1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Mercedes Iruarrizaga / Funcionaria de prisiones

“La mujer que entra en prisión está mucho más desarraigada socialmente”

Gorka Castillo Vitoria , 29/08/2018

<p>Mercedes Iruarrizaga en la entrada de la cárcel de Zaballa.</p>

Mercedes Iruarrizaga en la entrada de la cárcel de Zaballa.

G. C.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

“Soy una mujer positiva que he tenido la fortuna de estar cumpliendo mi sueño. Podía haber sido abogada o pedagoga pero estudié psicología y trabajo con presos porque considero que es una buena forma de ayudar a la gente. Quizá por ello vivo mi profesión con tanta normalidad y por eso me siento tan realizada”. Mercedes Iruarrizaga (Vitoria, 1979), es hoy la subdirectora de la Oficina de Gestión del Centro Penitenciario de Álava, la macrocárcel de Zaballa –1.440 plazas, 692 operativas, 66 de ellas ocupadas por mujeres– y una convencida de que el paso por la cárcel debe servir para algo útil. “Hay muchos estigmas alrededor de las prisiones pero esto no es como en el cine. Aquí llega gente sin formación alguna y nuestra obligación es que salga sabiendo desenvolverse en la vida”, afirma a media voz. Iruarrizaga llegó a la dirección de esta prisión en 2014 tras una estancia de siete años en otros cuatro centros que le permitieron ajustar su mirada “a un modelo penitenciario intervencionista enfocado a  la rehabilitación del preso”.  No niega que los prejuicios que la sociedad fabrica sobre la cárcel  son más afilados que el alambre de espino pero la verdad es que traspasar sus muros es acceder a un mundo distinto. “Hay mucha ignorancia sobre cómo es la vida en el interior”, asegura.  Y es ahí donde los ojos de Mercedes muestran el paisaje invariable de la prisión, que es el del recluso, el de las mujeres que ocupan la cúspide de esta pirámide de desposeídos que pasean por los jardines y galerías tratando de cimentar nuevos sueños. Y va tomando notas mentales, saludando a reos y funcionarios, haciendo una topografía detallada de la jornada que tiene por delante. Para ella, cada día es una experiencia vital que no es pétrea como el cuarzo ni blanda como el fango. “Todo esto tiene que servir para algo”, repite. 

¿Qué hace una mujer como usted en un sitio como este?

¡Trabajar encantada de la vida! La verdad es me gusta mucho mi trabajo. Llegar a instituciones penitenciarias fue totalmente vocacional. No conocía nada este mundo, a diferencia de otros muchos funcionarios que llegan por tradición familiar. Yo lo descubrí en unas prácticas que hice y me encantó. Antes había probado en un hospital psiquiátrico y en un juzgado de lo social pero fue la cárcel lo que me gustó de verdad. Me dije: ¿Qué hay que hacer para trabajar aquí? Y, casualidades de la vida, conocí a una chica de Valladolid que era preparadora y aquí estoy.

Usted es las pocas mujeres que forman parte de las direcciones de los centros penitenciarios. ¿A qué se debe?

A que la población reclusa es mayoritariamente masculina y hasta 2007 no se hizo la unificación de escalas. Hasta ese momento, sólo los hombres podían trabajar con hombres en los módulos residenciales pero hoy ya hay funcionarias de interior trabajando en la zona de chicos y a la inversa. Sin embargo, en áreas destinadas al trabajo social la mayoría son mujeres.

Al funcionario se le identifica con un carcelero violento y corrupto, que abusa de su autoridad. ¿A qué se debe esta imagen tan negativa? 

Entiendo que sea así porque la versión que trasciende es la del interno y existe el morbo cinematográfico. A mí me encantó la película Brubaker pero no tiene nada que ver con la realidad. La gente está muy preparada, trabaja a diario con el interno y se preocupa por él. Es cierto que esto es una prisión donde los internos son delincuentes y están sujetos a unas normas, unos horarios, etc. Y algunas veces, claro, se rebelan contra esto. Lógicamente, cuando se producen esas situaciones se impone una disciplina que luego debe detallarse al juez de vigilancia penitenciaria, que es quien vela por los derechos del interno. 

España es uno de los países europeos con mayor población reclusa porcentual. ¿A qué cree que se debe ese dato?

No lo sabía pero sí te diré que muchos internos extranjeros no quieren cumplir la condena en sus países de origen. Prefieren quedarse aquí.

¿Por qué?

Porque el sistema penitenciario español es pionero en temas de tratamiento sanitario, medicación y cuidado de la salud. Porque se interviene para intentar mejorar su situación. Esto no existe en otros sitios. En Italia, por ejemplo, no se da importancia al tratamiento ni se proporciona herramientas al interno para vivir fuera. De todas formas, la población penitenciaria en España está disminuyendo en los últimos años. Mira la evolución de los datos. 

Pero se sostiene sobre la ignorancia social. Los ciudadanos desconocen su funcionamiento y su finalidad. ¿Cuál es?

La reinserción y la reeducación. Artículo 25.2 de la Constitución.

Ahora también te encuentras gente titulada, directores de banco, abogados, empresarios que no sólo son delincuentes de cuello blanco

¿Y cree que la sociedad confía en ello o considera que es el búnker donde se envía a los malos para que se pudran?

Hay que diferenciar algunos matices. Al que ha violado a tu hija o ha golpeado a tu madre no le deseas volver a ver y menos en la calle. Es un sentimiento lógico entre quienes han sufrido este tipo de delitos tan terribles. Pero en España no existe la cadena perpetua ni la pena de muerte y esa persona volverá, tarde o temprano, a la sociedad. Y nosotros le tenemos que devolver mejor de como ingresó. Por eso es tan importante el tratamiento y la intervención en prisión. Algunos salen mejor y otros no pero tenemos que estar ahí por quienes consiguen salir rehabilitados. Con que lo logre uno entre diez ya puede considerarse un éxito y justifica todo lo demás.

Pero las cárceles se crearon para recluir al excedente demográfico del sistema capitalista, a los pobres. Hoy está llena de pobres.

Eso ha cambiado. Ahora también te encuentras gente titulada, directores de banco, abogados, empresarios que no sólo son delincuentes de cuello blanco, sino que entran por temas de conducción o por violencia de género. Ya no se ve al típico drogodependiente. También llegan jóvenes de clase media que se toman unas pastillas, roban o agreden. Y es duro verlo porque entrar en prisión es un drama.

¿Cree que la cárcel debería tender a la desaparición o al menos reducirse su número de manera drástica?

Yo creo que no. Es que la prisión tiene que existir. ¿Dónde dejas si no a aquellas personas que necesitan parar y pensar para convivir? Porque la cárcel también es un lugar que sirve para reflexionar profundamente sobre la vida de uno y cambiar lo que se interioriza que se ha hecho mal.  ¡Es que tiene que existir un sitio para esa gente! De verdad que las prisiones realizan su función. Si me preguntas si existen presos con discapacidad intelectual que no deberían estar aquí, pues te diré que sí, que estarían mejor en centros especializados. El problema es que durante el juicio no se demuestra correctamente sus discapacidades. Por eso tenemos psiquiatras y un programa que sirve para estabilizar a algunos y lograr una mejora de su comportamiento que pueda servir en algún momento para derivarlos a sus familias o a centros residenciales. Y sobre lo de reducir el número de prisiones en España, te diré que iría en detrimento de los internos porque de lo que se trata es de facilitar su cercanía a los núcleos familiares, que es donde al final volverán. 

¿Y en qué estado sale una persona que ha pasado 20 o 30 años en prisión?

Normalmente con problemas. Los más evidentes son la vista y la sensibilidad al ruido. Aquí no hay coches, no hay aglomeraciones ni bullicio. Hace poco salió un hombre después de muchos años y lo que más le llamó la atención fue ver cómo la gente utiliza el móvil por la calle. Decía que ya no nos miramos a los ojos, no saludamos, caminamos tecleando en la pantalla del teléfono, los chavales ya no juegan con el balón en el parque. Me quedé perpleja.

La población reclusa masculina es 12 veces superior a la femenina. ¿De qué manera influye en que las cárceles no estén adaptadas a las necesidades de las mujeres?

Sí están adaptadas. 

Un hombre no suele pedir salidas para cuidar de sus hijos pero una mujer sí. Esto es muy importante tenerlo en cuenta

No hay unidad de madres en todas las prisiones cuando más del 70% de las internas tienen uno o dos hijos. 

Eso es realmente complejo. Dependiendo del entorno familiar que tengan y del tipo de delito que hayan cometido, se tiene especial sensibilidad porque el temor a perder a sus hijos es muy grande. Un hombre no suele pedir salidas para cuidar de sus hijos pero una mujer sí. Esto es muy importante tenerlo en cuenta. Pero dentro de ese trance no es lo mismo la interna que tiene padres, hermanos y primos a otra en situación de desarraigo familiar, sin apoyo ni redes sociales a su alrededor. A estas últimas se las intenta ayudar con puntos de encuentro e incluso concediéndoles el cuidado de sus hijos en el exterior, siempre y cuando los requisitos penitenciarios lo permitan. Hay mujeres que vienen sólo a dormir y la mayoría termina en pisos de acogida regentados por asociaciones sociales cuya labor es superimportante y extraordinaria para chicas sin recursos. 

Un reciente informe sobre la mujer reclusa aseguraba que su invisibilidad social es otra condena. ¿Qué significa para ellas entrar en prisión? 

Sin duda es más duro que para los hombres. La mujer que entra en prisión está mucho más desarraigada socialmente. Se aprecia en las entrevistas y en las visitas que reciben. Un hombre te comenta que va a venir su madre o su mujer. A ellas, en cambio, no las viene a ver nadie porque su marido las ha abandonado o simplemente nunca lo han tenido. En el módulo de mujeres hay verdaderos dramas personales. Es cierto que la inmensa mayoría de los hombres tiene también historias tremendas pero el apoyo de una madre o de su pareja no suele fallar. Con las mujeres no sucede eso. Dentro hay un programa dirigido específicamente a ellas para tratar de empoderarlas. Se trabaja la autoestima porque muchas de ellas han sido maltratadas y llegan muy desgastadas emocionalmente. 

¿Es posible la reinserción en prisión?

¡Para eso trabajo! Pero es imprescindible que el interno lo quiera. Y si quiere, adelante. Para mí, es una victoria que no volvamos a verle por haber cometido el mismo delito. Si un condenado por violencia de género vuelve a ingresar, que puede ocurrir, pero lo hace por robar una manzana el trabajo realizado con él habrá merecido la pena. La función de las prisiones es enseñar un oficio a los reclusos para que puedan valerse por sí mismos. Que no se droguen, que controlen su ira.

Zaballa ha servido de laboratorio para la reinserción de presos de ETA arrepentidos. ¿Cómo vivió usted aquel proceso?

No lo he vivido porque estaba en otros centros. Mi conciencia real de lo que significó ETA comenzó con el asesinato de Miguel Ángel Blanco, cuando tenía 17 años. Cuando se abrió la vía Nanclares no estaba aquí pero me consta que el trabajo de mucha gente fue enorme.

Iruarrizaga en su despacho del centro penitenciario.

Iruarrizaga en su despacho del centro penitenciario.

Alavesa y funcionaria de prisiones, ¿pasó miedo alguna vez?

Nunca. Y tampoco me he escondido. Lo he vivido con normalidad. Si me preguntaban a qué me dedicaba, respondía sin más. 

Trabajó con maltratadores en los centros penitenciarios de Melilla, Badajoz y Alcázar de San Juan. ¿Es posible su rehabilitación?

El programa fue supersatisfactorio porque produjo importantes cambios de comportamiento en los internos que se inscribieron. Trabajamos para lograr que no vieran a la mujer como un objeto ni que por ser hombres fueran más que nosotras. Llegué a ponerles gafas rosas con pompones para que vieran la realidad con otros ojos. Y se consiguieron algunas victorias. El lugar donde encontré mayores dificultades fue en Melilla porque había influencias religiosas en muchos internos y me intentaban llevar a su terreno. Fue complicado pero solventamos los problemas porque dejamos fuera las creencias desde el primer momento. El objetivo era que terminaran aceptando que se puede discutir en esta vida sin utilizar la violencia. Que pensaran antes de actuar y lo conseguimos en muchos casos.

¿Qué le atrae de las prisiones?

Pues la posibilidad de hacer distintos trabajos como psicóloga porque en un psiquiátrico te encuentras a los enfermos agudos, que están tan malitos que no puedes más que intentar tranquilizarles. Dentro de la cárcel descubrí que podía hacer terapia individual y grupal en el ámbito de violencia de género, drogodependencias, agresores sexuales o ludopatías. El área de la psicología es muy atractivo. Luego también haces informes sobre gente con la que puedes intervenir, si él lo desea, con pruebas y entrevistas. Ves su evolución. Para una psicóloga que acaba la carrera, como era mi caso, aporta muchas posibilidades profesionales.

¿Quién es Mercedes Iruarrizaga?

Buf, es difícil responder pero te diría que alguien que ha cumplido su sueño. Que siempre me ha gustado estar entre papeles pero ayudando a la gente. Me siento útil y me siento realizada.

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí