanizante la cuestión migratoria no puede dejar de preguntarse por qué tantas personas, desde niños hasta jóvenes universitarios, varones y mujeres, están dispuestos a arriesgar su vida para entrar en el espacio europeo. Y debe escucharse la respuesta, debe dar la palabra a aquellos que interpelan con sus mismas actuaciones, a pesar de los lamentables episodios que a veces tienen lugar en las fronteras, para orientar una política migratoria que merezca tal nombre. Después de todo, los mismos africanos, como escribe Boubacar B. Diop, reflexionan sobre “lo difícil que es comprender por qué un joven africano, dispuesto a morir para abandonar su patria, no está dispuesto a sufrir para mejorar su sociedad”. La cuestión, y así me lo han hecho saber africanos, estriba en la esperanza. Dar la palabra para hallar respuestas dignas a la cuestión migratoria también es vía para rescatar la esperanza con la que África pueda resituarse en su horizonte.

Autor >

José Antonio Pérez Tapias

Es catedrático y decano en la Facultad de Filosofía de la Universidad de Granada. Es autor de 'Invitación al federalismo. España y las razones para un Estado plurinacional'(Madrid, Trotta, 2013).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. ahiga Audrey

    Mi nombre es Ahiga Audrey, vivo en Ohio, Estados Unidos y estoy felizmente casado con un esposo encantador y cariñoso con tres hijos. Un gran problema ocurrió en mi familia hace un año, entre mi marido y yo, tan terrible que llevó el caso a la corte por un divorcio. dijo que nunca más quiso quedarse conmigo y que ya no me amaba. Así que se fue de la casa y nos hizo pasar a mi ya mis hijos por fuertes dolores. Intenté todos mis medios posibles para que regresara a través de muchas súplicas pero todo fue en vano. Finalmente, confirmó que había tomado su decisión y que nunca más quiso volver a verme. En una tarde fatídica, cuando regresaba del trabajo, conocí a un viejo amigo mío que le preguntó a mi esposo. Le expliqué todo a ella, así que me dijo que la única manera de recuperar a mi esposo es visitar a un lanzador de hechizos porque a ella también le ha funcionado. Por el contrario, nunca creí en el hechizo, pero no tenía más remedio que seguir su consejo. Ella me dio la dirección de correo electrónico del lanzador de hechizos que es "wiseozizaspiritualhome@gmail.com" Así que a la mañana siguiente, envié un correo a la dirección que ella me dio y el lanzador de hechizos me aseguró que recuperaré a mi esposo dentro de dos días. ¡Qué increíble declaración! jajaja !!! Nunca creí, así que habló conmigo y me dijo todo lo que tenía que hacer. A la mañana siguiente, sorprendentemente, mi esposo, que no me ha llamado durante más de un año, me llamó para informarme que volvería. . Tan increíble, ¿verdad? Bueno, así fue como regresó ese mismo día, con mucho amor y alegría, y se disculpó por sus errores y por los dolores que causó a mí y a mis hijos. Desde ese día, nuestra relación ha sido más fuerte de lo que era antes. Gracias por la ayuda de este gran lanzador de hechizos. Mi consejo para todos los que están pasando por diferentes desafíos es contactar a este gran hombre y, al igual que lo hizo conmigo, él resolverá todos sus problemas. Puede enviarle un correo electrónico a través de esta dirección de correo electrónico. Le prometí que iba a contarle a todo el mundo acerca de sus magníficos poderes. (wiseozizaspiritualhome@gmail.com), si está en una condición como esta, o si tiene algún problema relacionado con "traer a su ex. No solo eso puede ayudarlo. 1) ser promovido en cualquier cosa que hagas. 2) Gane un buen dinero o gane una lotería. 3) Lograr el éxito en los negocios. 4) problemas espirituales. 5) ganar caso judicial. 6) Busca a tu compañero de vida. 7) Obtener un trabajo bien pagado. 8) ganar el control sobre su matrimonio. 9) recibir favor y ganar atracción de las personas. 10) recuperar el dinero perdido. (11) sanarte de todas las enfermedades. curable e incurable como el VIH / SIDA, el cáncer, cualquier cosa (12) resolver problemas de embarazo y bendecirte con bebés. su dirección de correo electrónico una vez más es (wiseozizaspiritualhome@gmail.com) también puede contactarlo a través de whatsapp en +2348111448971

    Hace 2 años 6 meses

  2. cayetano

    Mientras en Europa avanza la extrema derecha con un discurso racista por el miedo a África; China ve al Continente como una oportunidad de mutuo desarrollo e inicia con los artificios de un foro China-Africa que comenzó el 3 de Septiembre, una línea de colaboración que se inicia con colaboración para grandes infraestructuras por valor de 60.000 millones de €. Mientras en Europa nos vemos forzados por el miedo que genera África, la gran desconocidad, al avance de la extrema derecha. Y tenemos que responder inmediatamente a dichos lake rhetoric racistas, no desde el maximalismo, que cómo hemos visto en los comentarios al artículo de la izquierda del discurso chovinista y de clase racializado, en esta revista, incluso entre quiénes son antifascistas y demócratas son contraproducentes. Sino a contestarlos no compartiendo su marco de debate, la inmigración no es per sé ni buena, ni mala. Debemos contestar a un discurso fundado en las pulsiones de miedo a lo desconocido que generan odio, y para ello hay que hablar de la realidad concreta, no de maximalismos. Hay que hablar de la realidad de nuestra inmigración contextualizada, de quiénes no son migrantes por ser ya parte de nuestra comunidad, de las políticas de control sobre la emigración. Y de cómo se va a desarrollar nuestra vecina África, la lejana China ya estan desarrollando lo que llaman la nueva ruta de la Seda, desde Europa qué haremos. La pulsión hay que contestarla fuera del maximalismo, y el Deseo debemos construirlo desde la mutura colaboración y apuestar por el desarrollo de África, indiscutiblemente unido a su vecina Europa.

    Hace 2 años 7 meses

  3. Sergio

    Felicidades por este excelente análisis y por ponernos una vez más frente al espejo.

    Hace 2 años 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí