1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

Gracias por defender un periodismo de servicio público. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Los otros somos nosotros

La oleada reaccionaria ante la decadencia de la clase media

Gonzalo Velasco 12/09/2018

<p>Trabajadores de la mina Bessie, Birminghan.</p>

Trabajadores de la mina Bessie, Birminghan.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

Han pasado ya seis años desde que Chavs se convirtiera en uno de los fenómenos editoriales más inesperado de los últimos años. El éxito de este ensayo, firmado por el joven activista británico Owen Jones, resultó sorprendente porque sus tesis se basan en el análisis de fenómenos sociales y mediáticos específicamente británicos. Siguiendo la tradición de los estudios culturales del mejor Stuart Hall, Jones trataba de diagnosticar una de las principales secuelas del thatcherismo: el odio hacia la clase obrera, diseminado a través de las factorías de opinión y entretenimiento de las clases medias.

Su tesis principal, defendida mediante el análisis de tabloides y programas de entretenimiento, es que la cultura neoliberal del thatcherismo acompañó la financiarización de la economía y el abandono de la producción industrial con una ideología basada en el individualismo competitivo, el imperativo del éxito y la adquisición del estatus a través de la propiedad. En ese nuevo marco mental, que según Jones habría aniquilado la cultura de la cooperación propia de las ciudades obreras, los beneficiarios de las ayudas estatales son vistos como chabacanos, depravados morales y vagos incapaces de asumir el reto de formarse y pugnar por estar a la altura de los tiempos. Lo paradójico de todo ello, y esta es la aportación que querría rescatar, es que según Jones, esta clase media que reniega de su origen trabajador sí toleraría a los excluidos de otros orígenes culturales. El imperativo moral de la tolerancia y la multiculturalidad tendría como consecuencia que los mismos privilegiados que reniegan de las víctimas de la desindustrialización de Birmingham o Sheffield aceptarían, en cambio, al trabajador pakistaní, indio o árabe. 

Dicho en otros términos, la tesis principal de Chavs es que la clase media en Reino Unido habría perpetuado la lucha de clases al hegemonizar un discurso que naturalizaba su dominio sobre los trabajadores nacionales. Aunque la conclusión pueda parecer tautológica (la clase media funciona como una clase social), si lo pensamos detenidamente no lo es es tanto. La clase media nació, precisamente, para neutralizar los antagonismos de clase heredados por el primer tercio del siglo XX. La historia ha sido ya muchas veces contada, de modo que no merece la pena recrearse: el consenso de posguerra cimentó la reconstrucción en un incremento del gasto público y de la protección social que garantizase a amplios estratos de población una capacidad adquisitiva suficiente para dinamizar la producción a través del consumo. La tendencia al pleno empleo, las garantías estatales y el acceso a la propiedad tendría como resultado la disolución de la división de clases decimonónica. En lo que no se incide tanto, es en que esta política económica keynesiana fue acompañada por una universalización de la racionalidad liberal. Pese a que a los aculturados en el último tercio del siglo pasado nos cueste pensarlo, la educación en un formalismo ético basado en el respeto recíproco de la autonomía individual, en los derechos humanos y la tolerancia de la diversidad es un logro relativamente reciente en nuestra historia. Un sistema de ideas que avaló la globalización del comercio y de los movimientos de población, además de preparar para la posibilidad de sociedades interculturales.

El acierto del libro de Owen Jones, motivo por el que a mi juicio su éxito pudo exportarse a países como España, consistió en que fue el primero en diagnosticar que esa racionalidad liberal y universalista funcionaba como una ideología de clase. Su ensayo no niega que esas ideas tengan en teoría una legitimidad universal. Más bien explica cómo, de facto, han llegado a funcionar como un mecanismo de exclusión. Habrían servido, por ejemplo, para que las reclamaciones de protección para la economía local y los derrotados por la globalización neoliberal pudieran ser etiquetadas como injustificados arrebatos  nacionalistas, proteccionistas, incluso xenófobos.

Desde la distancia de estos años, podemos decir que Chavs podía leerse como una advertencia: ojo, que en esta postrera guerra de clases, el contraataque podría manifestarse en un odio a las clases medias. O lo que es lo mismo, al discurso con el que han buscado perpetuarse. La diferencia es de matiz, pero la consecuencia que de ella se deriva es relevante para entender el enorme apoyo popular a los partidos reaccionarios: ¿y si los votantes del Front National, de la Lega o de Alternativa por Alemania rechazan a los inmigrantes solo como derivación del odio que experimentan hacia el discurso que privilegia preceptos formales como la tolerancia y los derechos humanos, en lugar de atender a la precariedad de sus condiciones materiales? Dicho de otro modo, no se trataría tanto de xenofobia como de clasemediofobia.

Creo que este viraje interpretativo es crucial si queremos entender el éxito de los Bannon, Trump, Salvini, Le Pen, Farage o Wilders. Esta lista de nombres funciona como metonimia de un mal endógeno que buscamos cercar mediante conceptos heredados de otro tiempo: fascistas, populistas, racistas, xenófobos. A mi juicio, nos equivocamos al emplear odres viejos para fenómenos nuevos. ¿De verdad hay tantos fascistas en Italia? ¿Está tan extendido el suprematismo en Dinamarca u Holanda? ¿Casi un tercio de los franceses es racista? ¿Son todos los brexiters fervorosos e irracionales nacionalistas? Razonablemente podemos atrevernos a responder que no es así. Pero sí podemos apostar que lo que tienen en común todos estos militantes de la reacción conservadora, es la desconfianza en un discurso que otrora aceptaron como universal, y ahora asocian al establishment que cercena sus expectativas de seguridad y protección.

Desde esta nueva premisa, sería muy tentador interpretar la oleada reaccionaria como una alianza entre los excluidos y los poderosos. El obrero de la metalurgia de Pittsburgh y el multimillonario Trump, unidos contra el buenismo irresponsable de la clase media californiana o neoyorkina. No podemos negar que este diagnóstico es en buena medida acertado, si atendemos al éxito de estos partidos en las poblaciones alejadas de las grandes capitales económicas y culturales, así como en las zonas desindustrializadas (sirvan de ejemplo las manifestaciones neonazis en Sajonia, o la pregnancia del Front National en las provincias mineras de Pas-de-Calais). Sin embargo, tampoco podemos obviar que muchos ciudadanos que en clave socioeconómica se encuadrarían en la clase media, están impugnando el discurso liberal que hasta ahora legitimaba su posición. La piedra de toque de esta tendencia es el rechazo de la “ideología de género”, que los nuevos reaccionarios (y aquí el aprendiz Casado) retratan como una frivolidad de las vanguardias “progres”, en lugar de entenderlo como una avance para la consecución de la igualdad universal. Por consiguiente, nos equivocaríamos al interpretar exclusivamente este giro conservador como una reacción errada pero comprensible de los desempleados y los desfavorecidos por la estructura económica. En las circunstancias actuales, la batalla discursiva contra lo políticamente correcto (que no es más que un modo de designar una ideología liberal que ahora se identifica como un discurso de clase) es anterior e independiente de las condiciones económicas en las que pueda arraigar. Y esta es la novedad específica del fenómeno: como la apelación formal a los derechos humanos y a la libertad individual ya no parece tan natural como el aire que respiramos, como ahora el Trump o Salvini de turno pueden decir que eso es el discurso con el que los privilegiados ocultan la desigualdad y perjudican frívolamente a los desfavorecidos nacionales, es posible posicionarse como oponente, con independencia de que el que así se posiciona padezca esa desigualdad o pertenezca a las propias clases medias. O lo que es lo mismo, no hace falta sufrir o haber sufrido penalidades materiales para, por resentimiento o deseo de cambio radical, posicionarse en contra del discurso de la tolerancia. Ahora, una vez la posición universalista ha perdido su hegemonía, la contraria es una opción entre otras tantas, con la que mucha gente se puede identificar sin que sea necesaria una experiencia previa de precariedad, injusticia y rabia. . 

La aporía a la que lleva este cuadro de situación, en la que en la actualidad estamos atrapados, es que cualquier intento de defender ese proyecto civilizatorio ilustrado refuerza los motivos de su oposición. Quizás Trump sea el que mejor haya entendido esa lógica: si 300 periódicos estadounidense se asocian para defender la libertad de prensa, para él y sus seguidores es síntoma de que el establishment se rearma para defender sus privilegios. Por consiguiente, de nada sirven nuestras loas a la sociedad abierta frente a sus enemigos, ni mucho menos la división entre racionalistas ilustrados e irracionalistas autoritarios, de nuevo reciclada de otras coyunturas históricas. La campaña de propaganda en favor de valores democráticos básicos solo tiene como efecto lo que se quiere evitar, a saber, que estos resulten desnaturalizados y aparezcan como el discurso de una facción. Cuando la propia identidad es el problema, es imposible escapar siendo uno mismo.

En esta trampa está encerrada la clase media, incapaz de reaccionar a la pérdida de una hegemonía discursiva que no había sido nunca cuestionada. El atisbo de solución, por todo lo argumentado, debería pasar por tres vías. La primera sería una mejor redistribución de la riqueza que compense la desigualdad, que se manifiesta de manera creciente en la cesura entre grandes metrópolis y el resto del territorio. Pero no nos engañemos. Como con acierto suele advertir Jorge Moruno, la redistribución sin reconocimiento simbólico es inútil. No en vano, el auge de la derecha reaccionaria demuestra que puede haber reconocimiento sin redistribución. La segunda vía, por ello, sería una visibilización que dé carta de normalidad a otros modos y expectativas de vida, que dignifique los temores y demandas de los que consideran que la sociedad abierta les cierra sistemáticamente sus puertas. Si, como hemos defendido en este texto, la oposición al universalismo liberal no puede explicarse solo por la precariedad material, mejorar los mecanismos redistributivos no va a impedir mecánicamente que muchos ciudadanos se identifiquen con el discurso reaccionario. Es necesario, por ello, generar prácticas de reconocimiento, fundamentalmente desde las instituciones, pero también desde las factorías de nuestro imaginario colectivo, para que no haya países, ni regiones, ni profesiones ni identidades, que se sientan invisibilizadas por el discurso que les invita formalmente a participar en la deliberación colectiva.

Por último, la tercera vía, que sería la condición de posibilidad de las anteriores, tiene que pasar por una epistemología de la clase media, un ejercicio de autorreflexividad y prudencia que nos permita entender que el lugar desde el que producimos discurso ya no es (si es que alguna vez lo fue) neutral. Nuestro lugar de enunciación, el de la pretensión de universalidad válida para todos, es hoy un motivo para la reacción. Sin cambiar el contenido y el lugar de nuestra propia posición, por tanto, difícilmente podremos dejar de producir los efectos que buscamos prevenir. 

------------------------

Gonzalo Velasco es doctor Europeo en Filosofía de la Historia. Profesor de Humanidades y Pensamiento Crítico en la Universidad Camilo José Cela.

Autor >

Gonzalo Velasco

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

5 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Casio

    Uno más: el tema es el siguiente: si la izquierda controla el Estado, de forma efectiva, no como lo ha hecho siempre el PSOE por ejemplo, tienes herramientas para plantear la batalla en el terrno de los intercmbios internacionales, en el terreno de la división internacional del trabajo. Es lo que ha hecho China por decadas, es lo que está planteando Trump, y ojo que no le defiendo y creo que está radicalmente equivocado. Pero vamos por pasos. Tomemo s primero los estados nacionales, luego planteemos alianzas internacionales que rompan la logica de la financiarización y los oligopolios multinacionales ¿ tienes mejor alternativa?

    Hace 2 años 6 meses

  2. cayetano

    Siendo muy distante a los análisis previos de las tres vías propuestas como formas de superación, doy más valor a dicha coincidencia final respecto a las tres acciones o caminos, que a las consideraciones que llevan a ella. Igualmente, recomendaría no usar argot o jerga particular (términos, expresiones), al caso fundamentalmente filosófica, ya que provocan incomprensión en receptores generales; más aun tratándose de debates intensos y afectados por las emociones, que de otra parte siempre intermedian las interpretaciones. Respecto de las vías el acuerdo lo es porque la Primera “…mejor redistribución de la riqueza que compense la desigualdad…”. Es medio para recuperar el sentido seguritario y solidario de comunidad, roto con la involución social de la Gran Crisis, disolución del sentido de comunidad que alumbra este contexto. Porque efectivamente la Segunda vía, realizar dicha redistribución en forma que quienes tienen miedo a la sociedad abierta y/o diversa, vean en ella más oportunidad que dificultad. Y por último la tercera vía “Nuestro lugar de enunciación, el de la pretensión de universalidad válida para todos, es hoy un motivo para la reacción. Sin cambiar el contenido y el lugar de nuestra propia posición, por tanto, difícilmente podremos dejar de producir los efectos que buscamos prevenir.” Y un elemento trascendental de coincidencia general, la universalización de un llamémoles “elemento” de trasposición que ha señalado al más pobre, débil y foráneo como responsable de la Crisis, aunque como a continuación veremos, no es una trasposición de odios entre clases medias y obreras…, aunque halla cuestiones parciales en lo que se dice al respecto . Pero sí, dicha coincidencia en un elemento de trasposición, y otros análisis no recogidos en el artículo (así como formar parte de las izquierdas), tienen como consecuencia la coincidencia en las respuesta sobre las acciones y sus sentidos propositivos, que al fin y la postre es lo importante, acordar acciones comunes en una misma dirección. Con lo que no partiendo del mismo punto se coincide también en la trascendencia de la Tercera Vía, para la realización de las dos primeras. Coincidiendo en que mantener los debates en el terreno de la maximalización universal, debatiendo no desde el punto de partida de la realidad política, sino sobre la bondad o maldad per sé, universal y atemporal de la migración, es colocarnos en el campo de juego de la ficción, ficción que permite el discurso pesadilla de la ultraderecha, que permite su fake rhetoric, y reforzar todos los temores seguritarios y de disolución de la comunidad. Por qué sea por la trasposición cultural expuesta en el artículo, o por la trasposición provocada por la impotencia/conformismo fundada además en el miedo a lo diferente y desconocido, el marco de lo universal está ya perdido, si es que alguna vez estuvo ganado, al respecto (la realidad nos dice que nunca lo ganamos, y siempre hemos tenido controles y obstáculos a la migración, aunque ahora sea cuando cobra auge el racismo y la extrema derecha) Por ello, aun compartiendo las críticas en comentarios a su clasemediocentrismo…, y siendo crítico con casi todos los análisis previos del artículo, resalto la coincidencia e importancia de las conclusiones sobre las tres vías. Pero no queriendo denotar todos los desacuerdos y remarcar más las distancias que la proximidad, creo necesario al menos, criticar el argumento de la alianza entre clases medias y poderosas, como algo singular en que apoyar una nueva singularidad (aunque no sea la única discrepancia del análisis previo). Y ello, ya que el apoyo de las clases medias (trabajadoras también) a los poderosos ha sido la tónica general, al menos en los países “desarrollados”, aunque los poderosos adopten distintas formas, incluso innovadoras como ahora cuya singularidad ha sido romper las distintas alternancias y/o sus formas (Trump es diferente, pero es el presidente republicano, la alternancia institucional no se ha roto formalmente). Sin embargo, si es posible que la impotencia de clases medias, trabajadoras y/o populares ante los poderosos, con su correspondiente conformismo, haya servido para facilitar al más pobre, débil y desconocido por diferente-foráneo-, como chivo expiatorio. Y al decir poderosos, pienso en la experiencia Griega, ante no sólo la UE, sino ante el auténtico poder, el Mercado financiero y sus instituciones, en este mundo financiarizado (al que como bien se dice, acompañaba la ideología Thatcheriana y de Reagan,la neoliberal que …). Es decir, cabe en parte la trasposición, pero no por alianza con los poderosos, sino por reconocimiento de la impotencia ante ell@s y conformismo. De forma que la trasposición de la responsabilidad por su mala situación o expectativa (de las menguantes medias y trabajadoras) a los foráneos, sería consecuencia de la imposibilidad de reclamar la redistribución que era la Primera Vía, y dada la necesaria vinculación de la Segunda. De forma que sólo tenemos la vía de resituar el debate en términos de redistribución y justicia social, sin que ello suponga abandonar los valores de tolerancia y derechos humanos, pero sí, traspasando la centralidad a los primeros. Por ello, la Tercera Vía, de situar el debate migratorio ante la realidad de hoy, política, es decir la ideología y la ética han de servir para informar nuestra acción política en el contexto actual, pero no para sustituirla en él. Y ello necesariamente pasa por abandonar cualquier tipo de maximalismo político, de traer la universalidad intacta al terreno de la política. Pues coincidiendo con el autor del artículo, flaco favor nos haríamos colocándonos en los límites de su campo de juego, campo de juego que permite el reconocimiento sin realidad material, es decir la pesadilla, el temor infundado a la pérdida, como dice el artículo “la derecha reaccionaria demuestra que puede haber reconocimiento sin redistribución”. Y precisamente la experiencia Griega nos remitiría en coincidir con la española y portuguesa, en la diferente pujanza comparativa de la ultraderecha en Italia, Francia, Europa Septentrional y Escandinavia, porque hasta ahora pese a la impotencia el discurso de la redistribución y justicia social se ha centrado sobre puntos de partidas concretos, existentes, previos. A diferencia de Italia o Francia, o…, en que ante la misma inseguridad de las clases populares, sus debates aun hoy cobran tintes maximalistas o universalistas.

    Hace 2 años 6 meses

  3. Uno más

    Casio, crees que solo compites con lo "inmigrantes" que están a su alrededor y no con los que trabajan en otros países. Imagino que lo de la división internacional del trabajo no lo has oido, si no es inexplicable tal argumento. En el capitalismo se compite siempre, todo el mundo. Y es un error pensar que te afecta más la competencia local que la internacional. Claro, esto lleva a conclusiones ilusorias y fantasiosas sobre regulaciones migratorias, soberanismo, estado, paralamentarismo, populismo, electoralismo, oportunismo, etc.

    Hace 2 años 6 meses

  4. Ricardo

    Podría ser un artículo interesante si no fuera tan clasemediocéntrico. Así siendo, sus argumentos parecen moverse más bien por wishful thinking que por objetividad e imparcialidad. La verdad es que su premisa está equivocada. Y el espejismo clasista sólo contribuye a embrollar la cosa todavía más. El horizonte del discurso liberal del multiculturalismo está muy lejos de ser universalista. Al revés, todo lo del "politicamente correcto" es fuertemente particularista, en la medida en que el identitarismo es tan sólo otro modo de traducir el individualismo utilitario. No hay dimensión social que trascienda las identidades cuando todo se trata de (à la Rawls) distribuir desigualmente las desigualdades. Lo que se perdió con el multiculturalismo neoliberal ha sido el sentido de ciudadanía. La tolerancia ha sido un falso regalo. Tan falso que ahora puede ser rapidamente desechado. El problema no está en la clase media (o en contra de ella). El problema es que el individualismo como término de realidad ineludible y de regulación ha ganado todo. Lo ha ganado porque el sentido de toda vida social se pasó a construir desde la satisfacción de consumir.

    Hace 2 años 6 meses

  5. Casio

    Maravilloso articulo, que pone el dedo en la llaga de la polemica surgida en los ultimos meses sobre el surgimiento de un movimiento en la izquierda rojopardo, Emannuel Rodriguez dixit, las criticas al articulo de Monereo en Cuarto Poder etc, En efecto, lo que está ocurriendo ahora es que el discurso tolerantem racional, globalizador de las clases medias neoliberales se está mostrando como lo que es , ideologia. Por muchos valores rescatables que tenga. Lo que pone de manifiesto su carácter ideologico es la creciente sensación en muchos actores sociales, sobretodo los olvidados de que esta antropologia liberal, otros dirian progre, se ha despegado de la realidad, se he sublimado y carece de raices en lo material. Cuando se propone una politica generosa de puertas abiertas a la inmigración basada e principios universales , o cuando se aboga por la “abolición” de la prostitución (es decir por su prohibición) partiendo de esos mismos principios eticos liberales y universales, se realiza desde una posición muy particular de sujeto. Es un sujeto libre, exitoso, abstracto, que no tiene que competir con los inmigrantes del tercer mundo por un empleo de camarero o cajera porque su formación y carrera profesional se lo permite, no está en esa liga. Ni tiene que competir con el uso de servicios publicos cada vez peor financiados con esos inmigrantes. Jamás se le pasará por la cabeza que la prostitución pueda ser una salida laboral que se tenga que plantear, y por tanto puede permitirse el lujo de extender su visión libre, global racional como una etica que debe, necesariamente, ser universal, y si no lo aceptas eres rojipardo, criptofascista, machista o amigo de los proxenetas. El problema es que como la clase media está en el camino de la destrucción, lenta pero segura, el sosten social de tan loable ética , el homo-progre que encarna esta antropologia, cada vez es mas escaso, menos dominante. Lo cual reconozco que es una mala noticia. Pero empeñarse en mantenerlo vivo cuando agoniza es una mala idea. Habrá que pensar en otra cosa. Y rapido, queridos intelectuales de izquierda. Me ofrezco para pensar con vosotros....

    Hace 2 años 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí