1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

Gracias por defender un periodismo de servicio público. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Cataluña: de la estupidez al diálogo, y del diálogo a la valentía

Frente a la ‘estupidez’ de ignorar la existencia de la otra parte, y frente a un diálogo táctico o gestual, está la valentía de ponerse en medio, donde ahora no hay casi nadie. Da igual que despectivamente lo llamen equidistancia

Miguel Pasquau Liaño 7/09/2018

<p>Diada Nacional de Catalunya de 2014, semanas antes de la consulta del 9N. </p>

Diada Nacional de Catalunya de 2014, semanas antes de la consulta del 9N. 

Jordi Bedos

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

Hace sólo un año, o hace un año ya (como quieran), de aquella sesión del Parlamento de Cataluña en la que se tramitaron y aprobaron con fórceps las leyes de transitoriedad y de referéndum que constituyeron un final y un comienzo: final de la sumisión formal del independentismo catalán al marco constitucional y estatutario vigente, autoconvirtiendo a una mayoría parlamentaria estatutaria en un sujeto constituyente, libre por tanto de todo límite competencial;  y comienzo de una fase política que se juega en dos terrenos de juego al mismo tiempo: uno, en las instituciones, necesariamente reglado por aquel marco, y otro “en la calle”, es decir, fuera de las instituciones, en el que se habla y se discute del futuro.

En el primero de los ámbitos el resultado provisional no deja de ser paradójico: el bloque independentista ha vuelto a ganar unas elecciones autonómicas, tiene mayoría parlamentaria y ostenta el Gobierno de la Generalitat; pero muchos de sus líderes más representativos están en la cárcel (o en el extranjero para eludir la cárcel), pendientes de juicio y acusados de delitos más graves (en pena) que un asesinato. La intervención inevitable del Tribunal Constitucional, un uso medido de los mecanismos del artículo 155 CE, y un uso en mi opinión desmedido de la justicia penal, han cercenado las iniciativas institucionales que desbordaban sin duda las líneas de juego del marco constitucional, y han dejado el asunto donde estaba: con el balón en juego, pero condenando a los contendientes a un empate eterno, por no existir porterías en las que puedan marcarse goles válidos. Eso hace que los “jugadores”, desde ese terreno de juego, hagan gestos a sus aficiones para que canten “gol” (independencia) cuando el balón sale fuera de banda, o “penalti” (rebelión) cuando ha habido un fuera de juego. Pero el marcador no se mueve. Sólo se mueve el balón, aunque en vano. Y las tarjetas rojas.

En el segundo, en la calle, no sólo hay lazos amarillos. También hay conversaciones, enfrentamientos dialécticos, emociones, resentimiento, y un fortalecimiento binario de dos voluntades políticas enfrentadas. El escenario es que aparentemente cada una de las dos mitades de la población catalana preferiría pura y simplemente que la otra mitad no existiera políticamente: unos lo pretenden auspiciando una vía de hecho, fuera de los marcos competenciales establecidos, hacia una república que en sí misma comporta la negación del componente “español” de Cataluña, y otros lo pretenden aferrándose a las reglas de juego formales que les dan la ventaja de impedir por completo una vía legal hacia la independencia, sea cual fuere el desarrollo del juego, lo que en paralelo comporta la negación del independentismo como opción política válida.

La estupidez

Tardá ha dicho que es “estúpido” pretender la independencia en contra de la mitad de la población de Cataluña. Tiene toda la razón, tanto si hablamos de principios como si hablamos de estrategia

Tardá ha dicho que es “estúpido” pretender la independencia en contra de la mitad de la población de Cataluña. Tiene toda la razón, tanto si hablamos de principios como si hablamos de estrategia. Obviamente esa afirmación contiene su reverso: es estúpido pretender el mantenimiento normal del statu quo abiertamente en contra de la mitad de la población de Cataluña. Una y otra afirmación no utilizan el término “mitad” en sentido matemático, sino en sentido social: supone partir del punto de partida de que una muy importante parte de la gente que vive en Cataluña quiere separarse de España, y otra tan importante parte de la gente quiere que la tierra en la que viva siga siendo España. A ello debe añadirse algo singular: apenas existen voces que digan conformarse con soluciones intermedias. Que yo sepa, sólo los representantes de Catalunya en Comú y, mucho más tímidamente, algunos sectores del PSC y quizás de ERC.

Sólo hay una transversal que, según las encuestas,  aglutina de manera persistente y estable a una gran mayoría de catalanes: la celebración de un referéndum abierto, legal, y claramente regulado, en el que con unas condiciones bien establecidas permitiesen ir más allá del marco constitucional/estatutario actual, si se contase con una mayoría suficiente, tanto popular como parlamentaria. Ya sé que el término “mayoría suficiente” es controvertido y daría lugar a nuevas y razonables disputas, pero si entráramos en ellas sería ya un enorme paso adelante, por cuanto supondría la voluntad de aceptar la posibilidad de un referéndum.

El problema de esta “transversal catalana” es que no parece que tenga reflejo en el conjunto de España. Es cierto que en casi todas las conversaciones que en el último año he tenido sobre el asunto catalán, alguien ha acabado diciendo que “en algún momento tendrá que hacerse un referéndum”, o que “debería hacerse como en Canadá”, pero si miramos al estrado de los políticos, ni el Partido Popular, ni Ciudadanos, ni el PSOE (es decir, los representantes de aproximadamente el 70% del electorado del conjunto de España, incluida Cataluña) admiten la mera posibilidad de un referéndum de autodeterminación. La traducción es que más o menos la misma mayoría popular que en Cataluña lo quiere, en “España toda” no lo quiere (o sus representantes dicen que no lo quieren). Hasta en eso hay empate. Un empate asimétrico, desde luego. Asimétrico por varias razones: porque la población del conjunto es obviamente mayor que la población de una parte; y porque la cárcel sólo es amenaza para la parte que quiere romper el tablero, no para el que quiere mantenerlo.

El diálogo

En situaciones de bloqueo como ésta el diálogo no tiene poderes taumatúrgicos. Dicho de otro modo, la respuesta no está en el diálogo, salvo que el diálogo se emprenda con ánimo de encontrar una respuesta insatisfactoria para cada parte, pero más satisfactoria para el conjunto que el bloqueo mismo. Esto no es fácil, por una razón que a la hora de la verdad se convierte en decisiva: los costes electorales. Desde el lado constitucional, una disposición a ampliar competencias, mejorar financiación o propugnar un replanteamiento de la organización política y constitucional del Estado será tachada como “entreguismo”, o de “concesiones a los golpistas”, y puede convertirse en la gran baza electoral de partidos como el PP, Ciudadanos o Vox, puesto que pueden seguir alimentando la ilusión (estúpida) de que el partido se puede ganar por goleada empleando “mano dura y legislación vigente”. Por el otro lado, se tacharía de resignación o conformismo, incluso de traición al objetivo “único”, con la consiguiente ventaja electoral de los partidos o fuerzas independentistas que fomentan la ilusión (estúpida) de que “apretando sin dar un paso atrás” podrá llegar en unos meses la República. Las posturas pragmáticas, las capaces de reconocer que “no hay solución” sin un compromiso entre antagonismos, corren el riesgo, ya visto en procesos electorales recientes, de quedar aprisionadas. 

La valentía.

¿Y si estamos en uno de esos momentos políticos en los que, más allá del “diálogo”, es posible la “valentía”?

Pero ¿y si esos cálculos están equivocados? ¿Y si estamos en uno de esos momentos políticos en los que, más allá del “diálogo”, es posible la “valentía”? Por valentía me refiero a la “capacidad de acometer una empresa arriesgada a pesar del peligro y el posible temor que suscita” –a quien la acomete– (RAE). Cuidado con las palabras, porque muchos confunden valentía con estupidez: para algunos la valentía es cortar una calle o quitar un lazo, o es ir al ataque, a por ellos o a por nosotros sin medir las consecuencias. ¿Por qué no la valentía electoral de proponer una composición arriesgada del problema? Si se hace “sin complejos”, es decir, sin estirar falsamente la manta para cubrir por allá lo que se tapa por acá, si se explica bien y se decide salir en primera línea con buenos argumentos no elaborados para enardecer, sino para proponer, yo no descartaría que “por añadidura” viniera un premio electoral. No voy a entrar en qué propuestas serían “valientes” y cuáles no. Ya lo he hecho en varias ocasiones: para mí la “valiente” sería hacer constitucionalmente posible un referéndum de independencia, estableciendo unas condiciones exigentes. Pero hay otras que, además de valientes, quizás fueran más “posibles”.

Frente a la “estupidez” de ignorar la existencia de la otra parte, y frente a un diálogo táctico o gestual, está la valentía de ponerse en medio, donde ahora no hay casi nadie. Da igual que despectivamente lo llamen equidistancia: cada cual puede decidir de qué quiere “distar” y de qué no. Quizás la equidistancia no sea una ambigüedad calculada y temerosa, sino el centro de una nueva forma geométrica y el punto más distante de una extrema estupidez. Para eso hace falta hablar claro, con voluntad de ser útil y asumiendo riesgos. Como ha hecho Tardá, a quien podrá tachársele de cualquier cosa menos de estúpido. Ojalá cunda.

Autor >

Miguel Pasquau Liaño

(Úbeda, 1959) Es magistrado, profesor de Derecho y novelista. Jurista de oficio y escritor por afición, ha firmado más de un centenar de artículos de prensa y es autor del blog "Es peligroso asomarse". http://www.migueldeesponera.blogspot.com/

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

5 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Salvatore

    Una de las partes (la nacionalista española) siente que una posición inmovilista siempre les beneficia, teniendo de su lado a la AN, al TS, al TC y en ultima instancia al ejercito. Desde esa inmovilidad esteril pueden criticar cualquier intento de negociación acusando de entreguismo y traición y añadiendo la circunstancia de que electoralmente han abandonado Cataluña, la dan por perdida. (PP) En resumen, no habrá consenso para solucionar nada. Desde Cataluña, por su parte, tambien tienen sus dosis de irrealidad y de abandono de la politica por la propaganda para mantenerse en el poder. Esto va para largo...

    Hace 2 años 7 meses

  2. zyxwvut

    El artículo es un compendio de silencios calculados a beneficio del nacionalismo catalán. Ni una palabra de los 38 años largos de labor de zapa del nacionalismo pujolista para impregnar de etnicismo a una parte de la sociedad de Cataluña, ni una palabra del pisoteo antidemocrático del Parlament los días 6 y 7 de septiembre, ni una palabra del cúmulo de mentiras, medias verdades y manipulaciones historicistas desarrolladas por el nacionalismo catalán en los últimos seis años. Apelar al método de la "foto fija" queda muy bien en según que ambientes, pero banaliza un conflicto atizado por ambos nacionalismos durante décadas, y escenificado al máximo en los últimos seis años a beneficio de las clases dominantes. El artículo no aporta nada.

    Hace 2 años 7 meses

  3. Aramis

    Confieso que llevo varios días en el diván de mi psiquiatra rumiando esta retransmisión futbolística de un partido fantasmal de tormentos varios con proverbiales argumentos de autor sumerio que ni el diván descifra al castellano ordinario; ESTUPIDEZ: «Un empate asimétrico, desde luego. Asimétrico por varias razones: porque la población del conjunto es obviamente mayor que la población de una parte; y porque la cárcel sólo es amenaza para la parte que quiere romper el tablero, no para el que quiere mantenerlo.» … ¿Acaso 2 y 2 es asimétrico porque 4 es mayor que 2 y porque la cárcel amenaza a uno de los dos? ¿Qué razón es ésta? ¿Acaso estamos ante un nuevo fakenews de clonación de churras con merinas?; EL DIALOGO: «la respuesta no está en el diálogo, salvo que el diálogo se emprenda con ánimo de encontrar una respuesta insatisfactoria para cada parte, pero más satisfactoria para el conjunto que el bloqueo mismo.» ¿Acaso el dialogar entre partes puede insatisfacer a las partes satisfaciendo al conjunto? ¿Qué virtuoso conjunto tan misterioso es ese? ¿Acaso puede la Santísima Trinidad encontrar una respuesta que satisfaga el misterio en su conjunto siendo, a la vez, insatisfactoria para Padre, Hijo y Espíritu Santo y además sin poderes taumatúrgicos?; VALENTÍA: «Cuidado con las palabras, porque muchos confunden valentía con estupidez: para algunos la valentía es cortar una calle o quitar un lazo, o es ir al ataque, a por ellos o a por nosotros sin medir las consecuencias.» ¿Acaso hay algo más estúpido que «ir a por nosotros sin medir las consecuencias»? ¿Qué valentía es ésta? ¿Acaso es valiente pegarse un tiro en el pie de uno mismo?; EQUIDISTANCIA: «Quizás la equidistancia no sea una ambigüedad calculada y temerosa, sino el centro de una nueva forma geométrica y el punto más distante de una extrema estupidez.» ¿Acaso se puede calcular una ambigüedad tal que siendo temerosa pueda ser considerada equidistante de posiciones precisas? ¿Puede el aire sin contorno (ambigüedad) constituir el centro de forma geométrica precisa alguna? ¿Acaso el punto más equidistante de la extrema estupidez no lo fijó ya Sócrates cuando dijo aquello de que él conocía que todo lo ignoraba mientras que los estúpidos eran aquellos que ciertamente ignoraban todo aquello que afirmaban saber?.

    Hace 2 años 7 meses

  4. Aramis

    Confieso que llevo varios días en el diván de mi psiquiatra rumiando esta retransmisión futbolística de un partido fantasmal de tormentos varios con proverbiales argumentos de autor sumerio que ni el diván descifra al castellano ordinario; ESTUPIDEZ: «Un empate asimétrico, desde luego. Asimétrico por varias razones: porque la población del conjunto es obviamente mayor que la población de una parte; y porque la cárcel sólo es amenaza para la parte que quiere romper el tablero, no para el que quiere mantenerlo.» … ¿Acaso 2 y 2 es asimétrico porque 4 es mayor que 2 y porque la cárcel amenaza a uno de los dos? ¿Qué razón es ésta? ¿Acaso estamos ante un nuevo fakenews de clonación de churras con merinas?; EL DIALOGO: «la respuesta no está en el diálogo, salvo que el diálogo se emprenda con ánimo de encontrar una respuesta insatisfactoria para cada parte, pero más satisfactoria para el conjunto que el bloqueo mismo.» ¿Acaso el dialogar entre partes puede insatisfacer a las partes satisfaciendo al conjunto? ¿Qué virtuoso conjunto tan misterioso es ese? ¿Acaso puede la Santísima Trinidad encontrar una respuesta que satisfaga el misterio en su conjunto siendo, a la vez, insatisfactoria para Padre, Hijo y Espíritu Santo y además sin poderes taumatúrgicos?; VALENTÍA: «Cuidado con las palabras, porque muchos confunden valentía con estupidez: para algunos la valentía es cortar una calle o quitar un lazo, o es ir al ataque, a por ellos o a por nosotros sin medir las consecuencias.» ¿Acaso hay algo más estúpido que «ir a por nosotros sin medir las consecuencias»? ¿Qué valentía es ésta? ¿Acaso es valiente pegarse un tiro en el pie de uno mismo?; EQUIDISTANCIA: «Quizás la equidistancia no sea una ambigüedad calculada y temerosa, sino el centro de una nueva forma geométrica y el punto más distante de una extrema estupidez.» ¿Acaso se puede calcular una ambigüedad tal que siendo temerosa pueda ser considerada equidistante de posiciones precisas? ¿Puede el aire sin contorno (ambigüedad) constituir el centro de forma geométrica precisa alguna? ¿Acaso el punto más equidistante de la extrema estupidez no lo fijó ya Sócrates cuando dijo aquello de que él conocía que todo lo ignoraba mientras que los estúpidos eran aquellos que ciertamente ignoraban todo aquello que afirmaban saber?.

    Hace 2 años 7 meses

  5. c

    Para acabar con el afan indep dado quees basicamente economico: fuera art 135, auditoria crisis, etc + reparto y creditos estatales a emprendedores ¿merece apoyo de Pod al referend de Cat ? : 1º es un as d manga de la derecha 2º nos quita muchos votos 3º y mas urgente auditoria etcetcetcetc 4º con lo anterior ganariamos tod@s Creo que falta un planteamiento politico con vision de futuro en base a consecuencias - el problema e s que siempre acaban las debates polarizados al máx. Si un nacionalismo es "malo" todos los demas tambien , entonces debe haber federalismo si hay regiones históricas, y sobretodo no confundir-etc la gestión del estado, federal o no, con complejos de superioridad ni favoritismos . - Es muy curios que no quiera dialogar el gobierno cuando se dialogado incluso aznar con la eta ? : entre PP-C$ y CIU -JxC todo es pparippe siempre se han llevado un 3% bien PPujolaznar en Madrid todo es tapar sus recortes y corruPPcion mutuas a base de echar leña al fuego constantemente ( para empezar a Puchi s ele ocurre pedir referendum con el PP enMadrid y cerca del dia de la hispanidad ) y asi ademas alentar nacionalismos que se usan electoralmente .http://blogs.publico.es/vicenc-navarro/2018/03/26/la-propuesta-de-cs-para-eliminar-la-precariedad-es-un-ataque-a-la-clase-trabajadora/ el caso es que es "rarito" que los demas fugados no hayan ido a Suiza que es donde no van a extraditar a A.Gabriel etc...parece que lo que querian es que les detuvieran y asi seguir con "el cuñebrón" para lo dicho... por d epronto Ppuchdemoñ ya ha dicho desde la carcel alemana que nunca cejará en su emPPeño... - Alguien desde hace mucho gana con los nacionalismos : hace 40 años, en la escuela de Euskadi , cuando yo tenia 15, se nos decia que los vascos eramos los que mejor hablabamos el castellano en comparacion sobretodo con los andaluce sy murcianos... - todo se monto tbn para que subiera que era el partido B del PP y esPPañol en Cat - http://ctxt.es/es/20180404/Politica/18933/nacion-catalu%C3%B1a-espa%C3%B1a-nacionalismo-estatut-contitucion-eugenio-del-rio.htm

    Hace 2 años 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí