1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

Gracias por defender un periodismo de servicio público. Suscríbete a CTXT

Tribuna

#GraciasManuela

El ‘carmenazo’ puede ser el inicio de la marcha triunfal a ‘su’ segunda victoria. Pero también (muy posiblemente) el batacazo final del experimento municipalista

Emmanuel Rodríguez 12/09/2018

<p>Manuela Carmena</p>

Manuela Carmena

Luis Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

El hastag #GraciasManuela aparecía en las redes de Podemos el lunes, apenas 24 horas después de que Manuela Carmena anunciara su intención de repetir como candidata. La alcaldesa hablaba con su particular estilo. Se deshojaba en sonrisas y en lo bonito que era gobernar Madrid, para dejar caer que estaba convencida de volverse a presentar (no entramos en las circunstancias de la revelación) como cabeza de una agrupación de electores. 

Una agrupación de electores es una forma electoral muy particular. Supone una suerte de plebiscito ciudadano. Los miembros de la agrupación deben reunir en un tiempo no excesivo, un número determinado de firmas que para el caso de Madrid son 8.000. A fin de traducir el particularísimo estilo de la alcaldesa, la forma “agrupación de electores” implica deshacer el tinglado de Ahora Madrid. Y con éste, la presencia institucional de Podemos, IU, Equo y los municipalistas. Sólo personas, “individuos” en sus propias palabras, y por encima de ellos Carmena, marca de éxito. Consecuentemente la agrupación debería tomar un nombre tipo Forza Manuela, Ahora Manuela o Madrid con Manuela, algunos de ellos ya barajados.

En política institucional, los argumentos con los que se pretende explicar y la física que materialmente ejecuta  rara vez coinciden. Los argumentos. Los partidarios de Carmena no paran de repetir: Manuela es la única figura capaz de vencer a la derecha. El paso al frente de la alcaldesa es la mejor noticia para la izquierda de una ciudad moderada, incluso de persistente propensión conservadora. Para estos “realistas” resulta evidente que no se puede repetir la imagen de desunión e indisciplina de Ahora Madrid (particularmente por parte de los llamados críticos). Carmena tiene todo el derecho a presentar su candidatura y elegir un equipo cohesionado, leal y afín. Así se “ganará Madrid”. 

Detrás de esta imagen de solidez y de proyecto, hay sin embargo algunos baches grandes, difíciles de sortear. El primero y quizás fundamental, es que la imagen amable de una candidata centrada y responsable no parece suficiente de cara al electorado que en 2015 aupó a Ahora Madrid con el 32 % del voto. Esta primavera, antes por tanto del ‘efecto Sánchez’, Ahora Madrid padecía un desgaste no confesable: la intención de voto no confirmaba el triunfo. Además de la ristra de encuestas encargadas por los grupos de prensa (Metroscopia, Sigma 2) una encuesta interna del grupo municipal en el gobierno ofrecía unos resultados demasiado ajustados. Ahora Madrid perdería la alcaldía frente a una coalición PP-Cs. La indiferencia o frustración de expectativas en el arco sur de la ciudad (las Vallecas, Villaverde, Carabancheles etc.), donde recibió su mayoría, tenía ya reflejo estadístico.

La previsión parece corresponder, a grandes rasgos, con la sociología electoral de la ciudad. Solo en condiciones muy especiales de movilización de voto y de desgaste del tradicional partido de la derecha, resultan posibles los vuelcos. Eso es lo que ocurrió en 2015. Hace tres años, Ahora Madrid, espacio amplio y plural, logró algo casi imposible en el complejo espacio de la llamada izquierda: reunir a todas las sensibilidades. El milagro se produjo gracias a la resaca del 15M y también a que la iniciativa no partió ni del partido tradicional de la izquierda (IU), ni tampoco del emergente hegemón morado. Mérito de esta candidatura (antes Ganemos Madrid) es que vino impulsada por sectores activos con implantación real en la ciudad y con una legitimidad difícilmente discutible. Ahora Madrid se organizó entonces a partir de una metodología inclusiva y democrática manifiesta en la elaboración colectiva de un programa que recibió 16.000 avales y en unas primarias proporcionales que configuraron una lista electoral, y a la postre un equipo municipal, que representaba posiciones muy distintas. 

Paradójicamente el problema es que Ahora Manuela ya no será Ahora Madrid. A pesar de las apelaciones a la pluralidad, lo único que determinará la lista de seleccionados es el dedo de la alcaldesa. Carmena ya ha hablado en la vieja lengua de la meritocracia deportiva. Su equipo será el de “los mejores”; aristoisegún parece de las virtudes de la lealtad y la conformidad. En cuanto al programa no cabe esperar que vaya a ser más que la lista de “sugerencias” que para la alcaldesa fue el programa de 2015. Los “realistas” dirán que no importa, porque toda esa voluntad unitaria, todo aquel legado del 15M está ahora concentrado en la figura de Manuela. La magia que invocan es la de la transferencia social en el carisma de la alcaldesa.

Pero ¿cuánto de esta magia sigue estando realmente disponible? Seguramente algo. ¿Será suficiente, de todos modos, para volver a concentrar el voto de las nuevas y viejas izquierdas? Desgraciadamente para los realistas, la magia tiende a disiparse en el momento en el que se ejerce el mando. Ahora Madrid ha ido perdiendo esa vivaz pluralidad, hecha de complejidad, de movimientos sociales, de las herencias del 15M, y de la que la figura de la alcaldesa resultó ser su último resultado. Para bien o para mal, hoy la mayor parte de este tejido reniega de su creación. Apenas se reconoce en la realizaciones concretas de estos tres años. Así, en materia de vivienda, donde el gabinete Carmena tiene su peor puntuación, debido sobre todo a su incapacidad para frenar la espiral de alquileres o de una forma más vergonzante por su obvia colaboración con los desahucios de la Empresa Municipal de Vivienda. Tampoco sale mucho mejor parado en el capítulo de la defensa del castigado patrimonio de la ciudad. Las demoliciones de la cocheras históricas de Metro o del Taller de Precisión de Artillería pasarán a engrosar el negro pasado de Madrid. Pero seguramente sea en materia de urbanismo, donde el gobierno Carmena se haya caracterizado por un continuismo menos disimulado. Media docena de grandes operaciones (Canalejas, Mahou-Calderón, Quinta Torre de Villar Mir...) están a punto de culminar en la aprobación de la nueva Operación Chamartín: un millón doscientos mil metros cuadrados de oficinas sobre terrenos públicos, que supondrá la construcción de 25 rascacielos aproximadamente. La "oficina de empresa" es un activo del que la región de Madrid dispone de sobra, pero que está en la base de la activación financiera del gran negocio inmobiliario. 

Con este historial, es complicado que Ahora Manuela concite la capacidad de movilización de 2015. Aun cuando la imagen de la alcaldesa sea bien acogida por una parte importante de la población, lo que fue el motor del éxito de 2015, los millares de convencidos que agitaron en redes, fabricaron su imagen y produjeron un par de centenares de actos, están en su mayor parte ausentes o desencantados. Valga decir que en la base de la candidatura de Carmena apenas se reconoce esa física de metales pesados cuya eficacia reside en la banalidades del poder, y que tantas veces se vuelve indescifrable detrás de palabras como cambio o izquierda. De esta física no escapa ningún actor.

Para Podemos, la alcaldesa es la única posición institucional en la que se puedan apuntar un tanto. Carmena, a su pesar, sigue encabezando el currículo de Podemos. Por eso Pablo Iglesias contiene el evidente cabreo que le generan las ocurrencias de la alcaldesa: la ausencia de autocontrol, manifiesta en la permanente ocurrencia y en la deformación profesional que impele a Carmena a actuar con la autonomía y la autoridad de los grandes magistrados. De otro lado, para aquellos seducidos por Carmena, los “acarmenados”, Ahora Manuela es quizás la única posibilidad de continuar su imprevista carrera política. Entre los carmenistas sobresalen una docena de concejales, que han ido perdiendo la adscripción a otros espacios (IU, Podemos o Ganemos) para ser únicamente la corte de la alcaldesa. Los “voluntarios de Carmena”, a la espera de recibir su gracia, se esforzarán en el simulacro de una gran movilización ciudadana para mayor gloria de la alcaldesa. Pronto tratarán de sorprendernos, y pronto probarán también la dificultad de levantar el entusiasmo.

En el otro extremo, en Izquierda Unida, Carmena es el chantaje de la responsabilidad. Romper con la alcaldesa puede significar quedar fuera de la candidatura, lo que quizás ocurra de todas formas. Pero también algo mucho peor, puede acarrear la temible condena de “dividir la izquierda”. Nada más aterrador para quien lleva la rúbrica “izquierda unida” en su nombre. Y sin embargo, quizás sean las bases de esta organización, depurada hace tiempo de su segmento más corrupto y oportunista, lo único que queda de izquierda dentro de Ahora Madrid. Estemos atentos a sus movimientos. Si las bases de IU se mueven serán el principal motor de un proyecto alternativo al de Carmena. Por último para los críticos de Ganemos, los “municipalistas”, con un pie ya fuera de Ahora Madrid, el carmenazo ha sido la confirmación de que soportar el brillo del carisma de Carmena, sin ningún velo que tamice su luz, siquiera unas primarias o una mínima organización colectiva, es el fin de un viaje compartido a regañadientes. Del proyecto que fundara Ahora Madrid, apenas queda, por tanto, simulación, algo de buena educación y el eterno chantaje de que divididos se perderá Madrid. 

El carmenazo puede ser el inicio de la marcha triunfal a su segunda victoria. Pero también (muy posiblemente) el batacazo final del experimento municipalista. Traspié permitido por una izquierda desnortada, que ha confiado todo a la elevación de esta figura aerostática que no controla y con la que no coincide. Por mucho que se insista en la retórica de la victoria, ciertamente hay elementos que apuntan a que el experimento Carmena terminará en un fatal aterrizaje.

Autor >

Emmanuel Rodríguez

Emmanuel Rodríguez es historiador, sociólogo y ensayista. Es editor de Traficantes de Sueños y miembro de la Fundación de los Comunes. Su último libro es '¿Por qué fracasó la democracia en España? La Transición y el régimen de 1978'. Es firmante del primer manifiesto de La Bancada.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Kepa Arispe

    Ay Carmena, ay Carmena!!!!... Sí que creo que la ilusión y el proyecto ha muerto. Carmena dimitirá cuando no gane, y ¿quién quedará en su grupo municipal?, ¿sus amigos?, ¿los mejores?. Qué pena.

    Hace 2 años 6 meses

  2. Juan

    Aunque todo lo que dice el artículo es perfectamente razonable, creo que también hay consecuencias políticas muy interesantes. Por ejemplo, la posibilidad de que una candidatura no sea elegida por los partidos que la apoyan resta poder a los aparatos, y eso es bueno. Además, abre la puerta a la participación en política a personas que no son de partido, pero que pueden defender los intereses de sus votantes con solvencia. De nuevo, creo que es algo positivo, que da a los partidos un carácter más instrumental, socialmente más transversal.

    Hace 2 años 6 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí