1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Análisis

¿Por qué queréis blanquear a Salvini?

Una respuesta a Héctor Illueca, Manolo Monereo y Julio Anguita

Steven Forti 11/09/2018

<p>Matteo Salvini</p>

Matteo Salvini

Luis Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

Hace unos días se publicaba en Cuarto Poder un artículo firmado por Héctor Illueca, Manolo Monereo y Julio Anguita titulado “¿Fascismo en Italia? Decreto dignidad”. Los autores se proponen analizar el llamado “Decreto dignidad”, un decreto-ley aprobado este verano por el nuevo Gobierno italiano formado por el Movimiento 5 Estrellas (M5E) y la Liga de Matteo Salvini. Lo hacen de forma rápida y superficial con el objetivo de alabar la medida, y concluyen, de forma abrupta, que no es menester hablar de fascismo en la Italia de 2018 porque, así se deduce, el “Decreto dignidad” defiende a las clases trabajadoras italianas y es un cambio de rumbo respecto a las políticas neoliberales de las últimas dos décadas.

En un primer momento, pensé que se trataba de una broma de mal gusto que le habían gastado a tres representantes importantes y apreciados de la izquierda española. Parecía un artículo escrito por algún militante de Vox. Ya saben, las fake news circulan mucho por las redes en estos tiempos. Pero no es así. El artículo es de una pobreza intelectual desconcertante, lo cual sorprende teniendo en cuenta el papel que los autores han tenido en el pasado –y que tienen también en el presente– en la izquierda española.* Vayamos pues por partes. Es evidente que se puede hablar del “Decreto dignidad”, valorarlo y juzgar qué tiene de bueno y de malo para las clases trabajadoras, los perdedores de la globalización o la población italiana en su conjunto. Sin embargo, no se puede descontextualizarlo de una forma tan chabacana.

Entender el fascismo

Empecemos pues por la pregunta que ponen los autores en el título del artículo: ¿Fascismo en Italia? Quizás se trate tan sólo de un guiño a ¿Fascismo en España?, el libro escrito por Ramiro Ledesma Ramos, uno de los fundadores de la Falange durante la Segunda República, tras su ruptura con José Antonio Primo de Rivera. Sea lo que fuere, aconsejaría a los autores del artículo dejar para los historiadores el concepto de fascismo, tan abusado en el último medio siglo que ha quedado casi vaciado de su contenido. Un poco de precisión terminológica no vendría mal. Si se quiere, hablemos de neofascismo y posfascismo o, aún mejor para entender algunas experiencias políticas de este principio de siglo XXI, de extrema o ultra derecha.

Dicho lo cual, es realmente preocupante que personas de la formación de Illueca, Monereo y Anguita nos digan que no puede haber fascismo (léase extrema derecha) en un país tan sólo porque el gobierno en cuestión apruebe un decreto-ley tímidamente crítico con las políticas laborales, sociales y económicas aplicadas en las últimas dos décadas. Mussolini también hizo algo “bueno” en la Italia de los años veinte y treinta, por así decirlo: desecó marismas para erradicar la malaria, promovió la vivienda social, edificó ciudades en páramos y con él “los trenes llegaban en hora”, como les gusta repetir a los nostálgicos del régimen. Sin embargo, hizo mucho más: instauró una dictadura autoritaria y con tintes totalitarios, utilizó la violencia contra los adversarios políticos, prohibió los partidos políticos y los sindicatos, fomentó un nacionalismo exacerbado, aprobó las leyes raciales, aplastó el movimiento obrero, favoreció a los grandes capitalistas y un largo etcétera. Permítanme así la provocación: es cómo si a finales de los años veinte, unos marxistas españoles escribieran un artículo titulado “¿Fascismo en Italia? Vivienda social para los obreros”. ¿Es repugnante tan sólo pensarlo, verdad?

Lo mismo podemos decir de la Alemania hitleriana o de otros regímenes fascistas o parafascistas de la Europa de entreguerras. Piénsese por ejemplo en el debate sobre los “supuestos” logros del franquismo para las clases populares españolas que se ha abierto este verano a partir de la decisión del gobierno socialista de sacar a los restos de Franco del Valle de los Caídos. ¿Aún pensamos que los fascismos históricos no gastaron energías –sobre todo a nivel propagandístico, pero también con medidas reales– para conquistar a las clases trabajadoras de su comunidad nacional? Si no entendemos esto –que, por cierto, ha sido explicado por un sinfín de historiadores en los últimos setenta años– no podemos comprender lo que fue el fascismo. Y cuando no se comprende un fenómeno histórico y político, no se puede combatirlo o evitar que resurja. Pero bastaría con leer las Lezioni sul fascismo de Palmiro Togliatti, escritas aún en los años treinta: “Yo los prevengo contra la tendencia a considerar la ideología fascista como algo netamente constituido, acabado, homogéneo. Nada como la ideología fascista se asemeja a un camaleón. No consideren ustedes a la ideología fascista sin ver el objetivo que el fascismo se proponía: unirse en algún determinado momento con esa determinada ideología”.

Y lo mismo vale para los proyectos reaccionarios de extrema derecha que campan ya a sus anchas en la Europa de esta segunda década del nuevo milenio. ¿Acaso Víktor Orbán no ha aplicado medidas sociales para las clases trabajadoras húngaras, mientras cerraba las fronteras a los migrantes y atacaba a los gitanos? ¿Acaso los gobiernos del PiS en Polonia no hacen lo mismo con los trabajadores polacos? Y por esto, ¿alguien se atreve, desde la izquierda, a alabar las medidas sociales aprobadas por esos gobiernos? Seamos serios, pues, y hagamos análisis que aporten algo al debate.

¿Quién gobierna en Italia?

Veamos ahora cuál es el contexto político italiano, tras las elecciones del pasado 4 de marzo y la formación del gobierno M5E-Lega a principios de junio, para poder enmarcar el llamado “Decreto dignidad”. Empecemos por explicar quiénes son los socios de esta nueva mayoría parlamentaria que gobierna el país transalpino. Por un lado, tenemos a la Liga de Matteo Salvini que ha vivido en el último lustro un rápido –y exitoso– proceso de lepenización respecto a su etapa anterior, cuando estaba liderada por su fundador Umberto Bossi. Salvini se deja fotografiar con Trump, alaba a Putin, abraza a Orbán –con quien se reunió a finales de agosto en Milán–, participa en mítines con Marine Le Pen y Geert Wilders, sella alianzas con el exconsejero de Trump, Steve Bannon, en el marco de The Movement, la nueva plataforma que éste ha creado de cara a las Europeas de la próxima primavera, cierra pactos electorales entre bambalinas con los autodefinidos “fascistas del Tercer Milenio” de Casa Pound o con Fuerza Nueva.

Quizás hace falta recordar que en el Parlamento Europeo el M5E es miembro del Grupo Europa de la Libertad y la Democracia Directa, formado por el UKIP británico, Alternativa para Alemania o la extrema derecha de los Demócratas de Suecia

El actual ministro del Interior ganó protagonismo mediático y votos con la que él mismo bautizó como “política de la excavadora”: una excavadora que llevaba constantemente en su camiseta con la cual quería arrasar los campos de gitanos en Italia. A esto se ha juntado un discurso xenófobo y racista contra todo extranjero, utilizando la teoría de la “gran sustitución” elaborada por la Nouvelle Droite francesa hace unas décadas: el “mundialismo” tiene una estrategia secreta para sustituir a los blancos cristianos europeos con poblaciones de otros continentes y religiones. Una vez más aparece la teoría del complot que la extrema derecha utiliza frecuentemente para convertir en sencillos los problemas complejos y, así, provocar el miedo al Otro entre la población.

Por otro lado, tenemos al Movimiento 5 Estrellas, un objeto político no identificado que se define como ni de izquierdas ni de derechas, pero que cada vez más se ha decantado por la derecha. El pacto de gobierno con la Liga es prueba fehaciente. Basta con observar la postura adoptada en los últimos años sobre la cuestión de los migrantes; el partido fundado por Beppe Grillo ha atacado a las ONGs, catalogadas como “taxistas del mar” y otras lindezas. No cabe duda de que dentro del M5E hay sectores –cada vez más apartados y aislados– progresistas o de izquierdas (destacaría el actual presidente de la Cámara de Diputados, Roberto Fico), así como entre sus electores, pero las políticas que ha promovido –también en algunas ciudades, como en Roma– no pueden definirse ni como progresistas ni de izquierdas en su conjunto. Quizás hace falta recordar que en el Parlamento Europeo el M5E es miembro del Grupo Europa de la Libertad y la Democracia Directa, formado por el UKIP británico, Alternativa para Alemania o la extrema derecha de los Demócratas de Suecia. Pero no está de más mencionar también cómo funciona el partido, que es propiedad de la Casaleggio Associati, una empresa privada que hace y deshace a su antojo y donde la tan alabada democracia directa ni está ni se la espera.

Ojo, pues, que aquí no tenemos a un gobierno formado por un partido populista de derechas y por uno de izquierdas, como algunos han querido ver ingenuamente. Los 5 Estrellas no tienen nada que ver con Podemos y esta alianza no tiene nada que ver con la de Syriza con la derecha nacionalista de ANEL en Grecia. La correlación de fuerzas es completamente diferente y ANEL no es, de todos modos, la Liga de Salvini. El italiano es un gobierno que bascula entre la derecha y la extrema derecha de tintes nacional-populistas.

¿Qué ha hecho hasta ahora el gobierno Di Maio-Salvini?

Ahora bien, ¿qué ha hecho en estos primeros tres meses de gobierno el Ejecutivo liderado formalmente por el presidente del Consejo Giuseppe Conte, pero dirigido por los dos vicepresidentes, el grillino Luigi Di Maio y el liguista Salvini? Poca cosa, por no decir nada, si somos sinceros. Ha vivido de propaganda cabalgando sobre todo el tema de los migrantes, difundiendo desde las instituciones un discurso xenófobo y racista que jamás se había visto en Italia desde el final del régimen fascista. Ni Berlusconi, Fini y Bossi en sus años dorados se habían atrevido a ir tan lejos. Se han cerrado los puertos para impedir que barcos de ONGs –como el Aquarius– y de la misma Marina italiana –como la Diciotti– pudiesen desembarcar en lugar seguro a los migrantes socorridos en el Mediterráneo. Publicar un artículo como el de Illueca, Monereo y Anguita pocos días después de los dramáticos acontecimientos de la Diciotti, cuando 177 migrantes fueron literalmente secuestrados durante una semana por el ministro del Interior, Salvini, y con el apoyo de los ministros del M5E, sin poder bajar del barco amarrado en el puerto de Catania, es sencillamente una vergüenza. Así de claro. Salvini, aunque como todo buen nacional-populista se jacta de ello, está siendo investigado por la magistratura italiana por secuestro de personas y le pueden caer hasta treinta años de cárcel.

La escuela Bannon

Sin embargo, hay mucho más que va más allá de la grosera campaña de propaganda –trufada de bulos y de fake news– llevada a cabo por Salvini y también por el M5E, sobre todo a través de las redes sociales, utilizando para más inri métodos que rozan la ilegalidad, como explicaba el ex hacker Alessandro Orlowski en una reciente entrevista que se publicó en CTXT, y llegando a los ataques coordinados en Twitter y Facebook contra los que critican al gobierno. Una técnica que utiliza el mismo ministro del Interior desde sus perfiles personales e institucionales, como en el caso de Raffaele Ariano, que había denunciado un caso de racismo en un tren de cercanías en Lombardía y al que Salvini ha atacado directamente en las redes sociales, divulgando sus datos personales y poniendo en riesgo su vida.

No es baladí recordar las declaraciones del mismo Salvini a favor de un censo de gitanos, que llevaron a manifestaciones de protestas también en España el pasado mes de junio

Más allá del tan alabado “Decreto dignidad”, en sus primeros cien días el Gobierno ha promulgado unas circulares –contra las ocupaciones de edificios y contra los vendedores ambulantes, léase inmigrantes, en las calles y en las playas italianas– que hacen entender que el Ejecutivo italiano es la nueva puerta de entrada en Europa occidental del nacional-populismo más agresivo. No es baladí recordar las declaraciones del mismo Salvini a favor de un censo de gitanos, que llevaron a manifestaciones de protestas también en España el pasado mes de junio. O las declaraciones de otros ministros –tanto de la Liga como del M5E– contra las vacunas obligatorias o contra la teoría gender y en defensa de la familia “tradicional”. Sin contar con la expresa voluntad de aliarse con el grupo de Visegrad (Polonia, Hungría, República Checa, Eslovaquia) en todo lo que concierne a las políticas europeas, en especial el tema de los migrantes. Podría seguir recordando los muchos casos de desprecio a las instituciones mostrados por el actual gobierno o la voluntad de aplastar a los sindicatos, cuestión que a personas de izquierda como Illueca, Monereo y Anguita debería como mínimo preocupar.

¿Y cuáles son las consecuencias de todo esto? Muchas. Y todas muy preocupantes. Me centraré sólo en algunas. Por un lado, el aumento de la diferencia entre la presencia real (7%) y la percepción (25%) del número de extranjeros presentes en Italia: el país transalpino encabeza la lista de la UE (+17,4%), según un reciento estudio del Istituto Cattaneo. Sin contar que en 2018 las llegadas vía Mediterráneo han bajado notablemente respecto al trienio anterior, y no por el “cierre de los puertos” de Salvini: en los primeros ocho meses de este año han llegado alrededor de 20.000 personas, por lo que no se puede hablar ni de “invasión” ni de un problema social de primera magnitud, tal y como lo presenta el actual Gobierno. Por otro lado, los discursos y las políticas del dúo Di Maio-Salvini han provocado una ola de xenofobia y racismo, con numerosos ataques a extranjeros o refugiados por parte de ciudadanos o, en algunos casos, de una especie de escuadras neofascistas autoconstituidas que vigilan las calles, tanto que la UNHCR se ha mostrado muy preocupada. Por parte del Gobierno, evidentemente, no ha habido condena alguna, al contrario. Y los mismos grillini se han quedado callados porque tienen miedo a que Salvini suba aún más en las encuestas y convoque elecciones anticipadas. La Liga cosechó el 17% de los votos en marzo y ahora los sondeos le otorgan alrededor del 30%, mientras que el M5E caería del 32% al 28%. Salvini se ha comido en tan sólo cinco meses a los 5 Estrellas.

Con todo esto, obviar este contexto es un craso error: si se mira al árbol, no se ve el bosque. Esto es lo que han hecho –no sé si con ingenuidad o conscientemente– los autores del artículo “¿Fascismo en Italia? Decreto dignidad”. ¿Tienen en cuenta Illueca, Monereo y Anguita las propuestas económicas y sociales del gobierno italiano? ¿Saben que están elaborando una Flat Tax que anularía cualquier tipo de impuesto progresivo, favoreciendo así a los más ricos? Si lo saben, como imagino, ¿por qué no lo dicen en su artículo? O es que, en realidad, lo que han querido, aunque de una forma burda, ha sido lanzar un globo sonda para abrir un debate dentro de Podemos sobre determinadas cuestiones en línea con otros sectores de la izquierda europea que se está definiendo soberanista y chovinista, como ha explicado esta semana Nuria Alabao?

La obsesión de la UE y del euro

Pero, además, cualquier análisis serio de la situación debería tener en cuenta la pluralidad de elementos y ejes existentes. Porque en el fondo lo que nos quieren decir Illueca, Monereo y Anguita es que una política de izquierda debe centrarse en la protección de las clases trabajadoras. De acuerdo, pero se están olvidando de que los otros elementos están estrechamente interconectados: ¿está bien hacer políticas en defensa de los obreros cuando se expulsa a migrantes o se olvidan por completo las reivindicaciones feministas, por poner sólo dos ejemplos?

Todas estas cosas van de la mano, como bien han explicado Miguel Urbán y Brais Fernández en este artículo. Si esto no se entiende y no se explicita, lo único que se hace es lavarle la cara a la nueva extrema derecha y blanquear a Salvini. Además de darle la razón y allanarle el camino.

¿Se acepta pues que para “plantar cara” a la UE se cierren fronteras, se eche a migrantes, se ataque a gitanos y se difunda la xenofobia y el racismo?

Me temo que en el fondo hay una obsesión por parte de los autores: la de la Unión Europea y el euro, como han ya mostrado en otros artículos y textos publicados en el pasado. La manía de pensar que cualquier gobierno o partido que “planta cara” a Bruselas está haciendo algo útil. Así, según algunos que se tragan sin un mínimo de crítica la propaganda del actual Gobierno italiano, Salvini y Di Maio estarían “plantando cara” a la “tecnocracia” de Bruselas. ¿Con el “Decreto dignidad”? ¡Por favor! Las medidas aplicadas por el Gobierno Costa en Portugal son mucho más progresistas que este decreto. ¿Se acepta pues que para “plantar cara” a la UE se cierren fronteras, se eche a migrantes, se ataque a gitanos y se difunda la xenofobia y el racismo? Porque de esto se trata en el caso italiano, así como en el de Hungría, Polonia, República Checa, Eslovaquia o Austria. No es nada más que la vieja técnica de los fascismos históricos: buscar un “enemigo” –sea este el judío, el rojo, el gitano, etc.– para fortalecer el sentimiento de comunidad, la Volksgemeinschaft. Crear una barrera entre un “nosotros” y un “ellos”.

En este sentido, no me extraña que haya sido justamente el mismo Monereo quien ha impulsado la traducción en España de los libros de un joven filósofo italiano que se presenta como marxista, Diego Fusaro. Profesor de Historia de la Filosofía en una universidad privada de Milán, personaje mediático y provocador, este supuesto filósofo marxista colabora desde hace meses con artículos semanales con Il Primato Nazionale, el periódico de Casa Pound, critica las vacunas obligatorias y condena duramente la teoría de género, además de ver en el mundialismo la causa de todos los males contemporáneos. Basta con que le den un vistazo a su perfil de Twitter para que se hagan una idea. Vamos, lo que dicen los neofascistas en cualquier país europeo desde hace tiempo. 

Nada nuevo, de todos modos, bajo el sol: no fueron pocos los dirigentes e intelectuales de izquierdas que en la Europa de entreguerras transitaron hacia el fascismo, convencidos de que era la verdadera realización del socialismo. La capacidad de atracción del fascismo fue muy poderosa, no lo olvidemos. Y no lo olviden los que actualmente defienden al “Decreto dignidad”.

-------------------

*Fe de errores. En la primer versión de este artículo, la frase decía lo contrario: "El artículo es de una pobreza intelectual desconcertante, lo cual NO sorprende teniendo en cuenta el papel que los autores han tenido en el pasado –y que tienen también en el presente– en la izquierda española". 

Steven Forti es profesor asociado en Historia Contemporánea en la Universitat Autònoma de Barcelona e investigador del Instituto de Historia Contemporánea de la Universidade Nova de Lisboa. Es autor de El peso de la nación. Nicola Bombacci, Paul Marion y Óscar Pérez Solís en la Europa de entreguerras (USC, 2014), un libro que investiga el tránsito de dirigentes políticos de izquierdas al fascismo en Europa entre la Primera y la Segunda Guerra Mundial.

Autor >

Steven Forti

Profesor asociado en Historia Contemporánea en la Universitat Autònoma de Barcelona e investigador del Instituto de Historia Contemporánea de la Universidade Nova de Lisboa.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

16 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Mig

    Que asco de pardos embozados. Éstos son sus amigos: https://www.publico.es/internacional/salvini-abascal-unidos-bruselas.html

    Hace 1 año 4 meses

  2. mario pansera

    Caro Forti parli proprio come quei soloni della sinistra che hanno capito poco o niente del momento storico che stiamo vivendo. Un aplauso a "Pablo", tu comentario describe exactamente lo que pienso de Forti y de su "articolaccio" Chapeu!

    Hace 2 años 4 meses

  3. Irene

    Hay que aclarar que la Liga Norte no quería el "decreto dignidad" y ha tratado de suavizarlo de todas las maneras posibles, y también que el rechazo del PD a sumarse al Movimiento 5 Estrellas ha sido el factor determinante para la alianza del Movimiento con la Liga. La Liga necesita el racismo para tapar sus políticas antisociales, anti-medioambientales...anti-todo lo que podría mejorar la vida de las clases populares. El Movimiento 5 Estrellas, con toda su inconsistencia ideologica, habría podido hacer algo bueno.

    Hace 2 años 5 meses

  4. cayetano

    A Republicano, personalmente también me rechina el título. La verdad, no sé si ha sido un click bait periodistico o qué, pero desde luego ha fomentado el debate aceleradamente. Pero a veces, cuando veo cómo se encauzan estos debates, me pregunto si para algunos lo importante son los contenidos o juzgar al mensajero obviando el mensaje. Y a ese respecto, quien piense que existe algún tipo de filofascismo por parte de Anguita, Monereo o Illueca, o la posibilidad de que trascienda tal idea o sospecha, se equivoca de pepa, pon pan, para pepin; para pepin, pon pan, pepa y no sólo de pe a pa.

    Hace 2 años 5 meses

  5. Republicano

    Si sólo se habla de un hipotético avance sobre el mundo laboral y un ataque contra el negocio de las apuestas... ¿Porqué le ponen como título con interrogante "¿Fascismo en Italia?"? Que lo llamen "Sobre el Decreto dignidad", y punto.

    Hace 2 años 5 meses

  6. cayetano

    Bien es cierto que el primer artículo firmado por tres primeras espadas bajo el Título ¿fascismo en Italia?, cuando menos es una provocación y/o invitación al debate. La provocación es grande, aunque no lo es menos deslizar la idea de que los espadas caminen hacia el filofascismo, interpretando un único artículo y con su ejemplo dilatado de vida. Miguel Urban, sin embargo, se queda con desvelarnos la trastienda euroesceptica y anti€ de los firmantes como motivación del mismo. Sin embargo, el artículo controvertido, cuando mínimo ha servido para comprender que la ultraderecha avanza porqué ocupa un espacio que las izquierdas han dejado vacío. Y esa debe ser la reflexión central si queremos construir y ocupar dicho espacio. Urban comprende perfectamente que Podemos surgió precisamente por lo mismo, un espacio vacío que evidenciaron las movilizaciones del 15-M, y a partir de ahí... Ello no quiere decir qué nos movamos en los marcos o límites propuestos por la ultraderecha. Todo lo contrario, desde nuestra ética e ideología, hemos de llegar al debate político, de la concreción y no de los maximalismos. Sacar el debate del maximalismo que presenta la inmigración como buena o mala per sé, marco en que la ultraderecha se desenvuelve como pez en el agua, y desde el que alimentan sus fake rhetoric. Tiene razón Urban al decir que el neofascismo, como el neoliberalismo, se sustenta en la teoría de la escasez. Teoría que nos puede hace ver al prójimo como competidor, adversario e incluso enemigo. Así al recrudecerse la Crisis comenzaron por enfrentar a las clases populares con l@s emplead@s públic@s; siguieron confrontando a l@s trabajadorxs fij@s con l@s precari2s; después confrontaron clases populares con pensionistas (Ramón Rallo llego a decir que habían ganado poder adquisitivo con la Crisis), y abandonarón el soniquete racista y aporofóbico sobre quienes son parte de nuestra comunidad y los por llegar. Tratándose del racismo focalizaron en africanos y árabes por diferentes, pobres y por el miedo a una avalancha de zombis en África que quieren resucitar a la vida en Europa, la única vacuna que ven posible, y por la destrucción bélica que se ha sembrado (y siembra) en Oriente Próximo. Pero dicho discurso nos puede llevar hasta ahí estimado Miguel, entre otras cosas, si como alternativa no reconocemos los límites de la realidad, y si nos responsabilizamos las clases populares de la propia precarización y/o ruina, aceptando la culpa por haber vivido por encima de nuestras posibilidades, por ejemplo. No podemos negar la escasez, pero si podemos discutir la responsabilidad de la misma, y cómo prosperar, salir de la misma, no con los mismos responsables y políticas que nos llevaron a ella. Apreciado Urban reconocer la escasez –precariedad- en tiempos de Crisis es lo que hacemos continuamente, reinvidicar para salir de la misma y proponer alternativas. Es ahí, donde nos distanciamos al responsabilizar a políticas y colectivos, así como al proponer salidas. Con lo que me quedo de la provocación realizada por Monereo, Anguita e Illueca, es con el llamado a cubrir ese vacío sobre el que cabalga la extrema derecha, el ultranacionalismo y racismo, con el que finalizan los polémicos tres espadas un artículo de contestación al debate en Cuarto Poder titulado “¿Todos los gatos son pardos?”. Aunque no comparta algunas de sus conclusiones, como que se acabó el más Europa, o lo que es lo mismo, renunciar a la Europa de los pueblos y su soberanía popular.

    Hace 2 años 5 meses

  7. Enrique

    El título del artículo es demasiado didáctico. El autor debería suponer que el lector es adulto y puede decidir por sí mismo si el artículo de Monereo et al. quiere blanquear a Salvini o no. Otra cosa es que lo diga en el cuerpo del texto, claro. Por otra parte, está muy bien contextuar, pero a veces también esta bien descontextuar. El amante de Lady Chatterley se publicó por primera vez en la Italia de Mussolini, mientras en Gran Bretaña se prohibió...hasta 1960. Fueran cuáles fueran las credenciales democráticas / autoritarias de los respectivos gobiernos, ¿qué aprobamos y qué reprobamos, que se publicara o que se prohibiera?

    Hace 2 años 5 meses

  8. zyxwvut

    Una respuesta razonada y valiente de Monereo, Anguita e Illueca a la mayoría de los comentarios indocumentados a su artículo. Parece que el señor Steven Forti debería reflexionar un poco sobre su desacertada crítica. https://www.cuartopoder.es/ideas/2018/09/14/anguita-monereo-decreto-dignidad-italia/

    Hace 2 años 5 meses

  9. zyxwvut

    Aparte de toda una serie de consideraciones históricas que no vienen al caso, ya que hacer referencias a los años 30 en trazos de brocha gorda no ayuda a entender lo que está sucediendo en Europa hoy, el artículo critica una serie de cosas que el artículo original de Anguita, Illescas y Monereo no dice. El artículo está centrado en el análisis de una ley, no es una justificación de la política de la ultraderecha italiana. Pero el profesor Forti está mejor en su zona de confort, mientras la amenaza de la nueva extrema derecha crece a nuestro alrededor. Para hacerle frente no basta con refugiarse en generalizaciones amplias sobre el feminismo o la inmigración, se necesita un coraje que los tres autores demuestran y del que el profesor Forti carece. "Proteger a los obreros, de acuerdo, pero..." con eso ya hubiese podido hacer algo más que el cansino discurso del pensamiento políticamente correcto.

    Hace 2 años 5 meses

  10. Pablo

    Es evidente que para Forti y la izquierda-que-ya-no-existe el problema no es Salvini. Es el M5S. Para contrarrestar los eventuales abusos de Salvini basta, por el momento, la Constitución o el Código Penal, como subraya el mismísimo Forti. El resto son perspectivas basadas en el miedo y la prevención, la herramienta privilegiada del poder. Lo que mueve el rencor de Forti y de la Izquierda-que-ya-no-existe es el rencór hacia ese movimiento que ha ocupado esos espacios (ruinas) dejados libres o directamente arrasados por la izquierda-que-ya-no-existe. Está claro que si el Partido Democrático hubiese aceptado pactar un programa con el M5S, la falsa “indignación” de Forti y de la izquierda-que-no-existe, no habría tenido mucho sentido. Y el resultado es lo que hay. El M5S, en el Parlamento europeo, ha votado en favor de las sanciones a Orban. Hay que decirlo, no? Su trayectoría o su “sensibilidad” (en las ruinas crecen yerbas buenas y malas a la vez) está a las antípodas de Salvini o de Orban. Pero claro, hay que admitirlo, que reconocerlo, y en la medida de lo posibile, apoyarlo para ganar al otro. Estoy de acuerdo con el “plantar cara” al modelo tecnócrata y feudal impulsado por los principales partidos europeos. ¿Forti no? Estoy de acuerdo con “nacionalizar” Autostrade. Quitárselo a Benetton. Yo también quiero acabar con ese sistema de la privatizaciones que tanto se parece al privilegium feudal. Por primera vez, después de tantos años de vandalismo consensuado entre política (principalmente de izquierda) y lobby, alguien (no Salvini) intenta plantar cara a ese monstruo con la idea (¿ingenua?) de restituir al ciudadanos un posible recurso. Que lo consiga o no, yo no me burlo de ese intento, lo apoyo. Forti, como la izquierda-que-ya-no-existe, tiene un problema gordo, que es el mismo problema que tiene Pablo Iglesias cuando vive en Vallecas, ama Vallecas pero sueña con el chalet en la sierra de Madrid. Es el problema de la credibilidad. Y eso no se recupera con los artículos resentidos. Al contrario, son un regalo a la épica salviniana.

    Hace 2 años 5 meses

  11. NSL

    Bravo Steven

    Hace 2 años 5 meses

  12. Mig

    Bolchepardos de baja estofa, quería decir.

    Hace 2 años 5 meses

  13. Mig

    Y preocupante no sólo que el artículo de Monereo, Illueca y Anguita parezca escrito por un militante de Vox . Es que los comentarios que lo apoyan aquí, en el artículo original y la otra réplica parecen igualmente escritos por fanboys de Vox. Boliche parodiemos de baja estofa, tan bajo ha caído Podemos, y lo digo con dolor como antiguo afiliado de primera hora y pegacarteles y apoderado en todas las elecciones de los dos primeros años, incluidas las europeas.

    Hace 2 años 5 meses

  14. Mig

    --> L. Tu pensar diferente suena lo mismo que el de los fachas, que piensan diferente... Que lo mismo que los demás fachas. Porque el artículo está argumentado y lo mismo que lo de Monereo y demás , en efecto , es de una pobreza argumental tan grande que parece escrito por cualquier cuñao , tu comentario demuestra que inanidad intelectual apelan estos autores y, en general, la actual dirección de Podemos. Porque sólo muestras fanboys o sin , eso , sin un mínima crítica argumentaba a lo dicho. Grandiosa lección del debate y de la sustancia política que fomentan los dirigentes de Podemos.

    Hace 2 años 5 meses

  15. L

    "El artículo es de una pobreza intelectual desconcertante"... Que divertido es leeros valorar la capacidad intelectual de Monereo, Anguita e Illueca. Lo que es de una pobreza intelectual desconcertante es no saber debatir, no entender lo importante que es en política provocar y pensar diferente para avanzar. Viva esa izquierda que se come la razón todas las mañanas...

    Hace 2 años 5 meses

  16. Cecilia

    Grazie, Steven Forti, grazie davvero! Con i tempi che corrono le voci come la Sua sono come una boccata d'aria fresca ...

    Hace 2 años 5 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí