1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

TRIBUNA

La tentación rojiparda

El rojipardismo prefiere perderse en la nostalgia de imaginarse una ‘clase obrera nacional’, que ya no existe, antes que atender a lo que son sus ‘pobres reales’, aquellos que tiene al lado y que no son nacionales

Emmanuel Rodríguez 10/09/2018

La Boca del Logo

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

 

Los rojipardos empiezan a asomar la patita también en España. Muchos izquierdistas (curiosa y particularmente viejos y nuevos estalinistas) preocupados por el ascenso de la extrema derecha, le hacen el caldo gordo. Convierten la inmigración en el gran problema de la “clase trabajadora” –cualquier cosa que esto sea–. Buscan en las estadísticas, en la tertulias de televisión, y encuentran su espejo en los discursos del racismo populista. Gritan con ellos: “nuestro problema es el exceso de inmigración, la competencia por los salarios”. Dicen, como dicen muchos oportunistas, que el “capital”, “Soros” y la “globalización” son proinmigración. Y que debajo del cosmopolitismo liberal está la gran maquinación del capitalismo global. Los rojipardos señalan al resto de la izquierda: no podemos hacer trinchera con el neoliberalismo. En ello anda la iniciativa Aufstehen (En Pie) salida de una parte del progresismo alemán, no pocos admiradores de Salvini en Italia, así como un creciente coro de políticos, periodistas e intelectuales de la izquierda española (y catalana).

El rojipardismo se cree vacunado contra el viejo fascismo. Esgrime su pedigrí probado en la II Guerra Mundial, en la que el estalinismo europeo fue efectivamente el gran campeón del antifascismo. Se le olvida, sin embargo, algunos importantes deslices del Gran Timonel y la errática política de la III Internacional, responsable en no poca medida del triunfo del nazismo. Se le olvida, también, el terreno común de cierto fascismo obrero, que lindó con cierto comunismo, y que en la Alemania de los años veinte-treinta dio lugar a la singular experiencia del nacionalbolchevismo. También quiere dejar atrás el desastre del Partido Comunista francés, su posición nada clara en los años ochenta con respecto del avance del Frente Nacional en algunos de los distritos tradicionalmente comunistas. Existe una línea, no tan extraña, que ha deslizado el voto al viejo comunismo (no ocurre lo mismo con otras tradiciones políticas obreras, como el socialismo o el marxismo heterodoxo) hacia el nuevo fascismo. Caso de no rastrear y comprender esa conexión, el rojipardismo nunca estará vacunado contra sí mismo.

El rojipardismo se declara a salvo de todo compromiso con el capitalismo liberal. Nos insiste en que ser hoy anticapitalista es ser anticosmopolita y antiglobalista, y nos propone una vuelta al Estado nación, a la protección soberana de los mercados nacionales regulados bajo un protector sistema público de bienestar. En esta fantasía, el verdadero internacionalismo es aquel que consiste en proponer planes de desarrollo a los países de emigración: un 0,7% hinchado de buenas intenciones, pero con un férreo control de fronteras. Su escenario ideal es el de cada uno en su país dedicado a forjar la prosperidad nacional. Tal es el delirio. 

Pero antes de concederle rango a sus argumentos, conviene considerar el fenómeno también en su contexto histórico: quizás su anticapitalismo no sea ni tan sólido, ni tan sustantivo. Hoy no estamos en la fase triunfante de la era de la globalización financiera. La crisis de 2008 ha situado a las élites económicas ante una pluralidad de escenarios. Tiempos inciertos, en los que una parte quizás no tan pequeña de esas élites ha iniciado un juego tan arriesgado como el de la década anterior, pero seguramente con mayores dosis de criminalidad. Detrás de un ricachón sanguíneo como Trump, al igual que de la clásica figura del orador de Italietta que es Salvini, no sólo hay involución política: la vuelta a una era monstruosa y patriarcal de egoísmos étnicos. Hay una incapacidad para dar una salida positiva a tres décadas de crisis sistémica.

En ese contexto se entiende el giro proteccionista de Trump y la reciente guerra comercial contra China, los emergentes y, de forma encubierta, la UE. La vuelta a un proteccionismo limitado y aparente, en el marco de una integración global que resulta irreversible, busca arrancar posiciones económicas, pero también políticas. Para Trump defender unos miles de empleos en las cadenas de montaje (y por tanto en los últimos tramos de la cadena mundial de valor) del Medio Oeste, es tanto como asentar parte de su base electoral, al tiempo que la subida del dólar desplaza las oportunidades de negocio financiero sobre la deuda de los países emergentes. Para las derechas de los países europeos, ser hoy proteccionista no es más que asegurar de forma brutal una posición relativamente segura para segmentos pequeñísimos de una fuerza de trabajo subsidiaria del polo exportador centroeuropeo. (Desgraciadamente para estos últimos, uno de los objetivos de Trump está en destruir ese polo con el fin de invertir parcialmente la balanza comercial estadounidense.) Sin necesidad de seguir, vale concluir que el tiempo en el que se podía tomar a los viejos Estados como unidad económica elemental ha pasado a mejor vida. Los rojipardos puede que sean más funcionales a este capitalismo en transición de lo que su imaginación política es capaz de detectar.

Pero haríamos mal en no tomarnos en serio a la nueva izquierda antiinmigración. En su explicación coinciden demasiados factores: su impotencia frente a un populismo etnicista que le marca los tiempos, su subordinación a la agenda electoral y mediática contra la que no tiene nada que enfrentar, así como su traumática desconexión de unas “clases trabajadores” de composición compleja y mestiza (paradójicamente multinacional).

Pero tampoco en esta discusión conviene sucumbir a la tentación de la superioridad moral que caracteriza al progresismo. El racismo no es una posición ideológica absurda, condenada a la extinción en la era de los Derechos Humanos, y tampoco una tentación continua de toda civilización. Es una aberración históricamente determinada. La línea de color tiene fecha reciente. Se puede rastrear en la colonización europea del continente americano, y específicamente en la cuna del capitalismo mundial, la economía de plantación, que dio lugar a la promulgación de los “Códigos Negros”.

Como han señalado ya demasiados estudiosos (Wallersterin, Y. M. Boutang, E. Williams), el racismo institucionalizado no se consolidó con el comercio de esclavos procedentes de África, sino tiempo después. Cuando el sometimiento de una menguante población indígena no permitió proveer niveles suficientes de mercancía colonial (azúcar, cacao, tabaco), cuando los contratos forzosos sobre los colonos pobres procedentes de Europa tampoco lo consiguieron y cuando se empezaron a formar peligrosas colonias rebeldes y mestizas, compuestas por indígenas, africanos y europeos (desde las repúblicas indias hasta los quilombos, pasando por la piratería). El racismo fue el medio de gobierno y de segmentación del trabajo del primer capitalismo global. Y no ha dejado de ser eso. Al fin y al cabo, el racismo es poco más que el modo de dividir y segmentar a la vieja y a la nueva fuerza de trabajo, de remitir cada condición laboral y social a un estatuto jurídico y cultural distinto, y de estimular así la odiosa competencia entre pobres.

Por eso el rojipardo no sabe muy bien qué hacer con el “racismo”. Desde luego, no quiere ser racista, pero tampoco entiende que la posición en la que quiere pelear ya no se comprende dentro de un país pequeño y aislado, sino en una economía global, compleja e interconectada, y sobre todo irreversible. Prefiere perderse en la nostalgia de imaginarse una “clase obrera nacional”, que ya no existe, antes que atender a lo que son sus “pobres reales”, aquellos que tiene al lado y que no son nacionales, así como a los muchos más que rodean su pequeño país. Su límite es, por tanto, de partida. No es casual que el racismo solo tengan fortuna en aquellas regiones en declive donde la población inmigrante o migrodescendiente es baja o nula.

Por el momento, convendría reconocer que quien adopta una perspectiva “nativa”, consistente en poner por delante, ante el drama de un mundo en colapso, la situación de no se sabe bien qué “clase obrera” blanca y nacional, ya ha perdido. Sobre esa base, apenas logrará movilizar un resentimiento blanco-nacional, contra el único futuro que le queda a una Europa decadente y envejecida.  Y lo que es peor, quien se alinee con esta izquierda tendrá que admitir que es propiamente racista. Pues el racismo es sola la forma de interiorizar la segmentación étnica y jurídica, esto es, la división política que corresponde con la mayor de las fracturas sociales de este planeta que hace tiempo se nos quedó pequeño.  

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Emmanuel Rodríguez

Emmanuel Rodríguez es historiador, sociólogo y ensayista. Es editor de Traficantes de Sueños y miembro de la Fundación de los Comunes. Su último libro es '¿Por qué fracasó la democracia en España? La Transición y el régimen de 1978'. Es firmante del primer manifiesto de La Bancada.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

23 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Girón rojo

    La "nueva izquierda", la izquierda más chachi y más crítica con el Stalinismo, se creé que tiene la autoridad moral como para llamar rojipardo a Julio Anguita... Sois unos sinvergüenzas a demás de incapaces. Vuestro cosmopolitismo liberal libertario, vuestro resentimiento hacia los pueblos, solo se puede explicar desde el odio y culpa que procesaban los revisionistas del marxismo hacia sus propios padres y abuelos al colaborar con los ocupadores nazis en la segunda guerra mundial. Os sorprendió para mal que Satalin respetará las realidades nacionales de los pueblos de Europa del Este y no creara una amalgama de a saber qué, os dolió. Todo el mundo sabe que desde mayo del 68 y el escupitajo a Sartre cambiasteis de clase revolucionaria y le jurasteis odio eterno al obrero europeo. Sois cómplices de la explotación al que gran capital somete a gente, que engañada, decide migrar a Europa. Claro, así los dos ganáis, el capital por tener mano de obra semi esclava y vosotros por teorizar con el multiculturalismo y llevar a cabo todo tipo de ingeniería social. Sin vosotros las políticas económicas liberales no serían posibles. Vuestras ideas no ganaron ninguna guerra al fascismo si mal no recuedo. Tenéis la desgracia de que la globalización tiene los días contados. Y, por último, si llega a ocurrir algún conflicto grave derivado de vuestras prácticas de ingería cultural se os llamará a la puerta y se os pasará factura, tenerlo claro.

    Hace 2 años 6 meses

  2. Girón rojo

    La "nueva izquierda", la izquierda más chachi y más crítica con el Stalinismo, se creé que tiene la autoridad moral como para llamar rojipardo a Julio Anguita... Sois unos sinvergüenzas a demás de incapaces. Vuestro cosmopolitismo liberal libertario, vuestro resentimiento hacia los pueblos, solo se puede explicar desde el odio y culpa que procesaban los revisionistas del marxismo hacia sus propios padres y abuelos al colaborar con los ocupadores nazis en la segunda guerra mundial. Os sorprendió para mal que Satalin respetará las realidades nacionales de los pueblos de Europa del Este y no creara una amalgama de a saber qué, os dolió. Todo el mundo sabe que desde mayo del 68 y el escupitajo a Sartre cambiasteis de clase revolucionaria y le jurasteis odio eterno al obrero europeo. Sois cómplices de la explotación al que gran capital somete a gente, que engañada, decide migrar a Europa. Claro, así los dos ganáis, el capital por tener mano de obra semi esclava y vosotros por teorizar con el multiculturalismo y llevar a cabo todo tipo de ingeniería social. Sin vosotros las políticas económicas liberales no serían posibles. Vuestras ideas no ganaron ninguna guerra al fascismo si mal no recuedo. Tenéis la desgracia de que la globalización tiene los días contados. Y, por último, si llega a ocurrir algún conflicto grave derivado de vuestras prácticas de ingería cultural se os llamará a la puerta y se os pasará factura, tenerlo claro.

    Hace 2 años 6 meses

  3. Girón rojo

    La "nueva izquierda", la izquierda más chachi y más crítica con el Stalinismo, se creé que tiene la autoridad moral como para llamar rojipardo a Julio Anguita... Sois unos sinvergüenzas a demás de incapaces. Vuestro cosmopolitismo liberal libertario, vuestro resentimiento hacia los pueblos, solo se puede explicar desde el odio y culpa que procesaban los revisionistas del marxismo hacia sus propios padres y abuelos al colaborar con los ocupadores nazis en la segunda guerra mundial. Os sorprendió para mal que Satalin respetará las realidades nacionales de los pueblos de Europa del Este y no creara una amalgama de a saber qué, os dolió. Todo el mundo sabe que desde mayo del 68 y el escupitajo a Sartre cambiasteis de clase revolucionaria y le jurasteis odio eterno al obrero europeo. Sois cómplices de la explotación al que gran capital somete a gente, que engañada, decide migrar a Europa. Claro, así los dos ganáis, el capital por tener mano de obra semi esclava y vosotros por teorizar con el multiculturalismo y llevar a cabo todo tipo de ingeniería social. Sin vosotros las políticas económicas liberales no serían posibles. Vuestras ideas no ganaron ninguna guerra al fascismo si mal no recuedo. Tenéis la desgracia de que la globalización tiene los días contados. Y, por último, si llega a ocurrir algún conflicto grave derivado de vuestras prácticas de ingería cultural se os llamará a la puerta y se os pasará factura, tenerlo claro.

    Hace 2 años 6 meses

  4. Rem

    Jon Snow, usted señala lo siguiente: "si Wallerstein dice que el capitalismo es un sistema mundial integrado en el que el centro recibe recursos de la periferia, y por tanto hay que volver al Estado-nación como solución, eso nos parece mal. ¿No había una manera de rebatir el estalinismo, sin usar a un estalinista?" Wallerstein, para empezar, propone un mayor equilibrio entre soberanía y globalización, orientada a las clases populares, no volver a los parámetros de Estado nación clásico de posguerra. Y otra cosa que le separa del rojipardismo es su discurso de la inmigración. Afirma lo siguiente: "Debemos acostumbrarnos a que existan movimientos de personas. De hecho es el área en la que el laissez-faire puede realmente funcionar; recuérdese que el eslogan original era laissez-faire, laissez-passer (dejar hacer, dejar pasar). Dentro de los países dichos movimientos ocurren todo el tiempo." "Si un país aceptara la inmigración libre, sin que los demás hagan lo mismo, se vería abrumado. Pero si todo el mundo lo hiciera, creo que los flujos migratorios no aumentarían mucho más que en el presente, serían más racionales y menos peligrosos, y provocarían menos oposición." Inmigrantes, Inmanuel Wallerstein. No suena muy rojipardo ni estalinista, que digamos, se esté o no de acuerdo con él. Un saludo.

    Hace 3 años

  5. Isabel Vázquez

    Sergio Bologna en 1993 (Nazismo y clase obrera): “la «xenofobia obrera» es una forma distorsionada de añoranza por mejoras salariales y por regulaciones normativas conquistadas y después perdidas; es la expresión distorsionada con que se añora la pérdida de ciertos niveles de civilización. Liquidar el tema con expresiones como «egoísmo» es una zafia simplificación, «la xenofobia obrera y popular» es un problema endiabladamente complejo. Si ha aparecido hoy, en un período de relativa expansión económica, figurémonos en qué clase de mezcla mortífera puede convertirse mañana, durante un período de recesión y desempleo masivos. Sólo cuando inmigrantes y «nativos» juntos, encontraron la fuerza de la unidad para imponer una nueva civilización del trabajo, el círculo vicioso se convirtió en un círculo virtuoso. Pero se debió a la unidad de intereses materiales y no al altruismo del «nativo» frente al inmigrante, se debió a la solidaridad obrera no a la caridad cristiana, al sindicalismo militante y no a la comunidad de acogida".

    Hace 3 años

  6. Jon Snow

    ¿Usando a Wallerstein para rebatir al neo-estalinismo? Así no vamos bien me parece a mí. Siendo breve, nos parece que Wallerstein tiene razón cuando dice que el racismo es algo totalmente exterior a nosotros, algo creado por el capitalismo (ese maravilloso sujeto humanizado) para dividir a los trabajadores. Sin embargo, si Wallerstein dice que el capitalismo es un sistema mundial integrado en el que el centro recibe recursos de la periferia, y por tanto hay que volver al Estado-nación como solución, eso nos parece mal. ¿No había una manera de rebatir el estalinismo, sin usar a un estalinista? No parece muy serio. Por otro lado, los estalinistas dan soluciones, malas en mi opinión, pero soluciones a fin de cuentas. ¿Cuál es la alternativa? Si la alternativa es ir a ver que nos dicen Sirin Adlbi Sibai, Daniela Ortíz, el Ateneu del Raval y sus colegas mal vamos. Nos dirán que, como blancos privilegiados que somos, tenemos que renunciar a nuestros privilegios, a tener un trabajo precario y malpagado y un mes de vacaciones al año en el mejor de los casos. Y con ese discurso muy lejos no vamos a llegar. No se puede construir un proceso de subjetivación revolucionario diciéndole a la gente que se tienen que sentir culpables por ser blancos y que son unos privilegiados, y menos si quien lo dice es la nieta de un ministro de Perú, por mucho que se sea latinoamericano. Hay ya más clase media fuera de Occidente que dentro. ¿Dónde quedó aquello de que había plebe en todas las clases? Toca espabilar un poquito y dejarse de tonterías. Si no, poco futuro le veo a esto.

    Hace 3 años 1 mes

  7. fedorov

    Asi es la "izquierda posmoderna". Si no compartes su visión del tema inmigración -> eres racista Si no compartes su visión del feminismo -> eres machista Si no compartes su visión de la estrategia política -> eres facha

    Hace 3 años 1 mes

  8. Trabajadora

    El autor no debe de haber visto personas que trabajan para empresas, y si los ve. los considerará viejos blancos y decadentes. Nadie repone en supermercados, ni cobra en las cajas, ni coloca las tiendas, conduce carretillas, autobuses, trenes, nadie limpia. Nadie enseña a niñas y jóvenes y adyultos. nadie limpia culos en los hospitales, nadie te administra medicamentos con vías, nadie gestiona los derechos de este señor escritor anticomunista (digámoslo). Son nacidos en España la mayoría, y viven mal. No tienen asistenta en casa, no pueden pagar guarderías y comedor. No reciben ayudas porque hay otras persdonas que ni siquiera pueden trabajar. Tienen miedo al futuro. Explíqueles que son viejos blancos (morenos) decadentes, señor.

    Hace 3 años 1 mes

  9. Enrique

    Salen dos perfumes del artículo: a izquierda pija y a invención de enemigos. Flojo...

    Hace 3 años 1 mes

  10. alejandro jose

    empecé a leer el artículo, pero me resultaron extrañas algunas cosas que dice, así que me puse a leer los comentarios y me estoy poniendo las botas, jaja, son mejor que el texto, jaja..

    Hace 3 años 1 mes

  11. zyxwvut

    Una respuesta razonada y valiente de Monereo, Anguita e Illueca a la mayoría de los comentarios indocumentados a su artículo sobre el Decreto Dignidad en Italia. https://www.cuartopoder.es/ideas/2018/09/14/anguita-monereo-decreto-dignidad-italia/

    Hace 3 años 1 mes

  12. cayetano

    Intentemos exprimir alguna reflexión o interrogación del mismo. Para empezar el racismo es tan antiguo como la sociedad humana, remotas comunidades caníbales reservaban esta práctica, exclusivamente para quiénes no formaban parte de la tribu; todo lo que no formaba parte de ella era considerado alimento, caza, fuera o no humano. El miedo a lo desconocido y diferente, fundan también en nuestra naturaleza psíquica al racismo. Pero estos elementos están intervenidos hoy día simbólicamente, ya que la propia comunidad es simbólica y no natural (estamos capacitados para conocer hasta 250 miembros, conocer en el sentido estricto, permitiendo interactuar previendo reacciones). De manera, que hace ah nuestras comunidades son simbólico-representativas de formas y contenidos culturales entorno a unos intereses, aumentando los rasgos materiales y/o económicos, también en su potencia simbólico-cultural. De la inconcreción en el artículo wobre alternativas o propuesta entre el ataque al proteccionismo y la falta de defensa del liberalismo comercial. Podríamos entender que en fase de gestación, el autor podría acabar por interpretar que la encrucijada actual no obedece al comercio. Y quizás algún día entienda que la Crisis es Sistémica por obedecer al primer acto de intercambio, organización y relación que impregna al conjunto de relaciones, al rol y función ocupada en el modo de producción. Y todo modo de producción está constituido por medios y procesos de producción, siendo los medios o infraestructuras quiénes posibilitan, portan la potencialidad del conjunto de diferentes opciones de relaciones. No otra cosa quiere decir, si vamos al núcleo del significado, que somos hijos de nuestro tiempo. Y si la vida es cambio por morir y nacer continuamente, por evolucionar; la Crisis es una aceleración del movimiento que cambia paradigmas, y que por ser más intensa ha venido provocando más tensiones. Ahora bien, es justo decir, que las vaguedades maximalistas en las que se desenvuelve Rodríguez, con independencia de ser verdad o no, no sirven para oponerse a una realidad el avance de la ultraderecha, y no lo olvidemos, a lomos fundamentalmente del discurso racista y aporofóbico. ¿Eso da razón a quiénes planteen propuestas de racializar las clases? No, pero tampoco niega la necesidad de abordar dos debates diferentes: la relación entre los miembros de nuestra comunidad, con independencia de su origen (quién no tiene en su familia a foráneos o de origen), que debe ser la normal relación de una comunidad; y nuestras propuestas sobre la inmigración, que deben ser la de una sociedad desarrollado y democrática, y por ende dentro de los límites que permitan mantener y enriquecer –holísticamente- dicho modelo social- . Hoy no está discutiéndose socialmente si derribamos las fronteras o no. Hoy el debate está situado en obstaculizar la vida a quiénes siendo de nuestra comunidad, tienen origen foráneo. Hoy está discutiéndose endurecer las acciones para el control de la migración, no el abrir las fronteras. No se trata de ser roji-matizado o de cualquier otra etiqueta atrincheradora, se trata de responder a las inquietudes de gran parte de la población (no a las extremas derechas); de que encuentren otras respuestas y propuestas además de las racistas y aporofóbicas. Mantener debates éticos, morales o ideológicos, sobre cuestiones políticas, siempre ha llevado a la marginalización de dichas posiciones; tratándose además del racismo cuyo terreno de juego es el maximalismo, es ponerles las cosas fácil a la ultraderecha, por permitirles ser los únicos que den respuesta aquí y ahora, respuesta política a sus inquietudes, ansiedad, miedos, aspiraciones… .

    Hace 3 años 1 mes

  13. zyxwvut

    El artículo es de una pobreza desoladora. Lleno de referencias indirectas y cripticas, y de saltos "históricos" poco o nada fundamentados. Un batiburrillo de conceptos con las única finalidad de evitar salir de la zona de confort que se han construido los "comunes", ni un gramo de interés por el peligro que supone que las clases subalternas estén apoyando a Cs, PP y otros grupos de la nueva / vieja derecha. Por cierto, el autor debería dejar esa excluyente y elitista denominación de "pobres" y analizar la sociedad en clave de clases subalternas y expotadas. Pero es demasiado pedir.

    Hace 3 años 1 mes

  14. marte

    El mundo posmodernista y neoliberal ha decidido que la clase obrera no existe, solo existen hombres, mujeres, transgénero, migrantes, animalistas, etc. La trampa de la diversidad de Daniel Bernabé retrata esta situación de manera ejemplar. Por otra parte, la entrada de España en la UE fue vendiendo un mercado de 40 millones de consumidores a cambio de unos fondos que ya se acabaron hace mucho tiempo y dejando por el camino sectores como los altos hornos o el naval por imposición expresa de Alemania y Francia, donde éstos seguirían activos. Un ejemplo paradigmático de nuestra clase política y empresarial: ENDESA (pública española) comprada por ENEL (pública italiana). Ni que decir tiene que el empleo que puede ofrecer España a la inmigración es de muy bajo valor añadido y con alto índice de temporalidad, el ejemplo más reciente el "boom" inmobiliario con un alto porcentaje de trabajadores inmigrantes como peones. Para el autor (por las reiteradas alusiones al estalinismo), perdió Trosky y ganó Stalin. (Para todos) Hace unos días se cumplieron 45 años del golpe de estado en Chile que acabó con la vía Chilena hacia el socialismo dirigida por Salvador Allende. Éste, en 1953, glosó de esta manera la figura de Stalin, tras su muerte: https://baracuteycubano.blogspot.com/2014/01/chile-el-dia-que-salvador-allende-gloso.html.

    Hace 3 años 1 mes

  15. marte

    El mundo posmodernista y neoliberal ha decidido que la clase obrera no existe, solo existen hombres, mujeres, transgénero, migrantes, animalistas, etc. La trampa de la diversidad de Daniel Bernabé retrata esta situación de manera ejemplar. Por otra parte, la entrada de España en la UE fue vendiendo un mercado de 40 millones de consumidores a cambio de unos fondos que ya se acabaron hace mucho tiempo y dejando por el camino sectores como los altos hornos o el naval por imposición expresa de Alemania y Francia, donde éstos seguirían activos. Un ejemplo paradigmático de nuestra clase política y empresarial: ENDESA (pública española) comprada por ENEL (pública italiana). Ni que decir tiene que el empleo que puede ofrecer España a la inmigración es de muy bajo valor añadido y con alto índice de temporalidad, el ejemplo más reciente el "boom" inmobiliario con un alto porcentaje de trabajadores inmigrantes como peones. Para el autor (por las reiteradas alusiones al estalinismo), perdió Trosky y ganó Stalin. (Para todos) Hace unos días se cumplieron 45 años del golpe de estado en Chile que acabó con la vía Chilena hacia el socialismo dirigida por Salvador Allende. Éste, en 1953, glosó de esta manera la figura de Stalin, tras su muerte: https://baracuteycubano.blogspot.com/2014/01/chile-el-dia-que-salvador-allende-gloso.html.

    Hace 3 años 1 mes

  16. Patidifuso

    Para Emmanuel Rodríguez todo aquel izquierdista que crea urgente atender el grave problema material que sufren las clases populares lo convierte en “estalinista-rojipardo” y “le hace el caldo gordo a la ultraderecha”. Al parecer para el autor del artículo ya no hay clases sociales porque todos los habitantes de las naciones de Europa debemos ser empresarios acaudalados. En el caso del Estado español -el país de la UE con más trabajadores pobres según la OCDE- los asalariados precarizados y desempleados que se las ven y se las desean para subsistir día a día no serían pobres ya que “los pobres reales” son solo los que están fuera de nuestras fronteras. Así que a callar porque quien proteste intramuros por sus condiciones de vida se convertirá automáticamente en un racista. Curiosa conclusión la de quien alineado con las tesis más postmodernas de la izquierda abandonaron a Marx para entregarse a su nueva fuente de inspiración encarnada en un tal Heidegger (nazi declarado) condimentado en postestruturalismo. Habría que recordar que desde la llegada de todo este tipo de modas post con neologismos tipo “rizomas”, “redes”, “significantes vacíos”, “biopolítica”, “multitud”, etc. el capitalismo neoliberal continúa campando a sus anchas y la extrema derecha tiene hoy barra libre. Gran éxito.

    Hace 3 años 1 mes

  17. Casio

    Pues claro que hay inmigración poco cualificada a Alemania. Y regularmente cualificada, y muy cualificada... si tu conoces casos personales de lo primero yo conozco un buen puñado de casos de lo ultimo. No desvíes la conversación. Vuelvo a insistir a inmigraciones e inmigraciones y países receptores con distintas situaciones. El problema es ese, en España hay un paro cuasiestructural del 15 por ciento, un paro juvenil del 32 por ciento,muchos de ellos esperando su primer trabajo no precarizado y cientos de miles de parados de larga duración, muchos de ellos con baja cualificación. Nada que ver con la situación de Alemania. En España sí hay un efecto de esta inmigración de baja cualifiación en la precarización del empleo y bajos salarios pregunta en hostelería…. ¿por qué van a prohibir los alemaness que lleguen jóvenes universitarios españoles, si la patronal alemana ha emitido hace poco un informe de que hay decenas de miles de puestos vacantes en el sector industrial? La inmigración masiva es un efecto de la globalización. La inmigración NO es el primer problema que tienen que abordar nuestras sociedades, pero no es un problema que se limite a garantizar los derechos de los inmigrantes, si no que hay que gestionar la inmigración como se gestiona cualquier otro elemento de la realidad politica. Que si me creo las fronteras o la soberanía o cualquier otra cosa, pues claro que constructos ¡y? ¿acaso son menos efectivos? Ataquemos las causas, vale, en eso estamos de acuerdo, es evidente . Pero para que seamos efectivos necesitamos conquistar palancas de poder efectivo, construir un poder nacional y después un poder trasnacional ¿o esperamos a que todos, nacionales e inmigrantes estemos proletarizados hasta el hambre y hagamos la revolución mundial? ¿Seguro que abriendo nuestro mercado laboral y de servicios socialess a toda la inmigración económica del mundo lo vamos a construir sociedades con capacidad de cambiar las relaciones de fuerza ? ¿seguro que sí?

    Hace 3 años 1 mes

  18. Ni Casio

    Lo siento, se me olvidó un NO importante aquí: "Los golpes del mercado no entienden de tiempos vitales humanos y por ende las migraciones en masa NO son “razonables”, pero qué vas a regular?"

    Hace 3 años 1 mes

  19. Ni Casio

    Te equivocas Casio, la emigración española a Alemania no es, de media, ni muy joven ni muy cualificada y lo digo desde la experiencia en un sindicato. Eso podría ocurrir antes de la Gran Recesión de 2008. No has de hacer caso a las campañas de propaganda. Obviamente la gente emigra donde hay trabajo que pueda realizar. La gente se va de Extremadura, no se va a buscarlo allí, por lo mismo la gente se mueve a Alemania, mejor dicho, a Alemania del oeste, ya que en el este la tasa de paro es bastante más alta. Te sorprendería la cantidad de trabajo no cualificado que se genera en Alemania. Ese rollo del “talento”, la “fuga de cerebros”, etc. es parcialmente ilusorio y una especie de auto-alivio de corte psicológico. Adivina quién hace el trabajo menos cualificado y con peores condiciones, no lo adivinas? Los inmigrantes, entre ellos españoles también. De todas formas es un argumento que no entiendo. Si no eres muy cualificado no debes de tener derecho a migrar? También podrías haber dicho que la mujeres hacen competencia a los hombres y que no estaría mal regularles el trabajo. Que gracias a ellas nos hacemos todos un poco más miserables y bla, bla, bla. Por otro lado, qué soberanía nacional? Y la autonómica? Tienen sus fronteras también. Y las ciudades y municipios? No todos tienen las mismas necesidades, por qué habría que regularse nacionalmente. Porque a ti parece más bonito, porque la soberanía descansa en la nación. Te has creído el cuento? Cuántas décadas lleváis intentando conquistar el estado? Y mientras lo intentáis y la derecha lo maneja, os parece bien apoyar su discurso regulatorio de la migración. Traicionando a todas esas personas. Oportunismo de corto alcance y absurdo, al querer empezar a construir la casa por el tejado. Luchemos contra las consecuencias y no las causas, todo muy lógico. Las leyes son coercitivas siempre en la misma dirección. A ver si alguien se inventa la deportación de banqueros o inspectores de hacienda ”nativos”, pero no, vamos a hacerlo por tener baja cualificación o tirar de subvenciones y ayudas paternalistas o simplemente ser pobres. Pero espera y verás, tras los inmigrantes irán los pobres “nacionales” de Europa. Los golpes del mercado no entienden de tiempos vitales humanos y por ende las migraciones en masa son “razonables”, pero qué vas a regular? Es imposible contener o regular este chiringuito si no es de manera autoritaria. En eso están, y tú dándoles su apoyo.

    Hace 3 años 1 mes

  20. Casio

    Aquí la contestación de Casio a NiCasio: si has emigrado de España a Alemania seguramente formarás parte de un fenómeno común: jóvenes españoles muy cualificados emigran al norte de Europa, mientras a la vez a España llegan irregularmente miles de trabajadores de fuera de Europa poco cualificados. Lo que indica varias cosas: en primer lugar como ya decía que hay distintas inmigraciones y distintas situaciones en los países receptores. En segundo lugar el modelo económico de m… que depara a España el actual reparto europeo. Y en tercer lugar que en Alemania hay demanda de empleos cualificados que es cubierto por trabajadores de la UE, lo que me parece estupendo. Supongo que no ha leído el enlace. Ahí se indica que la inmigración económica en ciertos países, en el que estoy seguro que incluye este, ha beneficiado a determinadas clases, adovoma cuales, y ha perjudicado a otras, adivina cuales. Si la UE es un espacio económico que lo sea para todo. No tengo ningún problema con el movimiento migratorio interno. Lo que reivindico es el derecho de que la UE y los estados que la forman, tengan derecho a hacer de las fronteras una herramienta efectiva de soberanía. Y no solo en el tema de la gestión del mercado de trabajo, también para gestionar y marcar limites a la financiarización de la economía y la lucha contra el cambio climático por jemplo para el futuro ¿por qué no un arancel especifico a la importación de productos que utilicen exclusivamente energías fosiles? Si no utilizamos el poder del estado la alternativa es permitir que todos los flujos de la globalización circulen libremente, puertas abiertas al capital, a la mano de obra y al comercio. Con un poco de suerte conseguimos que el nivel de depauperización de los trabajadores se acelere lo suficiente para constituir una clase obrera mundial en unas decenas de años, cuando la concentración de capital y su imposición de un monopolio de facto de las condiciones que predijo Marx en su momento. En ese momento todo el mundo seremos igual de miserables y vendrá alguien a liderar la revolución mundial, esperemos que traiga capa y los calzoncillos por fuera. ¿ Cual es la alternativa, Nicasio? ¿fronteras abiertas? Pues muy bien, pero dilo con todas las letras, y asume las consecuencias. " En realidad “control” significa “violencia”" . Vaya has descubierto uno de las caracteristicas de las leyes, que son coercitivas. No mola nada un tipo en una frontera que te pide papeles, ni un inspector de hacienda que te exige que pagues impuestos, ni un profesor que exige que sepas de lo que te examinas. Todo violencia.

    Hace 3 años 1 mes

  21. Arzak

    El racismo facha más el pragmatismo socioliberal que defiende la mano de obra sobrexplotada porque la economía depende ello ( con el puño en alto ) es lo que se ha estado practicando hasta ahora con el bipartidismo con su gestión de la economía y el mercado laboral. Reinventando la rueda vamos.

    Hace 3 años 1 mes

  22. Ni Casio

    Ni caso a CASIO, no sabe absolutamente nada de lo que habla y su único conocimiento de la inmigración son las pateras de la tele. Como inmigrante económico a la tierra de la nueva derecha roja de Aufstehen, es decir Alemania, solo puedo decir que esto era lo único que nos faltaba tras las cacerías de extranjeros en Chemnitz de hace apenas 2 semanas. Que desde una izquierda progre-liberal, hipócrita, impotente, que no entiende ni su país, ni Europa, dé la razón a esta gentuza. Oportunismo electoral de baja estofa. Por un puñado de votos desprecian a las personas que migran. A esto se le une la ceguera típica de la izquierda parlamentaria que se cree que al fascismo se le para con 4 votos y 3 leyes. Desde luego como ya avanza el artículo no es algo nuevo, pero se está redescubriendo de nuevo. Es una táctica estúpida dentro de una estrategia inverosímil y descabellada. En primer lugar es cuestionable dividir a las personas de manera tan vil, ya que si te vas de Extremadura a Madrid por trabajo a Casio le parece un problema, pero si te vas de Extremadura a Lisboa o París hay que regularte. No sé qué experto ha de decirte a dónde, cuándo y cómo has de emigrar. Y lo tiene que hacer el Estado, claro, ese ente, que mientras los progres-liberales-rojopardistas conquistan, sigue vomitando su estrategia divisoria con sus papelajos, certificados, ayuditas, controles, etc. Pero además apoyado por el discurso rojopardo de control migratorio. A ver si Casio es capaz de definir LOS intereses nacionales de consenso que salva el control migratorio, quién es la nación. Y mientras no conquistáis el Estado esparcís esta basura antimigratoria. En fin, absurdo. La gente tiene una idea muy chachi-piruli en la cabeza cuando oye “control”, se cree que hay un tío en una puerta, que dice sí o no y la gente lo acata sin rechistar, se dan media vuelta y aquí no ha pasado nada. En realidad “control” significa “violencia” única y exclusivamente, ya sea física (hostias, cárcel, etc.), psicológica (incertidumbre, tensión, menosprecio, etc.) y administrativa (papeleos, controles, tasas, etc.). Dile a un inmigrante que ha tenido que soportar todo eso que una vez dentro le consideras un igual, jaja, vaya cínico!! Mal que nos pese la extrema derecha ya nos ha metido una cuña más.

    Hace 3 años 1 mes

  23. Casio

    Vamos a ver, poner al mismo nivel a Monereo y a Aufsehgen con Trump y a Salvini, es tramposo y cutre. La critica al movimiento de Salvini es acertada en todos sus puntos, el aviso a la locura de aceptar dialécticas identitarias en vez de de clase, el racismo etc. Los primeros no sostienen en absoluto, como dice el autor que la inmigración sea nuestro primer problema. Sostienen su derecho a repensar sobre ello. No se pueden desechar ciertas cuestiones planteadas por Melenchon y Aufstehen como meras contaminaciones de la extrema derecha. El deslizamiento del voto obrero francés al FN no se debe algún gen “rojopardista” oculto en los viejos comunistas , porque tambien ha pasado con el voto socialista, y porque es muy poco serio un “análisis” de este tipo ¿ya no hacemos análisis de las condiciones materiales de la gente que ahora vota FN? ¿no habría que ver en qué ha fracasado la iquierda? ¿ ahora nos deslizamos a explicaciones “mágicas” de supuestos sustratos criptofascistas? Tela… En primer lugar hay muchas inmigraciones. No es lo mismo un refugiado politico que un inmigrante económico. Dentro de estos no es lo mismo un inmigrante con cualificación profesional que quien carece de ella. Del mismo modo no todos los paises receptores son iguales. No es lo mismo un pais como España que uno como Alemania. Si partimos de maximalismos previos vamos mal. Aqui el autor dice que el "rojipardismo" conviene al capital, ¿pruebas? porque sí se podrian aportar pruebas, sin embargo de que en ciertos paises europeos la inmigración economica de personas poco cualificadas ha afectado a los salarios de las clases bajas nacionales. Le recomiendo al autor que se lea este articulo aparecido en este mismo medio: http://ctxt.es/es/20180801/Politica/21091/Jose-Luis-Villaca%C3%B1as-Berlanga-migracion-Banco-Mundial-poblacion-mundial-refugiados-desplazados.htm Hay que repensar la inmigración desde la izquierda a partir de hechos, y no de prejuicios. Si nos declaramos de izquierda hay que dejar bien claro que los DDHH son lo primero, y que los refugiados politicos y quienes huyen de persecucion tienen toda nuestra solidaridad, sin peros. Pero otra cosa es la inmigración economica. Lo que se plantea es lo siguiente: el instrumento de poder con el que pueden contar las clases populares para su defensa y reequilibrio de las relaciones de poder es el estado, el capital tiene múltiples mecanismos. El mercado de trabajo, su formación y constitución esta dejado a la libertad de fuerzas del mercado, se trata de recuperar su control y eso ha de significar que el estado ha de gestionar el espacio nacional, ha de decidir cuando se abre y cuando se cierra en función de la relaciones de fuerza en el interior del estado porque no hay otro agente de cambio que pueda manejarse en el entorno global. Efectivamente , significa que las fronteras tiene que ser un instrumento mas del estado y no una mera linea que es perfectamente permeable a las demandas del capital. Australia por ejemplo regula su trafico de inmigración economica en función de sus intereses nacionales, incluyendo en ellos la tasa de paro y la presión sobre los salarios. ¿Es esto fascista? Australia, Canadá son “rojoparda” , el nuevo insulto que tapona la libertad de pensamiento? Eso no significa en absoluto que los inmigrantes que estan dentro de nuestras fronteras no tengan que se protegidos y considerados como nuestros iguales, precisamente para evitar fraccionar la lucha de la clases dependientes. Esto es perfectamente compatible con un control de fronteras flexible ajustado a los intereses de las clases trabajadora y no a la demanda de mano de obra barata del capital. Mal que os pese, el debate no ha hecho mas que empezar.

    Hace 3 años 1 mes

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí